Vivi en español de José Félix Zavala

Vivir en español

No todo es tuyo olvido.

Quiero morir del todo
Con este compañero
Mi cuerpo.

Para todos tiene la muerte una mirada

Vendrá la muerte
Moriré rodeado y protegido
Por dulces palabras españolas

Mi español es barroco
Por su mezcla abrupta de lo mesoamericano

Quiero incorporarme
A la causa justa de los rebeldes de la lengua
Mi barroco cultural
Me permite el desperdicio de las palabras

La libertad se forja
Con la confrontación con la fatalidad y el destino.
No me interesa la ley, la regla de lenguaje,
Sino la verdad que me da la coherencia.

Esta reflexión sobre el español como mi lengua madre, ojalá pueda tener la suerte de repensarse entre los profesores de la lengua, desde la facultad de letras de la U A Q hasta el primer grado de educación elemental, en este nuestro Querétaro, en beneficio de nuestra identidad local.

Nací hablando español y voy a morir en español. Llegado ese momento, para ese momento estoy conciente y reconciliado con la vida, acudirá en mi ayuda la voz del poeta, No todo es tuyo olvido. Si me tocara padecer una larga enfermedad, probablemente diría, Quiero morir del todo, quiero morir con este compañero, mi cuerpo.

No lo sé, afortunadamente no sé, el lugar y las circunstancias de la última cita en la que a lo mejor yo mismo me sorprenderé, repitiendo con el poeta: Para todos tiene la muerte una mirada. Vendrá la muerte y tendrá tus ojos. Siempre en español, es lo único que doy por cierto.

Un idioma es una fatalidad, aunque también puede llegar a ser una elección, un destino asumido. El español, se ha dicho y es cierto, tiende al exceso. Somos barrocos, por la España de la contrarreforma y lo es aún más, por la mezcla abrupta con mesoamérica. Disfrutamos por igual el derroche del tiempo, que de las formas y de las palabras.

Los estudiosos del barroco han reivindicado, como un hecho positivo, ese despilfarro. No es defecto sino virtud, hay belleza y por lo tanto hay placer en lo gratuito y en lo innecesario.

La cultura barroca no es mejor que la cultura clásica, sólo es diferente y una manera distinta de leer el mundo. El barroco es nuestra identidad.

Más de alguno prefiere la claridad, la economía del lenguaje, la palabra justa y necesaria. En diversos autores he percibido la rebeldía contra la fatalidad barroca del español, es su bronca. Reciben armas y financiamiento extranjero, principalmente de los hablantes del inglés.

Yo pienso que desde los tiempos del Arca de Noé, las diversas lenguas se ayudan, establecen alianzas y pelean entre sí. Pertenecer a este bando de las alianzas, a contracorriente de la tendencia dominante, me ha hecho más libre, pero no abandonar mi español barroco.

La libertad del lenguaje, se forja en abierta confrontación contra la fatalidad y el destino del purismo.

La economía del lenguaje y la palabra justa y necesaria, no tienen nada que ver con la corrección y la pureza del idioma. Se trata de algo más profundo o mejor, se trata de la profundidad.

Hay que tener en cuenta que a los puristas, que son los policías del idioma, no les interesa la verdad sino la ley. Que se cumplan las normas, que se hable un buen español sin extranjerismos, neologismos, barbarismos, vulgarismos.

Lo que más importa es la coherencia, que se diga lo que se tenga que decir, no importa que se utilicen palabras no aceptadas por las autoridades de la lengua. La lengua evoluciona y frente a eso no hay policía que valga.

La estructura básica de un idioma reside en su sintaxis y no en su léxico, que es la superficie, la hojarasca.

Los escritores, el lumpen, el hampa, las clases bajas y en general todos los marginados han sido históricamente los encargados de transgredir el idioma y de esa manera lo han modificado inyectándole vitalidad.

“Y ella me hizo cambio de luces y entendí que el adelante, no se había acabado”, voces que vienen del habla cotidiana y mantienen viva la llama del idioma.

Desde que tengo memoria, siempre ha habido esos sujetos sospechosos que están a punto “de acabar con el español”, pero hasta ahora nunca ha sucedido tal desastre.

Al contrario, según la información que tenemos, el español ha crecido y se ha fortalecido en el mundo. Incluso, ha llegado a asustar al poderoso inglés, hasta el punto de que algunas autoridades cometieron la torpeza de intentar prohibirlo.

A los sospechosos de antes se les ha agregado ahora un peligroso aliado: Internet. Los puristas del idioma ponen el grito en el cielo y pronostican el desastre definitivo. Por supuesto, nada de esto ocurrirá y tengo la absoluta certeza de que yo y los hijos de mis hijos, moriremos en español.

“Si los defensores del idioma están tan activos buscando molinos de viento contra los cuales luchar, les aconsejo más bien perseguir a los retóricos que se adornan con palabras que no sienten y a los políticos que usan el lenguaje para ocultarse. No es difícil encontrarlos, ellos salen de sus madrigueras en tiempos de efemérides y congresos de la lengua.”

Tengamos presente que la lengua española es uno de los idiomas más importantes utilizados para la intercomunicación en el mundo actual.

