La ley de seguridad solo para proteger a los políticos

Critica Raúl Vera Ley de Seguridad; ‘gobierno sólo busca protegerse’
“Están pensando en protegerse ellos, es para seguridad del aparato político no de los ciudadanos”, afirmó el obispo.

Carolina Gómez

El obispo de Saltillo, Raúl Vera López, criticó que “se esté cerrando la puerta a la participación ciudadana para definir el camino de México”, al inaugurar la sesión del Tribunal Internacional de Libertad Sindical el prelado se refirió específicamente a la Ley de Seguridad Nacional y a la intención de realizar de reformas a la legislación laboral.

Ante cientos de sindicalistas, el obispo aseguró que se “quiere hacer legal lo ilegal” y expuso que con esta ley el gobierno sólo busca protegerse a sí mismo.

“Con la Ley de Seguridad Nacional están pensando en protegerse ellos, es para seguridad del aparato político no de los ciudadanos”.

Lamentó también el modo “irracional” con que se actuó y se vulneran los derechos de los trabajadores.

La lectura de la obra de Gabriel García Márquez en una anécdota

El privilegio de nacer maduro, viejo e intemporal, con
Retrato a muchas Voces Volvimos a nacer

Gabriel García Márquez

Miles de mariposas amarillas de papel volaron por el recinto donde se inauguró el cuarto Congreso Internacional de la Lengua Española, en la ciudad caribeña de Cartagena de Indias, durante el homenaje a Gabriel García Márquez.

De izquierda a derecha aparecen Francisco Santos, vicepresidente de Colombia; Bill Clinton, ex mandatario estadunidense y Andrés Pastrana, ex titular del Ejecutivo del país sudamericano.

No tenía la menor idea del significado ni el origen de esa frase ni hacia dónde debía conducirme; lo que hoy sé es que no dejé de escribir ni un solo día durante 18 meses hasta que terminé el libro.
Parecerá mentira, pero uno de mis problemas más apremiantes era el papel para la máquina de escribir; tenía la mala educación de creer que los errores de mecanografía, de lenguaje o de gramática eran en rea-lidad errores de creación y cada vez que los detectaba rompía la hoja y la tiraba al canasto de la basura para empezar de nuevo. Con el ritmo que había adquirido en un año de práctica, calculé que me costaría unos seis meses de mañana diarias para terminar.

Esperanza Araiza, la inolvidable Pera, era una mecanógrafa de poetas y cineastas que había pasado en limpio grandes obra de escritores mexicanos, entre ellos La región más transparente, de Carlos Fuentes; Pedro Páramo, de Juan Rulfo, y varios guiones originales de don Luis Buñuel.

Cuando le propuse que me sacara en limpio la versión final, la novela era un borrador acribillado de remiendos, primero en tinta negra y después en tinta roja para evitar confusiones, pero eso no era nada para una mujer acostumbrada a todo en una jaula de locos.

Pocos años después Pera me confesó que, cuando llevaba a su casa la última versión corregida por mí, resbaló al bajarse del autobús con un aguacero diluvial y las cuartillas quedaron flotando en el cenegal de la calle; las recogió empapadas y casi ilegibles con ayuda de otros pasajeros y las secó en su casa, hoja por hoja, con una plancha de ropa.

Lo que podría ser motivo de otro libro mejor es cómo sobrevivimos Mercedes y yo con nuestros dos hijos durante ese tiempo en que no gané ningún centavo por ninguna parte, ni siquiera sé cómo hizo Mercedes durante esos meses para que no faltara ni un día la comida en la casa.

Habíamos resistido a la tentación de los préstamos con interés hasta que nos amarramos el corazón y emprendimos nuestras primeras incursiones al Monte de Piedad.

Después de los alivios efímeros con ciertas cosas menudas, hubo que apelar a las joyas que Mercedes había recibido de sus familiares a través de los años.

El experto las examinó con un rigor de cirujano, pasó y revisó con su ojo mágico los diamantes de los aretes, las esmeraldas del collar, los rubíes de las sortijas y al final nos los devolvió con una larga verónica de novillero: ”Todo esto es puro vidrio”.

En los momentos de dificultades mayores, Mercedes hizo sus cuentas astrales y le dijo a su paciente casero sin el mínimo temblor en la voz: ”Podemos pagarle todo junto dentro de seis meses”.

