22 obras maestras de la literatura que te puedes leer en un par de viajes en metro

22 obras maestras de la literatura que te puedes leer en un par de viajes en metro

Aunque cada uno lee al ritmo que le place (faltaría más), una persona puede terminar una página de un libro en un minuto y medio. Quizá en menos. En dos trayectos largos en un transporte puede llegar a algo más de 100 páginas. Estos textos breves son perfectos para emocionarse y entretenerse

IANKO LÓPEZ

El País

Este ensayo sobre las mujeres y la literatura vive su mejor momento: se ha convertido en una reivindicación de la autonomía femenina. Si consideramos el momento en que se escribió (1929), resulta especialmente valeroso por el modo desprejuiciado con que Virginia Woolf (Londres, 1882- Sussex, 1941) trata temas que, como el lesbianismo, entonces eran tabú fuera del ámbito de la literatura picante. Cabe pensar que la recientemente fallecida crítica de arte feminista Linda Nochlin obtuviera aquí la inspiración para alguno de sus textos más conocidos. 1

‘Una habitación propia’, de Virginia Woolf: 108 páginas

Este ensayo sobre las mujeres y la literatura vive su mejor momento: se ha convertido en una reivindicación de la autonomía femenina. Si consideramos el momento en que se escribió (1929), resulta especialmente valeroso por el modo desprejuiciado con que Virginia Woolf (Londres, 1882- Sussex, 1941) trata temas que, como el lesbianismo, entonces eran tabú fuera del ámbito de la literatura picante. Cabe pensar que la recientemente fallecida crítica de arte feminista Linda Nochlin obtuviera aquí la inspiración para alguno de sus textos más conocidos.

 Qué bella historia la de esa adolescente francesa y pobre que vive su primera relación amorosa con un adulto chino y rico en la Indochina colonial. Qué terrible historia también. Éxito de ventas inmediato en los ochenta, ganó el premio Goncourt y se convirtió en la obra más popular de su autora, la reivindicable Marguerite Duras (Saigón, 1914- París, 1996). Lo más importante en ella es todo lo que no se dice, y que traza el retrato perfecto de la decadencia implícita en toda aventura colonial, que solo emerge de manera evidente en sus últimas fases.

2

‘El amante’, de Marguerite Duras: 152 páginas

Qué bella historia la de esa adolescente francesa y pobre que vive su primera relación amorosa con un adulto chino y rico en la Indochina colonial. Qué terrible historia también. Éxito de ventas inmediato en los ochenta, ganó el premio Goncourt y se convirtió en la obra más popular de su autora, la reivindicable Marguerite Duras (Saigón, 1914- París, 1996). Lo más importante en ella es todo lo que no se dice, y que traza el retrato perfecto de la decadencia implícita en toda aventura colonial, que solo emerge de manera evidente en sus últimas fases.

 Aunque al final de su carrera la creatividad le flaqueaba un poco -la frenética vida social tampoco ayudaba-, a Truman Capote (Nueva Orleans, 1924- Los Ángeles, 1984) nunca le faltó ambición. Su idea original era alumbrar un monumento literario al estilo de ‘En busca del tiempo perdido’, pero frente a los siete volúmenes ‘proustianos’ él solo logró terminar cuatro capítulos breves e inconexos que empaquetó en este ‘Plegarias atendidas’. Poco importa: se trata de un precioso ejercicio a mitad de camino entre la novela de vanguardia y el puro cotilleo.

3

‘Plegarias atendidas’, de Truman Capote: 172 páginas

Aunque al final de su carrera la creatividad le flaqueaba un poco -la frenética vida social tampoco ayudaba-, a Truman Capote (Nueva Orleans, 1924- Los Ángeles, 1984) nunca le faltó ambición. Su idea original era alumbrar un monumento literario al estilo de ‘En busca del tiempo perdido’, pero frente a los siete volúmenes ‘proustianos’ él solo logró terminar cuatro capítulos breves e inconexos que empaquetó en este ‘Plegarias atendidas’. Poco importa: se trata de un precioso ejercicio a mitad de camino entre la novela de vanguardia y el puro cotilleo.

 No cabe más sofisticación, más inteligencia y mordacidad que la que destilaba la pluma de Sidonie-Gabrielle Colette (Francia, 1873- Francia, 1954). Su vida libre y hedonista fue en sí misma una obra maestra, pero su producción literaria tampoco baja el listón. Y los amoríos –en dos entregas– entre la madura cortesana Léa de Lonval y el avieso joven Chéri en pleno esplendor de la ‘belle époque’ son solo un ejemplo.

4

‘Chéri’, de Colette: 176 páginas

No cabe más sofisticación, más inteligencia y mordacidad que la que destilaba la pluma de Sidonie-Gabrielle Colette (Francia, 1873- Francia, 1954). Su vida libre y hedonista fue en sí misma una obra maestra, pero su producción literaria tampoco baja el listón. Y los amoríos –en dos entregas– entre la madura cortesana Léa de Lonval y el avieso joven Chéri en pleno esplendor de la ‘belle époque’ son solo un ejemplo.

 Un joven hipersensible experimenta un terrible sufrimiento emocional. Podría tratarse de una historia de angustia urbana contemporáneo, pero el protagonista vive en la Alemania del siglo XIX. Dado lo conocido del episodio, no creemos estar incurriendo en un destripamiento de la trama (sí, en un ‘spoiler’) cuando desvelamos que Werther termina quitándose la vida –sería como decir lo mismo de Romeo y Julieta-, un final que en su día fue imitado por miles de jóvenes de medio mundo. El romanticismo fue para muchos un juego bastante extremo.

5

‘Las penas del joven Werther’, de Goethe: 144 páginas

Un joven hipersensible experimenta un terrible sufrimiento emocional. Podría tratarse de una historia de angustia urbana contemporáneo, pero el protagonista vive en la Alemania del siglo XIX. Dado lo conocido del episodio, no creemos estar incurriendo en un destripamiento de la trama (sí, en un ‘spoiler’) cuando desvelamos que Werther termina quitándose la vida –sería como decir lo mismo de Romeo y Julieta-, un final que en su día fue imitado por miles de jóvenes de medio mundo. El romanticismo fue para muchos un juego bastante extremo.

