San Luis Potosí de José Félix Zavala

San Luis Potosí

Desde hace mas de tres mil años se ha gritado con reciedumbre, se oyó decir de ellos en Cerro Grande, en el Peñón Blanco, en el Cerro del Aguila, en la Mesa de los Caballos hasta el Picacho de Bernalejo, lo mismo que en el Sótano de las Golondrinas, allá en Aquismón.

Son los hombres Aguila, dicen, en la sierra de Alvarez y allá donde crecen los framboyanes, las bugambilias, los crotos y los palos de rosa. Se platica de ellos en las riberas del río Calabacillas, río la Laja, Río Verde, Río Valles, Río Tampaón, en el Tamuín, lo mismo que en el Salto, El Naranjo y la Lloviznosa.

Son los hombres del arco y la flecha, los hombres de la dispersión que defienden hasta la muerte su tierra, la tierra donde corre el oro, la yuca, la biznaga, el mezquite, los pirules y el samandoque, defienden la tierra donde vive el conejo, la liebre, la ardilla, los coyotes, donde vuelan las codornices, los tordos, los zenzontles, los palomos, los gavilanes, donde vigila el gato montés.

Es la Gran Chichimeca, la zona del Gran Tunal, como alguien la ha llamado, son los tiempos de la libertad que se ve amenazada, son los hombres que estaban muy lejos de ser congregados en pueblos trazados a cordel, lejos de ser sometidos, de ser destinados a la construcción de ciudades para otros hombres y a edificar templos para otros dioses.

Cuenta Joaquín Meade: “ Existe la creencia que la primera migración, fue la de una raza afín a la Chichimeca y la segunda a la Maya o la Tolteca, en la que se fundó seguramente la llamada Olmeca. En todo caso es probable que el grupo Chichimeca se estableció muy temprano en tierras potosinas”. A su vez dice Gerste que los Tenochcas veían en los Chichimecas a los primeros pobladores del continente.

Bernardino De Sahagún, humanista preocupado de rescatar, dentro de las limitaciones de la época, pero con un gran sentido de la ciencia, una cultura que jamás se imaginó existiera, dijo: “ … estos dichosos Toltecas se nombran Chichimecas y no tenían otro nombre particular sino el que tomaron de la curiosidad y el primor de las obras que hacían, que se llamaban toltecas que es tanto como si dijésemos oficiales, pulidos y curiosos.”

Dentro de este gran territorio, que ahora es el suelo potosino, no podría haber otro dios que no fuese el sol, dador de todos los bienes y que sus ritos de congratulación solo se dieran al aire libre. Como se han venido haciendo por cientos de años, por milenios, en las grandes ciudades mesoamericanas, con una concepción a la divinidad, distinta a la occidental, lo mismo que del urbanismo y la convivencia. A todos estos quehaceres culturales hemos estado cerrados por decreto, de tal suerte que los que somos indios nos queremos llamar mestizos.

Sigue diciendo Sahagún en su obra monumental: “ … de las mujeres había muchas que sabían hacer labores en las mantas, en enaguas, en huipiles, que tejían muy curiosamente; pero todas ellas labraban lo dicho de hilo de maguey, que sacaban y beneficiaban de las pencas; Hilbanábanlo y tejíanlo con muchas labores… aunque sabían hacer muchas formas de ropa…”

Así era la Gran Chichimeca antes del “ Bramo “, ese grito aterrador que se diera al descubrirse las minas de Cerro San Pedro y que fuera el estallido que reuniera los intereses de los españoles y trajera la ruina de los dueños originales de estas tierras. Los Huachichiles que semejan gorriones y en lugar de la peluca española, usaban el color bermejo, vivían y disfrutaban estas tierras de frontera, hasta el día en que supieron que Hernán Cortés llegaba a la tierra de los Téenek, a Tancuyalab.

Todavía se recuerda cuando Nuño De Guzmán, marcó como animales a mas de 10 000 Huastecos y muchos de ellos prefirieron el suicidio a la humillación, estos hechos han sido repetitivos durante los 300 años de estancia de los españoles en éstas tierras y los 200 años de los mestizos, hasta nuestros días, que ya suman 500.

Por eso los Cuachichiles atacaron a cuanto español se acercaba al Gran Tunal y a esta guerra de guerrillas la llamaron salvajismo, cuando era solo el esfuerzo de un pueblo para impedir que se llevara a cabo el trazo de ese camino tan terrible para la región Chichimeca que llamaron el Camino De La Plata.

La irrupción española trajo un rompimiento en la cultura mesoamericana en todos los órdenes, como jamás se había visto en la historia de la humanidad y con ello privó al mundo, al género humano de encontrarse con una cultura, con una forma de vivir y de pensar no prevista, ni mucho menos imaginada por Occidente.

Había una comunidad Cuachichil, en donde ahora llamamos muy familiarmente Plaza de Fundadores, esta comunidad era de cazadores, que poco usaban la agricultura, pero con el Juego de Pelota, sus ritos realizados hacia los cuatro puntos cardinales, el uso del Jiculi, recordaban a esas antiguas culturas que dejaron cuecillos, figuras humanas en barro, cerámica y muchos vestigios más en esta zona donde ahora es la Ciudad de San Luis Potosí y que demuestra a pesar de muchos decires en contrario, que hasta estas tierras de frontera había llegado la cultura del maíz y de la escritura matemática, antes de las invasión española.

Se quiere olvidar a mas de algún historiador, el pasado y el aporte de esta cultura que pensó un mundo diferente en todos los órdenes al de España y Occidente y lo recreó muy extensamente, baste como ejemplos: El Tajín, Tula, Teotihuacan, Monte Albán o Tikal, entre muchos otros ejemplos grandiosos, lo mismo que su concepto y desarrollo de la escritura, la fonética, el avance de su medicina, su insuperable técnica agrícola entre muchos otros ejemplos que se pudieran dar.

Esta comunidad y la que se había ya establecido en lo que ahora es el barrio de Tequisquiapan, mas el aporte de los tlaxcaltecas, los hombres del sincretismo, dan origen a la actual ciudad de San Luis Potosí. De ellos nace una identidad, el aporte para la construcción de la ciudad española, que ahora llamamos centro histórico y de sus barrios o altepetles: Tlaxcala y Santiago, y al rededor del Convento Grande de San Francisco, los barrios que ahora conocemos como San Miguelito y San Sebastián.

