CHICHIMECALLI

escudo-pagina-137.jpgescudo-pagina-139.jpgescudo-pagina-106.jpgescudo-pagina-138.jpg

Chichimecalli      La zona entre Mesoamérica y la Chichimecatlalli, como la llamaban los aztecas y posteriormente los españoles llamaron La Gran Chichimeca fue escenario del desarrollo de sociedades prehispánicas importantes que influyeron en el surgimiento de la gran ciudad Estado: Tula. 

Chichimecalli tenía del lado sur el control territorial de los Mexicas y del lado Occidental el de los Tarascos. 

Los sitios arqueológicos encontrados en el hoy estado de Guanajuato que tienen la llamada tradición de Chupícuaro, ciudad cercana a Acmbaro se nota una unidad territorial y política. 

Su fuente de provisión para su desarrollo era lo que conocemos ahora como la cuenca del río Lerma,  que seguramente los obligó a un ingenioso sistema de cuidado del agua y otro de caza y nomadismo para abastecerse en tiempos de gran sequía. 

Dentro de la región de el ahora Guanajuato se han encontrado además de ciudades, entierros con bellísima cerámica y complejas civilizaciones, que han tenido una cronología que colocan los arqueólogos como la de Chupícuaro, posteriormente la llamada de Morales en las cercanía de Comonfort y posteriormente la conocida como de San Miguel Allende, en el enorme y complejo sitio conocido como Tierra Blanca. 

De la cerámica de Chupícuaro se tiene en la metrópoli de Tula el diseño en cruz y de la zona que conocemos como La Quemada en Zacatecas, se encontrará tanto en las ciudades prehispánicas de Guanajuato como en Tula la llamadas “salas-claustro”, los Tzompantli y el coatepantli la figura del Chac mool. 

Será El Bajío tanto en la época prehispánica, como durante la invasión española que tendrá un desarrollo importante en la agricultura y será llamado el granero de México. 

Las ciudades prehispánicas que ahora se están estudiando intensivamente en Guanajuato son: 

Plazuelas: 

Sitio que dicen estuvo habitado en las épocas de mayores cambios políticos y culturales de la región. 

Cañada de La Virgen: 

Enclavado en la frontera septentrional de Mesoamérica y donde se dieron las mejores observaciones astrológicas a favor de un calendario agrícola y para el nomadismo en la caza y recolección. 

El Cerro Barajas: 

Un macizo volcánico, en cuyas faldas del cerro se construyeron varios centenares de edificios, en los que se utilizaron lajas de andesitas, parecen de un carácter defensivo y limitados por gruesos muros. 

Peralta: 

Con una compleja construcción y el logro de los espacios abiertos y cerrados que nos muestran a una gran civilización enclavada en El Bajío.  

El Cóporo: 

 Localizado al noreste de Guanajuato una afinidad con lo que llaman los arqueólogos El Gran Tunal o la región que hoy comprende  San Luis Potosí y con fuertes vínculos con las regiones ahora conocidas como Zacatecas, Jalisco y el Bajío. 

Deja un comentario