Carta a Garrido Patrón por agresión a J. F.

Sr. Gobernador Francisco Garrido Patrón

Respetuosamente:

Seguramente usted recordará que en su precampaña y en su campaña para gobernador de Querétaro, solíamos platicar en sus oficinas de Boulevard de las Américas y después en sus oficinas de Ignacio Pérez.

Recordará que hablábamos de político a periodista y que me decía que quería ser gobernador para cambiar las cosas en el estado; decía que no era posible dejar que regresara el PRI al poder, menos con Fernando Ortiz Arana a la cabeza.

Usted me felicitaba por ser de los pocos periodistas que hablaban con la verdad en un medio “rastrero” (estoy citando sus propias palabras y las entrecomillo), “vendido” del periodismo en general. Criticaba entonces que la prensa local estuviera como en el 97: “cargada hacia un candidato”. “Prensa vendida, cuando no sale el gobernador en primera plana, sale el candidato del PRI”. Todo eso, me decía, ¿se acuerda?, usted lo iba a cambiar si ganaba la gubernatura. Decía que cuando usted llegara al gobierno iba a dejar de “chayotear” a los medios de comunicación para que éstos fueran libres e independientes. (Aunque claro recuerdo, como usted tal vez lo recuerde, que me dijo que al único que no perdonaría era al “gordo Amieva” por lo que -me dijo, no estoy mintiendo- iba a hablar con Mario Vázquez Raña quien tenía “intereses en Querétaro” para que se lo quitara de encima…como se lo quitó) 

Me decía en alguna entrevista grabada por ejemplo que no era justo para el PAN, que el gobernador Ignacio Loyola Vera quisiera imponer a su candidato al gobierno estatal, el licenciado Eduardo Magaña; ¿cómo dijo entonces señor gobernador? ah sí me dijo, y ahí está la entrevista publicada en Tribuna de Querétaro “en el PAN, que el gobernador en turno quiera imponer a su candidato es como el beso del diablo”.

En privado, porque también hablábamos “off the record” usted me decía que el gobernador Loyola había cometido muchos errores al utilizar a la procuraduría, por ejemplo, como una oficina propia, es decir para dirimir cosas como su accidente en Cadereyta, cuando dos de sus amigos murieron cuando andaban con él en motocicleta. Decía usted, y eso me daba mucha confianza, que en su eventual gobierno la procuraduría general de justicia iba a ser de los ciudadanos y no de los gobernantes. De verdad espero que se acuerde de nuestras largas pláticas.

Usted criticaba del PRI “dinosaurios algunos con falda, otros con pantalones” por la corrupción, el enriquecimiento, el compadrazgo etcétera etcétera.

Señor gobernador:

Su gobierno está por terminar en 7 meses o 210 días. Gracias a Dios.

Usted pasará a la historia como uno de los peores gobernadores de Querétaro, si no es que el peor,  no como dicen los diarios y los conductores de noticias a los que su gobierno paga millones de pesos por arriba y por abajo de la mesa. Usted le falló a la gente que creía que su gobierno iba a ser “realmente panista”; que iba a ser un gobernador con honestidad, con sencillez, con lealtad hacia este pueblo que lo recibió a usted y a su familia con las puertas abiertas hace poco menos de 15 años.

Usted corrompió a todos los medios de comunicación y recuperarlos será una ardua tarea, pasarán muchos años antes de que los medios puedan escribir no por consigna ni por un roba planas pagado; usted aprovechó los recursos del pueblo para viajar por todo el mundo (no sé si en otra actividad usted pudiera haber visitado todos los países por los que viajó); usted destruyó a su partido al buscar dominarlo a través de quien es su títere, Edmundo Guajardo, desde el gobierno del estado; usted destruyó nuestra incipiente democracia al corromper a los opositores, destruir por completo el congreso del estado, el poder judicial, además de callar las voces como la mía y la de tantos periodistas más, cuantas veces quiso. Usted corrompió a la CEDH y a su persidente que ahora hace campañas no para defender a la gente sino para evitar que la gente tire basura en la calle, no se pase el alto, o por un àrbol centenario; usted con las reformas constitucionales que apobó y su equipo de gobeirno redactó, busca desaparecer la CEIG, metió la mano en sindicatos, arrasó con todo.

