La lengua nahuatl y Angel Ma. Garibay…

La lengua nahuatl y Angel Ma. Garibay… 

Con fama de osco, pero con las puertas abiertas del corazón, de par en par. En creación sin reposo, alejado del mundo, pero no de espaldas a sus problemas, fue el raro ejemplar del humanismo sin fronteras. 

Se han valorado en mucho sus merecimientos de sus estudios de textos nahuas, grecolatinos y hebráicos. 

Angel María Garibay Kintana, nació en la ciudad de Toluca el 18 de junio de 1892, segundo hijo de Manuel Garibay, obrero mecánico hábil y Ma. Soledad Kintana, se establecieron con sus tres hijos a orillas del Pueblo de Santa Fe, a su vez a orillas del Distrito Federal y allí Angel Ma. Garibay pasó su infancia. Su Padre murió cuando el tenía seis años. 

Aprendió a leer en una escuela oficial y a los catorce años entró al Seminario Conciliar de México, donde aprendería Latín, griego, hebreo, alemán, inglés, nahuatl y otomí. 

Fue humanista, hebreólogo, helenista y descubridor del legado literario de los antiguos mexicanos. 

El 28 de octubre de 1917 de ordenó de sacerdote. 

Fue enviado dos años a Jilotepec donde aprendió el otomí. Después estuvo en San Martín de las Pirámides, en Huisquilucan, en Tenancingo y en Otumba. 

Entre sus discípulos se cuenta al historiador y obispo de Cuernavaca, Sergio Méndez Arceo, a Guillermo Tardiff, al P. Octaviano Valdés, entre muchos. 

Entre sus primeros amigos estuvieron Justino Fernández, Edmundo O·Gorman, Agustín Yánez y su obra “Llave del náhuatl” ha servido a muchos estudiosos para aprender esta lengua. 

Con fama de solitario y trato difícil, siempre tuvo abiertas las puertas a sus discípulos y a quien buscara su consejo. Se pasó los últimos 27 años de su vida consagrado enteramente a la investigación. 

Fue profesor extraordinario de la Facultad de Filosofía en la UNAM, Director del Seminario de Cultura Náhuatl y su obra e introducción  a La Historia de la Literatura Náhuatl es de mucho valor académico. 

Solo la muerte pudo impedir al maestro Angel Ma. Garibay el rescate completo de la poesía náhuatl. 1968.

Deja un comentario