Así que el lugar denominado puesto de San Luis Potosí, que debiera dar origen a la ciudad indígena, da de pronto lugar a una fundación o pueblo de españoles, que sirvió de morada a los gambusinos, pero la creación de la ciudad que se va formando hasta ahora y por mas de 400 años y más propiamente en los siglos XVl, XVll. Y XVlll, es obra de la destreza, la posibilidad de adaptación y de sincretismo de los Cuachichiles, Tlaxcaltecas, Tarascos y otros pueblos que se avecindaron en la prosperidad de la nueva población que diò oro, maíz e intercambió bienes a la Antigua y a la Nueva España.

Tanto los misioneros como los colonizadores ensayaron métodos de dominación, unos violentos, otros pacíficos. Su atención se dirigió a los jóvenes indígenas, los pilhuanes, al conocimiento de las lenguas nativas, a las costumbres, por ello escribieron diccionarios, catecismos, confesionarios y más en lenguas naturales.

Se tiene como fecha de fundación de la Congregación de Cuachichiles en el puesto de San Luis, el 25 de agosto de 1583, puede ser tradición o historia al concepto occidental, de cualquier modo debe respetarse, la costumbre se hace ley y el de la fundación española en el mismo lugar el 3 de noviembre de 1592, quedando para la posteridad y hasta nuestros días la celebración de la fundación la primera fecha o sea la indígena y dándole crédito como fundadores a Fray Diego De La Magdalena y a Miguel Caldera, el tristemente celebre ganador de la guerra Chichimeca, iniciada en 1550 con la entrada del camino de la plata o dicho de otro modo con la invasión de los españoles.

Cuenta Arnoldo Kaiser: “ Lo que es hoy San Luis Potosí ha sido resultado de la fusión del núcleo urbano formado por los siglos XVI, XVll, y XVlll con sus siete barrios o villas a saber: Tequisquiapan, Santiago, Tlaxcala, San Miguelito, Montecillo, San Sebastián, San Juan de Guadalupe. Estos barrios se formaron casi al mismo tiempo que la ciudad y tuvieron su vida propia durante gran parte de su existencia, con sus tradiciones, costumbres y celebraciones, muchas de las cuales aún subsisten… ahora los barrios ya están integrados a la mancha urbana, pero siempre seguirán siendo parte de las raíces y la identidad de los habitantes de San Luis Potosí.”

Estos pueblos indios fueron creciendo y pronto hubo 30 tiendas de mercadería de géneros, 17 tendajones que vendían piloncillo de la huasteca, azúcar, cacao, pimienta, canela. Surgieron los sastres, los carpinteros, los herreros, los sombrereros, los tejedores, los curtidores, los albañiles, los hojalateros, los pintores, los armeros, los encuadernadores, los doradores y los hábiles plateros. Las tenerías de cordobanes, suelas y bandanas, telares para hacer frazadas, colchas y alfombras, fábricas de salitre para sacar la plata. San Luis Potosí se iba enriqueciendo.

Fue naciendo la parroquia y las casas reales, el convento grande de San Francisco, los templos de San Agustín, La Merced y La Compañía, el hospital de los Juaninos, el beaterio de San Nicolás, las plazas y las casas de los españoles, mientras los barrios permanecían con sus modestas capillas de indios, a sabiendas que ellos eran los constructores del rico ya San Luis Potosí.

Esa capilla de la Santa Veracruz, construida para dar inicio al pueblo de indios de San Luis, debe ser recordada con orgullo por todas las generaciones de potosinos, como una tentativa de los verdaderos dueños “del Gran Tunal”, Los habitantes inmemoriales de este lugar, que algunos han llamado también Tangamanga, tuvieron el sueño de vivir en paz y sin colonizadores, pero la historia no fue así.

Jamás debemos olvidar la importante fundación del barrio de Tlaxcala, allá por el año de 1592 a la par de la ciudad española de San Luis Potosí, esta con su convento franciscano y su capilla que guarda a la diosa madre concepto mesoamericano, pintada por José Pardo y desde luego asistir el 15 de agosto al paseo de las bateas floridas y las danzas, recuerdo de tiempos idos y de resistencia callada de una de las culturas civilizatorias del mundo que se niegan a morir.

Tampoco debe quedarse fuera de nuestra memoria el barrio de Santiago y recordar que la veneración a sus antepasados, costumbre eminentemente mesoamericana o indígena, les hizo levantar allí su capilla. Las dos cupulillas del templo son para recrearse, lo mismo que las pinturas de Arellano, sus muy maltratados doce apóstoles realizados por José Correa y la fiesta del Señor Santiago, Huichilopochtli, cada 25 de julio, recordando que al apóstol Santiago lo subieron al caballo los españoles para conquistar los pueblos mesoamericanos con la espada.

Está presente en la memoria de esta ciudad el barrio de San Sebastián, al sudeste, un poco posterior su creaciòn a los ya citados y en él se celebra al dios adolescente o Matove, cada 20 de enero, que tiene su contraparte en el Señor San Sebastián, allì se da tambièn la entrada de la cera en la víspera, danza de concheros durante la celebración. Recuerdo que debe dejarse de lado a quienes se oponen al recuerdo que identifica, resiste y transforma, al ver estas manifestaciones culturales.

San Miguelito el barrio nacido a la par que el Convento Grande de San Francisco, es quien da identidad a este pueblo potosino. Junto a él nacen las capillas indígenas de la Santísima Trinidad y la Tercera Orden, lo mismo San Miguel Arcángel y Nuestra Señora de los Dolores. El 29 de septiembre de cada año recuerdan al Arcángel Guerrero que los identifica plenamente, lejos están ya las guerras floridas que daban vida eterna al sol.

Al oriente está el barrio de Montecillos, con su San Cristóbal Guatemalteco y su dios, el Señor de las Misericordias, celebrado en las fechas de la recolección, en los finales del mes de agosto, discreto oye el paso del tren y mira hacia el frente al Señor de los Trabajos, todas estas son tradiciones sincretizadas, muestra de la resistencia de la cultura mesoamericana que durante estos últimos 500 años ha podido sobrevivir, para dar al mundo la oportunidad de rescatarla.

