Las presiones de los propietarios de los medios de comunicación

AMEDI pide a Trife no ceder a presiones de radiodifusores

El Universal

nayeli.cortes@eluniversal.com.mx

La Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI) exhortó al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) a no ceder “a presiones del poder mediático” y validar los cambios al reglamento de acceso a radio y televisión en materia electoral aprobados por el Instituto Federal Electoral (IFE).

Dichos cambios consideran la reducción de plazos para que los medios electrónicos transmitan un spot electoral. Además, reconocen legalmente a las radios comunitarias como permisionarios privados sin fines de lucro y les conceden condiciones especiales de transmisión de promociónales.

El pasado 6 de julio, miembros de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT) impugnaron dichos cambios ante el tribubal electoral (también identificado como Trife). Ayer, en un comunicado, la AMEDI acusó a la cámara de desatar una campaña de “falsos argumentos y acusaciones sin sustento” contra el IFE.

La organización acusa a la CIRT de oponerse a estos cambios para revertir el modelo de comunicación política que impide a partidos, candidatos y particulares contratar spots para hacer propaganda.

Califica como irresponsable asegurar que el reconocimiento de las radios comunitarias por el IFE es ilegal; rechaza que el instituto haya invadido facultades de legisladores al crear la figura de permisionario privado sin fines de lucro.

Acercamientos con la CIRT

El IFE propuso a concesionarios y permisionarios de radio y televisión instalar mesas de discusión sobre el Reglamento de Acceso a Radio y Televisión en materia Electoral, informó el Benito Nacif, presidente del Comité de Radio y Televisión.

En entrevista, Nacif reiteró que ha sostenido pláticas con miembros de la CIRT para tratar de llegar a acuerdos en materia de radio y televisión antes de que inicie formalmente el año electoral (octubre).

El mecanismo para discutir y sistematizar las soluciones, según Nacif, serían mesas de trabajo, divididas por temas, donde la discusión sería meramente técnica.

En materia de radios comunitarias, aclaró que el reglamento aprobado por el IFE sólo reconoce a las estaciones sin fines de lucro con permiso para transmitir, no a las radios pirata.

José Calzada y la obra pública en Querétaro

Un amplio programa de obra pública que comprende, entre otros proyectos,

un paso inferior en cruce de Zaragoza con 5 de Febrero y

las ampliaciones del paso subterráneo en Boulevar Bernardo Quintana y de la carretera a La Cañada, para lo cual “ya se está trabajando para conseguir los recursos que nos faltan

Durante estos 21 meses de administración hemos invertido un poco más de 3 mil 600 millones de pesos en obra pública”, rubro emblemático de su gestión.

Con el Distribuidor Vial Bicentenario, “la primera obra emblemática de la administración

En plena operación, el moderno Paseo de la República también conectando a Querétaro con Jurica y Juriquilla

Entregada la primera etapa del Constitución 1917

Calzada orienta el siguiente “gran paso” de su plan de infraestructura al Hospital General de San Juan del Río que tendrá una extensión 10 veces mayor que el anterior arrasado por las lluvias hace exactamente un año y la construcción del Paseo de los Conspiradores, de Plaza Galerías a la caseta de cuota a Celeya.

Tenemos en cartera 32 proyectos

Respecto a la ampliación de un carril en el paso de Bernado Quintana por Los Arcos, informño que se tiene previsto iniciar las obras a finales de septiembre

De la ampliación y mejoramiento de la carretera a La Cañada, cabecera municipal de El Marqués, detalló que “en este momento está muy mal la carretera, está muy angosta, pasan muchos camiones materialistas, entonces ahí queremos invertir una buena cantidad de recursos para ampliarla y mejorarla

En cuanto a la ampliación a 4 carriles de la carretera a la Sierra Gorda, comunicó que se aportarán 40 millones de pesos más a este proyecto sumados a los 170 millones de pesos que se anunciaron en un principio para esta obra.

Puliendo Nuestras Joyas”, enfocado a mejorar la imagen de las plazas y andadores del Centro Histórico de la capital, así como de los municipios de Tequisquiapan y la delegación de Bernal en Ezequiel Montes.

Ya empezamos en Plaza de Armas, después sigue Tequisquiapan y luego Bernal”

En la primera etapa del proyecto de Modernización del Sistema del Transporte Público Colectivo de la Zona Metropolitana de Querétaro, se invertirán alrededor de mil 500 millones de pesos, por lo que apuntó que es importante la participación de los gobiernos federal, estatal y municipales, con la finalidad de lograr los objetivos trazados.

?Comprende la implementación de un corredor troncal con carril exclusivo y estaciones intermedias, estaciones terminales de donde parten rutas troncales hacia los principales destinos, operadas con autobuses tipo padrón, rutas alimentadoras de las colonias periféricas a la estación más próxima y rutas auxiliares que conectan a otros destinos de la mancha urbana.

?De la misma manera, la implementación de un moderno sistema de prepago electrónico de la tarifa, que permita al usuario acceder de manera ágil y transbordar entre rutas del sistema, así como garantizar el respeto a las tarifas especiales, la instalación de un moderno sistema de monitoreo satelital que supervise el cumplimiento del servicio?.