 Cuando Françoise Sagan (Francia, 1935- Francia, 2004) publicó esta novela en 1954 era una recién llegada de 18 años, lo que sirvió para echar más leña al fuego del escándalo. No faltaron los comentarios a cargo de gente influyente, como el escritor católico François Mauriac, que llamó a la autora “charmant petit monstre” (algo así como “pequeño monstruo encantador”: ¡qué precioso insulto, quién lo pillara!). Hoy esta historia melancólica sobre las ambiguas relaciones entre un ‘play-boy’ y su hija en un ambiente de lujo y frivolidad de la Costa Azul no nos inspira tanto aspaviento, pero a cambio sigue admirándonos por la calidad de su escritura.

6

‘Buenos días, tristeza’, de Françoise Sagan: 127 páginas

Cuando Françoise Sagan (Francia, 1935- Francia, 2004) publicó esta novela en 1954 era una recién llegada de 18 años, lo que sirvió para echar más leña al fuego del escándalo. No faltaron los comentarios a cargo de gente influyente, como el escritor católico François Mauriac, que llamó a la autora “charmant petit monstre” (algo así como “pequeño monstruo encantador”: ¡qué precioso insulto, quién lo pillara!). Hoy esta historia melancólica sobre las ambiguas relaciones entre un ‘play-boy’ y su hija en un ambiente de lujo y frivolidad de la Costa Azul no nos inspira tanto aspaviento, pero a cambio sigue admirándonos por la calidad de su escritura.

 Hay novelas que parecen concebidas enteramente como mera excusa para llegar a un determinado final. Este podría ser uno de esos casos, pero no importa en absoluto, porque ese final es tan poderoso, y el camino recorrido hasta él tan apasionante, que damos por bueno el artificio e incluso exclamamos: “¡Bravo!”.

7

‘El coronel no tiene quien le escriba’, de Gabriel García Márquez: 104 páginas

Hay novelas que parecen concebidas enteramente como mera excusa para llegar a un determinado final. Este podría ser uno de esos casos, pero no importa en absoluto, porque ese final es tan poderoso, y el camino recorrido hasta él tan apasionante, que damos por bueno el artificio e incluso exclamamos: “¡Bravo!”.

 Un nuevo ejemplo de que la muerte y la pérdida del amor son temas literarios imbatibles. Sobre todo cuando se tratan desde la prosa más exquisita. La afición de los irlandeses por los cánticos y el alcohol también son elementos indispensables en este hermoso libro, para qué vamos a negarlo. John Huston adaptó el libro al cine en la maravillosa ‘Dublineses’ (1987), que sería su última película.

8

‘Los muertos’, de James Joyce: 80 páginas

Un nuevo ejemplo de que la muerte y la pérdida del amor son temas literarios imbatibles. Sobre todo cuando se tratan desde la prosa más exquisita. La afición de los irlandeses por los cánticos y el alcohol también son elementos indispensables en este hermoso libro, para qué vamos a negarlo. John Huston adaptó el libro al cine en la maravillosa ‘Dublineses’ (1987), que sería su última película.

 Con este fascinante ensayo, Junichiro Tanizaki (Japón, 1886-1965) no solo nos enseña que muchas de las cosas que consideramos verdades universales son en realidad prejuicios culturales, sino que mediante su dominio de la palabra escrita logra recrear imágenes inolvidables, como la de esa mujer que en la oscuridad nos presenta un rostro níveo en el que se incrusta una sonrisa de dientes lacados de negro

. 9

‘Elogio de la sombra’, de Junichiro Tanizaki: 96 páginas

Con este fascinante ensayo, Junichiro Tanizaki (Japón, 1886-1965) no solo nos enseña que muchas de las cosas que consideramos verdades universales son en realidad prejuicios culturales, sino que mediante su dominio de la palabra escrita logra recrear imágenes inolvidables, como la de esa mujer que en la oscuridad nos presenta un rostro níveo en el que se incrusta una sonrisa de dientes lacados de negro.

 Miguel de Unamuno (Bilbao, 1864- Salamanca, 1936) nos regaló esta curiosa historia de represión sexual sobre un personaje producto de las expectativas que la sociedad depositaba –que en gran medida aún deposita- en las mujeres. También cabe interpretarla como la historia de una mujer que se las arregla para conseguir lo que quiere –la maternidad– sin atravesar por los trámites –matrimonio y sexo- que se suponían obligatorios para ello. En suma, una heroína. 10

‘La tía Tula’, de Miguel de Unamuno: 176 páginas

Miguel de Unamuno (Bilbao, 1864- Salamanca, 1936) nos regaló esta curiosa historia de represión sexual sobre un personaje producto de las expectativas que la sociedad depositaba –que en gran medida aún deposita- en las mujeres. También cabe interpretarla como la historia de una mujer que se las arregla para conseguir lo que quiere –la maternidad– sin atravesar por los trámites –matrimonio y sexo- que se suponían obligatorios para ello. En suma, una heroína.

 Muchos vieron en este pequeño libro una especie de ensayo de lo que años después sería ‘Plataforma’, uno de los más polémicos libros del polémico autor francés Michel Houellebecq (Isla Reunión, 1956). Pero sería injusto entender esta pequeña joya como el prólogo de nada. Aquí, en poco más de 100 páginas, Houellebecq nos presenta un retrato casi impecable de los anhelos del turista occidental, seducido por el entorno (en este caso lunar) y por sus compañeros de viaje (en este caso humanos que parecen marcianos). Aparecen dudas existenciales, análisis del concepto posmoderno de ocio, sectas y algunas obsesiones que definirían más tarde la literatura y la imagen pública de Houellebecq. 11

‘Lanzarote’, de Michel Houellebecq: 112 páginas

Muchos vieron en este pequeño libro una especie de ensayo de lo que años después sería ‘Plataforma’, uno de los más polémicos libros del polémico autor francés Michel Houellebecq (Isla Reunión, 1956). Pero sería injusto entender esta pequeña joya como el prólogo de nada. Aquí, en poco más de 100 páginas, Houellebecq nos presenta un retrato casi impecable de los anhelos del turista occidental, seducido por el entorno (en este caso lunar) y por sus compañeros de viaje (en este caso humanos que parecen marcianos). Aparecen dudas existenciales, análisis del concepto posmoderno de ocio, sectas y algunas obsesiones que definirían más tarde la literatura y la imagen pública de Houellebecq.