Mas apartado está San Juan de Guadalupe, otro barrio de indios, donde la diosa abuela, la madre de todos los dioses sentó sus reales y desde ahí busca y mantiene la identidad de una ciudad construida por los indios para los españoles. Se me viene a la memoria la calle de la Corriente y el río Santiago, como lugares fronterizos entre el pueblo para españoles y los constructores mesoamericanos, el pueblo original de esta tierra.

Nuestra Señora de los Remedios, sigue rigiendo como Patrona, como lo fue en un principio, desde la Calle Real el barrio de Tequisquiapan, que significa este nombre primitivo “sobre el agua de tequesquite”, para aquellos que se oponen al nombre indígena de Tangamanga para esta ciudad, donde el agua y el oro fueron parte importante de las riquezas de esta villa que fuera el hoy San Luis Potosí,

Que no se olviden los festejos del Colonche, vino de tuna, pulque, melcocha, miel de tuna, queso de tuna, charamuscas, pipitorias, dulce de biznagas y sin faltar las tunas blancas y cardonas, los tacos y las enchiladas, todos ellos alimentos festivos de esta tierra de la Gran Chichimeca, llamada La Nopalera o El Gran Tunal.

José Félix Zavala.

San Juan del Río de José Félix Zavala

En el cerro de la Cruz, es el principio.

San Juan Del Río

Aveces ni advierto siquiera que lloro
¿ Sabrán por que lloran las aguas del río?

Pablo Cabrera

José Félix Zavala.

Este lugar está de irregular construcción, hay una calle muy larga con otras pocas que la atraviesan. En la primera vuelta tienen una buena parroquia servida de clérigo del arzobispado de México, cuya iglesia mantiene un sacerdote que colecta los diezmos, hay convento de dominicos, con tres o cuatro religiosos, hospital de San Juan de Dios, con dos o tres frailes y un beaterio de voluntarias sin clausura.

La ciudad está asentada sobre una loma que presenta un marcado declive que va de oriente a poniente en descenso, hasta llegar a los márgenes del río, que pasa por las orillas.

Este río ciñe a San Juan del Río como una faja de esmeraldas y flores, es un lugar de recreo, de poesía, nido de recuerdos y de amores.

San Juan Del Río tiene una república de indios, compuesta por un gobernador, dos alcaldes, tres alguaciles mayores, tres jueces de sementeras y un escribano, cuyos oficiales componen lo mejor de esta república.

Pues tiene además de estos, varios topiles o ministros de vara y otros que se llaman mandones o tableros de los barrios, porque en cada barrio hay uno, para anotar a los indios, con el objeto que no falten a misa los días de precepto, ni a la doctrina cristiana los domingos, porque hay en esta cabecera ocho mandones, ya que el pueblo se compone de ocho barrios.

Esto se dijo de Tierra blanca, Ystachichimecapan, San Juan Del Río, puerta de tierra adentro.

Mientras el Cristo del Sacro Monte y El Señor de la Portada, Jesusito, el Cristo del Camerín o la escultura de San Juan Bautista, realizada por Mariano Arce, se instalan en los nuevos templos.

Tierra Blanca, Yxtachichimecapan, San Juan Del Río, está acomodada, entre los cerros del Maestranzo, La Trinidad, Cerro Gordo y el de La Laja, se va olvidando su milenario pasado.

Son en esta ciudad, cada vez menos visibles en los huertos, los capulines y las acacias, los chirimollos y los guayabos, los membrillos y los naranjos, los perales y los tejocotes.

Los habitantes milenarios de esta tierra, ya están olvidados, como permanente amenaza de los teotihuacanos, y de los invasores europeos, ya no encuentran en sus campos, el cascalote, el muicle o el palo dulce, para sus tintes.

En sus praderas ya no corren las comadrejas, no vuelan más los quebrantahuesos, ni los tordos, ni los clarines. Los campos ya no florecen con la campanela, la flor de pasión y la madreselva.

El cerro de La Cruz, guarda los secretos más sagrados de este pueblo, sus antepasados y los dioses antiguos, que se fueron “muriendo” cuando llegaron los otros dioses.

San Juan del Río sigue siendo lugar de nostalgia, era lugar de congregación antes de que llegaran de Jilotepec los invasores y se dejara escuchar, un día 24 de junio de 1531, fiesta de San Juan Bautista, un grito extraño, que al paso del tiempo se volvería familiar.

Pueblo de San Juan Del Río, en nombre de Dios Nuestro Señor del cielo y de la tierra, quedas fundado. Y así, en tan solo quinientas varas se congregó, lo incongregable, un pueblo milenario y una cultura única.

De ahora en adelante los pontífices residirán en México y las autoridades superiores en Querétaro, es el nuevo destino de este pueblo milenario. Los más de 1500 años anteriores de la vida, parecen no haber sido tomados en cuenta.

Los pobladores de Chupícuaro, Tula y Teotihuacan, venidos a estas tierras, en diferentes épocas y que dejarán parte de la maravillosa civilización mesoamericana, ahora ya no importan, pero en las entrañas de este lugar, se guardan los vestigios de esa presencia imborrable.

El pueblo chichimeca, ante lo inevitable se retrae a los montes, mientras Yztachichimecapan, como fundación española, se llamará San Juan Del Río, “visita” de Jilotepec, en cuanto a los doctrineros se refiere y “frontera” de la tierra “bárbara”, para la milicia invasora, se empiezan a poblar las nuevas calles y adquirir la traza de pueblo castellano y a unírsele las poblaciones de El Alamo, Dehedó, Ahuacatlán y tequisquiapan.

El fraile Sebastián de Aparicio, en su afán de hacer los “caminos” de la Plata, divide a San Juan Del Río, se abre la calle real, los nuevos habitantes levantan a sus lados mesones y comercios, existentes hasta hoy en día.

