Chacatorex Hormiga Colorada

Chacatorex. Ch’ol. Hormiga colorada

Operativo militar en proceso contra Radio Ñomndaa

Hostigamiento Judicial a familiares del Director del Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa AC

En seis años han sido ejecutados 27 promotores de los derechos humanos
Descubren en Toniná dos esculturas que representan a prisioneros de guerra
Acción Urgente. Lydia Cacho, periodista y defensora de los derechos humanos en peligro
Periodista mexicana, primera en ser “asilada política” en España Apple, en la mira de piratas informáticos no Fueron ejecutados extrajudicialmente a manos del Ejército Nacional Mexicano, la Policía Federal, y la Policía Estatal
Crece la indignación del otro lado del Atlántico
Agresiones y amenzas de los partidos políticos en contra de zapatistas en San Marcos Aviles, denuncia la JBG de Oventic
Comunicado de los presos politicos de Bachajon
Organizacionesw Civiles Reclaman Respeto a la Libertad de Prensa y de Expresión en Chiapas
Quincemayismo 01
El fin de la democracia
La urgencia de aprender
Las marchas de la dignidad en España
JBG Morelia: fueron liberados los compañeros secuestrados por la ORCAO y se denunica su estrategia paramilitar. / (Seguimiento denuncia anterior)
Alto a la guerra contra Ostula
Dos zapatistas continúan secuestrados por la paramilitar ORCAO, están siendo torturados
Agresión en proceso de gobierno chiapaneco contra Isaín Mandujano, periodista crítico

Chacatorex
Chacatorex@gmail.com
http://chacatorex.blogspot.com

Un aspecto del reconocido maestro Adolfo Sánchez Vázquez, fallecido ayer

Adolfo Sánchez Vázquez dona acervo bibliográfico a la UNAM

En la UNAM, Sánchez Vázquez mostró su marxismo, crítico y abierto. ESPECIAL

?Está compuesta por unos cuatro mil volúmenes
La colección bibliográfica del poeta Adolfo Sánchez Vázquez fue donada a la biblioteca ”Samuel Ramos” de UNAM

CIUDAD DE MÉXICO

Compuesta por unos cuatro mil volúmenes, la colección bibliográfica del poeta Adolfo Sánchez Vázquez fue donada a la biblioteca ‘Samuel Ramos’ de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Dicho conjunto bibliográfico, cuya fecha de entrega aún se especifica, ofrecerá textos referentes a disciplinas como la filosofía, la política, la literatura y el arte.

Aunque los temas prioritarios se concentran en áreas como filosofía del arte, vida e ideas de Carlos Marx y Federico Engels, historia del marxismo y filosofía en general: ética y hermenéutica, entre otros.

La colección cuenta con dos o tres de los mejore diccionarios filosóficos que tradujo en su época de juventud, y que se suman a otras en inglés, francés y alemán, informó la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Los principios de la ciencia”, de Eduardo Nicol; “La Filosofía de la Filosofía”, de José Gaos; “Perfiles Filosófico-Políticos”, de Jurgen Habermas, e “Introducción a la Lógica Dialéctica”, de Eli de Gortari, son algunas de las obras que podrán consultarse.

Además de este acervo cuenta con autores como Georg Wilhelm Friedrich Hegel, Antonio Machado, Rafael Alberti, Luis Cardoza y Aragón, Louis Althusser o Maximilien Rubel.

Aurora Sánchez, integrante del Centro de Estudios Literarios del Instituto de Investigaciones Filológicas, e hija del emérito, la decisión de su padre fue realizar esta aportación debido a que todos los volúmenes son reflejo de su formación al paso del tiempo.

“Constituye una mínima compensación por todo lo que de manera invaluable la Universidad me ha dado para ejercer la docencia y llevar a cabo mis investigaciones”, consideró el profesor Adolfo Sánchez, en la carta dirigida a la Rectoría para formalizar la entrega.

En esta misiva a la Rectoría, Adolfo Sánchez Vázquez también propuso a su discípulo, filósofo y profesor de la Facultad, Gabriel Vargas, como enlace entre las autoridades universitarias y la familia.

La fecha para la entrega física del acervo está aún por definir, informó Aurora Sánchez.