Ahora intenta poner en su lugar al “nopalito” (como le decían a Pascual Ortiz Rubio) para poder tapar todo lo que tendrá que salir cuando usted ya no esté en Palacio de Gobierno. Eso es inevitable porque usted lo sabe muy bien, y porque fue una frase que alguna vez escuché de su boca: la porquería flota. Bueno lo dijo de otra manera. Usted seguramente recogerá las tempestades que ha sembrado.

No estoy de acuerdo en que sus guaruras hayan golpeado a Julio Figueroa cuando lo increpó a usted en su último informen por no resolver el famoso caso de la BMW negra. Golpear a quienes no están de acuerdo con usted lo convierte en un gobernador fallido y en un gobernador autoritario.

Lo responsabilizo a usted señor gobernador de que los medios de comunicación para los cuales trabajé me hayan despedido. Todos sin excepción aceptaron que usted o Miguel Vichique se los habían pedido. La última vez fue el am de Querétaro que después de mi salido comenzó a publicar muchos de los anuncios que no vimos con el anterior director, él sí un hombre recto.

Lo responsabilizó de lo que pudiera pasar mí a mi o a mi familia (somos muchos hermanos, sobrinos, tíos, todos queretanos, con historia aquí en el estado que usted jamás quiso conocer, y todos dispuestos a denunciar lo que yo hoy estoy denunciando). Lo responsabilizo a usted si me roban el carro, si lo choca o lo pintan, si por algún accidente vial me golpean; si me hablan como muchas veces para decirme que me voy a “cagar del miedo” por escribir lo que escribo; si de pronto aparece en la Procuraduría una averiguación previa en mi contra por “golpear” a alguien, por haberlo “defraudado”, por haberme amotinado, por haber opuesto resistencia a la autoridad, por haber saboteado un pozo de agua, por haber vendido lotes de manera ilegal, por tener tres o cuatro esposas, por haber hecho un graffiti, por vender publicidad en mi página; por traficar droga, por ser narco-menudista, etcétera, etcétera.

Esta carta la estoy enviando al correo del presidente Calderón y al de muchos amigos periodistas nacionales que han dado seguimiento a su gobierno.   

Señor Gobernador:

Es usted un represor y un autoritario. Usted lamentablemente (lo siento en el alma de verdad por mi gente, por mi estado, por los pobres, por la gente que usted metió a la cárcel injustamente) será un trago amargo para la historia de los queretanos.

Respetuosa y democráticamente 

Luis Gabriel Osejo Domínguez

Joya 128 Colonia Carretas, Querétaro, Qro.

CP 76000

lgosejod@gmail.com 

Post data: A los demás destinatarios, ojalá esta carta pueda ser enviada a otros destinatarios aunque me acusen de ser el autor de la “guerra sucia”.

El periodista Julio Figueroa agredido…

Amigos y adversarios todos:
 
     Estoy bien.
    

 Ya estoy en casa.
 

     Ya presenté una denuncia ante la

Comisión Estatal de los Derechos

Humanos por los golpes recibidos en el

Teatro de la República en el Informe del

gobernador FGP (cuando hablaba de la

seguridad ciudadana y de la

procuración de justicia) por un

empleado del secretario de Gobierno,

Alfredo Botello Montes, a quien hago

responsable de la rudeza inecesaria en

un recinto y un acto público y

democrático.

Fui sacado literalmente a madrazos. El

lunes también haré la denuncia

correspondiente ante el ministerio

publico acompañado por mi abogado

Arnulfo Moya Vargas. 
 

     Agradezco a los diputados Marco

Antonio León Hérnández

(Convergencia), Carmen Consolación

González Loyola (PRD) y María de

Jesús Ibarra (Partido Verde) la ayuda y

la protección que me brindaron con su

fuero como auténticos diputados al

servicio de los ciudadanos. Gracias. 
 

     Hoy ya no saldré de casa (apenas voy

a comer y tengo mucha hambre) y

mañana a partir de las 10 de la mañana

trabajaré como siempre en el Gómez

Morín para levantar acta de los que hoy

sucedió en el Teatro de la República en

el Informe del gobernador

DEMOCRÁTICO Francisco Garrido

Patrón.
 

     Mi pancarta real y virtual:
 

     “Crimen e Impunidad aquí en

Querétaro. Caso BMW. ¿La marca de

gobierno de FGP, Paco el Opaco? 51

meses 51″.
 

     Estoy bien, gracias a todos, amigos y

adversarios.
 

     Siempre cordialmente,
 

     Julio Figueroa, 
 

     palabrero democrático aferrado.
 