El español es actualmente la tercera lengua más estudiada del planeta y una de las pocas que crece en número de estudiantes. Es la lengua de una comunidad de cerca de 400 millones de personas, distribuidas en 23 países que poseen un número todavía indeterminado de culturas regionales, conservadas y trasmitidas por medio del español. Los países hispanohablantes están ubicados en gran parte de la geografía universal:

Se habla en Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Panamá, México, Puerto Rico, asociado a Estados Unidos, Cuba, Guatemala, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, El Salvador, Costa Rica, en Belice, en mucha parte de los Estados Unidos de América, en España, en las Islas Filipinas y en varias regiones del Norte de África: Sahara occidental, Guinea Ecuatorial y Marruecos y en algunas zonas del Medio Oriente, especialmente en comunidades sefardíes, judíos orientales de origen español.

Sin embargo, el español hablado en países separados entre sí por cientos de kilómetros y poseedores de características socioculturales tan diversas, es una totalidad, con un núcleo común que garantiza su unidad dentro de su necesaria diversidad.

Es un hecho real que el español como todas las lenguas del mundo, presenta variaciones.

“La lengua española es un extenso conjunto dialectal en que se entrelazan y contienen numerosas normas dialectales locales, regionales, nacionales y pan hispánicas, niveles socio-culturales y estilos o disfasias que varían de un lugar a otro y de una situación a otra.”

“La lengua no es un sistema autónomo sino que, por el contrario, está sujeta a alteraciones permanentes, motivadas por variables de índole social, cultural, geográfica y temporal, entre otras”. Estas variaciones son la expresión simbólica de la variación de las sociedades que utilizan esta lengua, son creadas por ellas y son signo de riqueza y vitalidad del idioma.

Pero pese a esa real diversidad lingüística, el español, como ya se ha visto, presenta un fondo lingüístico común que garantiza su unidad.

“Esa lengua es de todos nosotros y no de un solo grupo geográfico o social. Entre todos la hemos hecho, la cultivamos, la transmitimos, la conservamos y mantenemos su unidad esencial, no obstante las distancias que nos separan, los diez siglos de tradición lingüística que posee esta lengua y la diversidad socio-cultural de sus usuarios”

Los idiomas de extenso desarrollo temporal y espacial, como el español, llegan a formar un dialecto normativo que no coincide exactamente con ningún dialecto territorial, aunque sus rasgos fundamentales si sean los de uno de ellos. Es un tanto artificioso en cuanto a que sus normas no se realizan generalmente en el habla real de ningún lugar, sino que son solo el patrón ideal a que aspira todo usuario de la lengua como modelo de máximo prestigio.

“Una lengua histórica es un conjunto de dialectos subordinados a un dialecto literario normativo común que se usa para algunas formas exigentes de la comunicación, de la administración, de la educación, de la literatura”

Este dialecto se impone sobre los dialectos regionales y nacionales y por esta razón puede ser catalogado como una lengua superpuesta. Algunos autores lo denominan dialecto estándar y es un dialecto que ha alcanzado una posición distintiva.

Es un dialecto ideal y elimina marcas de edad, grupo social, lugar de origen o nivel educacional, es transregional y trans-social.

En el dialecto estándar o dialecto normativo literario se apoya la unidad lingüística, puesto que cada individuo que lo use debe aprender una serie de normas impuestas por la sociedad para diferenciar su lengua de la de otras comunidades lingüísticas y poder así conservar una lengua que, pese a sus variedades, posee un fondo lingüístico común.

“El individuo hablante siempre es miembro de una comunidad parlante; por lo tanto, la libertad lingüística del individuo tiene sus límites en las normas derivadas del conjunto de hábitos y valores lingüísticos típicos de la comunidad y sentidos por ésta, en forma implícita o explicita, como cauterizantes”

Además del dialecto estándar, existen variaciones lingüísticas como las diatópticas, la variedad diastrático que se refiere a las variaciones de una lengua según la clase social a las que pertenecen sus hablantes “de lengua culta, semiculta, vulgar”, la variedad diafásica o de estilo, familiar, coloquial, formal, literario, solemne. Recordemos que toda diatopía o variedad territorial se acompaña de diastratías y de disfasias.

En los últimos años se ha organizado una toma de conciencia sobre la necesidad de realizar investigaciones con el propósito de conocer no sólo lo diverso, sino también lo común que posee nuestra lengua:

Como se ha dicho, son los fenómenos comunes los que sostienen la unidad lingüística y mucho más en el caso de un universo lingüístico tan extenso como es el hablante del español.

Sobre esta necesidad es necesario reconocer que existen marcadas diferencias entre el español con el nivel léxico-semántico.

Las variedades de la lengua hay que describirlas en forma exacta y completa, y en este campo hay un gran déficit en la investigación, que hay que subsanar,
Con más datos sobre el español, así será más fácil saber el verdadero grado de convergencia y de divergencia que existe en el uso de la lengua entre los hispanohablantes.

Existe una rica diversidad dentro de nuestra unidad lingüística, unidad cuya conservación y consolidación debería ser el deseo y la preocupación de todos.

Hacen falta datos de toda la lengua española, sin discriminación de usos, tanto de Latinoamérica como de España, para ver las características lingüísticas que nos diferencian y las que nos unen.

Desde el punto de vista práctico, así es como se puede definir una lengua internacional que buscará la fórmula para ser usada en la educación en nuestros sistemas escolares, de enseñanza a hablantes de otras lenguas y de eficiencia en la comunicación entre todos los países hablantes del español.

Primeramente reconociendo los elementos que pertenecen al fondo lingüístico común y aquellos propios de las diversas variedades.

Todos los hablantes de la lengua española constituimos una unidad lingüística internacional y utilizamos una lengua de gran riqueza, que evoluciona y se transforma, con la contribución de todos sus usuarios.