Adolfo Sánchez Vázquez nació en 1915 en Algeciras, España, país del más adelante salió en exilio.

A temprana edad se afilió a la Juventud Comunista como parte de un compromiso político e ideológico con el socialismo y con la lucha antifascista que ha mantenido toda su vida.

Actualmente es profesor emérito de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), institución donde desarrolló su vocación filosófica en México.

Residente en México desde 1939, año en que abandonó su patria, donde se formó académicamente, llegó a Veracruz el 13 de junio de ese año, con muchos otros refugiados españoles, entre ellos el escritor Juan Rejano y el poeta Pedro Garfias.

Cursó la maestría en Letras Españolas en la UNAM e ingresó como ayudante de Eli de Gortari, en 1952.

Continuó como profesor de asignatura a partir de 1955, y desde 1959, como profesor de carrera en la FFyL.

Fue en esta casa de estudios donde su marxismo, crítico y abierto, penetró en las aulas, marcando el inicio de la conformación de su selecto conjunto bibliográfico que ahora donará a la ésta entidad educativa.

“Nadie debe quedarse con los brazos cruzados” dice el obispo de Querétaro Faustino Armendáriz

SEMBRADORES, ¡ES LA HORA DE EVANGELIZAR!

Hablar en parábolas fue una de las formas de enseñar más características de Jesús y a través de ellas trataba de provocar una reflexión y una respuesta en sus interlocutores. San Mateo reúne siete parábolas que buscan explicar el misterio del reino de los cielos, que se hace presente en las palabras y en los signos de Jesús y que continúa adelante a pesar de la resistencia de los fariseos.

Jesús da su interpretación y con ello refleja la preocupación como pastor, que intenta animar, fortalecer y formar la fe de la comunidad. Son un mensaje de fe y esperanza: El Reino de Dios está presente y crece a pesar de su aparente pequeñez.

En esta parábola del sembrador se trata de mostrar cómo este Reino se ha hecho presente y cuál es su fuerza; el centro de interés de la parábola no está en cómo es acogida la semilla sino en la magnífica cosecha que produce lo que cae en buena tierra y con ello los discípulos reciben la exhortación de ánimo que les ayuda a no replegarse. A pesar del fracaso aparente, la llegada del Reino es imparable, y el resultado final será maravilloso e incalculable; hoy el eco de las palabras del Señor también nos anima a nosotros de tal manera que nos llama “¡Dichosos!”.

La explicación de Jesús resalta la actitud de acogida primera del evangelio, a fin de que no sea ahogada por las dificultades con que se encuentran, ya que el verdadero discípulo es descrito como la tierra buena en la que cae la semilla y da fruto.

En nuestros tiempo, en que lo que cuenta son los resultados rápidos y la rentabilidad inmediata, alguno puede sentir la tentación de dudar o no creer en la eficacia del Evangelio, y llegarse a preguntar: ¿Sirve para algo práctico este mensaje que los cristianos proclamamos ante el mundo?

La respuesta de quien lo anuncia es contundente ya que los efectos de la Palabra de Dios como luz, esperanza y paz en el corazón del hombre es una realidad. Por ello recurrimos a la experiencia de que cuando es la Palabra de Dios la que anunciamos, sea en medio de las multitudes, sea en la misión casa por casa, o en el consejo espiritual personalmente, los rostros se transforman y de allí el rostro de la vida refleja el milagro de la conversión, porque es la misma Palabra del Señor; aquella que atrajo a Pedro y a Juan, la que dio un giro total a la vida de la samaritana, la que llenó de amor el corazón del ladrón al lado de la cruz de Jesús.

Es la semilla del Evangelio que hoy se lanza en los surcos de nuestra Iglesia, y donde tenemos la seguridad de que el Señor será quien dé los frutos. ¡Es la hora de evangelizar!, y ningún bautizado puede claudicar de esta tarea que le pide el Señor. Dejemos que el Señor abone la tierra, nosotros lanzaremos la semilla; todos somos discípulos misioneros y nadie se puede quedar con los brazos cruzados.

† Faustino Armendáriz Jiménez

IX Obispo de Querétaro

La tierra, las ciudades incluídas. La tenemos de encargo

México minado

Ojarasca

La Jornada

Si como propone el poeta wayuu Miguel Ángel López-Hernández, somos la primavera de nuestros muertos, basta ver estos rostros que no vemos de los niños de Cherán para entender (los pueblos siempre lo han entendido) que la tierra no es nuestra, sino de los que siguen.

La Tierra, ciudades incluidas. La tenemos de encargo. Se las estamos cuidando. Y esa es una grave responsabilidad.

Bien que sabemos que los indígenas no cuentan. Y menos en México, donde aunque les regateen cifras e identidades, siguen siendo la cuarta parte de todos los indígenas americanos, y sin duda los mexicanos que mejor defienden al país, de tan sólo defenderse.

Los sentimientos colectivos de “¡ya basta!”, “nunca más un México sin nosotros”, que hallan su eco en “estamos hasta la madre”, “ni una más”, han permeado a contrapelo la conciencia nacional. Atrapado como está el país en el peor vendaval capitalista de la historia, ubicado en el mero corazón del cataclismo, donde al “choque de culturas” del pensamiento colonial le viene a salir el chirrión por el palito. Somos el catálogo de muestra de lo que puede resultar el mundo futuro si no detenemos al neoliberalismo brutal.

Un México minado por el criminal contratismo minero promovido por el Estado. Deglutido por la avaricia turística. Por los monocultivos castrantes y los transgénicos grilletes esterilizantes. Los arrasamientos carreteros, hidroeléctricos, industriales. El endeudamiento eterno, los pagarés de la guerra múltiple, que finalmente es contra el pueblo. Contra las mujeres. Contra los teritorios indígenas. Contra la educación, y peor si es intercultural o autónoma. Los pagarés impagables.

Los desarrolladores en el poder que van vomitando planes por donde pasan están asesinando la tierra, y no sólo a la bola de cristianos que vivimos en ella.

Eduardo Galeano, al visitar solidariamente el campamento (“acampe”) del pueblo qom en el centro de Buenos Aires, hace unas semanas, en una entrevista de banqueta con Indymedia Argentina lo decía inmejorablemente:

Los indígenas no son el problema de las Américas sino que son la solución. Tenemos que aprender de ellos.

Esas voces que resuenan desde el pasado más remoto pero hablan al futuro de la comunidad de la naturaleza y todas las personas.

El suyo es el mejor de los mensajes: somos todos parientes de todo lo que tiene piernas, pero también patas, alas o raíces.

La defensa del agua, los bosques, la tierra, es también nuestra defensa.

El planeta puede ser salvado siempre y cuando escuchemos las voces nunca escuchadas, las más despreciadas.

Los que más voz tienen son los no escuchados, rodeados del desprecio general, casi silencio.

Nos ahogamos en una creciente ola de violencia, destrucción y muerte

Los pueblos originarios frente al desorden ecológico y social

Joel Padrón González*

Desorden que amenaza con arrastrarnos más y más al caos (…como aquel que reinaba en el principio). ¿Y nuestra capacidad potencial de mantener y perfeccionar el orden establecido en toda la Tierra? Cerramos más y más la vía única de la razón y la palabra necesaria. Nos ahogamos en una creciente violencia de destrucción y muerte.

Violencia, que lo es, venga ésta de donde venga. Porque no es lo mismo hablar, por una parte, de la violencia primera, la que procede del poder y del sistema de dominación y represión que se impone a fin de mantener la nueva situación social de injusticia para unos y de privilegios para otros cuantos; y, por otra, de la violencia segunda, que en muchos casos ha sido necesaria respuesta a la primera, y que viene de la población civil, la cual busca restablecer precisamente el orden destruido por la primera.

Ejemplo claro de esta espiral de violencia que debemos detener ya en todo el mundo son los acontecimientos que se están viviendo en Libia, Egipto, Túnez, Argelia, Marruecos, Costa de Marfil, Yemen, Siria y otros. Aunque ahí, con preocupación, podemos también dilucidar los intereses estadunidenses y el interés por el curso espontáneo de la respuesta civil.