     Qro. Qro., Jardín de los Platitos,

sábado 28-II-2009.   

Desalojo en zona zapatista…

Denuncia ONG versiones de

desalojo en zona zapatista

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (CDHFBC) dio a conocer que “en la zona zapatista conocida como Tsots-Choj, Caracol IV de Morelia, se corre el rumor del desalojo por parte del Ejército Mexicano.

Hermann Bellinghausen
 

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (CDHFBC) dio a conocer que “en la zona zapatista conocida como Tsots-Choj, Caracol IV de Morelia, Torbellino de nuestras palabras, se ha promovido el rumor a través de Gabriel Robles Ballinas, delegado de Gobierno en Palenque, de que este sábado 28 se llevará a cabo el desalojo de las bases de apoyo zapatistas que administran el balneario de Agua Clara, municipio de Chilón, y que dicho desalojo lo realizarán elementos del Ejército Mexicano”.

El centro considera que “probablemente dicha información sea falsa, pero queremos resaltar el uso del rumor como herramienta táctica de contrainsurgencia, cuya finalidad en el transcurso del tiempo ha sido generar temor en el ‘grupo disidente’ y en la población en general, provocando tensión y polarización en la región”.

El CDHFBC destaca que esta información es casi simultánea a la denuncia de la Junta de Buen Gobierno (JBG) de la zona Altos, Corazón Céntrico de Los Zapatistas Delante del Mundo, sobre la incursión militar realizada en la comunidad de Tivó, “así como constantes sobrevuelos y patrullajes en comunidades de ese territorio, en donde también hemos sido informados de recientemes vuelos rasantes sobre la Reserva Ecológica Comunitaria Zapatista de El Huitepec”.

Si la información sobre el supuesto desalojo de Agua Clara fuera cierta, añade el CDHFBC, “se estaría atentando de manera directa contra la endeble paz social que subsiste en el estado, contradiciendo abiertamente el compromiso del Estado Mexicano frente a la insurrección zapatista, manifestado en la Ley para el Dialogo y La Paz Digna en Chiapas, con el riesgo latente de pasar, de una etapa de guerra irregular o de “desgaste”, a la aplicación de una iniciativa de guerra convencional”.

Según el análisis de CDHFBC, “en el marco del conflicto armado no resuelto, las funciones aparentemente de seguridad pública que realiza de manera inconstitucional la Secretaría de la Defensa Nacional en territorio chiapaneco, se han evidenciado como operaciones militares de una estrategia de contrainsurgencia contra comunidades indígenas organizadas, particularmente contra las comunidades donde hay bases de apoyo zapatistas”. 

“Los llamados jóvenes indígenas”

 

 

 

Escudriñan identidad del joven indígena

  • Presentan libro Jóvenes indígenas y globalización en América Latina, editado por el INAH
  • En la mayoría de las comunidades indígenas el niño es también un ente productor

 

Ellos son el estrato de la población sin nombre. Los que “sólo dan problemas a los mayores”; aquellos que gritan, bailan, beben, que juegan con su cabello y se tatúan las caras. Son los “jóvenes”, o eso diríamos en las urbes, porque el concepto existe. Pero en comunidades indígenas la figura es más vaga. ¿Existe la juventud indígena?

 

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) emprendió ya el primer acercamiento serio para comprender la figura del “joven” dentro de las diferentes etnias latinoamericanas. Presentó este miércoles el libro Jóvenes indígenas y globalización en América Latina en el marco de la XXX Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM).

 

Resulta que dicho concepto no está del todo claro en la mayoría de las variantes étnicas aborígenes de América. A decir de Maritza Urteaga, antropóloga del INAH, el libro estudia “si existe el término tan utilizado en el urbanismo”, si existe una identidad del joven en dichas comunidades y “cómo está siendo reconstruido lo étnico por los mismos jóvenes”.

 

Un aspecto interesante de los estudios, comentó Urteaga, es rastrear el origen de la identidad juvenil a partir de la introducción de la escuela secundaria hace apenas un par de décadas. Entonces ocurrió un cisma, porque introducir un ambiente que aísla al joven sólo con individuos de su misma edad crea un ánimo propicio para que ellos mismos desarrollen una “idea del mundo”, necesariamente distinta a la de sus ancestros.