 Absurdo + Costumbrismo = Terror. Resulta difícil no identificarse con el pobre Gregorio Samsa, que amanece una mañana convertido en un insecto gigante, a pesar de que el sentido común nos diga que algo así nunca nos ocurrirá a nosotros, al menos literalmente. Todos nos hemos sentido alguna vez bichos raros en un mundo en el que no encajamos y que nos rechaza instintivamente, aunque negocie con nosotros una coexistencia pacífica que por otro lado puede saltar por los aires en cualquier momento. El genio que lo escribió fue Franz Kafka (Praga, 1883- Kierling, 1924). 12

‘La metamorfosis’, de Franz Kafka: 100 páginas

Absurdo + Costumbrismo = Terror. Resulta difícil no identificarse con el pobre Gregorio Samsa, que amanece una mañana convertido en un insecto gigante, a pesar de que el sentido común nos diga que algo así nunca nos ocurrirá a nosotros, al menos literalmente. Todos nos hemos sentido alguna vez bichos raros en un mundo en el que no encajamos y que nos rechaza instintivamente, aunque negocie con nosotros una coexistencia pacífica que por otro lado puede saltar por los aires en cualquier momento. El genio que lo escribió fue Franz Kafka (Praga, 1883- Kierling, 1924).

 Uno de los mejores relatos del ‘boom’ latinoamericano es esta novela breve que nos hace pensar en un improbable cruce mexicano entre Henry James y Edgar Allan Poe. La narración en segunda persona es una astuta argucia de Carlos Fuentes (Panamá, 1928- México, 2012) para convertir su lectura en una sesión de hipnosis. 13

‘Aura’, de Carlos Fuentes: 80 páginas

Uno de los mejores relatos del ‘boom’ latinoamericano es esta novela breve que nos hace pensar en un improbable cruce mexicano entre Henry James y Edgar Allan Poe. La narración en segunda persona es una astuta argucia de Carlos Fuentes (Panamá, 1928- México, 2012) para convertir su lectura en una sesión de hipnosis.

 “Hoy ha muerto mamá. O quizá ayer. No lo sé”. Así empieza la primera novela del existencialista Albert Camus (Mondovi, 1913- Borgoña, 1960), protagonizada por un hombre, Meursault, antihéroe –perdón por el cliché- que parece vivir bajo los efectos de una anestesia emocional permanente. Pronto comprendemos que su actitud es en realidad un escudo frente a la agresión de la insensata existencia humana. Por supuesto. 14

‘El extranjero’, de Albert Camus: 116 páginas

“Hoy ha muerto mamá. O quizá ayer. No lo sé”. Así empieza la primera novela del existencialista Albert Camus (Mondovi, 1913- Borgoña, 1960), protagonizada por un hombre, Meursault, antihéroe –perdón por el cliché- que parece vivir bajo los efectos de una anestesia emocional permanente. Pronto comprendemos que su actitud es en realidad un escudo frente a la agresión de la insensata existencia humana. Por supuesto.

 Aseguran los expertos que Sigmund Freud (Príbor, 1856- Londres, 1939) está desfasado, y que la mayor parte de sus conclusiones hay que cogerlas con pinzas. Sin embargo, cuando los profanos nos enfrentamos a sus escritos nos seduce tanto la belleza y sencillez del verbo, la secreta poesía que el padre del psicoanálisis insufla al lenguaje científico, que nos parece estar ante la verdad eterna de la vida. 15

‘Tres ensayos sobre teoría sexual’, de Sigmund Freud: 128 páginas

Aseguran los expertos que Sigmund Freud (Príbor, 1856- Londres, 1939) está desfasado, y que la mayor parte de sus conclusiones hay que cogerlas con pinzas. Sin embargo, cuando los profanos nos enfrentamos a sus escritos nos seduce tanto la belleza y sencillez del verbo, la secreta poesía que el padre del psicoanálisis insufla al lenguaje científico, que nos parece estar ante la verdad eterna de la vida.

 Se publicó originalmente por entregas, como los folletines del siglo XIX, pero ningún folletín de esa especie habría concebido a un extraterrestre que se pierde en el maremágnum de la Barcelona preolímpica tras adoptar la apariencia de la estrella del pop Marta Sánchez (“perímetro craneal, 57 centímetros; número de ojos, dos; longitud del rabo, 0.00 centímetros”) y a otro alienígena que va en su busca y por el camino descubre su adicción a los churros mezclados con whisky. Solo se le podía ocurrir a Eduardo Mendoza (Barcelona, 1943). 16

‘Sin noticias de Gurb’, de Eduardo Mendoza: 160 páginas

Se publicó originalmente por entregas, como los folletines del siglo XIX, pero ningún folletín de esa especie habría concebido a un extraterrestre que se pierde en el maremágnum de la Barcelona preolímpica tras adoptar la apariencia de la estrella del pop Marta Sánchez (“perímetro craneal, 57 centímetros; número de ojos, dos; longitud del rabo, 0.00 centímetros”) y a otro alienígena que va en su busca y por el camino descubre su adicción a los churros mezclados con whisky. Solo se le podía ocurrir a Eduardo Mendoza (Barcelona, 1943).