La población de San Juan Del Río estaba encerrada, dentro de una cerca que servía de fortaleza contra los indios chichimecas, ésta cerca comenzaba atrás del templo de La Cruz, hasta el cerro de la Venta, seguía hasta cerca del barrio de San Isidro y de allí hasta llegar a la Loma del Toro.

San Juan Del Río cuenta con un aliado natural único, su río, el camino real queda cortado durante buena parte del año por las crecientes, obligando a las caravanas a acampar en una u otra margen, a colaborar en el progreso del pueblo pagando su hospitalidad.

San Juan Del Río es conocido como garganta de toda tierra adentro, además está fortificado, quizá para dar mayor seguridad a los viajeros de un supuesto ataque de los chichimecas jonaces, que ya en ocasiones han bajado de sus montañas y causado estragos en los presidios de Vizarrón y Peñamiller.

En el trazo pre hispánico de esta población, cuando era solamente Yztachichimecapan, se erigió un centro ceremonial, conocido ahora como El Cerro de La Cruz.

En el Calvario, existe un Cristo crucificado, La Dolorosa y San Juan evangelista, tallas de la escuela queretana de santeros, muy famosa durante el siglo XVlll principalmente, con motivo de las fiestas de este templo, se dan procesiones, que van desde la Parroquia al templo de la Veracruz y de allí al Panteón, lugar de los antepasados, como queriendo disfrazar un poco, la religiosidad ancestral, ahora reprimida.

Los llamados indios levantarán, durante la invasión europea, en la “nueva” población, templos al los nuevos dioses y una capilla abierta, para el culto que ellos le rendirán.

Cada uno de nosotros, otorgamos a trabajar personalmente con nuestras personas, en la obra. Con la condición y calidad de que nos han de dar de comer, carne y maíz, para todos los días de la semana que trabajemos: sin faltar día alguno, salvo si no fuere, por enfermedad que lo impida.

Unos cuantos hombres de nación otomí asentados junto a las márgenes del caudaloso río que va a desembocar hasta el mar océano, fueron los primeros pobladores de la floreciente ciudad sanjuanense, antes de que algunos otros lo hicieran en definitiva.

El Sol, dios principal de estas tierras, se eclipsa en Yztachichimecapan, el culto a los antepasados y sus “enterramientos” desaparece, para dar paso a “el camposanto”, mientras los fenómenos naturales tienen que ser explicados de otra manera y la conformación de su pueblo, tiene una nueva traza

El pueblo tiene un importante grupo indígena y el otomí sigue siendo una lengua franca. Como la república de indios, es numerosa, cuentan con su propia iglesia y tienen su gobernador.

Se compondrá la población de cuatrocientas casas bajas y la mayor parte mal construidas, pero todas ellas con huerta, en las que se recoge fruta y uvas excelentes, aunque no se fabrica vino.

Sus barrios

Es en el barrio de San Miguel donde se encuentran las mejores casas y el convento de Santo Domingo, comienza en El Puente, frente al barrio de La Concepción, del que dicen tus cronistas que era el lugar de los mesones.

Mientras por un lado lo baña el río, por el otro, la calle real le permite ver a los viandantes. Le sigue el barrio del Calvario que llega hasta la salida a México, también lo llaman, Pueblo Nuevo.
.

De la iglesia parroquial parte el barrio de San Marcos, también da con la calle real y el barrio del Calvario, en él se encuentran la Plaza Mayor y la Parroquia.

Junto a los barrios de San Miguel y San Marcos, está el barrio de San Juan, allí el templo de los indios y una plaza los forman, son calles sinuosas.

Sobre la orilla del río aparece el barrio de San Isidro, en este barrio los indios tienen sus solares y sus calles están trazadas con magueyes, existe una capilla y casas bien acabadas, son las de los caciques.

Del otro lado del Río está el barrio del Espíritu Santo o de Ahidó o del Tepetate, son los vecinos que circundan la puebla de los españoles, pero no se rinden del todo

Porque al otro lado del río esta el barrio de La Santa Cruz, junto a una peña redonda, desgajada en la parte superior, construido un cerrito, en cuyo pináculo está una cruz.

Es Peña Blanca o Peña Techimacitl, ultimo bastión, reliquia, cosmogonía agonizante.

Cuando yo era joven deseaba viajar
Posarme en la plaza de algún pueblo quieto
Arrancarle todos sus íntimos secretos

Las campanas danzan
Los cohetes se convierten en flores
Estallando en las manos del viento
Flota un sordo rumor de aguacero

Dice el poeta

Los callejones del Ave María, del Espíritu Santo, del Panteón, del Paso Ancho, del Coyote, de San Marcos, de Santa Matilde, de San Pedro y el de La Zorra, son todos ellos leyendas, unas de amor, otras de ánimas y otras de crímenes.

Recordar los nombres de las calles, en tiempo de la invasión europea, nos habla mucho de lo que en el suelo Sanjuanense sucedía.

La de la Salitrera, la de las Animas, del Canal, de los Caleros, de la Santa Veracruz, tareta, Providencia y Unión.

La de Diversiones, la del Sol, del Clavel, de la Duda y del Chirimoyo, del Dulce Nombre de María, de los Cristos, de San Antonio, de la Estancia, de Manzanares, del Obraje, de la Amargura, del Olvido, de Cóporo, Portillo, del Pino, la del Panteón, la del Palacio la de Eusebio, la de Leñadores, la de las Tamboras o la de la Bola.

Todo lo abrazas de armoniosa suerte
Eres tú la paleta de todos los colores
El alba es la princesa de los ropajes de oro
Arca de memoria
Espejo perfecto
Eres para México, como el corazón
Aquí en esta tierra se prendió la aurora

Dice el poeta

En ocho barrios y en una nueva traza, donde los habitantes inmemoriales de esta región, ya no bautizan las calles, se guardan los hijos de este pueblo, que en perenne memoria recordarán el día en que fueron invadidos, mientras pasa el tiempo se vive en el rito de la permanencia.

No fácil desaparecerán los nombres de quienes fueron tus hijos que defendieron, tampoco los nombres de quienes viniendo de lejos, no te respetaron, son los verdugos de una forma de vivir y relacionarse con la naturaleza, que desaparecer para siempre, sin que aparentemente a nadie le importe.

