“El Cascanueces” rompe record

 

El cascanueces rompe marca

de asistencia en el

Auditorio Nacional 

Registró cerca de 39 mil espectadores en la presente temporada. 

Notimex  La Jornada On Line   

Consolidado como una tradición del calendario cultural de la Ciudad de México durante la época navideña, El Cascanueces de la Compañía Nacional de Danza (CND) rompió marca al registrar cerca de 39 mil espectadores en la presente temporada que se llevó a cabo en el Auditorio Nacional. 

Desde su estreno en 1980 a la fecha, se han realizado alrededor de 330 representaciones; sin embargo, este año la puesta en escena superó el número de espectadores, ya que a diferencia de 2007, cerca de 34 mil 444 personas asistieron a ver El cascanueces, entre niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad. 

En esta XXVIII temporada estuvieron más de 200 artistas en escena. Se contó con la participación de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, bajo la dirección huésped del director polaco Tadeuz Wojciechowski; los alumnos de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea y los de la Academia de la Danza Mexicana. 

El 2 de diciembre de 1980, El cascanueces se presentó por primera vez en el Palacio de Bellas Artes en esta capital, cubriendo una temporada de seis funciones, con la participación de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes. 

En aquella ocasión participaron los niños del Sistema Nacional para la Enseñanza Profesional de la Danza, actualmente Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea, para interpretar los roles de los pequeños invitados, angelitos, soldados y ratones que aparecen en el cuento, ya que se buscaba que los infantes le dieran un toque de frescura. 

Desde entonces se ha vuelto una tradición para el público mexicano la presencia de El cascanueces, interpretado por bailarines de la CND, en la temporada de invierno para cerrar con broche de oro el calendario dancístico. 

El 15 de diciembre de 1991 se llegó a las 100 representaciones en el Teatro del Palacio de Bellas Artes. En 1996 la obra contó con una nueva producción de escenografía, realizada por Laura Rode y en 1997 se presentó con nuevo vestuario diseñado por Carlo Demichelis. 

En 2003 nuevamente se remontó la versión coreográfica tradicional que Nina Novak realizó sobre la original de Lev Ivanov, con arreglos coreográficos de Laura Echevarría, Carlos López y Jorge Cano. 

En diciembre de 2004 se presentó en el Palacio de Bellas Artes con motivo del 70 aniversario de este importante recinto, y en 2005 celebró su XXV aniversario en el Auditorio Nacional. 

El cascanueces llegó a México desde lejanos países, con el cuento de E.T.A. Hoffmann, plasmando su magia con la música de Tchaikovsky y transmitiendo la esencia de la danza universal. 

Esta entrada fue publicada en Mundo.