La Pobreza en México se traduce en hambre, enfermedad, desempleo y falta de vivienda, etc.; Somos más de 51 millones en este caso

La pobreza, ¿un problema de percepciones?

Soledad Loaeza

El Inegi dio a conocer recientemente los resultados de su análisis de la evolución del ingreso en el país entre 2006 y 2010 (La Jornada, 16/07/11).

Los datos duros muestran el incremento del número de pobres, que entre 2006 y 2008 pasaron de 45 millones a 51 millones de personas, y el desplome del ingreso promedio de los mexicanos en 12 por ciento, entre 2008 y 2010.

Esta información es una respuesta casi insolente al Presidente de la República, que todos los días nos reprocha que nos aferremos a percepciones negativas del país, que no veamos las cosas buenas de México (y de su gobierno), y que sólo nos concentremos en las cosas malas que, según él, ocupan un espacio inmerecido –dado que no son necesariamente reales– en los espacios de información.

Ahora el Inegi responde, y demuestra que la pobreza no es un asunto de percepciones, y tampoco de actitudes, sino que es, en buena medida, un asunto de política económica.

Para millones de mexicanos la pobreza es una realidad concreta que se materializa todos los días en el hambre, en padecimientos de salud y en enfermedades relativamente sencillas, pero que pueden ser mortales porque no hay acceso a medicamentos o a servicios de salud, en escasez de vivienda, en desempleo, y en una educación que es un lujo incosteable.

Siguiendo la línea presidencial, lo cual significó hacer caso omiso de la información oficial, el inexplicable secretario de Economía, Bruno Ferrari, declaró, respecto al reporte del Inegi, que “los mexicanos deben sentirse orgullosos de haber logrado la estabilización económica tras la más reciente crisis financiera internacional. Lamentó, sin embargo, que la percepción de los mexicanos esté muy alejada de la realidad” (La Jornada, 16/7/11).

No puedo dejar de referirme al secretario de Economía al hablar de percepciones, porque además de la desafortunada declaración que arriba cito, desde 2007 la prensa ofrece un muestrario sin fin de comentarios suyos en el sentido de: “Son ustedes unos exagerados. Vamos bien”. Me pregunto qué piensan de esta actitud sus compañeros de gabinete que miran con terror cómo el crimen organizado engulle a jóvenes desempleados, cómo las olas expansivas de la violencia amenazan la articulación de las actividades económicas, o cómo los inversionistas extranjeros pasan de frente y sin ver en dirección de China o de Brasil. No obstante todas estas amargas realidades, Bruno Ferrari, atento a las recomendaciones del Presidente, se ha empeñado en ser algo así como el portavoz del optimismo gubernamental, aun cuando para poder hacerlo tenga que cerrar los ojos a lo que pasa a su alrededor. Así, por ejemplo, en febrero de 2010 advirtió que la recuperación económica iba “por muy buen camino”; en septiembre dijo que la “recuperación se palpa en los bolsillos de los mexicanos”; y así me podría seguir dando ejemplos de los esfuerzos del secretario Ferrari por construir una percepción alternativa a la que ofrece la realidad; una amable y, desde luego, benévola, respecto a los efectos de la política económica sobre el número de pobres en México y el ingreso de la población.
Me pregunto cuáles pueden ser las motivaciones de esta necedad: a) hacer lo que le instruye el Presidente; b) hacernos creer que algo sabe de economía, sobre todo cuando discute algunos de sus problemas como “temas culturales” –¿está sugiriendo pasárselos a Conaculta o a la SEP, y en una de esas al SNTE?–; c) hacernos olvidar que él en realidad es teólogo y que aún le reza a Marcial Maciel; d) defender la política de control del gasto, en cuya definición él de todas maneras nada tiene que ver, porque es un tema reservado al secretario de Hacienda, al gobernador del Banco de México y al Presidente de la República.

Supongo que de hacerle la pregunta al secretario Ferrari, su respuesta sería la defensa de la política económica. Sin embargo, después de casi tres sexenios de gasto público restrictivo y de privilegios para la inversión privada –en particular para la extranjera–, el gobierno tendría que hacer una revaluación de una política que no ha propiciado sino un crecimiento mediocre –si acaso–, una mayor concentración del ingreso, así como el incremento de la pobreza. El secretario Ferrari, y el de Hacienda, el gobernador del banco central y el Presidente de la República deben tomar en cuenta los costos sociales que ha tenido una política de la que están tan orgullosos. El problema parece ser que perciben sus efectos desde no se sabe muy bien dónde, porque sus percepciones poco tienen que ver con las de la mayoría de los mexicanos. También tendrían que considerar las revisiones críticas de esta política económica restrictiva que se impuso en casi todo el mundo en los años 80 y 90 del siglo pasado, pero que hace ya varios años ha sido sometida a análisis críticos, por ejemplo, en el Banco Mundial y en el Fondo Monetario Internacional, que hoy promueven políticas de gasto controlado. Más todavía, según comentaristas especializados, Agustín Carstens tenía pocas probabilidades de ser elegido director del FMI, precisamente porque es identificado con la inflexible aplicación de una política de restricción del gasto, cuyos beneficios han sido superados por sus desventajas.