En esta tierra de frontera chichimeca, todo cambia, es una nueva ciudad que se va formando a través de 469 años, contados desde “su fundación”.

Es un nuevo concepto de vivir y de crear, es otro mundo que irrumpe de madrugada, es una larga noche que no ve el alba, Son los indios de Yztachichimecapam que no podrán más vivir en libertad.

Las nuevas leyendas, los nuevos mitos, empiezan a salir de entre tus calles, como una magia en las manos del prestidigitador; Aparecen en la calle del Palacio Encantado o la del Perro Negro, en la de las Diversiones, lugar donde llegaban los titiriteros y se hacían las carreras de caballos, la de los Leñadores y la de los Aguadores. Nacen los nuevos oficios que propician la nueva ciudad.

Por entre todas las calles San Juan Del Río aparece convertido en templo. San Isidro, El Sacro Monte, El Calvario, San Pedro, San Sebastián, Santo Domingo, San Juan de Dios, La Ermita, La Soledad, La Parroquia.

Entre los oratorios, los nuevos hijos de esta tierra, aprenden los nuevos rezos, mientras las campanas a vuelo, saludan cada día a un sol, que ha dejado de ser adorado,

El Beaterio

La calle real guarda un espacio para las mujeres, son las beatas, las nuevas doncellas, que en contemplación, penitencia y oración, más trabajo, reservan para sí, un desposorio más duradero. Hablo de La Casa de Recogimiento de Nuestra Señora de los Dolores, que el pueblo llama comúnmente El Beaterio.

Cuatro mujeres llamadas, Beatriz, Josefina, Isabel y Ana María, se reúnen, son como las madonas de Perrusquía, las flores son las novicias. Sor Azucena, Sor Amapola, Sor >Pasionaria, mujeres del fervoroso siglo XVll, quienes se congregan bajo el báculo del fraile Margil de Jesús. Todas custodian desde entonces esta ciudad. Por ellas se salvan los pecadores, que en las calles de la ciudad aparecen. “No las interrumpas viajero, están en oración”.

De las monjas fundadoras, las que más vivió, fue Sor Beatriz de Jesús, setenta de esos años estuvo al amparo de la Virgen de los Dolores en el Beaterio y el patrocinio de María Luisa de Borbón, reina de España y patrona del beaterio.

Las monjas de este beaterio han sido exclaustradas cuatro veces, pero ellas atribuyen que siempre han regresado a la bendición dada por el Fraile franciscano Margil de Jesús,

Las exclaustraciones se dieron la primera un 21 de marzo de 1863, le sigue la del 23 de abril de 1867, estas dos motivadas por las leyes de reforma, después se dio la del 31 de julio de 1914, a causa de la revolución y la última el 19 de febrero de 1929, con motivo de la persecución religiosa.

Silencio…
Ya murió la algarabía
Los pájaros abandonaron el nido
Oh que grande es el silencio

Las monjas de este beaterio mantienen, lo que otros muchos le buscan quitar a San Juan Del Río, su tradición, su apego a la costumbre. Es por ellas que el Señor de la Misericordia, Jesusito, El Señor de la Portada y tantos otros cultos locales, son mantenidos por este grupo de vestales. Allí las niñas aprenden la doctrina y las madonas tienen su refugio.

Estas monjas guardan con gran celo la Bula Papal de 1973, en que se declara al Beaterio como “Monasterio de la tercera orden regular de San Francisco de Asís”.

Las flores que fueron regando a través de los siglos las hicieron acreedoras a este rango. Son fundadoras del convento de Temazcalcingo, en 1963, del de Apaseo El Grande, en 1971, el de Xochiaca, en 1980, el de Acolman, en 1981, el de Amecameca, en 1982, y el de Toluca, en 1983.

Este es el pueblo de San Juan Del Río repartido alrededor de los jardines sagrados.

Es importante tener el recuerdo de esta beatas que le han dado nombre a la ciudad, como Beatriz Ma. De Jesús, Josefa Ma. De la Concepción, Antonia Gertrudis de Santa Ana, a Josefa Petra, A María Francisca de las Llagas, a Vicenta del Santísimo Sacramento, A María Teresa del Sagrado Corazón, a Margarita María, a María de los Angeles del Consuelo, a María de la Divina Eucaristía y así a cientos de doncellas sanjuanenses.

Después de recorrer algunos aspectos de la vida de la ciudad de San Juan Del Río, Tierra Blanca, Yztachichimecapam, solo queda escuchar el grito de los hombres habitantes inmemoriales de estos contornos, que Junto con el poeta exclaman.

El so por fin se hundió en el cielo
El sol en ocaso muere
Un reguero de la luz encantada
Va cayendo en los campos

“La organización Lucio Cabañas no invade tierras”

ORGANIZACIÓN FRENTE POPULAR CAMPESINO

?LUCIO CABAÑAS?

Region Selva III Frontera

Las Margaritas Chiapas

LAS MARGARITAS, CHIAPAS; A 07 DE JULIO DEL 2011

NO. DE DENUNCIA PUBLICA: 052/03/2011

A LAS JUNTAS DE BUEN GOBIERNO

A LAS Y LOS ADHERENTES DE LA OTRA CAMPAÑA

A LA SOCIEDAD CIVIL NACIONAL E INTERNACIONAL

A LOS DERECHOS HUMANOS INDEPENDIENTES

A LOS MEDIOS ALTERNATIVOS

Y AL PUEBLO EN GENERAL

LAS Y LOS REPRESENTANTES DE DIFERENTES COMUNIDADES AGRAMIADAS A LA ORGANIZACION FRENTE POPULAR CAMPESINO LUCIO CABAÑAS, ADHERENTES A LA SEXTA DECLARACION DE LA SELVA LACANDONA Y PARTICIPANTES EN LA OTRA CAMPAÑA.

POR ESTA VIA DENUNCIAMOS LAS VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS.

