El Cerro del Picacho: Peñamiller 5/5

El gobernador  Manuel López de Ecala (1830 –1832) gobernó un poco más de la mitad del tiempo constitucional.  

Fue un hombre que tenía una visión muy clara de lo que su gestión debería superar: la base de la paz, era la libertad; y el cultivo del tabaco era sumamente codiciado por lo que debía dejarse libre, dando garantía de compra para la fábrica de cigarros.  

El impuesto y la garantía en la compra, pagaban lo que dejaba en el estanco y todavía quienes vendían afuera; pagaba la alcabala; quitaba el estanco y dejaba totalmente libre la siembra y la venta del tabaco cosechado. Esta libertad, le dio gran popularidad.  

Sabiendo que existían en Querétaro 600 telares, que había la capacidad de los obrajes queretanos donde se elaboraba paño corriente.  

Sabiendo que había mano de obra experta y calificada, resolvió crear en Querétaro una gran fábrica de paños finos, base de una futura industrialización de la ciudad.  

En 1831, nadie hablaba de industrializar por lo que asombra positivamente su gran visión.  

Como hombre rico, encargó y trajo de Francia las máquinas que sustituirían a los telares de mano y junto con la maquinaria llegó a Veracruz el personal técnico necesario.  

López de Ecala fue  se adelantó más de un siglo a su época e invirtió su propio dinero, primero en el empeño o agio y después invitó a formar capital social para crear la industria textil, asunto que no logró.  

Sin embargo, hubo un hombre con certera visión y gran energía que comprendió la idea fracasada, tal fue el caso de  Cayetano Rubio.  

Español avecindado en Querétaro,  certero para conocer y apreciar, que tomó la idea del gobernador para fundar lo que con el tiempo sería un gran imperio industrial y lo convertiría en un hombre muy rico e influyente.  

Por decenas de años, la casa Rubio fue el banco de Querétaro, donde se pudo lograr un avio agrícola o comercial.  

La fundación de la fábrica de hilados el Hércules fue el inicio de ese grande imperio y tomado de muestra la actuación del gobernador, a su vez, trajo de Inglaterra técnicos y maquinaria, sabiendo que en Querétaro, con sus 600 telares, se tenía mano de obra especializada. 

La fábrica se inició con 100 telares que con los años fueron dos mil; y se fabricó hilo, pero sobre, todo manta marca Hércules de distintos anchos y gruesos que clasificaron por números, hija de una tradición de más de 300 años de tejer.  

Más tarde el hombre de empresa, que lo fue Cayetano Rubio, buscó embarcar sus productos por Tampico, haciendo un camino corto por la Huasteca a través de toda la Sierra Gorda,  la vida ya no le dio tiempo. 

En 1847, con ocasión del decreto del gobierno referente a la usurpación de los bienes de la iglesia, que expidió para sostener sus leyes, ordenó capturar hombres con el fin de engrosar sus filas.  

Por este motivo el Sr. Eleuterio Quiroz se levantó en armas en el Pinar de San Agustín Xichú, con un considerable número de voluntarios que fuertemente acecharon a las fuerzas del gobierno en distintos puntos de la sierra, casi obtuvo la victoria en todos los combates, pues cada día mostraba mas valor y energía.  

Pero en la última batalla, acaecida en noviembre de 1849 en Santa María Peñamiller, fue traicionado por el General Tomas Mejía con su ejército conservador y fue hecho prisionero con sus tropas.  

A éstas se les indultó, desarmó y dieron libertad, mientras que al general Quiroz, se le formó concejo de guerra y fue fusilado allí mismo.  

Para que el cadáver no se descompusiera, fue embalsamado. Posteriormente fue trasladado al Pinar de San Agustín donde el gobierno ordenó colgarlo como ejemplo de sus enemigos y ser demolido por el tiempo.  

En 1853 con el arribo del General Antonio López de Santa Anna a la Presidencia de la República por onceava ocasión, se creó el territorio de la Sierra Gorda con capital en San Luis de la Paz.  

Con esta determinación se afectaba territorio del actual estado de Querétaro.  

Posteriormente con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, de 1857, este decreto deja de tener vigencia, por lo que el territorio de la Sierra Gorda deja de existir.  

