El proyecto hidroeléctrico “La Parota” en Guerrero

Organizaciones refuerzan llamado a Gobernador de Guerrero para un No a La Parota

Intensifican campaña con videos para solicitar firmas a favor de los “Acuerdos de Cacahuatepec” para evitar que más de 100,000 personas sean afectadas

Ante la falta de una postura clara respecto de la cancelación definitiva del proyecto hidroeléctrico “La Parota” del Gobernador del Estado de Guerrero, Ángel Aguirre, organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos lanzaron este martes una nueva campaña basada en videos, a fin de sumar cartas solicitando al mandatario que firme los “Acuerdos de Cacahuatepec.”

La carta dirigida al Gobernador, la cual también ya fue entregada por el Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Parota (CECOP), señala que el pasado 7 de mayo, en la comunidad de Agua Caliente, frente a miles de campesinos y campesinas, le fue solicitado a Ángel Aguirre comprometerse a NO impulsar el proyecto hidroeléctrico La Parota, a través de la firma de los “Acuerdos de Cacahuatepec”. Sin embargo, hasta el momento el Gobernador no ha mostrado una respuesta clara al respecto por lo que más organizaciones se sumaron a la firma de cartas para el gobernador pidiendo suscriba los “Acuerdos de Cacahuatepec”.

Por lo anterior, la carta textualmente establece: “Señor Gobernador: Sería extremadamente preocupante que, reproduciendo los errores de su antecesor, el gobierno a su digno cargo considere sacrificar la vigencia de los derechos humanos en aras de un proyecto que lejos de conducir al genuino desarrollo sustentable de las comunidades, es legal, social y ambientalmente inviable. En este sentido, la firma de los “Acuerdos de Cacahuatepec” sin duda refrendaría la vocación democrática de su gobierno.”

El proyecto haría que 25,000 personas fueran desplazadas de sus tierras y más de 75,000 fueran afectadas de manera directa. En abril un Tribunal resolvió nuevamente a favor de las comunidades al anular una asamblea que el gobierno intentó hacer de manera ilegal en 2010 para imponer el megaproyecto. Con esta sentencia, suman cinco los juicios a favor de las comunidades opositoras al proyecto.

Por ello, los “Acuerdos” buscan que formalmente se respete la decisión de las y los campesinos quienes desde agosto de 2007 decidieron unánimemente de manera libre, informada y conforme sus usos y costumbres, rechazar la construcción de la Hidroeléctrica por ser un proyecto legal, ambiental y socialmente inviable. Por ello, se establece como primer punto el compromiso del Gobernador a “Gestionar ante el gobierno federal la cancelación definitiva del proyecto hidroeléctrico La Parota”.

Entre las organizaciones firmantes de la campaña se encuentran: Espacio DESC, Centro de Derechos Humanos “Tlachinollan”, Fundar Centro de Análisis e Investigación, Serapaz, WITNESS, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), entre otras. Como parte de la campaña, reunirán más de tres mil firmas antes de que se cumpla un mes de la visita del gobernador a Agua Caliente, es decir, el próximo 7 de junio.

La Carta y Acuerdos de Cacahuatepec pueden consultarse en: www.tlachinollan.org/Noalaparota
El video que presentó el Colectivo Juvenil de Comunicación del Consejo de Ejidatarios y Comunidades Opositoras a la Parota (Cecop) al Gobernador en su visita puede consultarse en: http://www.youtube.com/watch?v=XJ4QqP1BfUU
El video sobre la visita del Gobernador, 7 de mayo, y solicitud de firma de cartas puede consultarse en: http://www.youtube.com/watch?v=KKVqCYXgNZs

Miles de familias rotas y despreciadas

El consuelo y la justicia

Javier Sicilia

APRO

Cuarenta mil muertos, 10 mil desaparecidos –tratados como cifras, como abstracciones estadísticas–, miles de familias rotas y despreciadas por la impunidad del sistema de justicia, y millones de seres humanos desprotegidos, abandonados a la violencia de un crimen organizado que crece a la sombra de un Estado que, en su podredumbre, no ha sabido cumplir con su vocación primera, dar seguridad a sus ciudadanos, era el saldo que hasta el 27 de marzo vivíamos los seres humanos de esta nación. A partir de esa fecha algo cambió. Los asesinados de ese día tenían nombre, un nombre que gritaba, desde el dolor de sus amigos y de sus padres, un “Estamos hasta la madre” de los criminales y de los políticos, un reclamo que repentinamente no sólo comenzó a nombrar a sus muertos, sino a exigir una justicia de la que todos los mexicanos hemos estado privados durante los últimos cuatro años.