HECHOS ANTECEDENTES

EL DIA 30 DE MAYO DEL 2011. LOS C.C. MATILDE HERNANDEZ ALVAREZ, ARMANDO LUNA ALVAREZ, OSCAR LOPEZ GARCIA Y ERNESTO LOPEZ GARCIA, ESTE ULTIMO ACTUAL TRABAJADOR DE CHIAPAS SOLIDARIO, SE POSESIONARON DE UN RANCHO DEL TRAMO CARRTERO DE MARGARITAS- COMITAN, A LADO DE LA RANCHERIA NUEVA AURORA DEL MISMO MUNICIPIO, EN DONDE SEÑALAN CON UNA MANTA: PREDIO RECUPERADO POR LA ORGANIZACION CAMPESINA LUCIO CABAÑAS DE LAS MARGARITAS.

LOS REPRESENTANTES DE LA ORGANIZACION FRENTE POPULAR CAMPESINO LUCIO CABAÑAS, SEÑALAMOS QUE ESTAS 04 PERSONAS NO PERTENECE A NUESTRA ORGANIZACION. SON UNA BOLA DE DESPOJADORES DE TERRENO, UTILIZANDO EL NOMBRE DE NUESTRA ORAGANIZACION. SE HAN POSECIONADO DEL TERRENO CON EL FIN DE VENDER POR CIERTA CANTIDAD POR LOTE, ENGAÑANADO AL GENTE QUE SON LOS LIDERES DE LA ORGANIZACION ANTES MENCIONADA.

LA ORGANIZACION FRENTE POPULAR CAMPESINO LUCIO CABAÑAS SEÑALAMOS QUE NO QUEREMOS PROBLEMAS NI PROVOCACIONES NI ENFRENTAMIENTO ENTRE HERMANOS INDIGENAS COMO LO HEMOS DADO A CONOCER AL MAL GOBIERNO CON OFICIO FECHADO EL 31 DE MAYO DE ESTE AÑO Y RECIBIDO POR LA SUBSECRETARIA DE GOBIERNO DE LA REGION XV MESETA COMITECA TOJOLABAL EL DIA 02 DE JUNIO DE 2011.

LA ORGANIZACION FRENTE POPULAR CAMPESINO LUCIO CABAÑAS HACE DEL CONOCIMIENTO A LOS DEMAS COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS DE LA OTRA CAMPAÑA QUE NO HEMOS INVADIDO TERRENOS Y QUE SEGUIMOS FIRMES EN LA LUCHA.

PERO SABEMOS QUE EL MAL GOBIERNO ES EL ACTOR PRINCIPAL DEL PROBLEMA, PORQUE HEMOS HECHO DENUNCIAS PUBLICAS CONTRA ESTOS INTRUSOS SIN EMBARGO SIGUE DANDOLE ALAS, A ESTAS PERSONAS. MUESTRA DE ELLO ES LA NOTA CIRCULADA EN EL PERIODICO CUARTO PODER CON FECHA 07 DE JULIO DE 2011 EN DONDE SE SEÑALA QUE REPRESENTANTES DE NUESTRA ORGANIZACION TIENEN ORDENES DE APREHENSION.

EL MAL GOBIERNO ENVIA SEÑALES DE INTIMIDACION A QUIENES NOS ORGANIZAMOS Y LUCHAMOS POR DEFENDER NUESTROS DERECHOS A LA TIERRA Y AL TERRITORIO COMO PUEBLOS INDIGENAS. RECHAZAMOS ROTUNDAMENTE LAS ACUSACIONES EN CONTRA DE LOS REPRESENTANTES DE NUESTRA ORGANIZACION FRENTE POPULAR CAMPESINO LUCIO CABAÑAS Y ESTAREMOS PENDIENTES DE LO QUE SUCEDA.

HACEMOS UN LLAMADO A LOS COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS DE LA OTRA CAMPAÑA A QUE ESTEN ATENTO A LO QUE SUCEDA EN LA REGION FRONTERIZA Y A LOS QUE SUCEDA A LOS REPRESENTANTES DE NUESTRA ORGANIZACION.

ATENTAMENTE

LOS REPRESENTANTES.

C. CARALAMPIO PEREZ AGUILAR C. AUGENIO RODRIGUEZ HERNANDEZ

C. MARCELINO JIMENEZ SANTIZ.

“Ojo por ojo” vs “No Matarás”

Tejas ejecuta a un mexicano pese a la intervención de Obama

El condenado violó y mató a una menor, pero no se le informó de sus derechos.- La muerte de Humberto Leal es una violación de las leyes internacionales al no ser informado de que podía contactar con su consulado

ANTONIO CAÑO

El País

Pese a la petición del propio Barack Obama, que advirtió de que la ejecución de Humberto Leal sería una violación de las leyes internacionales, nada ha frenado la voluntad del gobernador de Tejas, Rick Perry, de aplicar hoy (a la una de la madrugada hora española) la inyección letal a este mexicano de 38 años que se ha convertido en el último símbolo de la grave perversión moral y política que representa la pena de muerte en Estados Unidos.

México califica la ejecución de una “violación del derecho internacional”

Humberto Leal esperaba en el corredor de la muerte de la prisión de Huntsville a que un milagro le salvara su vida. Pero una hora antes de la hora límite, el Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazaba la petición de sus abogados y confirmaba la ejecución. Que paralizase la ejecución era una orden improbable del Tribunal Supremo, al que la Casa Blanca pidió intervenir para evitar lo que considera “un daño irreparable a las obligaciones de EE UU con la legislación internacional”. Tras ese varapalo, tan solo quedaba esperar el milagro en la forma de una clemencia inesperada del gobernador Perry, que habría podido posponer 30 días la sentencia de muerte. Una clemencia que no ha llegado. Los abogados de Leal confirmaban su muerte pasados pocos minutos de la hora prevista. “EE UU no cumplió con su compromiso de hacer valer la ley y trágicamente el señor Leal sufrió las consecuencias”, ha sentenciado Sandra Babcock, que encabezaba la defensa de Leal, a Efe.

Leal recibió el jueves por la mañana las últimas visitas de sus amigos y familiares, entre ellos su hermana Mary, que estuvieron con él un par de horas en una sala especial para estos casos de la prisión de Huntsville, dotada de cristales blindados. Más tarde llegaría su última cena: tacos de carne asada, pollo frito, pico de gallo y coca colas.