 Lejos del sentimentalismo o la hinchada épica de los poetas románticos de su tiempo, Rosalía de Castro (Santiago de Compostela, 1837- A Coruña, 1885) publicó este monumento de las letras gallegas donde no hay nada que no suene a verdad. Es íntimo, es profundo, es bellísimo. Es, sin duda, oro puro. 17

‘Follas novas’, de Rosalía de Castro: 112 páginas

Lejos del sentimentalismo o la hinchada épica de los poetas románticos de su tiempo, Rosalía de Castro (Santiago de Compostela, 1837- A Coruña, 1885) publicó este monumento de las letras gallegas donde no hay nada que no suene a verdad. Es íntimo, es profundo, es bellísimo. Es, sin duda, oro puro.

 Solo alguien con la brillantez de María Zambrano (Málaga, 1904- Madrid, 1991) podía alumbrar la idea de que existe una relación muy estrecha entre lo poético y lo filosófico, el pensamiento y la creación. Pensar que se trata de corrientes opuestas, viene a decirnos Zambrano en esta obra publicada durante su exilio, es una falacia. Qué mujer tan inteligente y tan necesaria… 18

‘Filosofía y poesía’, de María Zambrano: 123 páginas

Solo alguien con la brillantez de María Zambrano (Málaga, 1904- Madrid, 1991) podía alumbrar la idea de que existe una relación muy estrecha entre lo poético y lo filosófico, el pensamiento y la creación. Pensar que se trata de corrientes opuestas, viene a decirnos Zambrano en esta obra publicada durante su exilio, es una falacia. Qué mujer tan inteligente y tan necesaria…

 “A mí no me da asco de mi hijo”. ¿No es esta una de las frases más gloriosas de la literatura en castellano? Esta obra teatral telúrica y llena de poesía sobre una mujer que desearía tener hijos pero no puede nos remite a una de las grande neurosis contemporáneas –que es en realidad la gran neurosis de todas las sociedades obsesionadas con la natalidad-, y llega a soluciones bastante radicales para abolir el heteropatriarcado. “Yo misma he matado a mi hijo”, acaba diciendo Yerma. 19

‘Yerma’, de Federico García Lorca: 128 páginas

“A mí no me da asco de mi hijo”. ¿No es esta una de las frases más gloriosas de la literatura en castellano? Esta obra teatral telúrica y llena de poesía sobre una mujer que desearía tener hijos pero no puede nos remite a una de las grande neurosis contemporáneas –que es en realidad la gran neurosis de todas las sociedades obsesionadas con la natalidad-, y llega a soluciones bastante radicales para abolir el heteropatriarcado. “Yo misma he matado a mi hijo”, acaba diciendo Yerma.

 Contra lo que pueda pensarse, este texto del siglo XV se lee en un suspiro y sin especial dificultad, porque su lenguaje apenas ha envejecido en quinientos años. El negro sentido del humor, la agudeza con la que se caracteriza a los distintos personajes y el ritmo implacable son algunas de sus virtudes. Admitamos que el final resulta algo moralista, pero es una concesión de su autor que hay que comprender en una época en la que la Inquisición funcionaba a todo trapo. De todos modos, esto no lo salvó de la censura y el escándalo. 20

‘La Celestina’, de Francisco de Rojas (atribuido): 160 páginas

Contra lo que pueda pensarse, este texto del siglo XV se lee en un suspiro y sin especial dificultad, porque su lenguaje apenas ha envejecido en quinientos años. El negro sentido del humor, la agudeza con la que se caracteriza a los distintos personajes y el ritmo implacable son algunas de sus virtudes. Admitamos que el final resulta algo moralista, pero es una concesión de su autor que hay que comprender en una época en la que la Inquisición funcionaba a todo trapo. De todos modos, esto no lo salvó de la censura y el escándalo.

 Obra anónima del Siglo de Oro español que a través del protagonista, un pobre buscavidas que recibe palos por todas partes, retrata la larga decadencia de un imperio. El ciego maltratador que acaba probando su propia medicina, el hidalgo con muchas pretensiones pero sin un real, los clérigos de sexualidad disoluta, la avaricia eclesiástica, la supervivencia a toda costa… Muchos pensarán que de aquellos polvos vienen estos lodos, y quizá no se equivoquen. 21

‘El Lazarillo de Tormes’, Anónimo: 96 páginas

Obra anónima del Siglo de Oro español que a través del protagonista, un pobre buscavidas que recibe palos por todas partes, retrata la larga decadencia de un imperio. El ciego maltratador que acaba probando su propia medicina, el hidalgo con muchas pretensiones pero sin un real, los clérigos de sexualidad disoluta, la avaricia eclesiástica, la supervivencia a toda costa… Muchos pensarán que de aquellos polvos vienen estos lodos, y quizá no se equivoquen.

 El último libro del argentino Pedro Mairal (Buenos Aires, 1970) fue de los más grandes y sorprendentes fenómenos literarios en España en 2017. Novela breve narrada con un estilo cercano pero nunca barato, narra una jornada en la vida de un literato argentino que coge el ferry de Buenos Aires a Montevideo con el fin de sacar una cantidad notable de dinero del banco. Casado y con hijo, el protagonista pasa una jornada frenética junto a una uruguaya que le hace sentir vivo hasta que le hace desear estar muerto. Narrada con ritmo y llena de ideas ingeniosas, ‘La uruguaya’ triunfa por su enorme capacidad de empatizar con el lector, quien no puede más que ver todas las malas decisiones que ha tomado en su vida pasar por las páginas del libro. Menos mal que es corto. 22

‘La uruguaya’, de Pedro Mairal: 144 páginas

El último libro del argentino Pedro Mairal (Buenos Aires, 1970) fue de los más grandes y sorprendentes fenómenos literarios en España en 2017. Novela breve narrada con un estilo cercano pero nunca barato, narra una jornada en la vida de un literato argentino que coge el ferry de Buenos Aires a Montevideo con el fin de sacar una cantidad notable de dinero del banco. Casado y con hijo, el protagonista pasa una jornada frenética junto a una uruguaya que le hace sentir vivo hasta que le hace desear estar muerto. Narrada con ritmo y llena de ideas ingeniosas, ‘La uruguaya’ triunfa por su enorme capacidad de empatizar con el lector, quien no puede más que ver todas las malas decisiones que ha tomado en su vida pasar por las páginas del libro. Menos mal que es corto.