Si de alguna manera puedo definir lo que desde entonces han sido la marcha del 6 de abril en Cuernavaca y la que el 5 de mayo salió de esa misma ciudad para llegar el 8 del mismo mes al Zócalo de la Ciudad de México, es a través de dos palabras que los criminales y la “clase” política han extraviado en su inhumanidad: el dolor y el consuelo. Fue el dolor que, convertido en dignidad, inició esta forma de nombrar lo innombrable. Fue esa dignidad, la que a lo largo de las marchas fue sumando dolores, rompiendo el miedo y generando el consuelo. El dolor, me decía mi padre –a diferencia de la alegría que reúne–, une, y esa unión se llama consuelo.

La palabra es hermosa. Consolar es estar con la soledad del otro. Ir a su encuentro para abrazarla y acogerla. Para decirle –como coreaban muchísimos cuando llegamos a la Ciudad de México–: “No estás solo”. “No estamos solos”. “Tu dolor es el nuestro”.

Lo que el 27 de marzo fue una tragedia personal –tan personal como la de 40 mil muertos y familias hundidas en la soledad– se fue convirtiendo en una muchedumbre de soledades que se unía para compartir su dolor con el de otros, y en su abrazo, en su caminar juntos, se consolaban. Las 300 personas que el 5 de mayo salimos de Cuernavaca arropadas por la Bandera de México se fueron al paso de los días convirtiendo en miles. Las soledades llegaban de todas partes. Desde los pueblos y las ciudades más remotas, desde los dolores más atroces y las injusticas más viles llegaban padres, madres, hijos, hijas mutilados con los nombres y las fotografías de sus muertos, y sus lágrimas; llegaban también padres, madres, hijos, hijas que, por gracia, no conocen en carne propia ese dolor, pero a quienes la compasión unía y une en un nosotros; llegaban para abrazar nuestro dolor y nosotros el suyo, para encontrar el amor y la paz que nos arrancaron, para consolarse y consolarnos con una caricia, un llanto, un plato de comida, una botella de agua y hacer de nuevo la primera de las justicias, que es reconocernos como seres humanos y caminar juntos. Con ese caminar, les estábamos diciendo y continuamos diciéndoles a los criminales que, a pesar del terror que quieren imponernos y del sufrimiento que crean, no les tememos, que nuestro consuelo y nuestra dignidad son más fuertes que ellos y que con nuestro andar recuperamos nuestras carreteras, nuestras calles, nuestro territorio. Con ese caminar y nuestro arribo al Zócalo de la Ciudad de México les estábamos diciendo, y continuamos diciéndoles también a los poderes del Estado y a los partidos políticos, que están podridos, que si el crimen está campeando en nuestro país como lo hace es porque el Estado está cooptado por criminales y sólo sirve a intereses ajenos a la ciudadanía, que por ello esta guerra estúpida se va perdiendo y los muertos y el horror los estamos poniendo los ciudadanos. Les estamos diciendo que juntos o sin ellos vamos a refundar esta nación para que la dignidad que hemos mostrado permanezca viva y se haga una ley de seguridad nacional que no sólo piense en la violencia sino en el tejido social que la incompetencia del Estado ha desgarrado.

Nosotros, los hombres y mujeres de a pie, los que sostenemos todos los días a esta nación desgarrada, que llevamos a cuestas el dolor de miles de muertos y de injusticias atroces, hemos hecho con nuestras marchas la primera de las justicias negadas: la del consuelo, que es del orden del amor. Con ese consuelo llegamos y articulamos una movilización que demanda al Estado y a los partidos políticos la segunda justicia que nos deben, la legal. Un consuelo en la impunidad es un consuelo mutilado, y el Estado nos debe esa justicia. No sólo tiene que nombrar a nuestros muertos –darles rostro y presencia; si eran inocentes, indemnizar a las familias; si eran criminales, saber de dónde venían, qué sucede en el tejido social de sus lugares que los convirtió en criminales, y trabajar por rehacerlo–, sino también atrapar a los asesinos, estén en donde estén (en la ilegalidad o en la legalidad), y aplicarles la ley. Nuestros muertos, por voz de los vivos, que se consuelan, hablan y piden justicia. Una justicia que, junto con la recomposición de las instituciones, nadie debe regatearles, a no ser que el Estado acepte ser lo que hasta ahora ha sido, un Estado criminal.

