Querétaro dejó de ser él mismo a partir de 1967 y pasó a otra etapa de su historia:Una imitación del mundo “globalizado”

Cuando Querétaro
cambió para siempre

José Félix Zavala

La construcción de la modernidad en Querétaro, tal como la conocemos ahora, se inicia cuando las grandes casonas, en aras de la modernidad, fueron divididas en dos partes, algunos dicen que hasta muertos hubo.

Los buldoser, ignorantes de su destructividad, se abrieron camino entre las casas del centro de la ciudad, para dejar el paso a su majestad el automóvil y así surgieron las avenidas Corregidora y Ezequiel Montes.

El río Querétaro se fue, dejando el paso a la Avenida Universidad, los árboles cayeron para que surgiera la Calzada Zaragoza.

Las entonces lejanas poblaciones de La Cañada y El Pueblito, de pronto se vieron unidas por la avenida Constituyentes y todos los nuevos avecindados, llegados por miles y de todas partes a esta ciudad, se unieron entre sí, por el Bulevar Bernardo Quintana y la Avenida 5 de Febrero.

Los terrenos cultivables de la hacienda de La Laborcilla sirvieron, lo mismo que los de la hacienda de Carretas, a la industria inmobiliaria, dando lugar a Parques Industriales y a las plazas comerciales que allí se encuentran, transformando el lugar en el centro industrial más moderno y funcional de América Latina, instalado en los contornos de Querétaro. Es el año de1961.

La modernidad llega, comienza a despegar con tan solo la industria textil, hecha una realidad con las fábricas de Hércules, San José de la Montaña y Queretana Textil. Es el año de 1935.

En el año de 1943 están ya instaladas las industrias conocidas como El Fénix, La Concordia y La Carnetion, para el año de 1947 tenemos trabajando a tres turnos, La Kelogg´s y La Singer y finalmente para 1955 a la fábrica conocida con el nombre de La Purina.

Los obreros hicieron su aparición, en la antigua ciudad agrícola y ganadera, donde los hacendados y los rancheros eran los tradicionales habitantes.

Comenzó la era de la comunicación intra citadina por automóvil, nacieron los puentes, los “tréboles”, los pasos a desnivel, los puentes peatonales, la aeropista, la central de autobuses, muchos otros servicios más y desde este momento, el hombre de a pie, pasó a segundo plano y la ciudad a ser víctima de sí misma.

Los vecinos recién llegados se instalaron, primero en las cercanías del Cerro de las Campanas, después por el rumbo del panteón, en la llamada colonia Cimatario, los menos acomodados se fueron para Lomas y de ahí ya nadie contuvo el crecimiento de Querétaro.

La ciudad se extendió por todas partes, nacieron las “colonias proletarias”, desplazaron a los indios de sus asientos tradicionales y los hijos de los recién llegados, fundaron su nueva identidad, el Urbanismo, lo urbano, lo citadino, asentó sus reales en Querétaro.

Así surgieron los “rumbos” o “las colonias” como: Santa Bárbara, Zapata, Satélite, Bolaños, Menchaca, La Presidentes, La Obrera, San Pablo, La Comerciantes, La Constituyentes, Los Alcanfores, el Pocito, San Pedro Mártir, Los Sauces, El Tintero, Santa Mónica, Vista Alegre, Maxei, La Lázaro Cárdenas, La C T M, Loma Dorada, Loma Bonita, Cerrito Colorado, Villa de Guadalupe, El Fovissste, Infonavit, El Garambullo.

El llamado Estadio Municipal, se orilló, dejando paso al estadio mundialista conocido como “El Corregidora”, el teatro de La República se hizo insuficiente, para contener a los miles de nuevos habitantes, surgiendo el auditorio “Josefa Ortíz de Domínguez”, los comerciantes de los mercados tradicionales dieron paso a los “tianguis fayuqueros” y a los centros comerciales, llamados “Plazas”, los cines domingueros. El Alameda, el Reforma y el Plaza, fueron sustituídos por los multicinemas, adaptados ya con bar, boleteros electrónicos y más curiosidades de la modernidad.

