Juego sucio contra el movimiento que envabeza Javier Sicilia por la Paz

Denuncia Sicilia “campaña sucia” contra el Movimiento por la Paz

José Gil Olmos

(apro)

.- Los promotores del Movimiento Nacional por la Paz, que organizan la caravana a Ciudad Juárez, Chihuahua, desmintieron ser los autores de una carta dirigida al alcalde de esa ciudad, Héctor Murguía Lardizábal, en la que se le pide mantenerse al margen de la movilización y abstenerse de brindar seguridad a los activistas.
El poeta Javier Sicilia denunció que se trata de una “campaña sucia” que pretende poner en riesgo la caravana que partirá de Cuernavaca, Morelos, el próximo 4 de junio y llegará a Juárez el viernes 10.
En esa ciudad fronteriza, una de las más golpeadas por la violencia, el Movimiento firmará un pacto ciudadano para detener la violencia y las miles de muertes que ha dejado como saldo la guerra contra el narcotráfico declarada por el presidente Felipe Calderón.
En el transcurso de este viernes 27 estuvo circulando una carta apócrifa en la que supuestamente Sicilia le pide al alcalde de Juárez, Héctor Agustín Murguía Lardizábal, mantenerse al margen de la caravana que promueve el Movimiento Nacional por la Paz.
El Movimiento y Sicilia denunciaron, en un breve comunicado, el inicio de “una guerra sucia encaminada a golpear y desactivar la protesta social”.
El colaborador de Proceso aclaró: “Nosotros pedimos seguridad a la Federación y a todos los estados por donde vamos a pasar, es una vocación y es una obligación del Estado velar por la seguridad de los ciudadanos”.
El escritor aclaró que los trabajos preparativos para la caravana van bien y pidió no hacer caso de esta estrategia “de sujetos que buscan poner en peligro a la caravana”.
Advirtió que esto no puede seguir así, pues es “de una vileza atroz estar firmando con el nombre de otra persona”.
Y anticipó que todo lo que firme y envíe, “siempre va a estar en esta tónica de los seis puntos de nuestra demanda”.
El Movimiento Nacional por la Paz destacó que uno de los aspectos que más se están cuidando es precisamente la seguridad para esta caravana y que el Estado y los gobiernos deben, por obligación, brindarla.
La caravana cruzará por 12 entidades, algunas de las cuales son consideradas de alto riesgo, como Zacatecas, Durango, Nuevo León y la propia Chihuahua.

Cáritas no es un asunto de filantropía. Cómo se ejerce en la Diócesis de Querétaro?

Caritas Internacional no es una organización cualquiera, fue creada por un Papa (Pío XII) y está íntimamente ligada a la Iglesia.

Por eso no puede hacer de la caridad una simple filantropía, no puede equipararse a las otras asociaciones mundiales de ayuda humanitaria y, mucho menos, puede difundir documentos contrarios al magisterio católico.

Palabras clarísimas de Benedicto XVI.

Este día el Papa recibió en el Palacio Apostólico de Roma a los más de 300 delegados que asistieron, esta semana, a la asamblea general de la institución. En un preciso discurso el pontífice habló abiertamente de sus preocupaciones respecto a Caritas: que mantenga su identidad católica, que sea administrada de manera correcta y que esté verdaderamente al servicio de los obispos.

Y aunque reconoció la libertad de los fieles laicos de actuar libremente en política, recordó que esto nunca puede ir en contra de los valores cristianos “no negociables” (vida, familia y dignidad humana). Por eso El Vaticano decidió intervenir, en los próximos meses, con una revisión profunda del trabajo de la organización. Intervención que pretende evitar que se repitan errores del pasado como el aliarse con ONG pro-aborto, como editar nefastos textos de educación sexual o administrar de manera poco eficaz los recursos.

A continuación compartimos con los seguidores de Sacro&Profano algunos extractos del discurso del pontífice, un ineludible referente del futuro que vendrá para Caritas.

CARITAS, EN EL CORAZÓN DE LA IGLESIA
Benedicto XVI / 27 de mayo de 2011

Caritas Internationalis es distinta de otras agencias sociales porque es un organismo eclesial, que comparte la misión de la Iglesia. Esto es lo que los Pontífices han querido siempre y esto es lo que vuestra Asamblea General debe afirmar con fuerza. Esto comporta una especial responsabilidad eclesial: la de dejarse guiar por los Pastores de la Iglesia.

