Teresa de Ávila: La Mejor Mujer de la Historia

La mejor mujer de la historia

V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús

Siendo Santa Teresa de Ávila relativamente inculta, dialogaba con miembros de la realeza, personajes ilustres, miembros eclesiásticos y santos de su época para darles consejos, recibir ayuda, y llevar a cabo lo que se había propuesto.

Cierto día dijo: “Teresa sin la gracia de Dios es una pobre mujer; con la gracia de Dios, una fuerza; con la gracia de Dios y mucho dinero, una potencia”.

Santa Teresa, la gran escritora mística, partió a la Casa del Padre un 4 de octubre de 1582 y la enterraron al día siguiente, el 15 de octubre.

Esto se debe a que en ese día empezó a regir el cambio del calendario, cuando el Papa añadió 10 días al almanaque para corregir un error de cálculo en el mismo que llevaba arrastrándose ya por años.

Oración para el V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús

Dios, Padre nuestro,

te alabamos y te bendecimos,

porque nos concedes la gracia de celebrar

el V centenario del nacimiento

de Santa Teresa de Jesús.

Señor Jesucristo, “amigo verdadero”,

ayúdanos a crecer en tu amistad,

para que, como Teresa, hija de la Iglesia,

demos testimonio de tu alegría ante el mundo,

atentos a las necesidades

de la Humanidad.

Espíritu Santo,

ayúdanos a avanzar,

“con limpia conciencia y humildad”,

en el camino de la vida interior,

cimentados en la verdad,

con renovado desprendimiento,

y amor fraterno incondicional.

Como Teresa de Jesús,

maestra de espiritualidad,

enséñanos a orar de todo corazón:

“Vuestra soy, Señor, para Vos nací

¿qué mandáis hacer de mi? Amén.

 

Santa Teresa de Jesús fue una «comunicadora incansable del Evangelio» que «no se limitó a ser una espectadora de la realidad que la rodeaba». Así ha descrito el Papa Francisco a la santa en una carta dirigida al general del Carmelo Descalzo, Saverio Cannistrá, y que éste ha leído hoy, en el 500 aniversario de su nacimiento en Ávila.

En la misiva, leída por Cannistrá al final de la misa celebrada en el convento-casa natal de la Santa en la capital abulense, el Papa, que confirmó que no visitaría España este 2015, ha destacado de la impulsora de la reforma teresiana su dimensión «misionera y eclesial», dos características que, a su juicio, han distinguido también a la Orden del Carmelo Descalzo.

También ha subrayado el Pontífice ese «cimiento» sobre el que asentó sus conventos, con «fraternidad» y «humildad».

No ha sido el único mensaje del Papa Francisco en el día en el que se cumplen los 500 años del nacimiento de la santa andariega, ya que el obispo de Ávila, Jesús García Burillo, también ha leído, en el transcurso de la misma misa y ante unas 350 personas en el interior del templo y otras 550 que han seguido la Eucaristía desde el exterior, otra misiva suya.

En ella, el Papa repasa los valores de la reformadora del Carmelo y sus andanzas no sólo en Ávila sino en «otros lugares que conservan su memoria» y «por los que pasó con sus sandalias desgastadas».

Tras reconocer el Pontífice que su corazón está «hoy en Ávila», ha desgranado los consejos que, de vivir en estos días la santa, daría a religiosos, sacerdotes, laicos, familias y jóvenes. A estos últimos, ha lanzado un mensaje especial, para que tengan el «valor para huir de la mediocridad y la tibieza», albergando en su alma «grandes deseos, nobles aspiraciones dignas de las mejoras causas».

«Que el ejemplo de la santa infunda valentía a las nuevas generaciones, para que no se les arrugue el ánima y el ánimo», ha dicho, parafraseando el «Camino de Perfección» de Santa Teresa.

 

En este sentido, antes de comenzar la celebración Eucarística, el superior general del Carmelo Descalzo ha subrayado, en declaraciones a los medios, que Teresa aporta la luz de la que ella goza para «iluminar» los caminos que «a veces pasan por momentos de oscuridad», tanto «a nivel exterior como interior».

También la santa aporta, a su juicio, calor, porque los corazones se sienten «muchas veces solos y no queridos», lo que lleva a «perder el sentido de la esperanza y la perspectiva de futuro».

El obispo de Ávila, Jesús García Burillo, ha subrayado que en esta jornada se debe dar «gracias a Dios», porque «ha hecho el gran regalo de Teresa de Jesús a la Iglesia y a toda la humanidad», por los valores «no sólo eclesiales sino humanos» de la santa y como «mujer, emprendedora, escritora o economista», que pueden dar solución a los «problemas que tiene en este momento la sociedad».

«Si tuviéramos un poquito más de fraternidad, austeridad y servicio a los demás seguramente las cosas nos irían mejor», ha añadido.

Por su parte, la consejera de Cultura y Turismo de la Junta, Alicia García destacado que hoy es el «día más importante» del V Centenario y que la santa es «el mejor patrimonio de Ávila, junto a su muralla», y además, en su opinión, «la mejor mujer de la historia».

 

Deja un comentario