Los cafés y las neverías tradicionales, dieron paso a los de “cadena” y así nacieron los Samborn´s, los Vip´s, los Wing´s, los Mc Donald´s, los Burger King´s y otros más. Los hoteles familiares, incluido El Gran Hotel, desaparecieron, ahora “la gente” se hospeda en los “Fiesta Americana” y los “Hollyday Inn”. De esta manera cambian los modos de pensar, platicar y amar, de los paisanos.

Las escuelas tradicionales, La Paz, El Plancarte, El Queretano, con sus uniformes de gala, dejan el paso a las escuelas “gringas” y El Colegio Civil, nuestra universidad, la de El Chayote Díaz, comparte la juventud con universidades privadas y los Tec.

De unas cuantas factorías, de las que los queretanos nos sentíamos orgullosos, brotaron cientos, comenzando por la Industria del Hierro, Tremec, Primsa y muchas más. Los Parques Industriales se hicieron insuficientes, creándose otros muy modernos, en El Pueblito, La Cañada, Pedro Escobedo y San Juan Del Río.

La ciudad obrera, deja de lado a la ciudad agrícola y lechera, a la comunidad semi urbana de los años sesenta, los campesinos son eliminados de su faz, mientras brotaban los barrios proletarios.

Los chavos banda, los rokeros, los pounk, los cholos, y en “Las Plazas comerciales” y “las disco”, los hijos de los clasemedieros avecindados de reciente avecindamiento, irrumpen por todos lados y a toda velocidad.

La gente de “medio pelo” hizo sus cotos: en las zonas residenciales, – antiguos campos de cultivo -, son: La Estrella, La Del Valle, La Alameda, La Mercurio, Villas del Sol, La Capilla, Ensueño, Las Campanas, La Era, Las Rosas, El Maurel, Casa Blanca, La Magisterial, Las Hadas, Arboledas, Calesa, El Mirador, Lomas del Marqués, Los Candiles, Las Plazas, Quintas, Arquitos, La Panamericana, Palmas y muchas otras colonias con casa de tres y cuatro habitaciones, computadora con Internet, jardín y cuarto para sirvientas y automóvil a la puerta.

Es la ciudad que la obligan a contener, en poco tiempo, a cientos y miles de vecinos, venidos de todos de los cuatro puntos cardinales del país y se vuelve necesario y obligatorio que todos quepamos en un jarrito.

Las estaciones de radio, antes solo la doce cincuenta y la X E N A, se vuelven de FM y A M, con programaciones culturales, de música moderna, de música banda, de noticiarios. Los sintetizadores y el inglés, abarrotan las cabinas de transmisiones.

Son los hijos de los fuereños vueltos queretanos, en busca de una identidad y de una tierra, convirtiendo en urbano al Querétaro rural, dormido desde el paso de Iturbide en la casona de la Marquesa, hasta la llegada al poder de los hijos de la revolución, del gobernador González Cosío de finales del siglo XlX al gobernador González Cosío de mediados del siglo XX.

Los ricos cambian sus costumbres, sus residencias y sus diversiones, abandonan las calles de Hidalgo, Madero y Arteaga, por las zonas residenciales del Cimatario y Jurica. Aparecen las colonias criollas y los clubes privados, en Juriquilla, Jurica, el Campestre, el Britania, los GYM y las zonas residenciales.

Comienzan los fraccionamientos en Carretas, Loma Dorada, Colinas del Bosque, San Javier, San Angel, y muchos más.

Las familias adineradas y de abolengo de la ciudad, más los empresarios avecindados, tienen sus restaurantes exclusivos, sus bares, sus templos, sus galerías, sus escuelas, todo para los que cambiaron los escapularios por las cuentas bancarias, las indulgencias por la libre empresa. Se gesta el Querétaro nuevo, el “polo de desarrollo regional”. Es el año 2000.