Desde el momento que Caritas Internationalis tiene un perfil universal y está dotada de personalidad jurídica canónica pública, la Santa Sede tiene el deber de seguir su actividad y de vigilar para que, tanto su acción humana y de caridad como el contenido de los documentos que difunde, estén en plena sintonía con la Sede Apostólica y con el Magisterio de la Iglesia, y para que se administre con competencia y de modo transparente. Esta identidad distintiva es la fuerza de Caritas Internationalis, y es lo que hace su actividad particularmente eficaz.

Además, quisiera subrayar que vuestra misión os lleva a desarrollar un importante papel en el plano internacional. La experiencia que habéis adquirido en estos años os ha enseñado a haceros portavoces ante la comunidad internacional de una sana visión antropológica, alimentada por la doctrina católica y comprometida en la defensa de la dignidad de cada vida humana.

Sin un fundamento transcendente, sin una referencia a Dios creador, sin la consideración de nuestro destino terreno, corremos el riesgo de caer en manos de ideologías dañinas. Todo lo que decís y hacéis, el testimonio de vuestra vida y de vuestras actividades, son importantes y contribuyen a promover el bien integral de la persona humana.

Caritas Internationalis es una organización que tiene el papel de favorecer la comunión entre la Iglesia universal y las Iglesias particulares, como también la comunión entre todos los fieles en el ejercicio de la caridad. Al mismo tiempo, está llamada a ofrecer su propia contribución para llevar el mensaje de la Iglesia a la vida política y social en el plano internacional.

En la esfera política – y en todas aquellas áreas que se refieren directamente a la vida de los pobres– los fieles, especialmente los laicos, gozan de una amplia libertad de acción. Nadie puede, en materias abiertas a la discusión libre, pretender hablar “oficialmente” en nombre de todos los laicos o de todos los católicos.

Por otro lado, cada católico, en verdad cada hombre, está llamado a actuar con conciencia purificada y con corazón generoso para promover de manera decidida aquellos valores que he definido a menudo como “no negociables”.

Caritas Internationalis está llamada, por tanto, a trabajar para convertir los corazones a una mayor apertura hacia los demás, para que cada uno, en pleno respeto de su propia libertad y en la plena asunción de las propias responsabilidades personales, pueda actuar siempre y en todas partes a favor del bien común, ofreciendo generosamente lo mejor de sí mismo al servicio de los hermanos y hermanas, en particular los más necesitados.

Derecho a réplica en: andresbeltramo@hotmail.com

Principales causas de muerte en las mujeres mexicanas

Principales causas de muerte en mujeres en México

La Jornada

Las estadísticas oficiales más recientes indican que en 2008 murieron 238 mil 150 mujeres. Las principales causas fueron:

Diabetes mellitus

Enfermedades isquémicas del corazón (infartos)

Enfermedad cerebrovascular

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Enfermedades hipertensivas

Infecciones respiratorias agudas bajas
Cirrosis y otras enfermedades crónicas del hígado

Afecciones originadas en el periodo perinatal

Nefritis y nefrosis

Cáncer de mama

Desnutrición

Cáncer cérvico-uterino

Accidentes de tránsito

Cáncer de hígado

Cáncer de estómago.

50 años de Amnistía Internacional

50 AÑOS DE AMNISTÍA INTERNACIONAL
VI PREMIO DE DERECHOS HUMANOS PARA ABEL BARRERA

Amnistía Internacional en Alemania ha entragado hoy, en presencia del Presidente Federal Christian Wulff, el VI Premio de los Derechos Humanos al defensor de Derechos Humanos Abel Barrera Hernández y al centro de Derechos Humanos “Tlachinollan” de Guerrero, México. La ceremonia tuvo lugar durante la “Celebración por los Derechos Humanos” con motivo de la 50 Aniversario de la fundación de Amnistía Internacional (28 de mayo) en la “Casa de las Culturas del Mundo” en Berlín. Al acto contribuyeron los artistas Françoiz Breut, Sophie Hunger, Michael Mittermeier, Alice Sara Ott y Söhne Mannheims.
Salil Shetty, Secretario General de Amnistía Internacional, pronunció el discurso de reconocimiento elogiando el empeño personal y el trabajo estratégico de Tlachinollan: “Abel Barrera y sus colaboradores abogan con su corazón y su inteligencia por un nuevo México en el que los Derechos Humanos de los pobres no sean pisoteados y en el que los agresores no queden impunes”.
Desde 1994, Barrera y su equipo luchan incesantemente, exponiéndose a un elevado riesgo personal, por los derechos de la población indígena del Estado de Guerrero. Tlachinollan investiga casos de desapariciones y de agresiones por parte del ejército. El centro ya ha presentado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos varios casos de violación y malos tratos perpetrados por soldados.
Durante su discurso de agradecimiento, Barrera afirmó que “en México, la lucha por la justicia representa una experiencia dolorosa, traumática y, en los últimos años, peligrosa. A los defensores y defensoras indómitas de Guerrero va con todo el corazón y cariño este premio”. En lo que va de año, Amnistía Internacional ha puesto en marcha más de 20 acciones urgentes por personas amenazadas y perseguidas en México.
Con el Premio de los Derechos Humanos, Amnistía Internacional condecora y apoya a personas y organizaciones que han defendido y abogado por los derechos humanos incluso en difíciles situaciones. Entre las personalidades premiadas hasta ahora figuran Monira Rahman de Bangladesh (2006) y la organización “Women of Zimbabwe Arise” de Zimbabue (2008).