 

En la mayoría de las comunidades indígenas el niño es también un ente productor, alguien que trabaja. En tales condiciones no se producen actitudes ni identidad “juvenil” como en los adolescente urbanos, sino que pasaba de niño a adulto en un periodo abrupto, muchas veces recurriendo a la migración. De acuerdo con Urteaga, éste fenómeno es visto en varones casi como “un rito de paso para la construcción de su masculinidad”, y en las mujeres un “soñar nuevos horizontes”.

 

El problema más recurrente, evoca Urteaga, es la falta de ánimo general para que ellos mismos diseñen las “nuevas etnicidades contemporáneas”, es decir, replantear lo que significa ser maya u otomí, por ejemplo, sobre todo cuando los adultos no percibirán el cambio inserto, sino que lo asumirán como pérdida cultural. Y esto deviene de que el concepto “indígena es una etiqueta institucional”.

 

El libro se divide en tres bloques: 1) realidades indígenas, cifras y estudios cualitativos; 2) condición rural de las etnias, identidad de la “nueva ruralidad”; y 3) el concepto de “juventud”, urbe y condición étnica.

México, Chiapas y la fiesta…

Fiesta y color en Chiapas

En las fiestas chiapanecas predomina un gran ambiente.

Foto: Adrián Vázquez

El Sol de México

Organización Editorial Mexicana

 

Los indígenas tzotziles representan por medio de una danza las costumbres casamenteras de su población: Los jerarcas del pueblo, vestidos con gruesos chalecos de lana blanca, negocian al ritmo de la música con los candidatos a contraer nupcias con sus hijas, quienes esperan alejadas y sin voz.

Con una danza lenta y de movimientos repetitivos, los padres chamulas entregan a sus hijas al mejor postor, vestido de negro y con un festivo sombrero puntiagudo adornado con listones de colores.

“Es una danza de sumisión, por eso bailan con las cabezas agachadas, de sumisión ante el dominio español”, explica una guía local. Y es por eso también que el ritmo de las percusiones tocadas en vivo se ve interrumpido por cohetones que simulan el sonido de las armas con que los europeos asustaban a los indígenas.

Esta representación artística de costumbres indígenas que aún prevalecen en algunas comunidades del sur del país se presentó el pasado fin de semana en San Cristóbal de las Casas como parte de un evento cultural donde también se realizó un recorrido por las calles de esta ciudad.

Acompañados por una estudiantina y un burro que cargaba sobre su lomo un barril de “posh”, la bebida alcohólica tradicional chiapaneca, decenas de personas recorrieron el andador turístico ubicado a un costado de la catedral.

Y mientras en San Cristóbal se realizaba esta especie de callejoneada, en Tuxtla Gutiérrez estaban de carnaval. Del 13 al 15 de febrero, la capital del estado organizó una gran fiesta con carros alegóricos, conciertos y, por supuesto, baile.

En la Plaza de la Marimba, donde usualmente se reúnen las parejas para bailar al ritmo de este instrumento, el pasado fin de semana el ánimo se encendió, pues con motivo del festival se reunió una mayor cantidad de personas para disfrutar de la marimba Águilas de Chiapas, que igual cantaba boleros que cumbias.

Decenas de parejas bailaban mientras algunos curiosos observaban y otros paseantes degustaban los tamales de flor de cuchumuc. “Es una flor morada, también conocida como flor de ratón, que sólo se da en esta época del año”, explica una de las mujeres que ofrecían una probadita del platillo que no se puede encontrar en ningún otro mes ni en ningún otro estado.

Claro que entre los puestos también se podían encontrar los tradicionales tamales chiapanecos de chipilín, un chile de la región que se usa también para preparar sopas y otros platillos.

Como parte de este festejo, también se presentaron Kalimba y Moderatto en foros masivos de la capital de Chiapas, un estado de gran riqueza cultural y de bellos paisajes naturales como el Cañón del Sumidero (a menos de una hora de Tuxtla) o las lagunas de Montebello (a cuatro horas de distancia aproximadamente). El estado colindante con Guatemala ofrece al visitante poblaciones coloridas y llenas de vida como San Cristóbal de las Casas, poblaciones místicas y muy interesantes como San Juan Chamula, y poblaciones textileras donde los indígenas realizan telares multicolores, como Zinacantán, entre otros muchos atractivos turísticos.

J E P y Jaime Sabines a 10 años…

José Emilio Pacheco en Chiapas: Cátedra de Sabines

El Heraldo de Chiapas

Marisa Trejo Sirvent

Me parece verdaderamente trascendente que los intelectuales y escritores chiapanecos, así como el público en general, podamos tener la oportunidad de escuchar durante la cátedra “Jaime Sabines” al gran escritor mexicano José Emilio Pacheco, quien vendrá la próxima semana, a impartir la conferencia magistral “Jaime Sabines y la generación del medio siglo”, donde se tendrá la oportunidad de conocer algo más sobre nuestro poeta mayor, el día martes 3 de marzo, a las 18:00 horas, en la Universidad Intercultural de Chiapas (Ciudad Universitaria Intercultural, Corral de Piedra No. 2, colonia Corral de Piedra, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas).

La cátedra “Jaime Sabines”, que por primera vez se realiza en Chiapas, es parte de una serie de eventos culturales de importancia que están llevándose a cabo con motivo del homenaje en el marco del décimo aniversario de su fallecimiento, así como también por el 83 aniversario de su nacimiento. Este programa organizado por el gobierno del estado de Chiapas, a través de la Secretaria de Educación, el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes, y otras instituciones, entre ellas la Universidad Intercultural de Chiapas, incluye la presencia de escritores de talla internacional como: Ernesto Cardenal, Dolores Castro y Ángeles Mastreta.

José Emilio Pacheco (Ciudad de México, 30 de junio de 1939) es con seguridad uno de los más grandes poetas vivos de México, además de magnífico narrador y, a mi parecer, el más importante ensayista de nuestro país (luego de Octavio Paz y Alfonso Reyes). José Emilio Pacheco ha sido reconocido desde mediados del siglo pasado como un gran poeta hispanoamericano, además de contar con el reconocimiento no sólo del público sino también de la crítica, lo cual es ya algo especial en México.

Egresado de la UNAM, ha sido también catedrático en muchas universidades del mundo y profesor invitado en universidades del extranjero desde hace muchos años, entre ellas: Universidad de Maryland (College Park), Universidad de Essex, y de Estados Unidos, Canadá, y Reino Unido.

Su trayectoria como periodista es ejemplar por la calidad y profundidad de sus escritos, y por su permanencia durante décadas en varios medios de prensa nacionales. Su labor como traductor es sobresaliente y gracias a él podemos acceder a una gran cantidad de poetas a los que ahora podemos leer de mejor manera. Sus escritos se encuentran en múltiples ediciones y en suplementos culturales.

Codirigió con Carlos Monsiváis, el suplemento de la revista Estaciones y la colección Biblioteca del Estudiante Universitario, y su trabajo como redactor a la Revista de la Universidad de México fue de gran importancia para el prestigio de esta revista. Ha sido también investigador del INAH. Un poema por el que gran parte del público lo conoce es aquel maravilloso titulado “Alta traición”:

No amo mi patria.

Su fulgor abstracto

es inasible.

Pero (aunque suene mal)

daría la vida

por diez lugares suyos,

cierta gente,

puertos, bosques, desiertos, fortalezas,

una ciudad deshecha, gris, monstruosa,

varias figuras de su historia,

montañas

– y tres o cuatro ríos.

Entre su vasta obra poética recordamos: Los elementos de la noche (1963); El reposo del fuego (1966); No me preguntes cómo pasa el tiempo (1969); Irás y no volverás (1973); Islas a la deriva (1976); Desde entonces (1980); Trabajos en el mar (1983). Todos estos libros fueron reunidos bajo el título Tarde o temprano. Algunos de sus textos en prosa son: El viento distante y otros relatos (1963), Morirás lejos (1967), El principio del placer (1972) y Batallas en el desierto (1981). Sus obras completas han sido reunidas por el Fondo de Cultura Económica. José Emilio Pacheco ha recibido todo tipo de reconocimientos y doctorados Honoris Causa: Premio Nacional de Lingüística y Literatura 1992 y el José Asunción Silva al mejor libro de poemas en español publicado entre 1990 y 1995, Premio José Donoso (2001), Octavio Paz (2003), Pablo Neruda (2004), Ramón López Velarde (2003), Alfonso Reyes (2003), José Asunción Silva (1996), Xavier Villaurrutia (1973), y García Lorca (2005). Es por múltiples méritos miembro del Colegio Nacional.