En su argumentación ante el Supremo y ante el gobernador de Tejas, los abogados de Obama denunciaron que Leal, como ciudadano mexicano, aunque emigrado de niño a Tejas, debería de haber sido informado de su derecho a contactar con el consulado mexicano tras su detención en 1994 como sospechoso del asesinato de la joven Adria Sauceda.

La comunicación de un detenido con los representes diplomáticos de su país está obligada por la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, de la que EE UU es signatario. A Leal no se le informó de ese derecho antes de que se confesase culpable del delito del que se le acusaba. Otros 50 condenados a muerte mexicanos se encuentran actualmente en la misma situación.

El gobernador de Tejas se siente amparado por una sentencia del Tribunal Supremo de 2008 en la que afirma que el contenido de la Convención de Viena no vincula a los estados. “Tejas no tiene obligación de obedecer a ningún tribunal extranjero ni el presidente tiene autoridad para revisar los casos de ciudadanos extranjeros a la espera de ejecución”, afirmaba una nota del Gobierno tejano. “Quien cometa el crimen más atroz en Tejas”, añadía, “puede esperar recibir la pena máxima según nuestras leyes; Leal fue sentenciado por la violación y muerte a golpes de una niña de 16 años”.

Entre otras consideraciones, la Casa Blanca ha argumentado que esta ejecución deja en situación de indefensión a los ciudadanos norteamericanos en el resto del mundo y crea un grave precedente sobre el cumplimiento de los compromisos internacionales por parte de EE UU. La Embajada mexicana en Washington, organizaciones humanitarias y medios de comunicación tras pedir la suspensión de la pena y han advertido de las serias consecuencias que puede tener esta ejecución, especialmente en las relaciones de EE UU con México y en el prestigio mundial de este país.

Aunque pocos dudan de la culpabilidad de Leal en el delito que se le imputa, es probable que, como ha manifestado su abogado, con la adecuada asistencia legal en el momento oportuno, no se hubiera declarado autor del crimen y su responsabilidad hubiera sido más difícil de probar en un juicio.

En este caso se reúnen, además, una serie de circunstancias que hacen aún más cuestionable el uso de la pena de muerte en un caso que, en otro escenario y con distintos protagonistas, podría haber acabado en la absolución.

El gobernador Perry es una destacada figura del Partido Republicano con confesadas intenciones de aspirar a la presidencia. Pertenece a su ala más conservadora, la que corteja los votantes que exigen ley y orden en la frontera y mano dura con los inmigrantes mexicanos.

Humberto Leal era un inmigrante sin educación que llegó con dos años a este país y trabajaba como mecánico en San Antonio cuando fue detenido. Fue la última persona a la que se vio con la víctima y en su casa se encontró una blusa con sangre que pertenecía a la muchacha asesinada. A las pocas horas de su arresto, confesó ser el autor del crimen.

Su situación hubiera sido mejor defendida si los legisladores norteamericanos hubieran actuado con mayor celeridad. En 2005, el Tribunal Internacional de Justicia ya advirtió a EE UU de que los casos de los 51 extranjeros condenados a muerte sin comunicarse con sus embajadas representaban una violación de la Convención de Viena. El presidente George Bush, en ese momento, compartió ese criterio. El Congreso se puso a trabajar en una legislación para permitir el acceso de esos 51 presos ante un tribunal federal para que éste decida sobre su situación, pero esa ley sigue aún en trámite en el Capitolio.

La exclusión social se da al pasar de nuevos ricos a nuevos pobres

De nuevos ricos a nuevos pobres

Unos 800.000 españoles han caído en situación de exclusión severa después de tres años de crisis – Los servicios sociales públicos no dan abasto, según Cáritas

JUAN G. BEDOYA

El País

Un faraónico rebaño de vacas famélicas simboliza el sueño de millones de familias españolas en el tercer año de la crisis. Es la parte subjetiva de un terrible problema social que Cáritas Española puso ayer en cifras, con datos propios y los de la más reciente Encuesta de Condiciones de Vida, del Instituto Nacional de Estadística (INE). La conclusión es que no para de crecer la pobreza (alcanza ya al 20,8% de la población: cerca de diez millones de personas), en tanto que la exclusión social sumó 800.000 personas más entre 2007 y 2010, con nada menos que 8,5 millones de españoles en esa situación. Además, hay 1,4 millones de hogares en los que ningún miembro trabaja y otros 500.000 que ya han agotado los sistemas de ayuda y no tienen ningún ingreso.

El Estado desvía a Cáritas el alud de nuevos pobres

El grito de auxilio de Cáritas
Caritas España

“Hasta los ocupados tienen sensación de empeoramiento”, afirma un experto

La pobreza severa alcanza por igual a universitarios que a gente sin estudios

La crisis eleva un 3% la práctica religiosa entre los españoles

Desciende la participación en actividades sindicales o vecinales

La tesis general es culpar al paro de todas las situaciones de vulnerabilidad. Es una verdad a medias, según el último análisis de Cáritas mediante un estudio realizado en colaboración con la Fundación Foessa (Fomento de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada). “Incluso la población ocupada tiene esta sensación de empeoramiento de sus condiciones de vida al aumentar la precariedad o la incertidumbre respecto al empleo”, sostiene la principal organización asistencial de la Iglesia católica.

La causa sigue siendo principalmente las múltiples consecuencias de un desempleo intensivo y extensivo en el espacio y en el tiempo, que reduce drásticamente las posibilidades de ingresos económicos suficientes en millones de hogares. Los expertos de Cáritas también achacan la situación “a la insuficiencia o futura pérdida de ayudas de protección social públicas” (por ejemplo, las prestaciones por desempleo).

No es la primera vez que se estudia la valoración subjetiva que tienen los españoles sobre su nivel de vida y situación social. Foessa lo hizo en 2008 sobre los diez años anteriores. Fue una década de vacas gordas, de prosperidad macroeconómica y de una generación de empleo espectacular, pero, aún así, el 30% manifestaba entonces que su nivel de vida era peor al de diez años antes.

“Les llamamos los perdedores en tiempos de bonanza”, dice el profesor Sebastián Sarasa Urdiola, del departamento de Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona). Suya es la metáfora de las vacas flacas en el sueño del faraón. “Queda poco de aquella bonanza”, afirma.