La sociedad religiosa de los siglos XVlll, XlX y principios del XX, que se mantuvo en el rito por mas de trescientos años, abandona su antigua religiosidad, para volver por sus fueros a ser la ciudad pujante, la tercera ciudad de la Nueva España, la gran metrópoli de tierra adentro

Aquí se vuelven a avecindar los españoles con la discrecionalidad que se les permite, en sus mueblerías, hoteles y panaderías, comienza a surgir la ciudad promotora del cambio en este país.

El pensamiento de los nuevos moradores esta dividido, entre los que buscan en las filosofías orientales su realización, entre las múltiples agrupaciones de corte protestante, que le fueron extrañas a esta tierra durante siglos, entre los nuevos y fuertes movimientos católicos y entre los consumidores que tienen su fe en el nuevo dios, las tarjetas de crédito.

Se levantan templos y capillas católicas, lo mismo que de corte protestante o americano, en todas las colonias y fraccionamientos, sobre abundan aún en los pequeños asentamientos por muy pequeños que sean.

Estableciendo una analogía con las grandes órdenes religiosas que se establecieron en gran número, durante el apogeo de la ciudad, en el siglo XVlll. La mayor parte de las organizaciones religiosas existentes en el país, tienen “casa” en Querétaro.

Hay dentro de los muros de la ciudad, por aquello de no me olvides, un intérprete de la vida de Querétaro, llamado Manuel Septién y Septién, nacido de una de las familias más antiguas de la ciudad, hombre brújula, hombre cultura, consultor indispensable, el historiador local por antonomasia.

Un viejo diccionario de 1908, dice sobre Querétaro: “Se cuenta con tres hoteles, varias sociedades, cafés, fondas, neverías y baños públicos y en gran número establecimientos industriales y de comercio. Para el alumbrado público, se cuentan 365 farolas, hay once escuelas de niños y siete mixtas.”

“Las obras más notables de las que debe enorgullecerse Querétaro son; El Acueducto, que provee de agua a la población y a las fábricas de Hércules y La Purísima.”

La Plaza de los escombros, la antigua Plaza de San Francisco, El Jardín Zenea, el llamado jardín Obregón, centro e inicio de todos los caminos que entran y salen de la ciudad, ha visto pasar la vida e historia de Querétaro desde 1531.

Tequisquiapan de feria

CELEBRA EXITOSAMENTE SU XXIX EDICIÓN LA FERIA NACIONAL
DEL QUESO Y EL VINO 2011

• 20 mil visitantes durante los primeros 2 días de celebración.

• Protección Civil Municipal y Estatal así como Cruz Roja municipal reportan saldo blanco

La XXIX Feria Nacional del Queso y el Vino inauguró con gran éxito su XXIX edición con una asistencia de 20 mil visitantes los días 27 y 28 de mayo.

Cabe destacar que Protección Civil Municipal y Estatal así como Cruz Roja y el H. Cuerpo de Bomberos después de un trabajo coordinado reportó saldo blanco en los primeros días de festejo y se espera que manteniendo esta estrategia, la importante celebración continúe sin ningún tipo de incidentes, ya que se ha montado un importante dispositivo de seguridad en el que participan: corporaciones de seguridad privada, policías municipales, policías estatales y protección civil para garantizar la tranquilidad de los visitantes; incorporando dispositivos de revisión.
El pasado viernes 27 de mayo, día de la inauguración, desfilaron importantes artistas como Paco Rentería y la Sonora Dinamita. Mientras que el sábado 28, el Parque la Pila se convirtió en el escenario perfecto para recibir a dos talentosos grupos de pop: Playa Limbo y Lol N Luv.