Del laboratorio a los Oscar

Del laboratorio a los Oscar

JAVIER ARROYO

El País

Youtube no es territorio exclusivo de influencers o directores de cortos aficionados. También es terreno de catedráticos e investigadores. Es el caso de Javier Alba-Tercedor, catedrático de Zoología de la Universidad de Granada (UGR) y especialista en microtomografía, con canal propio de Youtube. Y catedrático o influencer, Youtube expande tu público potencial. En el caso del investigador -que a día de hoy cuenta con algo menos de 400 suscriptores a su canal- su espacio  le sirve para mostrar pequeños clips de sus microtomografías, una técnica que permite descubrir, gracias a imágenes detalladas, secretos de la anatomía de los insectos.Y esos clips lo han llevado a Hollywood. No a él, personalmente, pero sí algunos de sus insectos, concretamente escarabajos, comparten espacio en pantalla juno a Harrison Ford, Ryan Gosling o Robin Wright en Blade Runner 2049.

“Siguieron todas mis indicaciones y el resultado es de un respeto científico absoluto”, afirma Alba Tercedor

Hace ahora algo más de un año, en enero de 2017, Alba-Tercedor recibió una llamada misteriosa desde Canadá. “Habían visto mis trabajos en mi canal de Youtube y, además de decirme que les gustaba mucho, me pidieron que les escaneara unos insectos”, cuenta el investigador. En ese punto, Alba-Tercedor no tenía claro el destino de sus microtomografías. Hasta siete escarabajos entraron en el microtomógrafo del laboratorio del catedrático. Obtuvo 3.000 imágenes de cada uno de ellos que “muestran hasta cada uno de los pelos o de las facetas de los ojos de los insectos”. Entre las especies escaneadas, la mayor parte de los ejemplares utilizados luego en la película -a estas alturas el investigador no sabía aún cuál- eran especies tropicales de la familia Cerambícidae (Longicornios), llegadas a Granada desde las oficinas en París de la productora canadiense BUF. A las especies foráneas hubo de añadir una llegada desde mucho más cerca, el Parque de las Ciencias de Granada. Javier Pérez López, biólogo e investigador del museo, puso a disposición de la película una especie de escarabajo de la familia tenebriónidos (Zoophobasmorio), cuyas larvas se usan como alimento vivo para criar en cautividad diferentes animales.

El trabajo de varias semanas de escaneo a alta resolución llegó a Canadá poco después del encargo. “En abril”, cuenta Alba-Tercedor, “les pido ya más información del trabajo y les pido ver el resultado final”. Antes firmó un extenso documento de confidencialidad… y luego otro. Finalmente, en abril le enseñaron el “draft” (borrador, en español). “Lo que para ellos era un draft era un trabajo espectacular. Habían reconstruido volumétricamente cada uno de los órganos de los animales y le había dado vida”. Habían convertido las 3.000 imágenes de cada insecto en escarabajos animados. “El trabajo era perfecto, o casi. Apenas algún error como en el caso de una especie a la que ellos le movían la antena y en la realidad eso no ocurre”. Y le hicieron caso. “El resultado es realmente certero. Siguieron todas mis indicaciones y el resultado es de un respeto científico absoluto”, concluye. Finalmente, la productora informó a Alba-Tercedor del destino último de las animaciones basadas en su trabajo: Blade Runner 2049. El investigador reconoce que no sabía de qué le estaban hablando. Pero allí estaba su hijo. “La continuación de una película de culto, como la Guerra de las Galaxias”, explica por si el interlocutor tampoco lo sabe.

 Imagen del Insecto que figura en ‘Blade Runner 2049’ a partir de la reconstrucción volumétrica realizada por Javier Alba-Tercedor.

Imagen del Insecto que figura en ‘Blade Runner 2049’ a partir de la reconstrucción volumétrica realizada por Javier Alba-Tercedor.

Pero lo que más asombra a este catedrático de la UGR “es la profesionalidad de esta gente. El esfuerzo, la exactitud y la cantidad de horas dedicadas a unas escenas que apenas suponen 15 o 20 segundos en una película de dos horas largas que se estrenó en octubre de 2017. Tampoco hay que preocuparse de que nadie haya perdido dinero. La película costó algo más de 150 millones de dólares y ha recuperado en taquilla alrededor de 200. No es el éxito del siglo pero los productores han recuperado su inversión. La película, además, opta a los Oscars 2018 en la categoría de efectos visuales.

Para la productora BUF, “la microtomografía representa una herramienta muy valiosa y precisa para ayudar a la reconstrucción y producción de animaciones”

“Nunca pensé que las habilidades adquiridas durante mi carrera como investigador iban a resultar útiles a la industria del cine” cuenta Alba Tercedor, volcado también en la difusión de la ciencia y con numerosos premios por su investigación y por la divulgación que hace de ella. Sin embargo, en sentido inverso, su trabajo en el cine sí le será útil en su carrera como investigador. En unos meses, en el Congreso Internacional de Microtomografía en Gante (Bruselas) presentará una ponencia sobre su nueva relación con el cine y la utilidad de la microtomografía en la animación.

Según los responsables de BUF, “los increíbles resultados que se pueden ver en la película Blade Runner 2049 demuestran que la microtomografía representa una herramienta muy valiosa y precisa para ayudar a la reconstrucción y producción de animaciones generadas por ordenador de pequeños animales con detalles estructurales microscópicos, como las especies de insectos usadas para esta película”. “Esta colaboración representa una simbiosis entre la técnica microtomográfica y la industria de efectos visuales. En definitiva, entre el mundo académico-científico y la industria del entretenimiento”, apuntan desde la compañía BUF.