Por lo tanto es necesario reconocer que el español, tiene como característica, una gran variedad de usos, que son manifestación de la gran variedad de nuestra cultura hispánica.

Casi doscientos años de independencia americana debía ser prueba suficiente de que la verdadera lengua española de cada uno de los hablantes del español americano se volvió seña de identidad cultural, cuna y habitación de nuestros sentimientos de comunidad, pero también de libertad.

Se puede deducir con la premisa anterior que aunque el español tiene incontables dialectos, sin embargo, posee una gran tendencia integradora y conserva una gran unidad dentro de la necesaria diversidad. Presentando un fondo común, pero también muchas variedades que se usan en las situaciones que así lo exigen.

Es importante saber como ha sido el proceso de introducción del español como lengua materna, entre una gran cantidad de lenguas, entre ellas unas mucho muy valiosas como el maya, el zapoteco, entre otras.

Es necesario tener en cuenta que con el encuentro de Europa con América, el español llega al llamado Nuevo Mundo en boca de soldados, navegantes, sacerdotes y colonos y se encuentra con centenares de lenguas aborígenes muy diferentes entres sí y de esos primeros hablantes de español en América se aprenderá la lengua materna sustituta.

Las lenguas originales de América no pudieron resistir la invasión española que se implantó con relativa facilidad pero no eliminó las lenguas indígenas. Por el contrario, se nutrió y se enriqueció con ellas durante los periodos de la conquista y de la colonia.

A lo largo de los siglos XVl, XVll y XVlll, la lengua española se extendió, se arraigó y se volvió fue la lengua dominante y madre.

Los mesoamericanos la aprendieron porque la necesitaban como vehiculo de comunicación por ser lengua franca, en regiones en donde se hablaban y se hablan varias lenguas.

Sin embargo, en la actualidad el español sigue viviendo en América, conviviendo con una gran cantidad de lenguas indígenas, que son muestra de la diversidad de etnias y culturas que todavía existen en nuestros países hispanoamericanos.

Esta situación se presenta a pesar de que con la llegada de la lengua española al territorio americano se inició un proceso de mortandad lingüística que redujo notablemente el número de idiomas y dialectos indígenas hablados en estas tierras.

Actualmente en la mayoría de los países hispanoamericanos se tiene una política lingüística.

El español es la lengua nacional que deben aprender los grupos no hablantes de español actualmente, para integrarse a la nación, pero debe haber una educación bilingüe y bicultural o intercultural, utilizando su propia lengua como lengua materna y el español como segunda lengua.

De otro lado, es necesario tener en cuenta que desde el siglo XVI hasta el XIX existió el comercio entre África y América permitiendo la llegada de africanos procedentes de distintas etnias de ese continente y hablantes de diversos idiomas.

Estos transmitieron al español, de las distintas regiones, una serie de rasgos de sus lenguas nativas que se han conocido con el nombre de afronegrismo y se presentan tanto en la fonética como en la morfosintaxis y en el léxico. Este aporte de los africanos contribuyó notablemente al enriquecimiento del español.

Después de la independencia se pensó en que cada país tuviera una lengua nacional derivada del español. Sin embargo, esta idea se desechó y se reemplazó por la de promover una lengua emancipada de la península.

En el presente siglo, nueve de cada diez hablantes de español, viven en América, y esta lengua internacional se habla en diecinueve países americanos que tiene fronteras comunes en muchos casos.

Existen importantes diferencias entre el español peninsular y el español de América, pero también entre el español de los distintos países hispanoamericanos.

“Hay una evolución diversificada del español hablado en los países hispanoamericanos que corresponde a la vida normal de una lengua circunscrita al territorio de un país con sus instituciones, sus leyes, su sistema de educación y su régimen económico y político”

Esos particularismos del español de América se encuentran tanto en el dominio fonético como en el morfológico, el sintáctico y el léxico.

Se forman así subsistemas diferenciados del español pero que poseen tantos elementos comunes que permiten la comunicación de todos los hispanohablantes mediante esta lengua internacional

El español peninsular es uno de los subsistemas y hoy en día no tiene ninguna superioridad jerárquica sobre las variantes americanas del español. Por consiguiente, todas las variantes están en igualdad de importancia. Toda la comunidad lingüística española debe mantener y fomentar la unidad de la lengua, respetando las peculiaridades de cada subsistema.

Es necesario anotar que principalmente a nivel del léxico, existen grandes diferencias entre el español peninsular y el americano. Estas diferencias no se pueden eliminar, ni minimizar. Es necesario aceptarlas e integrar los elementos léxicos propios del español de América al Diccionario de La Academia Española de la Lengua.

Los diccionarios tienen que seguir enriqueciéndose con la integración del léxico americano, como se ha venido haciendo.

A pesar de la gran riqueza y diversidad de usos del español, es innegable que podemos entendemos sin gran dificultad todos los hablantes de la lengua española. Esto se logra mediante el español estándar que es el español que comprendemos y usamos todos los hablantes de la lengua española sin distingos de nacionalidad o lugar de origen y que se mantiene en la literatura, en la producción académica y, en general, en la composición escrita.

Pero, además, utilizando las variedades lingüísticas y los aportes ya mencionados que han contribuido al enriquecimiento de la lengua española.

“Si los esfuerzos que hoy se hacen por coordinar y unificar la economía, la cultura y la política de Hispanoamérica logran éxito y se crea una comunidad hispánica fuerte y responsable que defienda solidariamente su cultura y su idioma, y que además se logre un desarrollo que haga de nuestras naciones productoras y no simple receptoras de técnicas y ciencia, la suerte del español estará asegurada porque son la política y la economía las que le dan vida.”