Ha titulado su informe Efectos de la crisis en el nivel de vida subjetivo de los españoles. Foessa lo incluye en uno mucho más amplio (519 páginas), llamado El primer impacto de la crisis en la cohesión social en España. Ayer lo presentaron Sebastián Mora, secretario general de Cáritas, y Francisco Lorenzo, coordinador de su equipo de estudios.

Con datos del profesor Sarasa Urdiola, la crisis ha invertido las proporciones de personas que valoran como buena o mala la evolución de su nivel de vida en los diez años anteriores a 2008. Si en 2007 casi cuatro de cada diez españoles valoraban que su vida había mejorado, en 2010 esa proporción se ha reducido a poco más de uno por cada diez. En sentido contrario, la mitad de los españoles asegura ahora que vive peor de como vivía diez años antes, frente a solo el 28% en 2007.

Este crecimiento de la insatisfacción es muy superior entre los jóvenes que entre el resto de la población, especialmente de más de 50 años. “Los mayores son los que menos han acusado el efecto de la crisis porque muchos de ellos son jubilados con ingresos públicos que les han protegido de la debacle del mercado de trabajo”, señala Sarasa Urbiola.

Miguel Laparra , de la Universidad Pública de Navarra, se refiere a ese fenómeno como “una vuelta a la tortilla generacional”. Junto a Ángel García García, del grupo de Investigación ALTER, Laparra ha estudiado las alteraciones que ha causado la crisis en el “espacio social”, con la conclusión de que ha afectado más a las mujeres “pero cada vez menos por el hecho de serlo”, y mucho más según el territorio o el tipo de barrio en que se habita.

“El infortunio nos hará iguales, pero no tanto”, dicen, en el sentido de que se están diluyendo las fronteras de la exclusión severa, que alcanza tanto a titulados universitarios como a personas “con un nivel educativo menor del obligatorio”.

Hay otra variable preocupante sobre este pesimismo respecto al presente, si se compara con el resto de los habitantes de la Unión Europea. España es el cuarto país en peor situación: nada menos que el 85% de los españoles cree que la pobreza ha aumentado (el 60% opina que lo ha hecho “intensamente”), solo por detrás de Grecia, Rumanía y Portugal y muy lejos del 38% de la media de la UE.

Otra consecuencia curiosa de la crisis es el incremento de la práctica religiosa (un 3%), en paralelo con un descenso de participación en actividades sindicales, deportivas o en asociaciones de vecinos. Lo documenta la profesora Rut Iturbide, de la Universidad Pública de Navarra.

Lo peor de todo es que la capacidad de respuesta del Estado, en sus diferentes niveles (Administraciones central, autonómica y local) se ha resentido muy gravemente con la crisis. Hay datos terribles en el informe de Cáritas, por ejemplo los tiempos de acogida o de respuesta en los servicios públicos ante un ciudadano que acude en demanda de auxilio.

El tiempo para concertar una primera cita o entrevista inicial es de casi un mes como media (25,9 días). En Cáritas el plazo medio para concertar una primera entrevista es de cuatro días, e incluso suelen realizarse el mismo día en que un ciudadano en apuros acude a solicitar la ayuda.

Sebastián Mora achaca la situación de los servicios sociales públicos “al fuerte aumento de la demanda, pero también a otras causas estructurales, como la falta de recursos económicos y humanos, o coyunturales, como bajas por estrés y numerosos cambios de destino que hacen difícil acompañar a las personas en sus procesos, o al hecho de que los horarios de atención apenas se han modificado en este contexto, de manera que no se da un servicio suficiente para disminuir la lista de espera”.

La consecuencia es que, considerando el tiempo medio que transcurre entre la primera cita y la respuesta efectiva, cada tramitación y gestión de ayudas puede retrasarse más de dos meses en los servicios sociales públicos (65,3 días, aunque se ha reducido en el último año).

Estos retrasos dependen del tipo de ayuda solicitada, pero es en las prestaciones económicas donde la respuesta es especialmente lenta y donde se provocan tres graves fenómenos: el empeoramiento de la situación de las personas necesitadas de estas ayudas; la exigua adaptación del funcionamiento y los criterios de actuación de los servicios sociales a los nuevos perfiles de pobreza y exclusión que ofrece la crisis, lo que lleva a más respuestas de información que de resolución; y el hecho de que numerosas veces Cáritas -u otras organizaciones de caridad privadas, en su mayoría religiosas- se ven forzadas a adelantar el dinero a los beneficiarios de ayudas de los servicios sociales públicos, para reducir el impacto de la espera hasta que la ayuda económica es efectivamente recibida.

Hay casos en los que este método es de vital necesidad, por ejemplo, en las peticiones de la llamada renta mínima, que es considerada como un derecho que permite a los ciudadanos contar con un recurso básico para el sostenimiento de sus familias. Es una prestación que gestionan las comunidades autónomas y los servicios sociales públicos. Pues bien, el tiempo que transcurre entre la solicitud y el cobro efectivo de una renta mínima fue de 132 días como media en 2010.

Lo peor es que la lentitud, lejos de aminorar, ha aumentado en época de crisis: en 2008 la espera era de 98 días, y de 121 días en el 2009. En Cáritas, el tiempo medio entre la primera cita y la respuesta efectiva es de 7,3 días, “aunque también depende del tipo de ayuda que se solicite”.

Son datos de la propia entidad, y no es fácil rebatirlos. Se trata de ayudas de máxima urgencia, que de no producirse, llenarían las calles de personas hambrientas y sin hogar. Por eso, muchas veces, las organizaciones de caridad se ven obligadas a resolver los casos de mayor urgencia y gravedad en el mismo día en que la persona acude a sus centros en busca de auxilio, en forma de alimentos, medicinas y ropa -especialmente si hay menores-, pago de suministros por amenaza de desahucio, etc.

Se trata de ayudas de urgencia que debe satisfacer la Administración del Estado. Lo hace, pero con más de cuatro meses de retraso, por falta de recursos (de liquidez) o a causa de la burocracia. Sebastián Mora insiste en que Cáritas complementa “los servicios sociales públicos, no los sustituye”.