Lienzos, grabados y libros del siglo XVIII en el Exconvento de Santa Mónica, en Puebla

Lienzos, grabados y libros del siglo XVIII en el Exconvento de Santa Mónica, en Puebla

POR NIZA RIVERA

CIUDAD DE MÉXICO

(apro).-

Lienzos, grabados y libros del siglo XVIII que resaltan el carácter textual de la iconografía forman parte de la muestra Ver, leer, escuchar: diálogos entre la pluma y el pincel que se exhibe en el Museo de Arte Religioso Exconvento de Santa Mónica, en la ciudad de Puebla, hasta este 1 de julio.

Conformada por 14 lienzos, cuatro libros, un grabado, un cilicio (instrumento de metal con púas utilizado en actos de penitencia), reproducciones de una partitura, un audiovisual y una carta del obispo poblano Manuel Fernández de Santa Cruz, entre otros objetos, la muestra destaca los textos como un elemento al que recurrieron los artistas y los comitentes (personas que comisionan una obra) para reafirmar la función de la pintura como medio de expresión y transmisión de un discurso.

Organizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), fue curada por las historiadoras de arte: Andrea Montiel López, de la Universidad Nacional Autónoma de México; Montserrat Báez Hernández, adscrita al Museo de Arte e Historia de Guanajuato, y Karina Flores García, de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del INAH.

Según información del instituto, la palabra escrita fue fundamental para consignar información biográfica, linaje y cargos que ostentaban personajes de óleos y grabados, un ejemplo de ello es el Retrato de Manuel Fernández de Santa Cruz, atribuido a Juan Tinoco Cruz, en este se aprecia una cartela con su biografía y varias filacterias que hacen referencia a su relación cercana con las monjas de Santa Mónica.

“El óleo sobre tela de finales del siglo XVIII está acompañado por la reproducción de una carta en la que el obispo expresa su deseo de que, al morir, su corazón se resguarde en el convento, donde aún descansa. Asimismo, se presenta una fotografía de este órgano vital”, a decir de la curadora Andrea Montiel.

Otro ejemplo es el cuadro anónimo de Santa Clara de Montefalco, pintura modificada a la que se le añadieron elementos característicos de la mártir, como un corazón, una vara de azucena, libros y un cilicio, y en la cartela se escribió el nombre de la santa.

En la exposición también se puede ver el grabado coloreado Cristo con cruces atribuido a Manuel Villavicencio, en el que se distingue en la parte central a Jesús el Nazareno rodeado de cruces pequeñas y filacterias que hablan de las vicisitudes y sacrificios de las personas cristianas, como el ayuno y la pobreza, como una manera para llegar al cielo. Estos preceptos están contenidos en el libro Camino real de la Cruz que forma parte del fondo conventual de Santa Mónica y también se exhibe en la exposición.

Ver, leer, escuchar: diálogos entre la pluma y el pincel permanecerá abierta hasta el 1 de julio en la sala temporal Contextus y en el pasillo San Agustín del Museo de Arte Religioso Exconvento de Santa Mónica, la entrada general es de 45 pesos. Domingo entrada libre a público nacional y extranjeros residentes.

Deja un comentario