Además opino que hay que respetar los Acuerdos de San Andrés, liberar a todos los zapatistas presos, derruir el Costco-CM del Casino de la Selva, esclarecer los crímenes de las asesinadas de Juárez, sacar a la Minera San Xavier del Cerro de San Pedro, liberar todos los presos de la APPO y hacerle juicio político a Ulises Ruiz.

Los ciudadanos indignados

Participación democrática y estado de rebelión

Enrique Dussel

La Plaza del Sol de Madrid se llena de jóvenes y ciudadanos indignados; así como llenaban por mayores motivos la Plaza Tahrir (de la Liberación) en El Cairo, y el 21 de diciembre de 2001 la Plaza de Mayo en Buenos para derrotar al gobierno de F. de la Rúa y su estado de excepción.

Hemos ya indicado en otra colaboración de La Jornada que estos movimientos nos recuerdan un hecho fundamental en la vida política de los pueblos: el estado de rebelión: la Comuna de participación directa en primera persona plural: nosotros. Recuerda al Estado que no es principalmente un gobierno representativo, sino una comunidad participativa. Marx propuso esa experiencia límite de la Comuna como un postulado político (aquello que es pensable lógicamente o por un cierto tiempo, pero imposible en el largo plazo). Hoy, sin embargo, es políticamente posible.

Los jóvenes de la Plaza del Sol discuten si permanecerán más tiempo en ella. Ellos querrían permanecer para siempre ahí (como enuncia el postulado), pero realistamente deberán volver a sus tareas cotidianas, y no podrán evitar a la representación frecuentemente corrupta y sin posible control por parte de la organización de la participación. ¡Volverá a gobernar representativamente! Aquel: “¡Que se vayan todos!”, enuncia el postulado, la idea regulativa, pero no es factible. Factibilidad y gobernabilidad no están contra los ideales, los postulados, pero le marcan sus límites.

Es decir, es imposible permanecer siempre en la plaza. ¿Hace esto imposible una participación diaria, cotidiana, organizada, eficaz del pueblo? ¿Cómo puede alcanzarse la práctica permanente de una participación auténtica? ¿Es para ello necesario negar la representación (que se va corrompiendo en todos los países actualmente) e intentar una participación directa imposible? El aparente dilema se disuelve comprendiendo que es necesario organizar la participación desde la base (como en los ejemplares caracoles zapatistas o en la legislación venezolana promulgada el 21 de diciembre de 2010 sobre “Leyes del Poder Popular”) en las asambleas de la comunidad o las Comunas, con la representación respectiva (el “concejo comunal”, por ejemplo en Venezuela). Pero después, hay que ascender a un segundo nivel organizativo de la participación en la Comuna, representada en el “consejo ejecutivo”; para sólo en un tercer nivel llegar participativamente a la Asamblea conjunta de las Comunas (en el nivel municipal), con la representación en el “parlamento comunal” o municipal. Es decir, desde abajo hacia arriba, desde la base hasta el municipio, estado provincial o Estado federal, se van organizando, de manera muy diversa, las dos instancias de la democracia: la participación y la representación. El liberalismo burgués sólo institucionalizó la unilateral democracia representativa, hoy en crisis. No hay sin embargo que eliminar la representación. Hay que darle contenido y controlarla con la organización de la participación en todos los niveles. Esto último nunca se ha practicado (ni siquiera ideado, en cuanto articulado con la representación). Es la revolución política del siglo XXI.
Es decir, las masas que pueblan las plazas inconformes y rebeldes no han imaginado todavía cómo permanecer en la participación factible, organizada, institucionalizada, cotidiana, eficaz. No es ciertamente gracias a una asamblea directa permanente.

No serán ya los partidos políticos, necesarios en la representación, los que organicen la participación. Ahora son los movimientos antisistémicos, las instituciones de la sociedad civil (como sindicatos, grupos de vecinos, tercera edad, niños de la calle, pueblos originarios, feministas, etcétera), que con las redes electrónicas (los nuevos medios de producción de las decisiones políticas se transforman en instrumentos revolucionarios en manos del pueblo mismo), los que convocan multitudes a las plazas del mundo. Pero esta revolución de participación no sólo necesita organización, institucionalización (constitucional y legal, como en Venezuela2), además de estratégica y táctica cotidiana, sino también necesita una teoría para dar contenido político al movimiento, y la aparición de cierto liderazgo orgánico (como enseñaba A. Gramsci), sin las cuales condiciones se cae inevitablemente en un espontaneísmo ahora sí populista (y es el peligro inminente de todas esas muchedumbres indignadas justamente).

Queremos indicar entonces que la humanidad, las grandes masas de los países periféricos y centrales, comienzan a tomar conciencia de que la democracia representativa (no la democracia sin más) y los organismos internacionales (en especial del capital financiero) no son dignos de confianza por el alto grado de corrupción de sus burocracias (como lo manifiesta el FMI) y por su opción capitalista. Ante ellos, se levanta un pueblo en estado de rebelión (que deja al estado de derecho y al estado de excepción en el aire, al menos en Egipto o en el ejemplo argentino), y que convoca a la imaginación para organizar una nueva estructura participativa del Estado que exija, con planificación mínima pero estratégica, el cumplimiento de las necesidades del pueblo a las instituciones representativas, y que las controle eficazmente. Es la organización participativa del pueblo la que debe “vigilar y castigar” (no disolver) a la representación. A la representación le corresponde aquello de “mandar obedeciendo”; no a la participación, que “manda mandando”.

1 Filósofo.

2 Expresar esto en los medios intelectuales y filosóficos de los socialdemócratas europeos o estadunidenses, y sus comentaristas latinoamericanos, crea fuertes reacciones, donde se confunden los lentos progresos de la participación (en el cuerpo legal y en la práctica) en Venezuela con un populismo vulgar, cuando no fascista.

Los municipios de Querétaro no informan lo que deben en sus sitios web, dicen

Municipios opacos

SEGUN Sociedad Civil Locallis S.C., informó que los 18 municipios que comprenden el Estado violan la Ley Estatal de Acceso a la Información.Diario de Querétaro

Héctor Ayala

Los 18 mnicipios que comprenden el Estado violan la Ley Estatal de Acceso a la Información al no cumplir a cabalidad la publicación de los datos que están obligados a dar a conocer en sus páginas web, además de que la poca información que se encuentra es escueta y no está actualizada, informó el organismo de la Sociedad Civil Locallis S.C., mediante un comunicado de prensa en el que también hacen un llamado urgente para que los órganos encargados de vigilar a los gobiernos municipales sancionen de manera inmediata el incumplimiento de las autoridades y funcionarios municipales.

Locallis es un organismo de la Sociedad Civil trabaja para promover el desarrollo local, basado en fortalecer la trasparencia y rendición de cuentas de los gobiernos municipales, buscando vías de cooperación y corresponsabilidad para avanzar hacia esquemas de interacción participativa, incluyente y sustentable.

En este sentido Locallis S.C. realizó del 18 al 20 de mayo del presente año, una revisión detallada de la información pública que por oficio los gobiernos municipales de Querétaro deben tener en sus portales web.

De esta manera se examinó que el contenido y la actualización de la información pública de los gobiernos municipales atendieran los requeridos de cada una de las fracciones de los artículos 7, 8, 9 y 10 de la Ley Estatal de Acceso a la Información Gubernamental en el estado de Querétaro.

Los resultados arrojados de dicha investigación, indican que ninguno de los 18 gobiernos municipales de Querétaro cumplen al 100% con la ley estatal de acceso, ya que no publican, toda la información a la que están obligados o los datos no han sido actualizados. Siendo los gobiernos municipales de Ezequiel Montes y Jalpan los menos peores ya que cumplen con la Ley en un 55.4%; seguidos por Querétaro y San Joaquín con 42.9%, y el municipio de Corregidora con un 35.7%.