Del Val pugna por un uso social efectivo de las lenguas indígenas

Del Val pugna por un uso social efectivo de las lenguas indígenas

La estrategia discriminatoria modula la cultura nacional, señala

El etnólogo advierte que el Estado debe promover su desarrollo más que su simple rescate

El aztequismo priísta busca frenar su expansión en la vida cotidiana, advierte el director del PUIC de la UNAM

Mónica Mateos-Vega

La Jornada

El Estado mexicano, a escala nacional, es racista, y al denominar mestizos a algunas personas, los convierte en nada, pues los indígenas tienen identidad, los demás no. El Estado se la quita, se la esconde, por ejemplo, al no existir una política que asegure el desarrollo de las lenguas originarias, pues más que su rescate, necesitamos que tengan un uso social, no simplemente pretender salvarlas de la extinción.

Es el tema que pone a discusión el etnólogo José del Val, director del Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad (PUIC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a propósito de la celebración, el 21 de febrero, del Día Internacional de la Lengua Materna.

Hace cuatro años se creó el PUIC-UNAM para realizar, promover y coordinar investigaciones sobre problemas sociales de México y otras regiones, en el contexto de la diversidad cultural y la interculturalidad, y así aportar nuevos conocimientos.

Entre otras acciones, desde ahí se impulsan los festivales de Poesía las Lenguas de América Carlos Montemayor y el Oaxaca Negra, este último para mostrar la complejidad regional de la Costa Chica, en torno a una temática común: su población negra.

En el ámbito literario, explica el etnólogo Del Val en entrevista con La Jornada, se ha logrado que ya no se hable de poesía indígena, sino simplemente de poesía, sin etiquetas, “pues ha habido un florecimiento extraordinario; sin embargo, el sistema educativo del país no contempla la enseñanza de las lenguas originarias, es decir, no se está pensando en la construcción de un México plurilingüe ni pluricultural, como dice la Constitución.

“En ninguna región de nuestro territorio las lenguas indígenas tienen un uso social efectivo. ¿Cómo es posible que 50 por ciento de los habitantes de la península de Yucatán hablen maya y no existan una sola primaria, secundaria, preparatoria o universidad en ese idioma?

“La idea del Estado centralista, o lo que llamo ‘aztequismo priísta’, es generar un modelo de sociedad que no reconoce las diferencias, por tanto, no permite ni el desarrollo ni la expansión de las lenguas para su uso social en la vida cotidiana.

La discriminación racista modula la cultura nacional, el ejemplo más claro es que para el proyecto educativo oficial lo más importante es que todos hablemos inglés, para convertirnos en gringos completamente. Se trata de la estrategia estadunidense: se llevan a los jóvenes mexicanos, meten a los neoliberales educados a sus universidades, con su modelo de sociedad. Después, cuando regresan y están en el poder, nos quieren imponer el modelo gringo, pero además a lo tonto, porque son muy ignorantes.

Del Val considera que es una muestra de paternalismo racista hablar de rescate o promoción de una lengua indígena, porque son los portadores los únicos que deben decidir qué hacer con su lengua, “nosotros no tenemos atribuciones para ello. Pero el propio Instituto Nacional de Lenguas Indígenas ha metido el desorden.

¿Para quién se traduce?

Por ejemplo, es una torpeza estar en la dinámica de traducir poesía y libros cuando las personas no hablan ni escriben su lengua. ¿Para quién son las grandes colecciones en lenguas indígenas, si quienes las hacen no saben para qué, y quienes las reciben no saben cuál es el sentido? Hay una serie de capas ideológicas de folclor y comercialización, pero no una claridad en la construcción de un país plurilingüe. Implica un esfuerzo de otra envergadura.

Precisamente, continúa el director del PUIC-UNAM, una de las estrategias impulsadas por la máxima casa de estudios es el Festival de Poesía las Lenguas de América, así como la creación de premios entre otros foros.

El etnólogo recordó que un compañero de ruta impecable en este esfuerzo por desarrollar las lenguas originarias fue el escritor Carlos Montemayor. “Él comenzó a reunir escritores, sobre todo poetas, para trabajar con ellos en talleres durante dos o tres años por toda la República Mexicana. Pudo hacerlo porque era un políglota extraordinario.

Después nos acompañó cuando nos propusimos hacer el diccionario del náhuatl actual, el que se habla en México, el que está vivo, con las palabras que usamos. Por cuestiones de salud, no pudo estar Miguel León-Portilla, y Carlos asumió el proyecto, primero con dos o tres colaboradores, al final había 50 personas involucradas.

Ese libro es una obra definitiva, de la que se lanzó recientemente una edición conmemorativa, pero falta hacer más trabajo, insiste Del Val, “parece una labor titánica, sobre todo en un país que se está desmoronando debido a instituciones desconectadas y cobardes que quieren que los privados resuelvan los problemas.

Pero hay resistencia, hay más poetas que nunca y una presencia notoria de mujeres, desde hace años el liderazgo indígena dejó de ser exclusivamente masculino. Eso es lo importante que debemos seguir impulsando y poniendo a discusión, concluyó.

T.S. Eliot, el poeta hipnótico

T.S. Eliot, el poeta hipnótico

Hace 130 años –el 26 de septiembre de 1888– nació t.s. (Tomas Stern) Eliot, el poeta más influyente del siglo xx, y cuya presencia en la literatura mexicana es abrumadora. Ningún escritor ha tenido, ni de lejos, la influencia que tuvo el autor de La tierra baldía en nuestro país. Y este año inicia con dos muy buenas noticias: se reedita, por fin, la ya le-gendaria y esperada traducción en su versión nueva, de los Cuatro cuartetos, debida a la labor de José Emilio Pacheco. De más está señalar que fue Pacheco uno de los escritores que más marcadamente sintieron la sombra del angloestadunidense en su figura tanto de crítico como de poeta, y (apoyado en su labor editorial) árbitro de las letras sajonas. La traducción apareció hace ya muchos años en los legendarios Cuadernos de La Gaceta del fce y pronto se agotó, pero Pacheco prefirió seguirla elaborando y no reeditarla. Hoy, póstumamente, aparece en una cuidada edición de Editorial era en colaboración con El Colegio Nacional.