Como se puede observar, existe en Hispanoamérica una integración lingüística porque en este territorio la lengua española es la única dominante y prestigiosa y es utilizada por una comunidad muy grande tanto demográficamente como geográficamente.

Esta unidad debe respetar la necesaria diversidad lingüística existente en todos los países que son subsistemas de este grande y complejo sistema de países donde se habla la lengua española.

Por lo anteriormente dicho, quiero vivir y morir en español.

José Félix Zavala

Inicio del culto guadalupano en S.L.P., León y Querétaro

El inicio del culto guadalupano

en las ciudades de San Luis Potosí, Querétaro y León

El cuatro de diciembre de 1748 y reunidas todas las formalidades, en el Palacio Arzobispal de la ciudad de México, por todos los ayuntamientos de la Nueva España y ante la presencia del arzobispo Juan Antonio de Vizarrón y Eguiarreta y ordenado como día festivo, el 12 de diciembre de cada año, se juró el patronato a la Virgen de Guadalupe.

Este hecho a favor del patronazgo nacional de la Virgen de Guadalupe, fue confirmado por el Papa Benedicto XlV, por Bula del 25 de mayo de 1754.

San Luis Potosí

La primera Ermita levantada en honor y devoción, a la Virgen de Guadalupe, se da en el mismo año de sus apariciones en 1531, junto al cerro del Tepeyac.

A 122 años de este acontecimiento en San Luis Potosí, Francisco de Castro y Mampaso, tesorero de la Real Caja, en esa ciudad, llevó de México, un retrato a pincel, de la Guadalupana a esa población.

Esta imagen fue recibida por los potosinos, desde el Templo de la Merced, ahora inexistente y que estaba ubicado cerca de la bella Caja de Agua, que esta ciudad tiene y llevada procecionalmente a la parroquia, Convento y templo de San Francisco, exponiéndola a la veneración del pueblo, con toda dignidad, en marco dorado, cortinas y con baldaquino.

Francisco de Castro agradecido por los múltiples beneficios obtenidos de la Virgen de Guadalupe, se unió a Juan de Torres Villasana, Francisco de Torres, Antonio Uresti, Alonso Rodríguez de Miranda y a Alonso de Pastrana, para obtener licencia del obispo y construir una ermita donde se rindiera culto a la Virgen del Tepeyac, esto fue por el año de 1662, en que fuera trasladada solemnemente la imagen, con la autorización del obispo Fray Marcos Ramírez de Prado.

El sitio escogido para este fin, fue a las afueras de la ciudad, en un lugar llamado Tierra Blanca o Tierra Nueva y que ahora se le conoce con el nombre del Barrio de Guadalupe y se llega a él por una hermosa calzada.

Junto a la primitiva ermita, muy pronto se levantó un suntuoso santuario, donde año con año se reúnen los potosinos a rendir culto a la Virgen de Guadalupe y durante todo el año y más específicamente, en el mes de diciembre, las distintas organizaciones sociales de la ciudad, llegan en procesión, por esa calzada, con esa misma intención

Querétaro

Tres años más tarde y a 125 años de aparecida la morenita del Tepeyac, el Bachiller Lucas Guerrero Gordea, queretano, en agradecimiento al milagro que la Virgen de Guadalupe, le había concedido al lograr una buena cosecha en un terreno agreste y el Padre le prometió dedicarle la cuarta parte de las ganancias, libres de diezmos, y fueron 15 pesos.

El retrato de la Virgen de Guadalupe realizado a pincel y adquirido por el Padre Lucas Guerrero Gordea, en la ciudad de México, fue recibido en el templo del antiguo Hospital de los Hermanos Hipólitos, en la Calle Real, llamado ahora de San José de Gracia. Los primeros en adherirse a esta devoción fueron los sacerdotes del clero secular, primero 16 clérigos y luego los indios, habitantes de la ciudad.

La primera ermita levantada en honor de la Virgen de Guadalupe en Querétaro fue construida, en un predio conocido como “El Cerrito de Don Diego” y donde posteriormente fuera erigido un magnífico santuario, en lo que ahora forman la esquina de las calles de 16 de septiembre y Pasteur Norte.

El permiso lo concedió la reina Mariana de Austria a instancias del arzobispo de México Fray Payo de Rivera Enriques, por cédula del 10 de octubre de 1671, colocándose la primera piedra en febrero de 1674 y bendecida el 3 de mayo de ese mismo año.

Al siguiente año se comenzó en ese mismo lugar la construcción del suntuoso santuario, siendo brillantemente terminado en 1680 y atendido por una organización creada especialmente para promover su culto llamada “ Muy Ilustre y Venerable Congregación de Clérigos Seculares”, además de dos cofradías una de españoles y otra de pobres, “Cofradía del Señor San José” y Hermandad de pobres de Nuestra Señora de Guadalupe”, respectivamente.

Existen además de las tradicionales peregrinaciones al santuario durante todo el año, por las diferentes organizaciones sociales, una multitudinaria peregrinación anual, a pie, al Tepeyac, con más de cien años ininterrumpidos.

En esta ciudad de Quéretaro, después de la ermita del Tepeyac y la de San Luis Potosí, es la tercera que se erige en el país a la Virgen de Guadalupe.