El nivel de incumplimiento del resto de los gobiernos municipales rebasa el 70%. Los peores calificados son Pedro Escobedo (1.8%), Cadereyta (3.6%) y San Juan del Río (5.4%)

Cabe mencionar que casi la mayor parte de los gobiernos municipales sólo atienden las obligaciones referidas al artículo 7, mientras que de los artículos 8, 9 y 10 no publican nada. Esos artículos tienen que ver con las convocatorias y resultados de permisos, licencias, adquisiciones y compras, así como con lo relativo a la obra pública que se realiza.

Los dos únicos gobiernos municipales que publican información de esos artículos, y que además está actualizada, son Ezequiel Montes y Jalpan, razón por la cual su incumplimiento no es tan alto como el de los otros gobiernos.

Ante esta situación Locallis hace un llamado para reformar la ley estatal de acceso a la información del estado de Querétaro, ya que está muy lejos de acercarse a los estándares internacionales y nacionales referentes al derecho del acceso a la información pública.

Denuncia Pública de comunidad chiapaneca

Comunidad de Cruztón, Municipio de Venustiano Carranza, Chiapas, México.

A la Junta de Buen Gobierno de la Zona Altos, con sede en Oventic, Chiapas.

A las y los adherentes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona.

A la Zezta Internacional.

A los Medios de Comunicación Alternativo.

A las Organizaciones de Derechos Humanos.

Compañeras y compañeros:

Antes que nada queremos mandarles un gran saludo de parte de l@s compañer@s adherentes a La Otra Campaña de nuestra comunidad. Hoy queremos informarles lo que actualmente está sucediendo.

El día 5 de abril de 2011 aproximadamente las 12:30pm, nos encontrábamos trabajando en nuestro predio, cuando llegaron cuatro personas que dijeron llamarse Mariano Pérez Pérez, Dionisio Pérez Díaz, Pedro Pablo Pérez Pérez y Domingo López López, los tres primeros dijeron ser de Nuevo Amatenango y el ultimo del Poblado Nuevo San Juan ambos del municipio de Teopisca, quienes dijeron que iban de parte de la Procuraduría Agraria y del dirigente Felipe Gómez Díaz porque aquí hay unas tierras que están abandonadas y que además hay en demasía. Nosotros les dijimos que estaban dentro de nuestras tierras recuperadas y que aquí ya no hay más, que desde hace muchos años es nuestras tierras porque lo trabajaron nuestros abuelos, que en el 2007 las recuperamos y que en junio de 2009 el mal gobierno resolvió este conflicto, dejándonos en nuestra posesión las 249-39-06.574 has. patrimonio de nuestra familias.

A partir del 5 de abril al 16 de mayo del presente año, nos hemos enterado por rumores que dan a conocer algunas gentes en la comunidad de que andan formando un grupo para volver a despojarnos de nuestras tierras y que en ese grupo supuestamente hay gente de nuestra propia comunidad. Además nos hemos enterado de que el señor Valentín Jiménez González quien fue Presidente del Comisariado Ejidal del Ejido San José Cerro Grande I, que mañosamente invadieron nuestro predio y que más tarde lo regularizaron como un nuevo ejido a través de su programa PROCEDE, y que en junio de 2009 recibieron “un apoyo económico, con la finalidad de finiquitar la controversia social agraria” y donde el acuerdo que de que las tierras quedan en legitima posesión de nosotros los Adherentes a La Otra Campaña, está organizando la gente para volver a despojarnos de nuestras tierras.

Según los rumores en nuestra comunidad, el señor Valentín vendió por 60 mil pesos al señor Guadalupe Cruz, los documentos de su supuesto Ejido San José Cerro Grande I, documentos que desde junio de 2009 quedan sin valor porque renunciaron sus derechos agrarios vigentes en relación a las 249-39-06.574 has. para resolver la problema y donde las tierras quedan en nuestra legitima posesión, además se obligaron a no ejercer en el presente o en el futuro ninguna acción de hecho ni de derecho para volver a recuperar nuestras tierras. Por eso de esta manera el señor Valentín quiere engañar a la gente para volver a crear conflicto y que además quiere que le den su “parte” si el nuevo grupo nos logra despojar de nuestras legítimas tierras. Nosotros siempre hemos denunciado que los supuestos ejidatarios del desaparecido Ejido San José Cerro Grande I, siempre han estado creando problemas e invadiendo para después hacer negocios con nuestra madre tierra.

