De Alfonso Reyes dicen…

Dicen de Alfonso Reyes 

 02_reyes-50s-2_300.jpg

“Alfonso Reyes no quiso ser más ni menos que escritor. Su herencia civil es de primer orden y en este punto cualquier homenaje se queda corto: inventó para nosotros una prosa en que podemos conocer el mundo, pensar el mundo, explicarnos el mundo. Una prosa siempre en movimiento que nunca se detiene y jamás se estanca y es y será siempre modelo inimitable de precisión, concisión, suavidad y en primer término naturalidad. Como dijo Octavio Paz hace cuarenta años, al enseñarnos a escribir nos enseñó a pensar.”

José Emilio Pacheco
Por su amplitud: veintiún libros de versos, ochenta y ocho de crítica, ensayos y memorias, siete de novelística, veinticuatro de archivo, treinta y cinco prólogos y ediciones comentadas, once traducciones y dieciséis obras póstumas: doscientos dos libros en total, mayores y menores, los originales de los cuales se incluyeron en veintiséis volúmenes de sus Obras completas, y por la variedad de los dominios que abarca, la obra de Reyes es un pozo de delicias y de sabiduría. Quedan pendientes sus epistolarios así como el extenso Diario. Quisiera que mis páginas fueran una guía para la navegación de esta obra enorme y que provocaran se disfrute.

José Luis Martínez
“Borges ha dicho de él que escribió la mejor prosa castellana de nuestro tiempo. A mí me enseñó que la cultura tenía una sonrisa: que la tradición intelectual del mundo entero era nuestra por derecho propio y que la literatura mexicana era importante por ser literatura y no por ser mexicana”

Carlos Fuentes 

 

“Creía hasta hoy que lo mejor que se puede hacer en materia de educación es dar un buen ejemplo… Pensé que las únicas leyes deben ser la seriedad del trabajo, la sinceridad frente a sí mismo (no confundirla con la mala educación para con los demás), y -digan lo que quieran las modas- una secreta, pudorosa, incesante preocupación del bien, en lo público y en lo privado… En suma: deje cada uno vivir al otro y, por su parte, procure hacer bien lo que tiene entre manos”

Alfonso Reyes 

 

Esta entrada fue publicada en Mundo.