León

En la loma de Los Dolores, se levanta el santuario a la Virgen de Guadalupe, atendido por los padres de la Compañía de Jesús y propiamente la fiesta a la guadalupana, se celebra el 12 de enero y es conocida como “El Día de los Inditos”, promovida desde el siglo XlX, por el Jesuita Pablo de Anda, aunque la devoción guadalupana según el decir de los leoneses “Es de tiempo inmemorial”.

La fiesta consiste principalmente en que en forma tumultuaria y durante todo el día, asiste la población, en donde todos los niños van vestidos de inditos, las mujeres con blusa de manta y faldas de percal, todos llevando alimentos en bateas y huacales como ofrenda a la Virgen y a las afueras del santuario, por miles lo mismo que por la Av. Miguel Alemán, los “puestos” de alimentos, artesanías, imágenes y fotógrafos, dándole un aspecto muy particular a esta celebración en la que todos los habitantes de esta ciudad participan.

Cortan la cabeza a Legionarios “disidentes” y se les tacha de cismáticos

De Paolis sacó la espada

Desde su nombramiento como delegado pontificio para la reforma de los Legionarios de Cristo, dentro y fuera de la congregación existía una alta expectativa sobre el rol que jugaría Velasio De Paolis.

Algunos, los más críticos, esperaban que desenvainase la espada y cortase las cabezas de los actuales superiores, herederos del inmoral fundador Maciel.

Hoy, a un año de su llegada al puesto, el cardenal sí sacó su espada pero para cortarle la cabeza a los de abajo, a quienes se atrevieron a pensar diferente, a los “disidentes”.

Lo hizo con una durísima reprimenda y acciones concretas. El 2 de julio pasado convocó a una conferencia con todos los miembros de la Legión en el Centro de Estudios Superiores de Roma. Lo que pretendió ser una relación anual de trabajo (el purpurado asumió su puesto el 10 de julio de 2010) se convirtió en un airado reclamo a un grupo, calificado de minoritario, que a su decir provoca “influjo negativo” y “siembra conflicto constantemente”.

A ellos les acusó de erigirse en antagonistas de los “legítimos superiores”, de creerse poseedores de una “misión profética”, dudó de la veracidad de su vocación sacerdotal y hasta sugirió que se han convertidos en “instrumentos del demonio” para sembrar “la destrucción de la Iglesia”. Así, duro y a la cabeza. Es más, hizo una “sesuda” analogía de estos con Lutero, con lo cual efectivamente los tachó de cismáticos.

Eso sí, dijo todo con una gran caridad cristiana porque según él los “disidentes” deben recapacitar y si quieren “desfogar sus frustraciones” que ni piensen en buscar la ayuda fraterna en sus compañeros de Legión, más bien que consulten “a un experto”. Tal vez se refirió a un psiquiatra y si así lo hizo, agregó a la lista de sus afrentas la de “disturbados mentales” que deberían ser tratados en alguna clínica, quizás la misma clínica en la cual fueron mandados varios legionarios por ser considerados, qué casualidad, como “disidentes” por el mismísimo Marcial Maciel Degollado.

El texto, largo y articulado, deja poco margen a la especulación.

El cardenal De Paolis apoya totalmente a la actual cúpula y demuestra que nunca tuvo la más mínima intención de echar luz definitiva sobre uno de los más grandes escándalos de la historia de la Iglesia. Las razones son un misterio.

Es cierto, en la Legión de Cristo conviven diversas almas, como distintos son los temperamentos de quienes forman parte de ella. Es natural, ante una crisis de magnitudes colosales cada quien logra reaccionar como le es posible. Algunos cerrándose en sí mismos, otros callando sus penas, unos más con gran generosidad y aquellos con rabia. Empero todos, de la misma manera, han sufrido la situación, todos son víctimas.

En este contexto resulta lógico pensar que un grupo busque, como parte del proceso de renovación, un verdadero descargo de responsabilidades. Habrá seguramente quienes –aunque siempre serán una ínfima parte- pretendan hacerlo por un simple afán de venganza. Incluso estos, los más pecadores, merecen misericordia. Los demás, aquellos que busquen simplemente la verdad, estarán en todo su derecho. Ellos, más que cualquier otro en la Iglesia o fuera de ella, tienen el derecho de saber qué pasó en realidad.

Tanto como en un asesinato. Para poder perdonar se requiere conocer el responsable y saber los motivos. Sin verdad no puede haber perdón y sin perdón, jamás se puede lograr la reconciliación. Lo afirma Benedicto XVI.

Las víctimas de un delito pueden reaccionar de diversas maneras, habrá quien pueda perdonar sin saber y habrá quien desee, con toda su alma, tomarse justicia por mano propia. Es la humanidad misma. Pero todos ellos no dejan de ser víctimas. Merecen la compasión y acompañamiento para sanar su alma, de otra manera esa incomodidad interior terminará por endurecer su corazón, tomando caminos insospechados.

Algo así ocurre en la Legión de Cristo. Un proceso de renovación no se construye sólo con las palabras, con los debates y con la modificación de las Constituciones. Al fin y al cabo, modificaciones superficiales. Se debe desmontar una estructura que ha sido y continúa siendo autoritaria, porque pretende controlar todos mediante la disciplina, como bien lo afirmó el prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica del Vaticano, Joao Braz de Aviz. Los superiores en eso ¿no tienen responsabilidad? ¿no merecen, al menos, una reprimenda? ¿o la espada debe estar siempre lista para talar a quien critica, incluso cayendo en el error? Dos pesos y dos medidas. Para algunos esto ha resultado intolerable.