Para cerrar con broche de oro el primer fin de semana de la Feria, se espera la actuación de Titanes de Durango que seguramente pondrán a bailar a todos los asistentes.
Como cada año, importantes empresas vinícolas y queseras nacionales e internacionales, se han reunido para presentar sus mejores productos a los mejores precios.
De esta forma, los visitantes pueden degustar exquisitos productos, aprender de enología y divertirse en un espacio de responsabilidad y seguridad.
Este año la XXIX Feria Nacional del Queso y el Vino continua cumpliendo exitosamente su principal objetivo que es promover la enología y gastronomía de nuestro país desde una perspectiva cultural en un ambiente de fiesta, celebración y alegría.
Visita nuestra página web en: http://feriaquesoyvino.wordpress.com/

El hartazgo y el reclamo por un cambio político

Vivir 15 días en la Puerta del Sol
Cronología del movimiento que ayer cumplió dos semanas en la plaza

S. SALEH – Madrid

El País

– 15 de mayo. La manifestación de Democracia Real Ya! acaba con altercados y 24 detenidos -cinco de ellos menores de edad-.

Esa noche, unas 30 personas acampan en la Puerta del Sol para reclamar un cambio político y social.

Nace el germen del Movimiento 15-M.

¿Qué pide el movimiento?

Y la acampada de Sol continúa

– 16 de mayo. Tras la primera noche, los pioneros celebran una primera asamblea a las once de la mañana. Eligen a sus portavoces y dejan claro que son un movimiento espontáneo e individual.

– 17 de mayo. Prestan declaración 18 de los 19 detenidos; al salir de los juzgados de la plaza de Castilla agreden a la prensa.

Por la noche los acampados son ya más de 200. Sobre las cinco y media de la mañana la Policía desaloja el campamento, sin que se registren incidentes.

– 18 de mayo. A la mañana siguiente, el campamento se instala de nuevo en Sol. La Junta Electoral de Madrid prohíbe entonces las concentraciones convocadas a las ocho de la noche pero, miles de personas desafían la decisión y abarrotan la plaza. Los improvisados grupos de trabajo de los primeros días se transforman en ocho comisiones.

– 19 de mayo. La Junta Electoral Central ratifica la decisión de la provincial y prohíbe la manifestación convocada para el 21 de mayo, jornada de reflexión de las elecciones municipales y autonómicas. El movimiento recuerda que no pide el voto para nadie y mantiene su protesta.

– 20 de mayo. La mecha se enciende en otras ciudades como Barcelona, Bilbao, Valencia o Sevilla, y en otros países.

– 21 de mayo. La prohibición de la Junta Electoral y el fin de semana ensanchan los límites del campamento que alcanza uno de sus picos de afluencia. Miles de personas acuden a la concentración de las ocho.

– 22 de mayo. La asamblea decide prolongar la acampada “una semana más cómo mínimo”. El campamento semeja vivir ajeno a la jornada electoral. Ni una mención al triunfo del PP o a la debacle socialista, aunque muchos de los concentrados ejercen su derecho al voto.

– 23 de mayo. El cansancio y el desánimo empiezan a hacer mella. Decaen los refuerzos y, ante los bulos de desalojo idean un protocolo de actuación basado en la resistencia pacífica.

– 24 de mayo. El campamento cumple 10 días. Los comerciantes se quejan de que les ha ocasionado un descenso de las ventas de entre el 50 y el 80%.

– 25 de mayo. Crecen las voces que piden “concretar” las propuestas del movimiento e identificar el núcleo del descontento. Cuatro puntos conforman finalmente el consenso de mínimos, que dos días después será ratificado en asamblea.

– 27 de mayo. Los Mossos entran en el campamento de Barcelona. Los enfrentamientos causan 121 heridos. El Gobierno de Madrid pide el desalojo.

– 28 de mayo. Las asambleas se trasladan por primera vez a 41 barrios de la capital y 80 municipios de la región. Deciden convocar reuniones semanales y publicar las actas en un blog (madrid.tomalosbarrios.net).

– 29 de mayo. El Movimiento 15-M acordó ayer mantener la acampada de la Puerta del Sol, aunque “reestructurando” algunos problemas.