Por eso exigimos al mal gobierno que respete nuestras legitimas tierras que por de derecho nos corresponde. Y que deje la Procuraduría Agraria de estar insistiendo a la gente para invadir y crear más problemas. Ya que nosotr@s nos dedicamos a trabajar nuestras legitimas tierras, limpiamente, para el sustento de nuestros hijos.

Hacemos responsable al mal gobierno de lo que puede suceder en nuestra comunidad y además le exigimos que nos informe de inmediato el resultado que tuvo el “CONVENIO FINIQUITO” firmado el 3 junio de 2009 y llevado dicho convenio ante el Tribunal Unitario Agrario para su ratificación.

Es por eso que también les pedimos a ustedes compañeras y compañeros Adherentes a La Otra Campaña que estén pendientes de nuestra situación, porque nuevamente el mal gobierno pretende crear conflicto en nuestras legítimas tierras.

Respetuosamente,

Comunidad de Cruztón, Municipio de Venusiano Carrranza, Chiapas; México

¡Viva el EZLN! ¡Viva el EZLN! ¡Viva el EZLN!

¡La tierra es de quien la trabaja!

¡La tierra no se vende, se siembra y se defiende!

¡Viva La Otra Campaña!

¡Alto a la guerra de Calderón!

La reforma laboral, será discutida en la Fac. de CPyS de la UAQ

La Facultad de Ciencias Políticas y Sociales invita al Foro de Análisis

“Los trabajadores y la reforma laboral pendiente”,

que tendrá lugar este jueves 26 de mayo a las 12:00 horas, en el auditorio de la FCPS. Participarán:

Ángel Balderas Puga, del SUPAUAQ;

Alicia Colchado Ariza, del Sindicato de Telefonistas,

y César Pérez Guzmán, de Sindicato de Trabajadores de la CEDH.

Coordinación de Divulgación
Facultad de Ciencias Políticas y Sociales

Vaaamonos al cine

El Instituto Interdisciplinario de Estudios Aplicados

“Lou Andreas Salomé”

Invita a la proyección de la película

La chiave, 1983.

Este jueves 26 de mayo, a las 17:00 horas se proyectará la película La chiave (La llave), una producción de 1983. El director de esta película, Giovanni Tinto Brass es uno de los cineastas que han salido fuera de lo convencional; lo que para entonces se comprendía como una aberración, o se vivía como un tabú, la sexualidad, el erotismo son temas que retoma para dejarlos salir de los oscuros y viejos armarios, a pesar de la censura. Tinto Brass rompe con esa intimidad que tanto se resguarda y que impide que aquel que quiera ejercer su sexualidad con prácticas diferentes sea reprimido por sus propias pautas culturales, pautas que la sociedad interioriza en cada persona. Es así, que en los 80s, cuando se muestra en pantalla este film, provoca la murmuración, la censura, y el escándalo de una sociedad que no se atreve a romper las mordazas culturales. En México y en otros partes del mundo, hablar del erotismo a través del cine, de la literatura, de la fotografía es una rebeldía, una ruptura, porque lo común es silenciar “lo íntimo” bajo argumentos morales que permean a toda una sociedad.
Del director de esta película se dice que es un cineasta contradictorio, y esa contradicción, qué tanto se expresa en su filmografía, en el lenguaje que utiliza para hablar de aquello que se insiste en mantener en secreto.
La película se basa en el libro del novelista japonés Junichiro Tanizaki (1886-1965), en su obra Kagi (La llave) trata el conflicto entre los valores tradicionales y las ideas modernas del amor y la belleza, lo occidental y lo oriental, lo tradicional y lo moderno, lo perdurable y lo fugaz, la luz y la sombra, el amor y la muerte, el vestido y la carne, lo necesario y lo perverso, son líneas que se entrecruzan en las páginas de esta novela. Kagi (La llave), fue escrita en 1956, y es una muestra excelente de este mosaico de contradicciones interdependientes.

Hay mucho que charlar sobre la película, de la novela, de los actores, del contexto del tema, del contexto de la producción fílmica, de las intenciones del director, de la fotografía, etcétera.

Te esperamos a la charla. La cita es en Balderas 44, int. 201, col. centro, a una cuadra del metro Juárez, rumbo a la Alameda.
Saludos