Cumbre contra la pederastia

Cumbre contra pederastia pide

a gobiernos crear y compartir bases

de datos 

Tres mil participantes de 137 países firman el “Pacto de Río” contra el abuso sexual de menores. 

Dpa    El III Congreso Mundial de Enfrentamiento de la Explotación Sexual a Niños y Adolescentes finalizó este viernes en Brasil con un llamamiento a los gobiernos para que adapten sus legislaciones y fortalezcan sus sistemas de vigilancia y represión contra esas prácticas. 

Al final de tres días de debates, los cerca de tres mil participantes de 137 países que intervinieron en  el encuentro aprobaron la Declaración y Plan de Acción de Río de Janeiro para Prevenir y Eliminar la Explotación Sexual de Niños y Adolescentes, también denominada “Pacto de Río”. 

El documento recomienda a los países, entre otras cosas, crear bancos de datos nacionales con informaciones sobre los casos de explotación sexual de menores y establecer mecanismos regionales de intercambio de esos datos. 

Además, sugiere a los gobiernos “aumentar su compromiso” con la Policía Internacional (Interpol) para combatir el uso de imágenes de abuso de niños y adolescentes a través de internet, crear instituciones independientes de defensa de los derechos de los niños e instalar cortes especiales para juzgar delitos contra la infancia. 

El Pacto de Río incluye además el compromiso organismos internacionales de cooperación y agencias de fomento de asegurar recursos financieros para que los países más pobres puedan cumplir esas metas. 

Según los participantes del encuentro, la erradicación de la explotación sexual de la infancia es una batalla “larga y difícil” y sólo será vencida mediante “acciones integradas y el esfuerzo de todos los países”. 

La Declaración y Plan de Acción de Río aporta avances importantes frente a los documentos anteriores y apunta hacia nuevas estrategias frente a los nuevos escenarios del problema, como la pornografía infantil en internet, la trata de niñas y niños, la intensificación de las migraciones en el mundo”, opinó una de las representantes de Brasil en la conferencia, Carmen Oliveira. 

Según la funcionaria, quien se desempeña como subsecretaria de Promoción de los Derechos del Niño y del Adolescente de la secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia, uno de los principales resultados del encuentro fue el compromiso asumido por organizaciones multilaterales y empresas privadas de sumarse a la lucha contra los abusos sexuales de niños.

Esta entrada fue publicada en Mundo.