¿Qué pide el movimiento?
– La protesta surgió desde la indignación y el hartazgo para reclamar un cambio político, económico y social.

– Un gran cartel con la etiqueta #spanishrevolution (emulando los mecanismos de comunicación de la red social Twitter) amaneció el jueves sobre la estación de metro de Sol. “Reformar la ley electoral, eliminar los sueldos vitalicios de los políticos, listas electorales sin imputados…” La pancarta concluía con la frase: “Y esto es solo el principio”.

– Los grupos de trabajo elaboraron una serie de propuestas que se pusieron en común en las asambleas. Las medidas abarcaban todos los palos: desde nacionalizar los bancos rescatados hasta abolir la conocida como Ley Sinde, pasando por el cierre de las centrales nucleares.

– El movimiento decidió concretar sus propuestas para no diluir sus reivindicaciones en un mar de iniciativas de toda índole. Finalmente, la asamblea ratificó un consenso de mínimos con cuatro peticiones: reforma electoral, lucha contra la corrupción, separación de los poderes públicos y más control ciudadano sobre los políticos.

Estamos en México frente a una república plutocrática y políticos corruptos

El factor Sicilia

Carlos Fazio

La Jornada

Desdibujados o invisibilizados por el ruido mediático de una prensa bajo control monopólico que reproduce la ideología dominante, los seis puntos del pacto propuesto por el movimiento Por un México en paz con justicia y dignidad no están a discusión. Así lo aseguró el propio Javier Sicilia, impulsor del movimiento. El punto principal es detener la guerra fratricida entre mexicanos impuesta por Estados Unidos, que ha llevado a la actual escalada de caos, terror y violencia en distintas partes del territorio nacional, con la consiguiente ruptura del tejido social.

Dicha estrategia ha derivado en una militarización intensiva y extensiva de la seguridad pública, con su impresionante estela de asesinatos, desaparecidos, ejecutados extrajudicialmente, torturados y fosas comunes, producto todo, indistintamente, del accionar de agrupaciones criminales irregulares (sicarios, bandas, paramilitares, escuadrones de la muerte para la limpieza social, mercenarios), comandos de elite de las fuerzas armadas especializados en contrainsurgencia, oficiales y tropa del Ejército y la Marina, y militares “duros” adscritos a labores policiales que, como los generales Carlos Bibiano Villa y Jesús Espitia, y el teniente coronel Julián Leyzaola, han incurrido en la “apología del delito” al reivindicar el derecho de matar presuntos enemigos, colocándose, como autoridad, al margen de las leyes vigentes.

Erigido en la coyuntura en líder simbólico de un movimiento horizontal y pluriclasista de nuevo tipo, Sicilia ha planteado la necesidad de refundar México. Lo que lleva a la pregunta de qué tipo de país se quiere. Pero además, deja abiertas otras interrogantes, por ejemplo, sobre la estrategia de construcción de la resistencia en la etapa; la forja de un poder dual, contrahegemónico, y las vías para lograrlo.

El movimiento impulsa un pacto ciudadano y un posterior diálogo con el Estado. Frente a la actitud guerrerista de Felipe Calderón, alias El Churchill o El terapista, Sicilia opone la fuerza de su conciencia ética y moral; la fuerza de la verdad. Para Sicilia, la conciencia es un campo de batalla y hacia allí intenta arrastrar a Calderón, a fin de someterlo, de cara a la nación, a un diálogo de iguales con las víctimas de una guerra estúpida. Busca desarmar moralmente al Otro haciendo evidente la “verdad”. Además, a partir del método de la resistencia civil activa ha dejado esbozado el proyecto constructivo de una nueva sociedad y un nuevo Estado nacional. Se trata, pues, de un movimiento transformador, que con base en la verdad, la firmeza y la resistencia a la opresión, busca romper el miedo impuesto por la violencia criminal en todas sus formas, incluida la que los amos de México imponen a través de los órganos coercitivos del Estado.