Pese a todo en dicho renglón poco ha cambiado. Hoy siguen manejando la congregación los mismos de ayer. Férreos herederos de Marcial Maciel. ¿Cuánto de nuevo se puede percibir en esos superiores? Quizás por ello, ante la imposibilidad de transmitir su desconcierto al interior de la congregación, los “disidentes” buscaron foros externos donde compartir sus preocupaciones. Porque la misma situación interna los ha orillado a hacerlo, realidad en la cual Velasio De Paolis es responsable.

Así las cosas, las palabras del delegado pontificio constituyeron un “vía libre” al director general Álvaro Corcuera y a su vicario, Luis Garza Medina, para que tomen cartas en el asunto. La persecución no se hará esperar. De hecho ya está en marcha y asegurará el desmantelamiento de estos “disidentes”. En los nuevos destinos, que serán anunciados en estos días, serán mandados fuera de Roma donde no puedan “sembrar la división”. Se revisará sus comunicaciones de internet y se les condenará al exilio. Así será por el “bien de la Legión y de la Iglesia”. Como lo hacía Maciel. ¿Y la verdad? Esa sí, importa muy poco.?

Derecho a réplica en: andresbeltramo@hotmail.com

En Chile se da una revolución de estudiantes. Y en México?

Chile:
La revolución de los estudiantes

Francisco Marín

Represión a universitarios.

La educación superior en Chile es una de las más caras del mundo porque así lo fomentó la dictadura pinochetista y porque los gobiernos de la democracia no intervinieron para hacerla accesible.

El conflicto estalla ahora, cuando decenas de miles de estudiantes protestan en las principales ciudades chilenas contra el lucro desmedido de las universidades. Ellos exigen desde la gratuidad educativa hasta la renacionalización del cobre, mientras la popularidad del presidente Sebastián Piñera –quien visitó México el pasado fin de semana– se desploma.

(Proceso)

. – Los estudiantes que luchan por la democratización del sistema educativo chileno pusieron en jaque al gobierno de Sebastián Piñera. Las 22 universidades estatales están en paro, igual que cerca de 500 liceos municipales. Todos los días hay protestas que incluyen la ocupación de edificios, el bloqueo de calles y actividades político-culturales.

El 30 de junio, unas 400 mil personas marcharon por casi todas las ciudades de Chile en la mayor manifestación desde el retorno a la democracia en marzo de 1990. En varias urbes las convocatorias alcanzaron niveles históricos de participación, como en Valparaíso (entre 30 y 70 mil personas), Temuco (30 mil) y Concepción (45 mil). En Santiago se movilizaron entre 200 mil y 300 mil manifestantes.

Según una encuesta de la Universidad Federico Santa María, difundida el martes 5 por Radio Cooperativa, 81% de los chilenos simpatiza con las demandas estudiantiles y el restante 19% respalda la posición del ministro de Educación, Joaquín Lavín.

Los estudiantes piden acabar con el lucro en la educación, devolver al Estado las escuelas traspasadas a los municipios en 1986, que la educación superior estatal vuelva a ser gratuita, como hasta 1981 –cuando Pinochet permitió la apertura de establecimientos educativos y el cobro de matrícula en los estatales–, un cambio constitucional que establezca que la educación es un derecho y la renacionalización del cobre a fin de que el Estado tenga recursos para financiar las transformaciones propuestas.

En su afán de recuperar la iniciativa y detener las protestas, la noche del martes 5 Piñera anunció un paquete de medidas: el Gran Acuerdo Nacional en Educación, que incluye un fondo de 4 mil millones de dólares, cuyos origen y destino no especificó.

Contrariando la principal demanda estudiantil, Piñera propuso legalizar el lucro en la educación superior y descartó estatizar las escuelas municipalizadas. No mencionó la posibilidad de hacer cambios constitucionales ni la solicitud de gratuidad en la educación ni la demanda de renacionalizar el cobre.

No obstante, el plan acoge dos peticiones hechas por el Consejo de Rectores de Universidades Chilenas (Cruch), que ha respaldado las movilizaciones. Se trata de la creación de una Superintendencia de Educación Superior y el aumento de los recursos fiscales para las universidades públicas, que en la actualidad cubren sólo 10% de sus costos. Los montos del incremento no fueron enunciados.

El vocero del Cruch y rector de la Universidad de Chile, Víctor Pérez, no dijo si apoyarán o rechazarán el plan de gobierno hasta no recibir de parte de Lavín los detalles del mismo.

Los dirigentes estudiantiles secundarios y universitarios no tardaron en rechazar los anuncios. La vocera de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), Laura Ortiz, reaccionó –según consigna el diario La Tercera del miércoles 6– manifestando que Piñera y Lavín “sólo lograron motivarnos a seguir movilizándonos porque no dieron respuesta a ninguna de nuestras demandas”.

La presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica de Valparaíso, Nataly Espinoza, dijo a Radio Bío Bío que “es aberrante que el mandatario avalara la existencia del lucro cuando nosotros estábamos pidiendo todo lo contrario”.

Por otra parte, los presidentes de los partidos de gobierno –Unión Demócrata Independiente y Renovación Nacional–, Juan Coloma y Carlos Larraín, calificaron los anuncios de “históricos” y dieron todo su respaldo a Piñera.

En entrevista con Proceso, la diputada del opositor Partido por la Democracia-Concertación, Cristina Girardi, expresó que los anuncios de Piñera buscan “blanquear el lucro ilegal que ha habido en educación superior”.