El general Rafael Olvera, originario de Huajales, municipio de Pinal de Amoles, lugarteniente del General Tomás Mejía, quien se convirtió en cacique de la Sierra Gorda y logró amasar una cuantiosa fortuna, compró 16 grandes propiedades que lo convirtieron en dueño de vidas y haciendas, desde la Cañada en el estado de Querétaro, hasta Xilitla y San Ciro en el estado de San Luis Potosí.  

Esto lo convirtió en el hombre más rico del estado de Querétaro, del cual fue gobernador de 1883 – 87; y en Peñamiller fue dueño de las haciendas de Boquillas y Extorás, la más grande del Estado con 41 036 hectáreas.  

El 24 de noviembre de 1917, la Ley Orgánica del Municipio del Estado de Querétaro indicó que Peñamiller era Villa en la municipalidad de Tolimán.  

La revolución mexicana se hizo presente en los distintos enfrentamientos que se suscitaron entre el ejército y los diversos grupos.  

En un enfrentamiento entre el ejército y los zapatistas en el Real de Xichú, murió en combate el coronel Elías Medellín, vecino de Peñamiller, el 31 de enero de 1918.  

En el mes de octubre de 1918, se desarrolló una peste con el nombre de gripe.  

Algunas personas la combatían con remedios caseros los cuales consistían en una toma de mezcal y limones exprimidos, de ponches de borraja, de naranja o canela con azúcar, caliente, con refino o catalán.  

Y como untura en la cabeza y coyunturas, se usó manteca mezclada con cal viva, rosa de castilla y tequezquite.  

Para combatir la tos se usaron los medios ordinarios, entre ellos muchos días se tomó agua caliente.  

El día 10 de febrero de 1920 se llevó a cavo la bendición de la reedificación y decorado del templo de Santa Maria de la Asunción de Peñamiller. 

La obra la emprendió en 1918 el Pbro. Ignacio Martínez, quien después de formar la junta local para deliberar lo referente y concerniente al trabajo material del templo, le encomendó el trabajo al artista de pintura Don Manuel E. Olvera, originario de Querétaro y vecino del pueblo de Peñamiller.   

Juan Sánchez Vega (1896 – 1985).- El mejor orfebre de la región; caricaturista; músico; fotógrafo; dibujante; sastre y excelente tirador.  

Peñamiller se localiza geográficamente al Norte del estado de Querétaro, en pleno semidesierto queretano y se le ha definido como la puerta de entrada a la Sierra Gorda, con altitudes que van desde los 1280 a 3000 MSN.    

El Cerro del Piñón 3000 MSN; la Mesa de Salinas a 2460 MSN; El Campanario a 2120 MSN; La Tembladera a 2080 MSN; El Piloncito a 1980 MSN; El Cerro de Dios a 1900 MSN; y El Picacho a 1680 MSN.   

Se encuentra bañado por las aguas de la cuenca del Río Extorás, el cual recibe las precipitaciones pluviales de una superficie de 3 149 km2; y un escurrimiento disponible anual de 1 150 000 m3 de agua; que se capta de 16 municipios que forman la cuenca del Río Extorás, en la que convergen los ríos Xichú, Victoria, Tierra Blanca y Tolimán; así como de los arroyos del Saucillo, Los Encinos, Higuerillas, y Del Buey. Sus aguas son abundantes y abrasadoras en la época de lluvias y escasas o ausentes en los meses de marzo a junio.    

Peñamiller se encuentra protegido por la reserva de la Biosfera en un 80%.  

El tipo de vegetación que existe en Peñamiller en su mayor parte es el mezquital, además de bosque de encino – pino en la zona Oriente del Municipio y matorral desértico micrófilo en mínima proporción en la zona Sur.   

El mezquital que es una planta del tipo del bosque caducifolio.  

El palo bobo, uña de gato, huisache, granjeno y palo sishote, con los que se mezclan algunos cactus, tales como nopal, orégano y biznaga;  

Lo que hace que en la región de Higuerillas y Peña Blanca se encuentre la zona más desértica del estado de Querétaro.  

Paloma, huilota, tórtola, codorniz, conejo, ardilla, zorrillo, comadreja, cacomiztle, mapache, tejón, coyote, zorra, armadillo y reptiles de varias especies, destacando los más venenosos coralillo, y cascabel.

Deja un comentario