Denuncia sobre violación a Derechos Humanos…

Alto al hostigamiento contra la radio

comunitaria Ñomndaa!

Guerrero, México, viernes 11 de julio de 2008

En 2002, el pueblo de Xochistlahuaca, en la región Costa Chica de Guerrero, se organizó para tener su propio gobierno autónomo de acuerdo con sus usos y costumbres. Dos años después se inició el proyecto de una radio comunitaria, como instrumento de lucha por el reconocimiento y el respeto a los derechos colectivos de los pueblos Nanncue Ñomndaa (amuzgos). A pesar de contar con una gran aceptación de la población, la radio ha sufrido una serie de hostigamientos por parte del gobierno y sus operadores han sido criminalizados, a tal grado que el día de ayer, 10 de julio, alrededor de las 12 del día, cerca de 40 elementos, entre efectivos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) y de la Policía Investigadora Ministerial encabezados por un funcionario de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de nombre José Mario Jodas, llegaron a las instalaciones de radio indígena Ñomndaa La Palabra del Agua, ubicada en la comunidad de Suljaa’, Xochistlahuaca, Guerrero, con la orden de clausurar y llevarse el equipo de transmisión.

El 20 de diciembre de 2004, la Radio Ñomndaa, La Palabra del Agua inició sus transmisiones como parte del desarrollo de dicho proyecto, concebida como un medio de comunicación al servicio de las comunidades de la región para difundir su cultura, sus costumbres y tradiciones en su propia lengua, para informar hasta en las comunidades más aisladas y fomentar la solidaridad entre los pueblos. Radio Ñomndaa pretendía ser un instrumento de unidad ante la división, agresión y desprecio hacia la cultura Nanncue Ñomndaa, de sus usos y costumbres como pueblos originarios de México. Esta radio comunitaria fue la primera en su clase en el estado de Guerrero, y la única en Ñomndaa (en la lengua amuzgo), teniendo muy buena aceptación por parte de la población, incluyendo a quienes no simpatizaban con el municipio autónomo, porque es una herramienta que sirve para rescatar y fortalecer la cultura y la identidad Nanncue Ñomndaa común a todos.

Sin embargo, esta radio comunitaria indígena enfrentó desde el principio al sistema estatal, al ser cuestionados por apropiarse un derecho que, según el gobierno, tenía que seguir procedimientos normativos definidos por ley. Para las autoridades tradicionales, se trataba de una forma de ejercer los derechos colectivos del pueblo Nanncue Ñomndaa, amparados en los contenidos de Los Acuerdos de San Andrés y del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Pueblos Indígenas y Tribales, así como un medio que permite desarrollar y consolidar su cultura e identidad. De ahí, la Radio Ñomndaa ha sido víctima de una serie de hostigamientos por parte de policías y servidores públicos del ámbito estatal y federal, tales como de la AFI, la SCT y la misma Secretaría de Defensa Nacional (Sedena).

Dentro de esta estrategia de persecución contra el proyecto autónomo de la radio, el  9 de agosto de 2007, David Valtierra, entonces coordinador de la Radio Ñomndaa, fue detenido por  elementos de la Policía Investigadora Ministerial en la ciudad de Ometepec, en el cumplimiento de una orden de aprehensión girada desde el año 2004 por privación de la libertad en agravio del señor Narciso García, dentro de la causa penal 110/2004. Al día siguiente fue puesto en libertad bajo caución, después de depositar una fianza.

Asimismo, el gobierno municipal que pertenece al PRI emprendió una nueva forma de hostigamiento desde el 18 de enero de 2007, cuando inició transmisiones una nueva estación de radio denominada “La Voz Indígena” en Xochistlahuaca, pretendiendo bloquear la señal de la radio Ñomndaa y restarle fuerza entre la población.

Así los hostigamientos cumplen su cometido el día de hoy, cuando ya la radio indígena se encuentra fuera de transmisiones, y aún persiste el riesgo de que personal de la AFI y la Policía Investigadora Ministerial regresen a confiscar el equipo de transmisión, toda vez que si bien llegaron con la intensión de clausurar y llevarse el equipo de transmisión, el pueblo de Xochistlahuaca lo impidió haciendo patente su apoyo y demandando el respeto a este proyecto radiofónico que se ha hecho imprescindible para el pueblo amuzgo, por lo que solo lograron desconectar los aparatos, lo que provocó que se quemaran.

Lo anteriormente descrito hace evidente la renuencia del gobierno hacia las radios comunitarias. Esta renuencia no sólo se manifiesta en este caso y a este nivel, sino incluso a nivel legislativo, con la aprobación de la Ley Federal de Radio, Televisión y Telecomunicaciones que no reconoce la figura de Radio Comunitaria, ignorando el reconocimiento, fomento e igualdad de oportunidades que estas radios ameritan.

Las radios comunitarias fortalecen la cultura, legado y costumbres de los pueblos, aportan a la pluriculturalidad del país, lejos de constituir un perjuicio para la sociedad. La persecución y criminalización a las radios comunitarias, es un atentado contra la diversidad cultural y una violación a los derechos fundamentales, en particular, el derecho a la libertad de expresión y comunicación de los pueblos indígenas para transmitir en su propia lengua, y el derecho a adquirir, administrar y operar sus propios medios de comunicación, tal como lo establecen el Convenio 169 de la OIT.

La libertad de expresión es un derecho inalienable reconocido nacional e internacionalmente. El ejercicio de tal derecho se restringe si no se acompaña de la libertad de utilizar los medios de comunicación necesarios, por lo tanto:

·         Hacemos un llamado urgente para que el gobierno federal y estatal cesen toda forma de intimidación, criminalización u hostigamiento hacia la radio comunitaria Ñomndaa y cumpla con los compromisos contraídos en el plano internacional a favor de los pueblos indígenas.

·         Que el gobierno dé cumplimiento puntual a lo establecido por el convenio 169 de la OIT sobre medios de comunicación, armonizando la legislación nacional para hacerla acorde a dicho tratado internacional.

·         Que el gobierno federal prescinda de su intención de judicializar a los pueblos indígenas que hacen uso de su derecho a los medios de comunicación para fortalecer su cultura.

ATENTAMENTE

Red Guerrerense de Organismos Civiles de Derechos Humanos.

Instituto Guerrerense  de Derechos Humanos

Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC)

Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la presa La Parota  (CECOP)

Asamblea Permanente del Ejido de Carrizalillo

Consejo de Desarrollo para el Pueblo Indígena Me´phaa de la variante lingüística Batháá.

Organización del Pueblo Indígena Me´phaa (OPIM)

Organización para el Futuro del Pueblo Mixteco (OFPM)

Escuela Normal Rural de Ayotzinapa

Asociación Mundial de Radios Comunitarias (Amarc-México)

Proyecto de Derechos Económicos Sociales y Culturales (Prodesc)

Centro  Nacional de Comunicación Social (Cencos)

Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan

Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los derechos para todas y todos” (RedTDT) que aglutina a unas 50 organizaciones




Elena Cannie – Coordinadora del Area Internacional
Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan
Mina # 77, Colonia Centro, CP 41304
Tlapa de Comonfort, Guerrero – Mexico
Tel: (52) 757 476 12 20 – Cel:(045) 757 105 42 73

Esta entrada fue publicada en Mundo.