Agregó: “Es lo mismo que legalizar el lavado de dinero de los traficante de drogas, dado que las ganancias y utilidades que han tenido estas universidades igualmente han sido obtenidas a espaldas de la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza, que prohíbe el lucro en educación superior”.

Esta entrevista tuvo lugar el miércoles 6, un día después de que la Cámara de Diputados, impulsada por Girardi y otros diputados, aprobara la creación de una comisión investigadora del lucro en la educación superior, iniciativa que fue apoyada por 48 diputados.

Girardi estima que el presidente busca fortalecer “el negocio de la educación” por medio del traspaso de nuevos recursos a instituciones privadas, las que, a su parecer, “han tenido grandes ganancias cobrando altísimas matrículas y gracias a los enormes subsidios que el Estado les entrega”.

Difícil contexto

Según se consigna en el informe Revisión económica: Chile 2010, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, los costos promedio de la educación superior en Chile están entre los más caros del mundo, con un valor promedio de 3 mil 140 dólares anuales. Sólo en Estados Unidos la educación es más cara que en Chile. Estos altos precios, según este mismo informe, son financiados en 85% por las propias familias.

Los préstamos conseguidos por los estudiantes de universidades privadas son contraídos con la banca y cuentan con el respaldo del Estado por medio del Crédito con Aval del Estado (Caes), creado por el presidente Ricardo Lagos.

Según un estudio realizado por el Banco Mundial sobre el estado de la educación superior en Chile, cuyas conclusiones fueron dadas a conocer por La Tercera el domingo 3, quienes se acogen al Caes habrán adquirido una deuda 180% mayor de lo que será su ingreso anual cuando salgan de la universidad. Esto sitúa a Chile como la nación más cara en la relación deuda-ingreso entre 10 países analizados.

El martes 6, el Centro de Estudios para la Realidad Contemporánea (CERC) dio a conocer una encuesta que revela que Piñera vio mermado su apoyo 12% en relación con diciembre pasado, contando con un respaldo de 35%. Esta es la cifra más baja de un presidente de Chile desde que, en 1990, el CERC comenzó sus mediciones.

La caída de Piñera es más estrepitosa si se considera que en octubre pasado, cuando rescataron a los 33 atrapados de la mina San José, su popularidad alcanzó 70%.

Según el CERC en la actualidad 57% de los chilenos cree poco o nada en el presidente y 64% estima que Piñera encabeza un gobierno de empresarios. Esta percepción ocurre en un contexto de fuerte rechazo a la desigualdad existente. En Chile el 5% más rico de la población gana 830 más veces que el 5% más pobre, según cifras entregadas en junio pasado por la Fundación Sol, dedicada al estudio de la situación laboral.

El CERC también reveló que la opositora Concertación de Partidos por la Democracia –compuesta por los partidos Socialista, Radical, Por la Democracia y Demócrata Cristiano– no ha podido capitalizar el desplome de Piñera. Sólo 15% de la población estima que esta coalición ha hecho bien su trabajo y apenas 12% tiene una buena percepción de su labor legislativa.

El accionar del Congreso también está siendo cuestionado: una investigación de Adimark –difundida el 2 de junio– mostró que la labor de la Cámara de Diputados es aprobada sólo por 24% de la población, mientras que el Senado es respaldado por 30%.

En 2006, tras las enormes manifestaciones de estudiantes de secundaria –conocida como “la rebelión de los pingüinos”–, el gobierno de Michelle Bachelet impulsó la Ley General de Educación (LGE), que fue promulgada el 17 de agosto de 2009. A pesar de que a partir de esto se crearon órganos de fiscalización financiera y de calidad de la educación, esta norma no cuestionó las bases del sistema que tiene en el lucro su soporte principal.

La LGE –que contó con el respaldo del oficialismo y la oposición– fue presentada por Bachelet como el fruto de un “gran acuerdo nacional” que contribuiría a solucionar las evidentes iniquidades en materia de educación. Sin embargo, no contaba con el apoyo de los principales impulsores del cambio: estudiantes y profesores de secundaria. El malestar actual parece ser la prueba de su fracaso.

Cambios radicales

La movilización por la educación ha generado instancias de información que permiten socializar uno de los secretos mejor guardados por el poder: las ganancias de las compañías mineras.

En foros y charlas que han tenido asistencias masivas, los economistas Marcel Claude y Julián Alcayaga, entre otros, han demostrado con cifras oficiales que las trasnacionales del cobre que operan en Chile se llevan anualmente unos 25 mil millones de dólares en ganancias, pagando cifras ínfimas de impuestos. Estas denuncias han sido profusamente difundidas por las redes sociales e incluso han llegado a las estaciones de radio y televisión.

La revelación de las ganancias de las mineras privadas, que contrastan con las dificultades que tienen las familias para pagar la educación, ha causado conmoción y ha movilizado voluntades. Los estudiantes secundarios agrupados en la ACES y en la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones) han levantado como una de sus principales banderas la demanda de la renacionalización del cobre, por la que han marchado junto a los mineros.

Asimismo, secundarios y universitarios están planteando como solución a los problemas de la educación y del país la realización de una asamblea constituyente. Quieren cambiar la Constitución de 1980, promulgada en plena dictadura, tras la realización de un referéndum que no contó con ninguna garantía de transparencia. Esta carta magna, en su artículo 19, consagra la libertad de enseñanza –entendida como la facultad de lucrar con la educación– como uno de sus aspectos más relevantes.

