Los Agustinos ermitaños…

Los Ermitaños de San Agustín

 En general a los llamados Agustinos  no se les confunda con la agustiniana Cánones.

Es una orden religiosa, que en el siglo XIII combinan varias sociedades monásticas en una sola, bajo este nombre: Agustinos.

La orden se ha hecho  para ampliar la influencia de la Iglesia, para propagar la Fe, y para avanzar en el aprendizaje.

FUNDACIÓN

Como es bien sabido, San Agustín de Hipona, en primer lugar con algunos amigos y después, como obispo, con su clero, encabezó una comunidad de vida monástica. Donde los votos no eran obligatorias, pero la posesión de la propiedad privada estaba prohibida. Su modo de vida es llevado a otros a imitarlos.

Las Instrucciones para su orientación se encontraron en varios escritos de San Agustín, sobre todo en “De Opere monachorum” (PL, XL, 527), que se menciona en los antiguos códices regularum, del octavo o noveno siglo, como “La Regla de San Agustín”.

 

 

 

La Epistola ccxi, de lo contrario cix (PL, XXXIII, 958), contiene los principios de “la Regla Agustiniana de Monjas”; epistolae ccclv y ccclvi (PL, XXXIX, 1570) “De moribus clericorum”. Las instrucciones contenidas en este documento constituyó la base de la norma que, de conformidad con el decreto del Sínodo de Letrán, en 1059, fue aprobado por los cánones que desee practicar una vida apostólica (Holstenius, “Codex regularum”, II, Roma, 1661, 120).

Más tarde, muchos órdenes monásticas, sociedades y cofradías, especialmente en Italia, aprobó la Regla Agustiniana, ya sea voluntariamente o por comando de la papa, sin por ello renunciar a ciertas peculiaridades de la vida y de vestir introducidas por el fundador, o dictadas por la costumbre.

Estas diferencias llevaron a su ser confundida con otras órdenes (por ejemplo, los Frailes Menores) y dio lugar a querellas.

Para poner remedio a estos males y para garantizar la armonía y la unidad entre las diversas congregaciones religiosas, el Papa Alejandro IV tratado de unir en una sola orden.

A tal efecto mandó a dos delegados que se enviará a Roma de cada uno de los monasterios ermitaño, para debatir, bajo la presidencia del cardenal de Richard Santi Angeli, la cuestión de la unión.

La primera reunión de los delegados tuvo lugar en el primero de marzo, 1256, y dio lugar a un sindicato.

Septala Lanfranc de Milán, Prior de la Bonites, fue nombrado el primer anteriores general del nuevo orden.

Un hábito negro uniforme fue aprobado, y los pentagramas que antes desempeñaba el Bonites de distinguirlos de los Hermanos Menores fueron dispensadas.

“Licet Ecclesiae catholicae”, publicado el 4 de mayo, 1256 (Bullarium Taurinense, 3 ª ed., 635 sq), ratificado el presente procedimiento y puede ser regaraded como la carta de fundación de la “Ordo Eremitarum S. Augustini”, y por otra parte, el Papa ordenó que todos los monasterios ermitaño que no habían enviado delegados, deberán ajustarse a la recién elaborado Constituciones.

EXTENSIÓN DE LA ORDEN

 

 

La Bula “Licet Ecclesiae catholicae” menciona el ermitaño conventos que habían sido invitados a tomar parte en las actuaciones en Roma, en 1256, lo que llevó al sindicato. “Quaedam [domus] S. Guillelmi, quaedam S. Augustini ordinum, nonnullae autem fratris Joannis Boni, aliquae vero de Fabali, aliae vero de Britinis.” “Quaedam [hogar] S. Guillelmi, quaedam S. Augustini ordinum, nonnullae autem fratris Joannis Boni, aliquae de Fabali vero, vero aliae de Britinis”. –

De acuerdo con esta declaración, el original ramas de los ermitaños fueron: (1) La Williamites, fundada por San William de Maleval poco antes de su muerte en 1157.