”Perdone, señora -le contestó el propietario-, ¿se da cuenta de que entonces será una suma enorme?” “Me doy cuenta -dijo Mercedes impasible-, pero entonces lo tendremos todo resuelto. Esté tranquilo”.
El buen licenciado, que era un alto funcionario del Estado y uno de los hombres más elegantes y pacientes que habíamos conocido, tampoco le tembló la voz para contestar: ”Muy bien, señora, con su palabra me basta”, y sacó sus cuentas mortales: ”La espero el 7 de septiembre”.
Por fin, a principios de agosto de 1966, Mercedes y yo fuimos a la oficina de correos de la ciudad de México para enviar a Buenos Aires la versión terminada de Cien años de soledad, un paquete de 590 cuartillas escritas a máquina a doble espacio y en papel ordinario y dirigidas a Francisco Porrúa, director literario de la Editorial Sudamericana. El empleado del correo puso el paquete en la balanza, hizo sus cálculos mentales y dijo: ”Son 82 pesos”.

Mercedes contó los boletos y las monedas sueltas que le quedaban en la cartera y se enfrentó a la realidad: Sólo tenemos 53. Abrimos el paquete, lo dividimos en dos partes iguales y mandamos una a Buenos Aires, sin preguntar siquiera cómo íbamos a conseguir el dinero para mandar el resto.

Sólo después caímos en la cuenta de que no habíamos mandado la primera sino la última parte, pero antes de que consiguiéramos el dinero para mandarla ya Paco Porrúa, nuestro hombre en la Editorial Sudamericana, ansioso de leer la primera mitad del libro nos anticipó dinero para que pudiéramos enviarlo.

Fue así como volvimos a nacer en nuestra vida de hoy. Muchas gracias.

Gabriel García Márquez contado por sus amigos.

Al menos 25 de los personajes más cercanos a él dieron un testimonio que habla del Gabo que pocos conocen, el escritor amigo, jefe de una tribu, con un poco de guajiro, que toca el tiple (el instrumento nacional de Colombia), del amor por sus raíces y por su familia.
Esos son los ingredientes del documental Buscando a Gabo, del cineasta Luis Fernando Pacho Bottía, que ya se estrenó en el canal de televisión pública de Colombia y que abrió el homenaje que recibió el premio Nobel de Literatura el lunes anterior.

Al planear el documental como parte de esta serie de homenajes “quisimos que se enfocara en el lado humano del personaje, que la literatura, el cine, el periodismo, en general su oficio de escribir, se viera a través de su lado íntimo y no mediante un análisis literario, cinematográfico o periodístico”, dice Pacho Bottía, en entrevista con La Jornada.

“Hacer este documental significaba que García Márquez iba a ser visto a través de sus amigos, de las personas allegadas a él, no de las personas que lo hubieran estudiado o interpretado, si no las más cercanas y que fueran testigos únicos de los acontecimientos que íbamos a tratar: si íbamos a hablar de la entrega del Premio Nobel significaba hablar con quienes estuvieron ahí.”

El resultado de este ejercicio son 55 horas de entrevistas a personajes como Alvaro Mutis, Plinio Apuleyo Mendoza, Meira Delmar, “que me contó cosas como que Gabo toca tiple y llegaba a tocar tiple a su casa;
Estaba también Lisandro Luque, Jaime Humberto Hermosillo, que ha hecho dos películas con guiones sobre obras suyas y me dijo que cuando Gabo escribió Cien años de soledad daba clases en la escuela, no sé si en el CUEC, y él era su alumno. Carlos Monsiváis. Mauricio Vargas, hijo de su amigo Germán Vargas;

Enrique Santos uno de los codirectores de El tiempo, que trabajó con él cuando Gabo practicaba el periodismo militante”.

El viaje por la vida de García Márquez fue de Aracataca a Barranquilla, Sucre, Zipaquirá, Bogotá, Cartagena, San Antonio de los Baños y la ciudad de México.

El primer reto que vimos, añade Pacho, es que sobre Gabo se ha hablado demasiado y “pensábamos que no diríamos nada nuevo, pero hablando con su familia y algunos de sus hermanos me di cuenta de algo que a lo mejor ni en la misma Colombia hemos percibido, y es su profunda ascendencia guajira, que es ante todo una parte indígena, aunque no tiene ascendentes de esa etnia.

En la zona de la guajira hay toda una cultura de amistad, de la familia, por eso es que su hermano dice ‘nosotros somos una tribu y tenemos un palabrero’, que es Gabo, por eso le dan el bastón de la palabra y del humor.

“De sus amigos, todos ochentones, me sorprendió su vitalidad, todos fuertes, lúcidos. Me di cuenta de que un punto vital es la importancia de la amistad, la amistad incondicional, que es una cosa guajira, y en todo el recorrido con sus amigos vi que la amistad es sagrada, y la complicidad es una virtud muy apreciada; el amor por las raíces como base de la creación y de la familia.”

Su literatura y su obra lo hacen universal, pero también que García Márquez se pone siempre en el lado del otro, “y eso lo hace entender a la persona, a las personas, con quien está. Tiene una sabia sencillez, porque premios Novel ha habido muchos, pero él es un personaje particular.

“Ahora, este documental tiene un valor extracinematográfico, y es que significa lo mismo que sería si tuviéramos a los amigos de Cervantes o Shakespeare”, señaló.

El documental, que contó con el apoyo del Ministerio de Cultura, Radio y Televisión de Colombia, y la Universidad de Magdalena, ya se transmitió por el canal Señal Colombia, mientras que se trabaja para llevarlo a otros países, entre ellos México.

Ericka Montaño

Himno al amanecer

Himno del Amanecer

(Es una traducción libre, pero muy libre de Aurelio Prudencio y no por desconocimiento de la lengua latina, sino con toda la intención de que soy capaz)

Estos versos de Aurelio Prudencio, escritos originalmente en latín y a los que intento una no muy ortodoxa traducción, para no quedarme atrás en la venta de libros que nos hace en sus “rodantes” nuestro compañero Figueroa. Su título correcto es:

“Hymnus Matutinus”

El sol cuando se levanta resplandeciente
Infunde vergüenza, pudor, arrepentimiento
Nadie puede pecar con audacia
Teniendo la luz como testigo

Es la hora de la austeridad
Donde se busca un tinte de gravedad
Para las vanas preocupaciones

Hora útil para todos,
Para el militar, el magistrado, el marino
También para el obrero, el mecánico y el gañán

A la milicia le arrastra el triste anuncio de la guerra,
Al mercader, el perseguir con avaricia sus ganancias
A nosotros en cambio, desconocedores del lucro
Y del arte de la guerra, sólo nos queda negociar
Con el arte de vivir
Oficio que comienza cuando brilla el sol al amanecer

El sol es el testigo, el árbitro, el escudriñador
De cuanto el hombre hace o medita
Nadie puede engañarlo. Éste es el juez

Señores seres humanos, que saben leer y escribir sin comillas, sepan que los filósofos de antaño no se sentaban a la mesa sin haber rendido homenaje a los Dioses.

Siempre recordaron que el aire, la tierra y los mares, son sus obsequios y abastecen nuestra mesa, la mesa que no se llena de cruentas viandas, sino de los frutos de los pomares y de la miel de la abeja virgen que son un alimento fuerte.

Himno para Cuando Canta un Gallo

Dejen los lechos, ustedes los soñolientos y perezosos
Y vigilen rectos y sobrios

El sol resplandeciente nunca se adelanta,
La voz del gallo despierta a las aves
Es figura de nuestro juez

El sueño por el contrario es imagen de la muerte
Dicen que los demonios se atemorizan con el canto del gallo y huyen por todas partes

La pujanza del día retira las tinieblas de la noche
Basta ya de crímenes, languidezcan para siempre
La soldadesca destructora de nuestras vírgenes

Vigilemos

Todos los miembros de este cuerpo
Sepamos que en la vigilia está la verdad
Sólo así detendremos a la milicia que nos persigue
Para arrebatarnos al sol de la mañana
Que comienza su día después del canto del gallo

José Félix Zavala

Intelectuales y artistas del mundo apoyan a Javier Sicilia en su convocatoria de “Ya estamos hasta la madre” y manifestarse el próximo 8 de mayo

Carta manifiesto a favor de Javier Sicilia

La Jornada

Sr. Lic. Felipe Calderón Hinojosa

Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos

PRESENTE

Los abajo firmantes, poetas, escritores, músicos, artistas, periodistas y catedráticos de diversos rincones de este mundo, condenamos enérgicamente el asesinato de Juan Francisco Sicilia, hijo del poeta mexicano Javier Sicilia, y de sus seis acompañantes, ocurrido el 28 de marzo del presente año en la ciudad de Cuernavaca, Morelos.