El gobierno de México responsable de la desaparición forzada de personas

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México

Pronunciamiento

Gobierno mexicano responsable de la desaparición forzada de personas

En el marco de la Semana Internacional del Detenido Desaparecido, este Centro de Derechos Humanos se suma a la exigencia por la aparición con vida de las personas desaparecidas forzosamente en el mundo, en el continente latinoamericano, en México y en Chiapas durante el conflicto armado interno aún no resuelto donde, a través de una guerra de baja intensidad, el Estado mexicano resulta responsable de graves violaciones a los derechos humanos.

La práctica de la desaparición forzada de personas, como lo establece el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, constituye un Crimen de Lesa Humanidad,1 puesto que implica una violación múltiple y continuada de derechos humanos esenciales de carácter inderogables y protegidos por los tratados internacionales como son el derecho a la vida; a la libertad personal; a la integridad personal; a la seguridad personal; a tener personalidad jurídica; protección judicial y garantías judiciales.

En Chiapas, durante el periodo más álgido del conflicto armado interno, la desaparición forzada de personas era una práctica común y, en el periodo que va de 1995 a 2001, este Centro de Derechos Humanos tiene documentado en la zona Norte del estado la desaparición forzada de 32 hombres y cinco mujeres por el actuar del grupo paramilitar “Desarrollo Paz y Justicia” (Paz y Justicia) cuyas acciones respondían a un plan de contrainsurgencia vigente desde 1994, con la finalidad de acabar con las Bases de Apoyo del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional y sus simpatizantes.

En ese entonces Paz y Justicia actuaba en contra de la población civil en los municipios de Tila, Tumbalá, Sabanilla, Yajalón, Salto de Agua y se caracterizó por la violencia utilizada a través de emboscadas, desplazamiento forzado, desapariciones forzadas, asesinatos, violaciones sexuales, torturas, la cual fue denunciada reiteradamente en su momento por este Centro de Derechos Humanos.

En una política contrainsurgente, similar a la descrita anteriormente, el 13 de noviembre de 2006, en Viejo Velasco, en el municipio de Ocosingo, Chiapas, la comunidad fue emboscada por civiles armados identificados como Organización Para la Defensa de los Derechos Indígenas y Campesinos (OPDDIC) acompañados por 300 elementos de la seguridad pública, resultando el asesinato de cuatro personas y la desaparición forzada de Mariano Pérez Guzmán, Miguel Moreno Montejo, Pedro Núñez Pérez y Antonio Peñate López, también conocido como Juan Peñate Montejo.

En este escenario, cabe resaltar que en el ámbito internacional el Estado mexicano figura como uno de los principales impulsores de la Convención Interamericana sobre desaparición forzada de personas; el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional; La Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas, entre otros instrumentos internacionales en la materia. Lo paradójico es que ha realizado reservas muy claras en cuanto al fuero militar, por lo que a través de éstas, sigue permitiendo violaciones a derechos humanos perpetradas por efectivos militares, además de haber cerrado la fiscalía especial para investigar los crímenes del pasado y no efectuar las investigaciones adecuadas por la desaparición forzada de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez integrantes del Ejército Popular Revolucionario; así como mantener en la impunidad las desapariciones forzadas de las personas migrantes que cruzan el territorio mexicano.