Pura López Colomé afirma que “es raro que autores así cuenten con un buen número de lectores capaces de reconocerlos en vida. Quizá José Emilio sea la excepción. En este mismo espacio (1) se realizó, a fines de 2004, un sondeo de opinión sobre los mejores poetas vivos de nuestro país. Después de una agitada contienda cibernética, adornada con las gracias de un ánimo efervescente, salió ganador nada menos que Pacheco, quien, además de saberse habitante de una tierra de escasos letrados, ha tenido la energía para cometer “alta traición”. (2) Es de esperar que escritores, intelectuales y público en general asistan a la Universidad Intercultural de Chiapas a la conferencia magistral que impartirá José Emilio Pacheco, la entrada será libre.

El Museo Amparo en Puebla

El Museo Amparo festeja aniversario

Vista del patio interior del Museo Amparo.

Foto: Cortesía el Museo Amparo

Organización Editorial Mexicana

OEM-

Informex

Ubicado en la ciudad de Puebla, el Museo Amparo cumplirá, este sábado 28 de febrero, 18 años de proponer a los visitantes un “Encuentro con nuestras raíces” a través del recorrido por sus salas que albergan una importante colección de arte prehispánico, virreinal y contemporáneo, así como a través de espléndidas exposiciones temporales, como la que actualmente se presenta del artista mexicano Yishai Jusidman, pintura en obra-paintworks y, por supuesto, de diversos eventos realizados a lo largo de estos años.

Para festejar su aniversario, el acceso al público será gratuito y habrá recorridos guiados por la colección permanente cada hora a partir de las 10:00 horas y se tendrá la oportunidad de participar en talleres artísticos para niños, de 10:00 a 14:00 horas, con opciones como modelado en barro, máscaras mayas, códices y danza.

* Historia

El Museo Amparo abrió sus puertas el 28 de febrero de 1991, teniendo como objetivo rescatar, preservar y difundir el patrimonio cultural y artístico de México.

Creado por Manuel Espinosa Yglesias en memoria de su esposa, Amparo Rugarcía de Espinosa, a través de la Fundación Amparo y de la mano de su hija, Ángeles Espinosa Yglesias, el principal motor para su creación, quien lo dirigió a lo largo de 16 años, colocándolo como el recinto cultural más importante en la capital del estado de Puebla y uno de los mejores del país.

El Museo Amparo se ubica en el edificio que fuera el primer hospital de la ciudad de Puebla, el de San Juan de Letrán, fundado en 1538, el cual constituye un importante ejemplo de arquitectura colonial. A fines del siglo XX, la Fundación Amparo adquirió estos predios con el fin de albergar el museo.

* Su acervo

Depositario de un valioso acervo de arte prehispánico, que suma más de mil 700 piezas (por ley registradas ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia), es una de las colecciones, bajo custodia de particulares, más completas en cuanto a las culturas que presenta al público, además la calidad estética y el valor histórico de la colección prehispánica hacen de ella una de las más ricas y atractivas del país.

La colección se muestra desde el punto de vista de la historia del arte, distribuida a lo largo de ocho salas, a través de las cuales podemos conocer las técnicas de producción del arte y sus estilos, así como los usos y funciones que las piezas tuvieron en su momento.

Contiene piezas de diversas culturas, entre ellas olmeca, zapoteca, maya, mezcala, Occidente-Pacífico, cubriendo un periodo cronológico que va desde la aparición de las primeras organizaciones sociales, económicas y políticas, dos mil años antes de Cristo y hasta la llegada de los españoles.

Por lo que corresponde a la colección de arte virreinal, ésta se expone en 11 salas, mostrando valiosas piezas asociadas a la vida religiosa y civil de los siglos XVII a principios del XIX, constituida básicamente por muebles, estofados, óleos, marfiles, biombos y artículos ornamentales.

Los trabajos en marquetería, los cristos y vírgenes de marfil, los santos representados en trabajos de estofado y diversos óleos de la Virgen de Guadalupe, entre otros elementos de la colección, ofrecen a los visitantes una panorámica de técnicas muy diversas que sirvieron en su tiempo para materializar las visiones del mundo, las aspiraciones y sentimientos de esa época, reflejo del sincretismo entre las técnicas traídas a América por los españoles y la sensibilidad artística de los indígenas que las elaboraron.

* Arte moderno

El Museo Amparo posee también una significativa colección de arte moderno y contemporáneo, en la cual destacan obras de Diego Rivera, Dr. Atl, Manuel Felguérez, Julio Galán, Javier Marín y Vicente Rojo, entre otras.