Nos dirigimos a usted para solicitarle respetuosamente que los asesinos sean hallados y castigados con todo el peso de la ley.

Asimismo, nos permitimos manifestar nuestra profunda preocupación por los hechos dolorosos que presencia el mundo y no coinciden con la dignidad de México, del pueblo mexicano y de su gloriosa tradición. Acompañamos a los familiares de los más de 35 mil seres humanos que han perdido la vida en razón de situaciones notorias y, como todos ellos, esperamos que se hará justicia y que el manto de la impunidad no abrigará a los asesinos.

ATENTAMENTE

Felipe Agudelo Tenorio (Colombia), escritor; Rodolfo Alonso (Argentina), poeta y traductor; José Vicente Anaya (México), poeta; José Guillermo Ánjel (Colombia), escritor y profesor universitario; Jotamario Arbeláez (Colombia), poeta; Ingeborg Arlt (Alemania), escritora, Asociación Alemana de Escritores en Brandenburgo; Michael Augustin (Alemania), poeta y codirector del festival internacional de poesía de Bremen “Poetry on the road”; Rosana Acquaroni (España), poeta; Homero Aridjis (México), poeta; Chloe Aridjis (México), escritora; Eva Aridjis (México), cineasta; Sergio Badilla (Chile), académico y poeta; María Baranda (México), poeta; Diego Bastianutti (Italia-Canadá), poeta y escritor, Vicecónsul de Italia en Canadá; Gaston Bellemare (Québec-Canadá), editor y promotor cultural; Elba Berruz (Ecuador-EU), Asociación Mundial de Ecuatorianos Residentes en el exterior; Alberto Blanco (México), poeta; Klaus Bertram (Argentina); René Bertram (Argentina); Casimiro de Brito (Portugal), poeta, Premio Europeo de Poesía Sibila Aleramo-Mario Luzi; Sujata Bhatt (India-EU), poeta; Jorge Boccanera (Argentina), poeta y periodista; Pascual Borzelli (Panamá-México), fotógrafo; Rachid Boudjedra (Argelia), poeta; Denisse Buendía (México), poeta; Alemania-Argentina; Janos Burghardt (Alemania), ingeniero; Jona Burghardt, poeta y traductora; Tobías Burghardt (Alemania), poeta; Rómulo Bustos Aguirre (Colombia), poeta; Nicole Cage-Florentiny (Martinica), escritora; Lila Calderón (Chile), poeta; Carlos Calero (Nicaragua), poeta; Marco Antonio Campos (México), poeta; Albert Cañagueral Rey (Cataluña-España), periodista; Emmanuel Carballo (México), crítico literario; Héctor Carreto (México), poeta; Wilfredo Carrizales (Venezuela-China), poeta, sinólogo y traductor; Víctor Manuel Cárdenas (México), poeta; Leopoldo “Teuco” Castilla (Argentina), poeta; Malena Cirasa (Argentina), poeta; Mirta Clara (Argentina), psicóloga y profesora; Emilio Coco (Italia), poeta y traductor; Neftalí Coria (México), poeta; Adriano Corrales Arias (Costa Rica), escritor; Antonio Correa (Colombia-Ecuador), poeta; David Cortés Cabán (Puerto Rico), poeta y profesor universitario; Elsa Cross (México), poeta; Margarito Cuéllar (México), poeta; Antonio Cisneros (Perú), poeta; Rosina Conde (México), escritora; José Chalarca (Colombia) narrador y ensayista; Jorge Humberto Chávez (México), poeta; Antonio Deltoro (México), poeta; Vanessa Droz (Puerto Rico), poeta; Beatriz Espejo (México), narradora; José María Espinasa (México), poeta y editor; Santiago Espinosa (Colombia), poeta y editor; Jorge Esquinca (México), poeta; Lucía Estrada (Colombia), poeta; Carlos Fajardo Fajardo (Colombia), poeta; Massum Faryar (Afganistán-Alemania), poeta y traductor del farsi; María Antonieta Flores (Venezuela), poeta; Gabriel Jaime Franco (Colombia), poeta; Daniel Freidemberg (Argentina), poeta; Mía Gallegos (Costa Rica), poeta, presidenta de la Asociación Costarricense de Escritoras; Antonio Gamoneda (España), poeta, Premio Cervantes de Literatura; Ángela García (Colombia), poeta y traductora; Reynaldo García Blanco (Cuba), poeta, director Centro de Promoción Literaria José Soler Puig de Santiago de Cuba; María Isabel García Mayorca (Colombia), poeta; Dana Gelinas (México), poeta; Juan Gelman (Argentina), poeta, Premio Cervantes de Literatura; Judit Gerendas (Venezuela), narradora, crítica literaria; Isaac Goldemberg, escritor y profesor (Perú-EU); Aldemar González (Colombia), poeta; Hernando Guerra Tovar (Colombia), poeta; Gabriela Gutiérrez Ovalle (pintora); Hugo Gutiérrez Vega (México), poeta; Rodolfo Häsler (Cataluña-España), poeta y traductor; Chong He Yong (Corea del Sur), traductora y catedrática universitaria; Axel Helbig (Alemania), Revista de Literatura y Arte “Ostragehege”; Martina Hefter (Alemania), escritora y artista; Francisco Hernández (México), poeta; David Huerta (México), poeta; Eduardo Hurtado (México), poeta; Edwin Illescas (Nicaragua), poeta; Gabriel Impaglione (Argentina / Italia), poeta; Ana María Jaramillo (Colombia-México), escritora; Jimena Jiménez Cacho (México), fotógrafa; Elfriede Jelinek (Austria), escritora y dramaturga, Premio Nobel de Literatura; Leandro Katz (Argentina), cineasta, escritor y fotógrafo; José Kozer (Cuba-E.U.), poeta; Jan Kuhlbrodt (Alemania), escritor; Klaus Küpper (Alemania), Archivo de literatura traducida de América Latina y el Caribe en Colonia; Kim Kwang-Kyu, poeta y catedrático universitario (Corea del Sur); Brigitte Labs-Ehlert (Alemania), Directora del Festival de Literatura y Música “Caminos por el paisaje”; Jorge Alejandro Lagos Nilsson (Chile), periodista y escritor; Josu Landa (México), poeta; Magali Lara (México), pintora; María Pía Lara (México), doctora en filosofía; Nicole Laurent-Catrice (Francia) poeta y traductora; Anton G. Leitner (Alemania, poeta y director de la revista de poesía Das Gedicht); Juan Carlos Lemus (Guatemala), poeta y narrador; José Ángel Leyva (México), poeta y editor; Jairo Alberto López (Colombia), poeta; Elva Macías (México), poeta; Álvaro Marín (Colombia), escritor; Gonzalo Márquez Cristo (Colombia), poeta; Francisco Magaña (México), poeta; Fabio Martínez (Colombia), escritor y docente; Leonardo Iván Martínez (México), poeta; Floriano Martins (Brasil), poeta y editor; Manuele Masini (Italia-Portugal), escritor, investigador y traductor; Larry Mejía (Colombia), escritor; Victor Manuel Mendiola (México), poeta; Anne-Marie Mergier (Francia), periodista; Sergio Mondragón (México), poeta; Raúl Montero Zepeda (México), Presidente de Gestión y Renovación Social Bicentenario, AC. (México); Esteban Moore (Argentina), poeta y periodista; Winston Morales Chavarro (Colombia), poeta y docente universitario; Verónica Murguía (México), escritora; María Negroni (Argentina (poeta); Helmuth A. Niederle (Austria), escritor y traductor (Austria); Mario Noel (El Salvador), poeta y gestor cultural; Iván Oñate (Ecuador), poeta; Xavier Oquendo (Ecuador), poeta; Armando Orozco Tovar (Colombia), poeta; Cristina Pacheco (México), escritora y periodista; José Emilio Pacheco; poeta y narrador, Premio Cervantes de Literatura; Teresa Pascual (Valencia, España), poeta; María Luisa Martínez Passarge (México), diseñadora gráfica y editora; Gustavo Pereira (Venezuela), poeta, Premio Nacional de Poesía; Cristina Peri Rossi (Uruguay / España), poeta y escritora, Premio Internacional de Poesía Rafael Alberti; Una Pfau (Alemania), escritora y periodista; Héctor A. Piccoli (Argentina), poeta y traductor; Jean Portante (Luxemburgo-Francia), poeta y traductor; Gustavo Adolfo Quesada (poeta y profesor universitario (Colombia); Susanna Rafart, (Catalunya / España), poeta; María Ramírez (Venezuela), poeta; Sofía Ramírez (México), narradora; Rogelio Ramos Signes Argentina, escritor; José Luis Reina Palazón (España), poeta y traductor; Fernando Rendón, poeta, Director del Festival Internacional de Poesía de Medellín y Premio Nobel Alternativo (Colombia); Juan Manuel Roca (Colombia), poeta; Juan Manuel Rodríguez Tobal (España), poeta; Martín Salas Avial (Colombia), Director del Festival Internacional de Poesía en Cartagena; Arabella Salaverry (Costa Rica), poeta y actriz; Mario Sampaolesi (Argentina), poeta; Eduard Sanahuja (Cataluña-España), poeta; Àxel Sanjosé (Alemania), poeta y traductor; Maria de Nazaré Sanches (Portugal), aforista y traductora; Andrés Sánchez Robayna (España), poeta, ensayista y catedrático; Neftalí Sandoval-Vekarich (Colombia / Serbia), poeta y antropólogo; Jeannette Schwebsch (Argentina); Lasse Söderberg (Suecia), poeta y traductor; Alberto Szpunberg Argentina), poeta y periodista, (Argentina); Paco Ignacio Taibo II (México), narrador y biógrafo; Tendo Taijin (Japón), poeta y pintor; Milagros Terán (Nicaragua), poeta; Luis Tovar (México), escritor y periodista; Iván Trejo (México), poeta; Stefaan van den Bremt (Bélgica), poeta y traductor; Enzia Verduchi (México), poeta; Paloma Villegas (México), escritora; Humberto Vinueza (Ecuador), escritor y poeta; Jordi Virallonga (Cataluña-España), poeta y catedrático; Jürgen Völkert-Marten (Alemania), escritor; Rodja Weigand (Alemania), poeta y editor, Espacio de Arte Schwifting (Alemania); Ron Winkler (Alemania), escritor y traductor; Eraclio Zepeda (México), poeta y narrador; Walter Zimmermann (Alemania), compositor y docente universitario.