Con respecto a la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas, el gobierno mexicano estableció como reserva el no reconocimiento de la competencia del Comité contra la Desaparición Forzada, instituido para recibir y examinar las comunicaciones presentadas por las víctimas, sus familiares o representantes. Esta decisión es incompatible con la naturaleza misma del tratado y deja ver nuevamente la falta de voluntad política para emprender acciones reales para abatir y erradicar dicha práctica.

Lo que hemos constatado, a través de los casos de desaparición forzada de personas que ha documentado este Centro de Derechos Humanos, el gobierno mexicano, no respeta, ni protege, ni garantiza, en el ámbito nacional, los derechos humanos que ratifica ante la comunidad internacional, lo cual demuestra la ineficacia del sistema de justicia y la falta de voluntad a encontrar el paradero de las víctimas de estos hechos de crímenes de lesa humanidad.

Ante la situación anteriormente descrita, exigimos la aparición con vida de:

Amado Gómez Torres, desaparecido forzadamente el 7 de mayo de 1996, en Unión Juárez, Sabanilla.

Antonio González Méndez, desaparecido forzadamente el 19 de enero de 1999, en El Calvario, Sabanilla.

Basilio Gutiérrez López, desaparecido forzadamente el 6 de junio de 2001, en Misopá Chinal, Tila.

Braulio López Pérez, desaparecido forzadamente el 14 de julio de 1995, Tila.

Cándido Vázquez Sánchez, desaparecido forzadamente el 30 de septiembre de 1994 en El Crucero, Tila.

Carmelino Pérez Jiménez o Carmelo Pérez López, desaparecido forzadamente el 5 de junio de 1996 en Los Moyos Sabanilla.

Carmelino Vázquez Sánchez, desaparecido forzadamente entre el 12 y 17 de junio de 1996 en Patastal, Tila.

Cruzindo Álvarez Jiménez, desaparecido forzadamente el 19 de junio de 1996 en Jesús Carranza, Sabanilla.

Domingo Jiménez Sánchez, desaparecido forzadamente el 2 o 3 de septiembre de 1996 en Rancho Santa Rosa, ejido Huanal, Tila.

Domingo Ortiz Gutiérrez, desaparecido forzadamente el 25 de junio de 1996 en Panchuc Corozil, Tila.

Domingo Pérez Martínez, desaparecido forzadamente en junio o julio de 1996, zona Norte.

Emilio Martínez Pérez, desaparecido forzadamente el 10 de septiembre de 1996, en Masojá Grande, Tila.

Encarnación Pérez Pérez, desaparecido forzadamente el 12 de agosto de 1996 en Masojá Chico, Tila.

Fernando López Martínez, desaparecido forzadamente el 19 de junio de 1996 en Jesús Carranza, Sabanilla.

Florencio Gutiérrez Vázquez, desaparecido forzadamente el 3 de junio de 1996 en zona Norte.

Florentino Pérez Sánchez, desaparecido forzadamente el 14 de julio de 1995 en el municipio Tila.

Guadalupe Hernández Jiménez, (indígena Chol) desaparecido forzadamente el 4 de junio de 1996, Los Moyos, Sabanilla.

Guadalupe Sánchez López, desaparecida forzadamente el 25 de junio de 1995 en Pachuc Corozil, Tila.

Gustavo Hernández Parcero, desaparecido forzadamente el 14 de julio de 1995, en El Crucero, Tila.

Hermelinda Pérez Torres, desaparecida forzadamente el 21 de junio de 1996, en Miguel Alemán, Tila.

Juan Ramírez Torres, desaparecido forzadamente el 4 o 5 de junio de 1996, en Miguel Alemán, Tila.

Lorenzo García García, desaparecido forzadamente el 20 de noviembre de 1994, Tzaquil, Tila.

María López Méndez, desaparecida forzadamente el 24 de marzo de 1995, Emiliano Zapata, Tumbalá.

María Rebeca Pérez Pérez, desaparecida forzadamente el 12 de agosto de 1996, Masojá Chico, Tila.

Mateo Arcos Guzmán, desaparecido forzadamente el 1 de agosto de 1997, Aguascalientes, Tila.

Mateo Jiménez López, desaparecido forzadamente el 24 de mayo de 1996, Usipá, Tila.

Mateo Méndez Jiménez, desaparecido forzadamente el 24 de mayo de 1996, Usipá, Tila.

Miguel López López, desaparecido forzadamente el 4 de septiembre de 1996, municipio Tila.

Miguel Parcero Parcero, desaparecido forzadamente el 1 de agosto de 1997, 1 de Enero de 1997.