Las exposiciones temporales ocupan un lugar preponderante en los programas del museo. Desde que abrió sus puertas ha presentado al público más de cien exposiciones temporales, entre las que destacan: pintura de caballete de Diego Rivera, óleos de Frida Khalo, obras recientes de artistas como Manuel Felguérez, Vicente Rojo, Federico Cantú, Yvonne Domenge, Julio Galán, Javier Marín, Francisco Toledo, Roberto Cortazar, Jan Hendrix, Paula Santiago, Paloma Torres, Betsabeé Romero; o bien homenajes como los realizados a Juan Soriano, Rodolfo Morales o Miguel Covarrubias. Actualmente se presenta la obra de uno de los más sobresalientes artistas mexicanos: Yishai Jusidman.

Entre las exposiciones internacionales presentadas destaca: “Persia, fragmentos del paraíso”, organizada en coordinación con Conaculta-INAH. De igual forma, ha participado con piezas de sus colecciones en diversas muestras internacionales presentadas en ciudades como Glasglow, Venecia, Amsterdam, San Petersburgo, España, Viena y Beijing, China.

Recientemente se presentó una selección de obras maestras en el Museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec, en la Ciudad de México, llevando el encuentro con nuestras raíces a otra latitud, registrando una asistencia de más de 130 mil personas.

Paralelamente, el museo ha realizado a lo largo del tiempo cientos de conferencias, conciertos, presentaciones de libros, talleres y diplomados, entre otras muchas actividades. Para los pequeños, las actividades se han encaminado a fomentar el gusto y conocimiento por el arte y la cultura de nuestro país desde temprana edad, a través de talleres, cursos de verano, guías-taller, obras de teatro. Recientemente el museo en colaboración con el grupo Agentes Culturales de la Universidad de Harvard impartió el taller multiartes de fomento a la lectura “Cartonera Amparo”.

Asimismo, se han impartido varios diplomados en historia del arte, organizados conjuntamente con el Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México, enfocados al estudio de las culturas prehispánicas hasta el siglo XX con los mejores especialistas. El próximo 13 de marzo dará inicio el diplomado “El arte del México indígena”.

La Sala del tesoro…

Una verdadera Sala del Tesoro

Museo de Arte Sacro.

Foto: El Heraldo de Chihuahua.

El Heraldo de Chihuahua

 

Caminando por el atrio de Catedral, hacia el lado de la calle Victoria, se encuentra un acceso hacia lo que anteriormente se conocía como Sala del Tesoro o Salón de los Ángeles, pero que desde hace casi 30 años alberga al Museo de Arte Sacro. Aunque por su contenido, bien puede seguírsele considerando como una auténtica Sala del Tesoro. Y es que el lugar, con su característico ambiente agradable y acogedor, resguarda en su interior grandes óleos realizados por famosos pintores de la época colonial, cuyos temas, principalmente bíblicos y relacionados con la enseñanza la religión católica, eran enviados a las catedrales más importantes del país para la difusión del evangelio y el catecismo.

Antes, como mero material didáctico, pero ahora como joyas de arte sacro, este es el acervo cultural del museo. Artistas como Miguel Cabrera, José de Alcíbar, José de Páez y Juan Rodríguez Juárez, así como las imágenes de Santo Tomás de Aquino, San Agustín y el Papa San Gregorio Magno, entre otros, han ganado un espacio de inmortalidad en este recinto orgullosamente chihuahuense. Además de los óleos, en el museo se exhiben varios objetos relacionados con la religiosidad chihuahuense a lo largo de sus también 300 años, como la silla especialmente labrada para ser utilizada por el Papa Juan Pablo II en su visita a Chihuahua en el año de 1990.

También se encuentra una urna o féretro que se utilizaba para rememorar la pasión y muerte de Jesucristo cada Viernes Santo. Y en memoria del arzobispo Don Antonio Guízar y Valencia se conserva un trono o sede tallado en madera, luciendo en la cabecera su escudo episcopal. Cabe mencionar que todos son bienvenidos al museo, independientemente de su creencia religiosa, ya que sin bien resguarda arte sacro, bien puede considerársele como un recinto de arte barroco mexicano, con cuadros de finales del siglo XVII y principios del XVIII, o como ya se dijo, como una auténtica Sala del Tesoro. El Museo de Arte Sacro se encuentra en la confl uencia de las calles Victoria y Cuarta, justo en el corazón del Centro Histórico de la Ciudad. Su teléfono es el 410-54-74 y su horario es de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 18:00.