Si bien los Cuatro cuartetos se considera la obra maestra de Eliot no fue ese libro el que marcó las letras mexicanas, sino La tierra baldía, su poema vanguardista en esos años de gracia de finales de los diez y principios de los veinte en el siglo pasado. Eliot fue un gran escritor entre grandes autores. La relación de amistad y magisterio con el proteico Ezra Pound, un poeta tan distinto, es muy conocida, y convivió no sin conflictos con James Joyce y Virginia Woolf, Djuna Barnes y Hidla Dolitle (hd). Y hasta con Cyril Connolly, más joven, quien a su muerte tomó el lugar de gran pontífice de las letras inglesas. También se ha dicho que su magisterio agrisó la lírica inglesa posterior y, salvo excepciones como Auden y Dylan, la sumió en un extraño conservadurismo. Fue menos evidente esa sombra en los poetas estadunidenses, sobre los cuales, salvo excepciones, no ejerció un control tan férreo.

¿Y en México? Desde muy pronto se le conoció, y la primera traducción de La tierra baldía al español se publicó en nuestro país. Y después, bajo el palio del propio dictum eliotiano de que cada generación traduce a sus clásicos, son legión. La otra buena noticia en torno al poeta es que recién aparece la versión que Gabriel Bernal Granados ha hecho del poema, en una edición muy lujosa, con acompañamiento gráfico de Emiliano Gironella y un buen aparato ensayístico e histórico. No me atrevo a decir que la edición es muy bonita porque tiene algo de ese lujo ilegítimo y ostentoso que caracteriza a los nuevos ricos y que, en El Tucán de Virginia, sello en el que aparece, no es frecuente. Ambas versiones nos ofrecen una nueva oportunidad de reflexionar sobre la obra de Eliot.

Me he preguntado con frecuencia por qué se han hecho tantas versiones al español de La tierra baldía (mucho menos de los Cuatro cuartetos, un poema más difícil). Y creo que tiene que ver más con apropiarse del poema que con la necesidad de corregir y revisar las anteriores, una manera figurada de decir “la maté porque era mía”. Hay, por ejemplo, versiones que se hacen con afán pionero –las de Ferrer y Flores, por ejemplo, otras con afán divulgatorio (pienso en este caso en la de José María Valverde, que fue la que mi generación leyó, y que hoy encontramos insatisfactoria). Por cierto, en España también hay muchas traducciones de La tierra baldía, entre las más recientes y mejores está la que se debe a Juan Malpartida y Jordi Doce.

En el camino de la divulgación están, por ejemplo, las mexicanas de Agustí Bartra (en su fundamental Antología de la lírica norteamericana); la de Manuel Núñez Nava, que al ser publicada en la colección Material de Lectura, es una de las más conocidas, y la de Moisés Ladrón de Guevara, publicada en el volumen de homenaje a Eliot que la uam editó con motivo de su centenario (1988). Lugar aparte merece la de José Luis Rivas, quien se midió a la poesía completa, incluidos también los Cuatro cuartetos, porque se trata del más claro gesto de apropiamiento del poema. Rivas se dio a conocer con un libro deslumbrante, y que desde el título no deja dudas de su deuda con Eliot: Tierra nativa. A la vez, también desde el título, marca su raya y se define a sí mismo. La tierra baldía es un poema del desarraigo, Tierra nativa de arraigo. Su autor se enfrenta al poema armado únicamente de su admiración, es puro oído, no pone sobre la mesa exigencias filológicas o académicas, y por eso, gracias a su libertad, consigue soluciones realmente notables. Pienso que no ha sido bien leída.

Pacheco suma a eso una actitud de rigor al enfrentar la otra cara de la moneda del poema vanguardista, y no es como Rivas un poeta con gran oído; lo que busca es el rigor, si no filológico, sí filosófico y conceptual. No es un académico, sino un hombre de letras, y él hizo hincapié en esta distinción en sus textos ensayísticos. Y su estética personal es más cercana a la del inglés. Se complementa bien con la actitud de Bernal, traductor ampliamente probado con autores difíciles, que parte de una admiración que no busca apropiarse del texto traducido sino entregar lo que él considera una versión fidedigna, asunto distinto de la fidelidad, porque implica un contenido de fe.

Traducir también es una manera de responder a la pregunta del porqué de la presencia de Eliot tan subrayada entre nosotros. Mientras madura esa reflexión, 2018 se muestra como año eliotiano y habrá tiempo para pensar en él. No soy de los fanáticos del escritor, algo hay en él que me repele –parte de la respuesta la encontré en las diatribas de Canetti contra su actitud– y sin embargo colecciono sus traducciones y cada cierto tiempo hago ejercicios comparativos entre las soluciones, y alguna vez pensé que su combinatoria tenía un horizonte finito. También sé que es un poeta que uno lee con muchas versiones en la cabeza y que en su gesto, en ambos poemas, y es lo que les da una íntima conexión, hay un pesimismo que define al silgo xx, uno de los peores de la humanidad. El poeta que deambula orgulloso por el páramo es una figura hipnótica •

Síntesis del Informe de Templos Católicos dañados en septiembre de 2017

Síntesis del Informe de Templos Católicos dañados en septiembre de 2017

 

La Secretaria General de la Conferencia del Episcopado a través del Observatorio Nacional, emprendió la investigación para documentar el daño a los templos católicos que fueron dañados en el mes de septiembre del año 2017, a consecuencia de los sismos y de  fenómenos climáticos.

Luego de 4 meses de la investigación que requirió de un trabajo colaborativo e intercambio de información, tanto de las Diócesis afectadas, como de diferentes órganos del gobierno, es posible presentar el siguiente Informe de Templos Católicos dañados en septiembre de 2017.

Este trabajo tiene dos propósitos, el primero, brindar información del número de los templos, también entendidos como inmuebles históricos y no históricos, de la Iglesia Católica en México, que sufrieron algún nivel de daño, a causa de los fenómenos ya enunciados. Y el segundo, suscitar la reflexión en torno a la importancia de los templos en la vida de los mexicanos y las repercusiones que conlleva su daño o destrucción.

