En ruinas y abandono la casa de Teodoro García Cano en Papantla,Veracruz. México

Teodoro Cano García (1932 – 23 de abril de 2019) artista plástico. Nació en Papantla, Veracruz, México. Desde temprana edad se interesó por el dibujo.

Tuvo la fortuna de conocer a Diego Rivera en el año de 1945, le mostró uno de sus trabajos. Impresionado, Rivera hizo que Cano, se trasladara a Ciudad de México y le asignó la labor de ser su asistente personal. Sin embargo, Rivera, meses después, creyó que necesitaba capacitación formal. Gracias a su ayuda y la del gobernador de Veracruz, Adolfo Ruiz Cortines, Cano obtuvo una beca para en la prestigiosa Academia de San Carlos.

Después de graduarse, volvió a trabajar con Diego Rivera y José Chávez Morado, aprendió mucho sobre murales en la recientemente construida Ciudad Universitaria. Cano trabajó como ayudante, especialmente en las obras ubicadas en el estadio olímpico, la biblioteca principal y los edificios de la Facultad de Ciencias. Se destacó como pintor y escultor entre otras de sus actividades artísticas sobresalientes, fue maestro de dibujo en una escuela secundaria.

Se presentó en la Escuela Nacional de Artes Plásticas en el colegio de San Carlos en donde se encontraban los más destacados maestros entre los que se encontraban Andrés Henestrosa y José Chávez Morado, en esa época colaboró en la realización de los murales de la Ciudad Universitaria elaborados por Diego Rivera, decoró el mural de una escuela en la colonia Pro-Hogar. Al terminar su ciclo se le otorgó la medalla como el mejor pasante de la carrera de Artes Plásticas de la U.N.A.M. así como la medalla Justo Sierra.

 

Una vez egresado empieza a realizar dibujos, publicidad, trabajos de imprenta y dibujos para un periódico local. Posteriormente, conoce a Carlos Juan Islas Director de Difusión Cultural quien lo invita para hacerse cargo del Taller de Artes Plásticas, difundió el muralismo pintando en las cercanías de la ciudad y en muchos sitios del estado de Veracruz, también hizo lo propio en otros estados mexicanos. Su trabajo tuvo tanta relevancia que se creó el Programa Nacional de Muralismo y Arte Plástico Rural.

Regresa a su tierra natal por consejo de su amigo el Arqueólogo Alfonso Medellín Zenil en donde plasma su arte en los más emblemáticos lugares. Debemos indicar que, uno de las obras más importantes es la del alto relieve “Homenaje a la Cultura Totonaca” que se encuentra en el fondo del parque central sobre el muro de contención de la iglesia terminado en 1979, el recuento sería interminable, en muchos de los palacios municipales del Estado, auditorios, casas de cultura y de los campesinos.

En el año de 1992 se le rindió un merecido homenaje en Xalapa donde recibió la presea “Ignacio de la Llave” y el premio Estatal de Superación Ciudadana por su labor en beneficio de la cultura y las artes, durante su vida recibió otras distinciones, siendo uno de los artistas contemporáneos más relevantes de México.  Por ello, fue homenajeado en la 29 Feria del Libro Universitario (FILU) 2018. Lamentablemente, su vida terminó el 23 de abril de 2019. Muchos artistas han lamentado su muerte y han destacado muchas de sus obras que reposan en la Benemérita Escuela Normal Veracruzana “Enrique C. Rébsamen”, en el Palacio de Justicia y en la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana.

Fernanda Ferral

Colaboradora 

Diario de Xalapa

Papantla, Ver.-

La que fuera la vivienda que albergó y vio crecer al destacado muralista y artista plástico Teodoro Cano García se encuentra en ruinas por el completo abandono de las autoridades municipales , quienes no han mostrado interés en preservar este espacio que constituye una parte importante de la historia moderna del municipio.

La cultura Totonaca no podría ser entendida sin las contribuciones hechas por el papanteco, quien con su talento logró dejar plasmada la riqueza cultural de Papantla. Sin embargo, tras su muerte, este espacio entró en decadencia, siendo afectado por el paso del tiempo, la humedad y presencia de maleza.

Ante esta situación, Martín Ricaño Gómez , director de Cultura , no ha tenido el atino de emprender acciones para buscar el rescate de la casa, que bien podría convertirse en un importante atractivo para el turismo, pero al mismo tiempo un homenaje post mortem para el destacado muralista.

En esta vivienda, ubicada en el número 114 de la calle Miguel Negrete, del barrio del Zapote, se forjaron grandes ideas que terminaron siendo plasmadas en murales, esculturas, óleos, alto relieves , entre otras obras que dieron reconocimiento nacional e internacional a quien fuera el último alumno de Diego Rivera.

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *