“El Rebozo” por Felipe Martínez Soriano

EL REBOZO.

Dr. Felipe Martínez Soriano

Hermosa prenda tradicional
De adorno y protección corporal
De mujeres asiáticas, árabes,
Hebreas-judeo-cristianas y musulmanas
De costumbres profundamente religiosas.

De esos lugares míticos y místicos viene,
Caminó sigilosamente a Europa,
Después a la América nuestra
Para uso simbólico de sus mujeres.

En México llegó para quedarse siempre
Figurando en épocas de la Historia Patria,
También para mil usos y costumbres
De indígenas y soldaderas revolucionarias.

Galante en el folclor regional y nacional,
Adorno de cabezas y encantos naturales
De picarescos rostros de doncellas pueblerinas
Que con discreción observan al impaciente enamorado

El rebozo esta presente en mercados provincianos,
En ferias, tianguis, hasta en supermercados,
Hermosos son los de: Tenancingo, Puebla,
Guadalajara, Michoacán, Oaxaca y el sureste mexicano.

Artesanía de encantos populares
Tejido con hilos sencillos o de bolita
En puntos de cruz, de seda muy finos
Sortijas que decoran cuerpos femeninos.

Sus colores son variados
De deliciosa terminología
Uno son palomos, rojizos, negros, azul claros,
Otros “coyotes” inmaculadamente bellos.

Porque lo multicolor en los indígenas es:
Como un grito de alegría sobre el negro silencio
Como el colibrí que juega con las flores
Y vive los coloridos ritos y las fiestas.

Tocado de artistas en películas mexicanas
La Adelita, la Cucaracha, la Valentina, la Escondida,
El Rebozo de Soledad, Allá en el Rancho Grande,
Pueblito y Canasta de Cuentos Mexicanos.

También en canciones: Santa María, con ese Rebozo Blanco,
Cu-cu-rru-cu-cu-paloma
En jarabes: el Tapatío, Pelea de Gallos,
La feria de San Marcos en Aguascalientes,
Son manifestaciones de un pueblo que sufre y canta.

Jarabe “el Guajolote” en fandangos oaxaqueños,
Cuando al son de la música y de las coplas
Las mujeres “toman” el mezcal que les ofrecen
Pero hábiles y bulliciosas
Lo vierten en el rebozo.

En bailes como en la Sandunga y la Tortuga
Ritmo de armonía cadenciosa
El rebozo cruzado en el pecho.
Los flecos en los hombres de tehuanas y juchitecas
De huipiles largos y blusas multicolores
Distinción del Istmo Oaxaqueño.

En otros como las Chilenas en Pinotepa Nacional,
El Palomo en la Costa Chica Guerrerense,
Expresiones de alegría, bravura y picardía
En la conquista del amor y la felicidad.

El rebozo es abrigo contra el frío
Para cargar a los niños en la espalda
En la cabeza las mujeres
Forman con él una “rosca”
Para cargar el maíz o la batea de ropa al río,
La canasta de asa de almuerzo
Y el cántaro de barro negro de Coyotepec.

En la meseta Tarasca Michoacana
Los purépechas de Tarícuaro
En la tradicional Feria del Atole
De exquisitos sabores y variados colores
Cubren sus espaldas y cabeza
Con vistosos rebozos azules
Formando con ellos maravilloso cuadro
Que coincide con horas del crepúsculo
Expresando un panorama
Indescriptiblemente bello.

Las doncellas o “huaves” encantadoras
Picarescas y atrevidas
Juguetean con las puntas del rebozo
En sus lindas y tersas manos,
Haciendo señales
Al hombre de sus amores y esperanzas.

ESCRITO CON EMOCION SOCIOCULTURAL EN EL C.E.F.E.R.E.S.O. NUM. 1 MODULO DE ALTA SEGURIDAD DE ALMOLOYA DE JUAREZ, ESTADO DE MEXICO, SEPTIEMBRE DE 1997

Esta entrada fue publicada en Mundo.