En nuestro continente latinoamericano, explicación parecida tienen los recientes descontentos y movilizaciones de la sociedad civil en Bolivia, en la nueva Nicaragua, como también la guerra sin fin en Colombia. En nuestro país, los feminicidios aún sin respuesta en Ciudad Juárez y en el estado de México, los secuestros y las recientes fosas comunes de víctimas inexplicables, los más de 30 mil asesinatos y ejecuciones en los pasados cinco años, los que inexplicablemente significan muchos más muertos que los que están registrando las grandes guerras a las que hacemos referencia. Desde la población civil estamos obligados a decir basta a este proceso de violencia y a construir una propuesta distinta de nación.

Por otra parte, nos aterra el creciente desorden ecológico del que todos somos responsables. Además de los desastres naturales, como el temblor de 9.1 grados con el subsiguiente tsunami y la inesperada y preocupante crisis nuclear en Japón, los incontrolables incendios de estos días en el norte del país que dejaron hasta el momento cerca de 60 mil hectáreas totalmente destruidas por el fuego. El mundo se nos está calentando más allá de los niveles que se requieren para conservar la vida, ¿hasta cuándo nos decidiremos a hacer lo que debemos para poder frenar este desorden? ¿Por qué estamos debilitando tanto la capa de ozono que nos protege, amenazando sin razón la vida de la humanidad entera? ¿Hasta cuándo seguiremos, inconscientes, emitiendo a la atmósfera las 30 gigas- toneladas de dióxido de carbono que le estamos emitiendo cada año? (Una giga equivale a mil millones de toneladas de dicho dióxido.) ¿Cuánto desastre significan todavía las 600 mil toneladas de petróleo crudo derramadas en el Golfo de México de abril a junio de 2010? ¿Qué amenaza significan las 11 mil 500 toneladas de agua radiactiva derramadas recientemente al océano desde la central de Fukushima? ¿Hasta cuándo vamos a seguir depredando así la Tierra, usando irracionalmente los recursos naturales que son para bien de todos? También ante este desorden estamos obligados a decir basta. Pues quienes detentan el poder no asumen políticas reales y decididas.
No obstante, hay esperanza: las marchas en contra de la inseguridad realizadas el miércoles 6 de abril en 21 ciudades de nuestro país, con el apoyo de protestas en Barcelona, Buenos Aires, París y Nueva York, deben continuar o convertirse en una manifestación solidaria sin final hasta lograr que se nos garantice la seguridad para todos.

En esta lucha por la seguridad está el desafío de garantizar el respeto y la defensa a los derechos humanos de toda la población civil, que se encuentra entre dos fuegos, aportando, sin quererlo, cientos de víctimas inocentes. Desde aquí se levanta el grito que nadie podrá callar de Juanelo Sicilia y sus compañeros en nombre de todas las víctimas inocentes de la población. También está aquí la razón del pacto nacional en contra de la violencia a la que nos invita su padre Javier Sicilia…

Volvamos otra vez los ojos hacia Chiapas: en materia ecológica, los pueblos indígenas de Chiapas tienen propuesta, la cual es sostenida a través de cientos de años. Los pueblos indígenas tienen vocación y capacidad para preservar los recursos naturales.

Giremos la mirada a la reserva ecológica El Huitepec, cerca de San Cristóbal de las Casas; cuidada y conservada por la capacidad organizativa de los pueblos indígenas: solos, sin recursos; de manera independiente.

No han sido las poblaciones indígenas las que han destruido la selva: fue la ganadería extensiva, la tala de las compañías madereras, el dinero, la ganancia.

Y frente al desorden social, los pueblos también tienen propuesta, desde su sentido distinto de los cargos, de la política, del servicio: del bienestar comunitario, contrario a la destrucción y a la violencia. Desde la protección que, por fortuna, muchos hacen de su tierra comunitaria y colectiva.

Todas y todos debemos reconocernos actores del nuevo orden social que necesitamos y buscamos: no un hijo muerto más, no más sangre en el país, garantía de respetar y defender los derechos humanos de toda la población, compromiso de usar racionalmente los recursos naturales, asegurar la producción intensiva de alimentos para la soberanía alimentaria del país y vida para todos.

*Integrante del equipo pastoral de Tatic Samuel Ruiz