Noche de Muertos o de los antepasados

jfz-1-48.jpgsantiago-005.jpg 

Noche de Muertos 

En Janitzio las flores son inspiración y gozo que se cantan en las pirekuas como Tzitziki  (Flor de Canela). Tzitziki Changunga (flor de Changunga), son cantos en los que se compara a la mujer con las flores por su delicadeza, finura y exquisitez.

En lengua mexica eran llamados “Michoaques” y a su tierra por ellos poblaban “Michoacán”, lugar de lagos. Al llegar los europeos, los habitantes de Michoacán fueron llamados por aquéllos, “Purépechas”, nombre que se ha continuado hasta nuestros días.

Nuño de Guzmán, presidente de la primera Audiencia, sin tomar en cuenta la actitud pacífica de los purépechas, emprendió contra ellos una guerra cruel y despiadada, despoblando los populosos lugares habitados que tenía el reino purépecha.

 

 

La Segunda Audiencia envió al oidor Vasco de Quiroga, quien por la persuación y el auxilio de los evangelizadores franciscanos, logró pacificar a los atemorizados purepéchas y más tarde, al ser nombrado obispo, el primero de esta diócesis, emprendió a fondo la conquista espiritual de la región, combatiendo a la vez los frecuentes abusos de los encomenderos españoles y de otros colonizadores.

De esta conquista espiritual resultó una de sus muestras, la famosa ceremonia de la Noche de Muertos, en donde el concepto indígena de la muerte juega parejamente con las ideas cristianas del más allá.  
 

Janitzio y de los demás poblados en la víspera del día de muertos es de gran fiesta, hasta que empieza el lúgrubre tañer de las campanas, al conjuro mágico de los sonoros bronces, las almas de los antepasados se presentan y los vivos se congregan

Llenas de amor, van llegando almas piadosas con las ofrendas, cortan flores, llevan dulces, consagran alimentos como: panes, dulces, frutos, etc.

Con ellas se erigen un altar sobre la tumba y se sientan a contemplar las llamas de los cirios y hacer oraciones

A intervalos se arrodillan ante la cruz que indefectiblemente preside el rito, y quedan pensativos como evocando a los difuntos añorando su presencia.

Janitzio es una de las bellas islas del lago de Pátzcuaro, impresiona por la forma y belleza de sus construcciones donde sobresalen las blancas paredes con techos de teja roja, diseminadas en forma disímbola por la Isla.

 

Tiene además, un nombre y celebridad debidamente conquistado por la celebración de “Noche de Muertos”, el día 1 al 2 de noviembre, aunque las celebraciones son las mismas en toda la región lacustre, se le han otorgado a esta Isla por antonomasia.

Y refieren que en esta noche, surge la sombra de Mintzita corazón, hija del Rey Tzintzicha, y la de Itzihuapa, hijo de Taré y Príncipe heredero de Janitzio.

Locamente enamorados, no pudieron desposarse por la inesperada llegada de los conquistadores. Preso ya el Rey padre de Mintzita, por Nuño de Guzmán quiso la princesa rescatarlo ofreciéndole el tesoro fabuloso que se encontraba bajo las aguas, entre Janitzio y 
Pacanda.

Y cuando el esforzado Itzihuapa se apresaba a extraerlo, se vio atrapado por veinte sombras de los remeros que lo escondieron bajo las aguas y que fueron sumergidos con él. Itzahuapa quedó convertido en el vigésimo primer guardián de tan fantástica riqueza. pero en la noche del día de muertos despiertan todos los guardianes del tesoro, al lúgubre tañer de los bronces de Janitzio, y suben la empinada cuesta de la isla.

Los dos Príncipes, Mintzita e Itzihuapa se dirigen al panteón para recibir la ofrenda de los vivios a las luces plateadas de la luna, los dos espectos se musitan palabras cariñosas y, a las llamas inciertas de los cirios, se ocultan de las miradas indiscretas.

Nadie interrumpe sus coloquios amorosos! Mientras tanto las estrellas fulguran interesantemente en las aventuras, las campanas tocan y el lago gime … en sus intricandas calles asoman balcones y soportes de viejas maderas, sobre las que cuelgan redes.

Aproximadamente a la mitad de su ascenso, se encuentra su iglesia,   en cuya parte posterior se encuentra el cementerio en donde se realiza la singular e impresionante ANIMECHA KEJTZITAKUA, toda la vida de la Isla vibra en torno a esa ceremonia; en ella hay un ambiente de alegría discreta.

Hacia las 12 de la noche del 1o. de noviembre la mujeres y los niños se desplazan con solemnidad, localizan los lugares de reposo de sus seres queridos, ponen hermosas servilletas bordadas sobre las tumbas y depositan ahí los manjares que en vida fueron del agrado de sus antepasados, colocan ofrendas florales enmarcadas por las luces de numerosas velas.

Así transcurre la noche, entre alabanzas, rezos y cantos de hombres mujeres y niños, mientras de lejos, en las afueras del cementerio, observan atentos ahora los “turistas” todo lo que sucede en el inteior del panteón.

Una camapana colocada en el arco de la entrada del panteón, “dobla” discretamente toda la noche, llamando a las ánimas a la gran ceremonia.

En toda la Isla hacen eco los cantos purépechas de dulce y musical cadencia

Participar en esta fiesta es cumplir con un deber sagrado para los antepasados, que hacen honor a quienes lo practican.