A partir de esta congregación surgieron otras dos, las principales casas están en Stabulum Rodis, en el valle de Maleval, y en Fabali en Monte Fabali.

El modo de vida, inicialmente muy grave, fue mitigado por el Papa Gregorio IX, en virtud de los cuales la mayoría de los monasterios Williamite aprobó la Regla de San Benito.

Cuando estos fueron requeridos por la bula “Licet Ecclesiae catholicae” a unirse al nuevo orden, se plantearon objeciones y obtuvo una prohibición para el intercambio de la Regla benedictina para el más leve uno de los Agustinos. (See Guil. De Waha, “Explanatio vitae S. Guillelmi Magni” etc., 1693; “Acta Sanct. Boll.”, Feb., II, 450 sqq.; “Kirchenlex.”, 2nd ed., XII, 1609 sqq.) (2)

 (Véase Guil. De Waha, “Explanatio vitae S. Guillelmi Magni”, etc, 1693;

“Acta Sanct. Boll.”, Feb, II, 450 sqq. “Kirchenlex.”, 2 ª ed., XII, 1609 sqq .) (2) Varios sin especificar casas de la Orden de San Agustín, establecida principalmente en Italia, y la formación de distintas congregaciones.

A estos pertenecen los Ermitaños de la Santísima Trinidad en la Toscana, que ya se habían unido en una congregación agustiniana por el Papa Inocencio IV, en 1243, con el Cardenal Richard para un protector, y con indulgencias concedidas a los que visitó sus iglesias (en 1244) . (3) El Bonites, llamado de su fundador, el Beato Juan Buoni, un miembro de la familia Buonuomini, nacido alrededor de 1168 en Mantua.

Él vivió una vida de ermitaño en Cesena, y falleció en su ciudad natal en 1249 (Lodi, “Vita e Miracoli del b. Giov. Buoni”, Mantua, 1591; “Acta SS. Boll.”, Oct, IX, 693 sq .).

En el año 1256 poseía la Bonites once monasterios y dio el primer general de la Orden Agustiniana (véase más arriba). (4)

Muchas congregaciones, como los Hermanos de la Penitencia de Cristo (Saccati, o “portadores de Sack”), los fundamentos de Durandus de Huesca (Osca), y los de los “católicos pobres”, unida con la Bonites.

Los Ermitaños de San Agustín se propagó rápidamente, en parte porque no salen de un solo padre monasterio, y en parte porque, después de los conflictos violentos en las congregaciones ya existentes, la vida activa ha sido adoptado definitivamente por el mayor número de comunidades, siguiendo el ejemplo de los Hermanos Menores y los dominicanos.

Para el Brittinians solo, en 1260, se concedió permiso para continuar después de la vida contemplativa.

Unos pocos años después de la reorganización de la Orden agustiniana, Hermit monasterios surgieron en Alemania, Francia y España.

Alemania antes poseía cuarenta, muchos de ellos grandes e importantes, como las de Mainz, Würzburg, Worms, Nuremberg, Speyer, Estrasburgo, Ratisbona, todos construidos entre 1260 y 1270.

Ya en el año 1299, el alemán provincia se divide en cuatro sub-provincias: la renana de Suabia, la Colonia, la de Baviera, Sajonia y el.

En el período de su prosperidad greates la orden poseía 42 provincias y 2 vicariates numeración 2000 monasterios y sobre 30000 miembros.

(Cf. Aug. Lubin, “Orbis Augustinianus sive conventuum O. Erem. SA chorographica et topographica descriptio”, Paris, 1659, 1671, 1672.)

(Cf. Agosto Lubin, “Orbis Augustinianus sive conventuum O. Erem. Chorographica SA et topographica descriptio”, París, 1659, 1671, 1672.)   

Esta entrada fue publicada en Historia.