Anuncian la toma de posesión del nuevo obispo de Querétaro en el Centro de Convenciones y a altos costos económicos sociales y políticos

Asunción del nuevo Obispo será en QCC

Diario de Querétaro

José Luis Rodríguez

En el Querétaro Centro de Congresos y Convenciones se llevará a cabo la toma de posesión del IX Obispo de Querétaro, Monseñor Faustino Armendáriz Jiménez, el 16 de junio, a las once de la mañana, de acuerdo a información vertida por la Comisión Coordinadora de la Toma de Posesión del IX Obispo de Querétaro que sesionó ayer.

A dicho evento serán invitadas todas las autoridades civiles del Estado, incluyendo al Gobernador y a los Alcaldes de los 18 municipios de la entidad y de los siete municipios de Guanajuato que forman parte de la Diócesis de Querétaro.

Se espera un acto con la asistencia de fieles de las 110 parroquias que conforman la Diócesis así como autoridades eclesiásticas que vendrán de varias partes del país, esperando la asistencia de unos 40 Obispos y del Nuncio Apostólico Christophe Pierre.

De esta manera, se celebrará la fiesta de la sucesión apostólica donde tomará el gobierno de la Diócesis Faustino Armendáriz, originario de Magdalena de Kino, Sonora, y quien fungió durante seis años como Obispo de Matamoros, sucediendo a Mario de Gasperín Gasperín, quien ejerció el obispado durante 22 años en Querétaro.

El lema de esta celebración será “¡Bendito el que viene en nombre del Señor!”, y tiene por objetivo, de acuerdo a la citada Comisión, “celebrar la fiesta de la gratitud y la esperanza con ocasión de la sucesión apostólica en nuestra Diócesis de Querétaro para fortalecer la espiritualidad de comunión de esta Iglesia particular”.

Se detalló que la recepción de los asistentes iniciará a las ocho de la mañana; Monseñor Armendáriz arribará a las diez para que a las once en punto comience la eucaristía y el protocolo de la sucesión.