“Doy la cara y tiendo la mano”

DAR LA CARA Y TENDER LA MANO
 
    

Carta a REFORMA: Doy la cara y tiendo la mano
 
 

     Amigos todos de Reforma:
 
 

     Es verdaderamente grave y preocupante el autoexilio de Alejandro Junco de la Vega (presidente del Grupo Reforma) y el testimonio de Carmen Aristegui (“Junco de la Vega”, Reforma, 24-X-2008).  
    

     Es la terrible ola de sangre (“crimen, violencia e impunidad, narcotráfico y ausencia de un Estado de derecho”) que desde hace años azota al país. 
 
 

     A los poderosos enemigos tradicionales de la libertad de expresión y de la democracia, se ha agregado sin duda la terrible cultura del narco. Y es al mismo tiempo el extraño poder que escapa a todos y a todos nos amenaza con devorarnos.
 
 

     ¿Qué hacer? ¿Dónde estamos? ¿Cuál es el proyecto nacional de México? ¿Hacia dónde vamos? ¿Venimos de algún lado y vamos a alguna parte? 
 
 

     Tienen razón Edmund Burke, Martin Niemoeller, Alejandro Junco de la Vega y Carmen Aristegui: todos somos parte de una comunidad (túyoélnosotros) y hay que dar la cara por ella (por nosotros mismos) antes de que nos lleve el diablo y la muerte nos alcance a todos. 
 
 

     Tiendo la mano y doy la cara por México. 
 
 

     Termino con la primera estrofa del último poema (42) de Los demonios y los días (México, FCE, 1956 y 2006) de don Rubén Bonifaz Nuño:
 
 

     “Desde la tristeza que se desploma, 
     desde mi dolor que me cansa, 
     desde mi oficina, desde mi cuarto revuelto, 
     desde mis cobijas de hombre solo, 
     desde este papel, tiendo la mano.” 
 
 

     Doy la cara y tiendo la mano por mi comunidad.
 
 

     Julio Figueroa.     
 

     Ciudadano palabrero rodante democrático. 
 

          Domingo 26-X-2008.
     juliofime@hotmail.com
     www.dialogoqueretano.com.mx
     www.eloficiodehistoriar.com.mx

Esta entrada fue publicada en Mundo.