Para cumplir con estos objetivos fue necesario construir una metodología para la recolección de datos que resultara coherente con los fines perseguidos, misma que incorporó entrevistas, e inspección de inventarios existentes tanto de la Iglesia como de otras instituciones (anuarios estadísticos, compendio de datos por Diócesis, entre otros). Y fue a través de un cuadro estadístico que se llevó a cabo la cuantificación y catalogación de los templos dañados.

El cuadro contó con tres agrupamientos de datos denominados “segmentos”.  El primero consideró la ubicación Geográfica; el segundo la identificación y clasificación del inmueble afectado, para conocer si el tipo de inmueble era histórico o no histórico, y además para identificar la función del inmueble; y el tercero fue una evaluación del daño. También se realizó la búsqueda de responsables directos, para obtener información específica del inmueble.

 

Con la información organizada y sistematizada estos son los resultados:

Hasta enero de 2018, se lograron contabilizar 1850 templos católicos dañados, entendiendo por ello, los siguientes ocho tipos de inmuebles: catedral, basílica, parroquia y/o iglesia, santuario, capilla, convento, ex convento, espacios de formación como seminario, oficinas parroquiales, casas parroquiales. La segmentación deriva de las necesidades y del uso que  la comunidad de fieles y pastores llevan a cabo en dichos espacios físicos.

Estos templos dañados afectaron a 26 de las 95 Diócesis, lo que representa un 27%: Las Arquidiócesis de Puebla, Antequera Oaxaca, México, Tuxtla Gutiérrez, Xalapa; las Diócesis de Cuernavaca, Huajuapan de León, Tlaxcala, Tabasco, Tenancingo, Tehuantepec, Chilpancingo-Chilapa, Tehuacán, Toluca, Valle de Chalco, Tlapa, San Cristóbal de las Casas, Texcoco, Ecatepec, Orizaba, Tapachula, Córdova, Tabasco, Veracruz, Nezahualcoyotl y Prelatura de Mixes.

En consecuencia, hub daños en 7 de las 18 Provincias Eclesiásticas que hay en nuestro País, es decir el 38%. Estas provincias son: Tlanepantla, Puebla, Acapulco, Antequera Oaxaca, Tuxtla Gutiérrez, México, Yucatán y Xalapa.

Con los datos obtenidos se contabilizó daño a 17 catedrales; 4 basílicas; 44 Santuarios; 76 Conventos y Ex Conventos; 226 capillas; 31 oficinas y/o casas parroquiales; 11 Espacios de Formación como Seminarios; 1411 parroquias y 30 inmuebles en proceso de identificación.

Con ayuda del catálogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que por intervención de la Secretaria de Cultura, nos fue compartido en octubre de 2017, se identificaron 1603 inmuebles históricos de carácter religioso, dañados en 11 estados del País, estos son: Chiapas, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Tlaxcala y Veracruz.

Vale la pena destacar que la Secretaria General de CEM y la Dimensión de Bienes Culturales de la Iglesia (DIBEAS), trabajamos juntos para apoyar la reconstrucción de estos templos considerados Monumentos históricos.

Este trabajo clasifica los inmuebles en históricos y no históricos, con el fin de identificar el área de competencia y el actuar de cada institución, a fin de que los esfuerzos y la solicitud de reconstrucción se realicen en forma ordenada, coordinada y apegada a la ley. Siempre entendiendo que los bienes que son monumentos, artísticos o históricos, propiedad de la Nación, y que están bajo el resguardo de la Iglesia, implican una responsabilidad compartida en la preservación de su integridad, y en su salvaguarda y restauración, en los términos previstos por las leyes.

Con la metodología de recolección antes mencionada fue posible identificar o conocer las repercusiones de los daños a los templos y zonas donde ocurrieron estos desastres:

1. Daños a la herencia histórica del país, como por ejemplo las Rutas de Evangelización, signo visible del periodo de evangelización en México por las primeras Órdenes Mendicantes.

2. Daños en la Pastoral de Turismo. Con los templos destruidos o dañados, peligran  la promoción, la historia, la cultura, las tradiciones y las prácticas religiosas de muchos sitios de gran afluencia turística, y por ende, modos de subsistencia de muchas poblaciones.

3. Falta de servicios sacramentales. Los templos son lugares de donde salen los visitadores a enfermos, los misioneros que van a los barrios, se realiza la vida pastoral de los pueblos. En ellos se reúnen las  familias y por sobre todo se imparten los sacramentos. La impartición de estos últimos para las comunidades cristianas es de vital importancia.

4. Repercusiones a los usos y costumbres de una comunidad. La comunidad (católica o no) identifica en su cosmovisión al templo como un espacio sagrado y de grande arraigo, sobre todo en las diócesis con feligresía perteneciente a los pueblos originarios.

5. Pérdida de espacio común.  En muchos sitios, el templo es el único lugar físico de encuentro disponible para lograr la armonía y la convivencia, el templo y sus anexos fungen como centro comunitario, dispensario médico, aulas de clase, área de recreación, entre otros.

En conclusión, este informe – catálogo representa un primer acercamiento a la realidad del estado de los templos católicos dañados. Además una de las mayores aportaciones de realizar este inventario, es servir de herramienta para establecer el diálogo con distintos órganos de gobierno, con empresas, universidades, y otros organismos sociales y eclesiales, nacionales e internacionales, todo en favor de la reconstrucción de estos inmuebles, de las casas, del tejido social; y la recuperación de los medios de vida de muchas poblaciones.

Con las mesas de diálogo interdisciplinario e interinstitucional, la CEM, las Comisiones Episcopales de Pastoral involucradas y los obispos afectados, se ha logrado avanzar en el camino de la reconstrucción, que todavía tardará muchos años. Muestra de ello, es la mesa que se ha establecido entre la CEM-DIBEAS, la Secretaria de Cultura y el INAH, para evaluar los objetivos, alcances y responsabilidades de cada uno, y concretar, así acciones que verdaderamente beneficien a los hermanos más afectados.

 

Muchas gracias.

 

 

+ Mons. Alfonso G. Miranda Guardiola

Obispo Auxiliar de Monterrey y

Secretario General de la CEM.