El conjunto de organizaciones estudiantiles convocó a una nueva movilización nacional por la educación para el próximo jueves 14. Los asociados a la Cones están llamando a todas las organizaciones sociales y de trabajadores a que se sumen con la bandera común de la asamblea constituyente.

El panorama para el gobierno se ve aún más complicado si se considera que el viernes 1 el Consejo Directivo de la Federación de Trabajadores del Cobre acordó convocar a un paro en las seis divisiones de la estatal cuprífera Codelco, la empresa más grande del país, a realizarse el lunes 11.

Esta huelga será en “rechazo a las políticas privatizadoras” impulsadas por el directorio de la empresa que es encabezado por el expresidente del patronal Consejo Minero, Diego Hernández. Alcayaga denunció en abril pasado que Codelco en la actual administración ha perdido más de mil millones de dólares por ventas en mercados a futuro. Hernández reconoció la situación, sin embargo Piñera lo ratificó en su puesto.

El 11 de julio se conmemoran 40 años de la promulgación de la Ley 17.450, de nacionalización y estatización del cobre. El presidente Salvador Allende, su principal impulsor, dijo en esa ocasión, ante trabajadores de la mina El Teniente, de Rancagua, que aquel era el día de la “dignidad nacional” y que con esa medida Chile había alcanzado su “independencia económica”.

La conmemoración de este suceso se dará en un ambiente enrarecido por la intención del gobierno de avanzar en la privatización de las instituciones. Esto se confronta con el anhelo de un cada vez más sólido bloque social que puja por asignarle un rol más importante al Estado y por acabar con el modelo concentrador de riquezas impuesto en 1973 y que se mantiene vigente hasta nuestros días.

Hace 61 años mi padre José Félix Magaña, fundó en la av. Zaragoza frente a la Alameda un negocio de alquiler, venta y compostura de bicicletas

Pedaleando hacia el pasado

La restauración de bicicletas y la venta de modelos retro cobran vitalidad

ANTONIO FRAGUAS

– Madrid –

El País

Hace casi 30 años que Chanquete murió, pero las bicicletas que montaban los chavales de la serie Verano azul vuelven a rodar por las calles. Resucitan la Motoretta de G.A.C, la Bicicross o la California de BH, y diseños clásicos de Torrot, Orbea y Derbi-Rabasa. Ese hierro arrumbado en la casa del pueblo es un diamante en bruto para los retrociclistas, a los que no les importa un poco más de peso si el vehículo que llevan entre las piernas tiene encanto.

“Me compré a Conchita de segunda mano.
Es una Torrot de paseo y debe tener más años que Matusalén”, afirma Isabel Ramis, periodista y autora del blog

Isabel apunta a una razón para el auge de lo retro: “Las bicicletas nuevas son carísimas y su diseño deja mucho que desear.

En bicis deportivas tienes toda la variedad que quieras, pero de paseo hay muy poquito”.

La fiebre por las pedaladas retro no solo arraiga en España. Cada país tiene sus modelos míticos que están siendo recuperados. “En Chile es la legendaria Mini de la marca CIC; en Argentina tenemos las Auroritas; en Estados Unidos las Sting Ray, de la marca Schwinn; en Reino Unido la Chopper, de Raleigh”, señala desde Santiago de Chile, mediante correo electrónico, Hans Alemany, de www.alemanyretrocycles.cl.

Hans recupera bicis, las restaura y también, otra tendencia en auge, las personaliza a gusto del cliente: “Empecé a hacer los primeros trabajos de restauración en el verano de 2007. Entonces muchas de las bicis antiguas eran miradas como basura, por la arremetida de las bicicletas de montaña”.

El óxido del olvido y los modelos ultraligeros de última generación no han logrado romper el lazo emocional que une a los actuales retrociclistas con el universo de la infancia.

Quizá estas bicis pesen más “pero se conducen con una postura más cómoda y son más baratas”, indican sus partidarios.

Además, no se trata de llegar antes, batir marcas o tragar y tragar kilómetros pedaleando, sino de rodar cada uno a su ritmo y con estilo: subrayando otro modo de vida.

Aparte del recuerdo de la celebrada serie Verano azul, ciertos referentes cinematográficos que pasan por las dos ruedas siguen siendo influyentes en el imaginario colectivo: desde sofisticadas actrices del neorrealismo italiano o de la nouvelle vague francesa (pasando por la elegante Audrey Hepburn a lomos de una bicicleta Schwinn, en Sabrina), hasta títulos de los ochenta como Los bicivoladores o E.T., el extraterrestre.

Alemany sitúa la eclosión retro en 2009: “Actualmente estamos restaurando y vendiendo unas 20 bicis al mes, y va creciendo. A esto hay que sumar los cientos de piezas que vendemos para quienes restauran por su propia cuenta”.

También existen marcas que nunca han dejado de fabricar sus modelos clásicos. Es el caso de la portuguesa Órbita, bajo cuyo sello el grupo Miralago fabrica los modelos Eurobici y Sport Confort Classic, ambos de incuestionable aire clásico.

Solo en su distribuidor de Madrid, la tienda Calmera, venden unas 50 unidades al mes, indica por teléfono desde Águeda (Portugal) Aurelio Ferreira, que fundó Órbita en 1971. “Nuestra preocupación es mantener la tradición. Somos la única empresa de Europa que tiene fabricación propia de cuadros, siguiendo el sistema antiguo. Otras marcas europeas se han ido a China. Nosotros mantenemos los modelos tradicionales porque hay un interés del mercado”, remacha Ferreira.