A partir de las tesis gandhianas, la estrategia general que parecen impulsar Sicilia y sus compañeros es la acción de masas, en una dinámica de reformas sucesivas que habrán de ser alcanzadas con métodos pacíficos, una vía distinta a la de la dinámica de la violencia revolucionaria. Una no violencia activa como método para cambiar las relaciones sociales y de poder, en la perspectiva de construir un poder popular autónomo. O una verdadera ciudadanía capaz de construir una democracia participativa.

Frente a la actual república plutocrática y cleptocrática con su clase política corrupta, el mensaje de Sicilia apunta a la generación, en el campo de lo popular, de espacios de desarrollo propios, autonómicos. Horizontales o circulares, no piramidales. Alternativos a las estructuras de dominación vigentes, a la manera de un doble poder, en el que subyace la desobediencia a toda orden de inhumanidad y a leyes injustas que deshonran.

Asimismo, Sicilia persigue la humanización del adversario (que no enemigo), singularizado en la coyuntura por Calderón, como administrador del poder real. Sicilia no es ingenuo; es táctico. En el marco de una militarización, paramilitarización y mercenarización exacerbada del país, le exige a Calderón una relación de iguales, con base en una moral pública no violenta, y a partir de un franco cuestionamiento a la “autoridad legal y legítima” del régimen, de quien rechaza activamente el ejercicio perverso del poder. El objetivo implícito de la confrontación es romper la relación viciosa de colaboración establecida entre gobernantes y gobernados en los marcos del sistema; una relación que con base en el acatamiento a la legalidad vigente, reproduce la dialéctica del amo y el esclavo.

Con independencia de otras formas de lucha condicionadas a condiciones objetivas y subjetivas, la oportunidad que ofrece el movimiento desencadenado por Sicilia pasa en la coyuntura por una “toma de conciencia” de sectores populares y de clase media sometidos a una obediencia pasiva o sumidos en el conformismo. El movimiento apunta a una ruptura gradual con la cultura política establecida, reproducida a la manera de la domesticación de los cuerpos y del comportamiento desde la cuna, la familia, la escuela y la iglesia. Implica, por tanto, una ruptura con el adoctrinamiento de la cultura dominante y con el injusto modelo capitalista vigente.

Pasa, también, por romper el miedo impuesto por la militarización del país, a partir de construir un “territorio moral” de las mayorías, desde la dimensión de una resistencia de nuevo tipo que se irá forjando en la lucha cotidiana, y que a partir de las condiciones concretas, llegado el caso podrá incluir la desobediencia civil pacífica, la huelga general política, el boicot (social, económico, laboral), el no pago de impuestos, la marcha, la acción de masas, el ayuno y otras variables, combinadas con la información y el diálogo públicos, de cara a la sociedad. El método contiene potencialidades para contender contra toda forma de violencia estatal, criminal, mediática y económica, y de todo ello existe un caudal acumulado a partir de experiencias recientes como la insurrección zapatista y la resistencia contra el fraude electoral de 2006.

Los políticos siempre contra los ciudadanos, nunca a favor

Ciudadanos y políticos

León Bendesky

La Jornada

El conflicto entre los ciudadanos y quienes los gobiernan está hoy a la vista en muchas partes del mundo. Las revueltas en los países árabes son una muestra exacerbada y han llegado a convertirse en una guerra civil, como en Libia, o bien, en una flagrante agresión armada contra los opositores, en el caso de Yemen y Siria.

Las crisis políticas se rebasan y se convierten en sangrientas confrontaciones. En algunos países la tensión está latente y existe aún incertidumbre sobre el desarrollo de la situación, ya sea tras la caída de los gobiernos como en Túnez y Egipto, o en otros que están en jaque.

En algunas naciones la ciudadanía reacciona de formas distintas en contra del modo de gobernar. El caso español ha sido notorio en las semanas recientes. Esas plazas llenas de personas, en su gran mayoría jóvenes que demandan otra manera de ejercer el gobierno y tratar las cosas públicas sin ser marginados. No hay demasiada ideología de por medio y ni siquiera parece haber cabida para las manifestaciones de descontento y la policía los desaloja con fuerza.