Minerva Guadalupe Pérez Torres, desaparecida forzadamente el 20 de junio de 1996, Miguel Alemán, Tila.

Oscar Jiménez Jiménez, desaparecido forzadamente el 19 o 20 de junio de 1996 en Pachuc Corozil, Tila.

Pascual Ortiz Sánchez, desaparecido forzadamente el 25 de junio de 1995, Panchuc Corozil, Tila.

Pascual Ramírez Gómez, desaparecido forzadamente el 14 de julio de 1995, municipio Tila.

Pedro Álvaro Arcos, desaparecido forzadamente el 14 de julio de 1995, municipio Tila.

Ramón Ramírez López, desaparecido forzadamente el 14 de julio de 1995, municipio Tila.

Sebastián Vázquez Martínez, desaparecido forzadamente el 14 o 15 de agosto de 1996, municipio Tila.

Gerónimo Gómez López, desaparecido forzadamente el 20 de diciembre de 2000 en Simojovel.

José Hidalgo Pérez, desaparecido forzadamente el 10 de junio de 1999, San Cristóbal de Las Casas.

Antonio Guzmán González, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Prado, Ocosingo.

Fernando Ruiz Guzmán, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Prado, Ocosingo.

Marco Guzmán Pérez, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Prado, Ocosingo.

Doroteo Ruiz Hernández, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Prado, Ocosingo.

Diego Aguilar Hernández, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Prado, Ocosingo.

Eliseo Hernández Cruz, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Prado, Ocosingo.

Eusebio Jiménez González, desaparecido forzadamente en enero de 1994, San Juan,

Ocosingo.

Santiago Pérez Méndez, desaparecido forzadamente en enero de 1994, San Juan, Ocosingo.

Marcos Pérez Córdoba, desaparecido forzadamente en enero de 1994, San Juan, Ocosingo.

Juan Mendoza Lorenzo, desaparecido forzadamente en enero de 1994, San Miguel, Ocosingo.

Elíseo Sánchez Pérez, desaparecido forzadamente en enero de 1994, San Miguel, Ocosingo.

Leonardo Méndez Sántiz, desaparecido forzadamente en enero de 1994, La Garrucha,

Ocosingo.

Carmelo Méndez Méndez, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Carmen Pataté, Ocosingo.

Javier Hernández López, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Carmen Pataté,

Ocosingo.

Enrique González García, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Patiwitz, Ocosingo.

Marcelo Pérez Jiménez, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Patiwitz, Ocosingo.

Manuel Sánchez González, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Patiwitz, Ocosingo.

Nicolás Cortez Hernández, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Patiwitz, Ocosingo.

Vicente López Hernández, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Patiwitz, Ocosingo.

Javier López Hernández, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Nuevo Suchilá,

Ocosingo.

Alejandro Sánchez López, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Galeana, Ocosingo.

Enrique Hernández Vázquez, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Martinica, Ocosingo.

Juan N, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Ibarra, Ocosingo.

Floriberto López Pérez, desaparecido forzadamente en enero de 1994, La Sultana, Ocosingo.

Pedro López García, desaparecido forzadamente en enero de 1994, La Sultana, Ocosingo.

Alfredo Sánchez Méndez, desaparecido forzadamente en enero de 1994,, La Sultana,

Ocosingo.

Santiago Ramírez Hernández, desaparecido forzadamente en enero de 1994, San Juanito, Ocosingo.

Apolinar López López, desaparecido forzadamente en enero de 1994, San Francisco,

Ocosingo.

Rogelio García García, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Carmen Chiquito,

Ocosingo.

Silverio Gómez Alvarez, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Norte de Chiapas, Ocosingo.

Bartolo Pérez Cortés, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Prado, Ocosingo.

Marcos Gómez Velasco, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Chanal, Ocosingo.

Arturo Aguilar Jiménez, desaparecido forzadamente en enero de 1994, Yaxkul, Ocosingo.

Francisco Gómez Hernández, desaparecido forzadamente en enero de 1994, La Sultana, Ocosingo.

Mariano Pérez Guzmán, Miguel Moreno Montejo, Pedro Núñez Pérez y Antonio Peñate López, también conocido como Juan Peñate Montejo, desaparecidos forzadamente el 13 de noviembre de 2006 en Viejo Velasco, Ocosingo.

Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, desaparecidos forzadamente el 24 de mayo de 2007, Oaxaca de Juárez, Oaxaca.

Los y las migrantes desparecidas forzosamente en territorio mexicano