Es cierto que las percepciones juegan un papel central en la economía: la inflación es un fenómeno directamente vinculado a ellas. En política también son cruciales para sostener la estructura de autoridad en una sociedad. Pero en ambos casos las dichas percepciones tienen un sustento en la realidad; no se sostienen en la simple voluntad de creer. Si así ocurre no estamos hablando de percepciones, sino de deseos, de sueños, de fantasías, cuando no de delirios.

Chacatorex. Ch ol Hormiga Colorada; Los temas de México

Chacatorex. Ch’ol. Hormiga colorada

Catalunya. Libertarios detenidos en Sabadell / castellano y catalán

Militares torturan a dos jóvenes en Veracruz

Violencia ejercida en contra de Cristóbal

Sánchez y otras Notas Rebeldes número 214

La ideología Facebook

Consejos autónomos zapatistas reinstalan señalizaciones en Toniná como zona rebelde

Pararon la construcción de una hidroeléctrica en Veracruz

Deseduquémonos: Comunicación alternativa en el Estado español y educación para el desarrollo
[Capitalismo es barbarie] Medio millón de niños, en riesgo de muerte inminente en África
México. Entrevista al Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa – Zona Costa de Chiapas
México. Liberan a activista detenido y golpeado en Chiapas

México. El poder y la estructura de ‘Los Zetas’, intocados

España: vuelta a la derecha

México. Los criollos y el maíz: más leyes para privatizar semillas

Hostigamiento contra el obispo Raúl Vera, denuncian la diócesis de Saltillo y ONG

México. Detienen en Tapachula, Chiapas, al coordinador de la Caravana Paso a paso hacia la Paz, por los derechos de los migrantes
El 15M se empapa del ‘argentinazo’

México, Guerrero. A 13 años del crimen en El Charco

Brasil. Despojo en vísperas del Mundial y las Olimpiadas

México, Coahuila. Obispo Raúl Vera sufre agresión por defender los derechos humanos
México: Presa hidroeléctrica afecta Mixtla de Altamirano, San Juan Texhuacan y Zongolica

Estamos llegando porfin al término de la “democracia”

Democracia moribunda

Héctor Barragán Valencia

hector_barragan@hotmail.com

La democracia en México (y el mundo) parece acercarse a su fin: su desprestigio es tan grande como el del régimen priísta. Los cargos públicos se usan, como antes, para enriquecer a quienes los detentan, pues la falta de rendición de cuentas genera tal corrupción como en el viejo sistema. Los políticos no responden a los electores sino a sus partidos y a los poderes fácticos, es decir, hay una crisis de representatividad, porque el ciudadano no influye en las decisiones públicas. Por último, los resultados de la democracia son pobrísimos: el Estado es tan débil para recabar impuestos que los servicios públicos son raquíticos y de mala calidad. El país está sometido al poder del capital que le impone todo tipo de condiciones.

El resultado de este orden de cosas es un creciente malestar, efecto de la desigualdad resultante. Montesquieu, en El espíritu de las leyes, dice que “la democracia debe guardarse de dos excesos: el espíritu de desigualdad, que la conduce a la aristocracia, y el espíritu de igualdad extrema, que la conduce al despotismo”. Cabe precisar que la desigualdad extrema no llevó a la aristocracia sino a la plutocracia, o sea, al gobierno de los ricos.

Cuando el gran capital o los mercados, como se le llama en la jerga económica, gobierna el mundo, su objetivo es obtener la mayor ganancia posible a costa de debilitar las funciones tradicionales del Estado democrático, que son la solidaridad y la distribución de la renta para construir infraestructura, invertir en salud, educación, pensiones, seguro de desempleo, etcétera.

Y un Estado democrático débil, despojado de su función de garante del bienestar social, deja de ser eficaz. Es así como pierde legitimidad. En la medida que el Estado democrático deja de cumplir su función y se convierte en un régimen gobernado por los muy ricos muere la democracia y da paso a la plutocracia. He aquí el origen del descontento nacional y mundial que siembra la semilla del populismo y del fascismo. Por eso vemos cómo la inseguridad social engendra odio al extraño y propicia criminalidad; refuerza el nacionalismo, propaga el proteccionismo y fomenta los fanatismos. Se refuerza el temor, que a su vez induce a poner énfasis en la seguridad a costa de la libertad, de la pluralidad y la diversidad. Languidecen los valores de libertad, igualdad, fraternidad, que dieron vida al mundo occidental.

¿Estamos ante una crisis terminal de la democracia capitalista?

Es posible si no reforzamos los mecanismos de gobierno global para regular al gran capital y revertimos la gran desigualdad e inseguridad social que lo acompaña, y que conduce a la disolución de los valores democráticos. En suma, salvar a la democracia pasa por distribuir la renta, gravando al más rico, y la rendición de cuentas de las elites.