En el marco de la relación compleja entre ciudadanos y gobernantes está la forma en que se ejerce el voto en las elecciones. La grave crisis económica desatada desde hace un par de años ha pasado la factura al gobierno de Rodríguez Zapatero y el PSOE tuvo hace unos días el peor resultado electoral de su historia.

Hay en esto una manifestación del límite al que ha llegado la llamada Tercera Vía de tipo socialdemócrata, que aceptó de facto la estructura de pensamiento y administración de corte neoliberal. Fue adoptada al principio con suficiente rentabilidad política por Tony Blair en Gran Bretaña, al ser electo primer ministro en 1997. Pero luego de diez años ese camino se había desgastado ya y la crisis se llevó como un vendaval a su sucesor Gordon Brown. Desde esa posición política lo que puede ofrecerse hoy es prácticamente nada original.

El nuevo gobierno conservador de Cameron electo en mayo de 2010 y que formó una coalición con el partido Liberal de Clegg ha propuesto el programa de ajuste económico y financiero más severo en muchas décadas en aquel país. Ahí también ha habido protestas como las de los estudiantes por los cortes en las ayudas para la educación superior. Los programas sociales serán duramente castigados.

Los socialistas españoles llegaron igualmente al límite político. Fue pobre y errática su oferta de gestión social y económica que no pudo enfrentar desde 2008 el derrumbe del sector inmobiliario, la acumulación de un enorme desempleo y el descontento de una parte significativa de la sociedad.
El vuelco del voto de los electores era claramente previsible. Los líderes del Partido Popular no han tenido siquiera que proponer de manera clara las alternativas con las que podrían gobernar en 2012. Es políticamente más rentable no comprometerse y señalar las fallas de quien gobierna. Eso señala de modo significativo la relación de los partidos con los ciudadanos. Marca de modo claro a la democracia actual.

La política se hace en una especie de vacío y con un vaivén de las preferencias electorales. Esto se expresa en el castigo para unos que ya no pueden dar más y el premio para otros que dicen saber qué hacer, y todo se sustenta en una especie de acto de fe, propio de otros quehaceres.

La cuestión pone de manifiesto las pobres alternativas disponibles para los ciudadanos para elegir quién y cómo gobierna; el alcance de la actividad política y de la forma en que se practica; los espacios reales o admitidos para administrar los asuntos públicos y cómo se establecen en un entorno institucional determinado.

Los acuerdos democráticos con los que se cuenta de modo efectivo tienden a hacerse más restrictivos en cuanto a las opciones verdaderas que tienen los ciudadanos y cómo deciden cuando van a las urnas. Es llamativo, por ejemplo, el caso de la Comunidad de Valencia. A pesar de las imputaciones judiciales por una supuesta trama de corrupción bastante extendida no sólo entre los políticos locales, el presidente en funciones Camps, alcanzó 57 por ciento del voto en las elecciones del 22 de mayo.

Una forma distinta de relación entre los ciudadanos y quienes gobiernan se está dando en Perú. El regreso probable de la familia Fujimori al poder, ahora en la forma de la hija Keiko, parece responder a ese mismo vaivén de las preferencias electorales y las opciones que se abren en sistemas que convencionalmente se describen como democráticos. ¿Cuál es hoy la naturaleza de la democracia? ¿Qué carácter tiene en cuanto a la expresión de la voluntad popular o ciudadana? ¿Qué significa en términos de la explotación del patrimonio de una nación y la vida cotidiana de la gente?

En México persisten las restricciones del entorno democrático. La alternancia del PAN en el poder no ha significado un cambio en la apertura a la participación ciudadana y de la relación con el poder político, los partidos y los personajes del reparto. Ante las elecciones de 2012 el voto podría volver a llevar al PRI al gobierno.