Ernst Wiechert (Kleinort), Escritor alemán, 1987 – 1950.

Por José Félix Zavala
Ernst Wiechert (Kleinort)
Escritor alemán, 1987 – 1950.
Forsthaus, Ostpreussen en 1887 – Uerikon (Suiza) en 1950.
 
 
Ernst Wiechert (Kleinort), Prusia Oriental, 18 de mayo de 1887 – Stäfa, Zúrich, 24 de agosto de 1950, Maestro, poeta y escritor alemán, es uno de los novelistas más leídos en Alemania durante los años 1930 e Incorporó a sus novelas su fe católica e ideales humanistas, Resaltan entre las más conocidas hoy en día:  “Das einfache Leben” 1939 (La vida sencilla) y “Die Jeromin-Kinder” 1945 – 1947 (Los hijos de Jeromín). Tras la guerra, Wiechert fue un crítico de las tendencias restauradoras en la Alemania de posguerra. En “Der Totenwald” 1946 (El bosque de los muertos) reelabora sus experiencias en el campo de concentración. Sus obras completas se editaron en diez volúmenes en 1957. Murió en Stäfa, Suiza. Sus novelas influyeron en el Papa Benedicto XVI en sus años jóvenes y en el gran historiador Jan De Vos.
Nació en el seno de una familia de forestales, estudió en Königsberg, ejerció como consejero escolar en esa misma localidad entre 1911 y 1933, en este último año se trasladó a Baviera, donde decidió dedicarse exclusivamente a la literatura, posición desde la que manifestó abiertamente su postura en contra del nacionalsocialismo, debido a ello fue enviado en 1938 al campo de concentración de Buchenwald,tras la guerra, decepcionado con la evolución que iba tomando Alemania, decidió trasladarse a Suiza.
Desde 1916 publicó una ingente obra compuesta fundamentalmente por novelas, cuentos, novelas cortas y textos de carácter autobiográfico, toda ella caracterizada por una clara orientación cristiana y humanitaria, y por la postura del exilio interior.
Los protagonistas en sus obras suelen ser generalmente personas marcadas por la guerra que evolucionan interiormente hasta llegar a convertirse en individuos bondadosos, capaces de vivir en armonía con el mundo que les rodea, una postura que queda patente en la más conocida de sus novelas, la titulada:
 “Das einfache Leben” 1939, (La vida sencilla).
Ernst Wiechert creció como el hijo del silvicultor Emil Martin Wiechert y de Henriette Wiechert, en una casa del bosque Kleinort, hoy Piers?awek, cerca de Peitschendorf, Sensburg en los bosques de Masuria. Después de estudiar en la Universidad Albertus de Königsberg, trabajó desde 1911 como profesor en el Royal Hoof Gymnasium en Königsberg. Con el comienzo de la guerra en 1914, se ofreció como voluntario, pero más tarde fue liberado debido a una enfermedad renal, en 1915 finalmente llegó al frente y fue galardonado en el mismo año con la EK II, más tarde también recibió la EK I, en 1916 fue entrenado para oficial y luego fue herido dos veces por metralla.

En 1912, Wiechert se casó con su prometida Meta Mittelstädt (1890-1929). Durante la guerra, en 1917, nació el único hijo de Wiechert, Ernst-Edgar, con solo un día de vida, como su madre en 1912, su esposa Meta murió en 1929. Al año siguiente, Wiechert se mudó de Königsberg a Berlín, donde trabajó como profesor en el Kaiserin-Augusta-Gymnasium, en 1932 se casó con Paula Marie “Lilje” Junker nacida Schlenther (1889-1972) en 1936 a 1948 estuvieron en Wiechert y con su esposa vivieron en el recién construido Hof Gagert en Wolfratshausen.
En abril de 1933 renunció a la profesión docente, se mudó a Ambach en la Alta Baviera y trabajó como escritor independiente, sus primeras publicaciones de libros literarios salieron en el editor de Regensburg, Habbel & Naumann. Ernest Wiechert se opuso intensamente al nazismo desde el principio, apeló en 1933 y 1935 a los estudiantes universitarios en Múnich para conservar su pensamiento crítico en relación con la ideología nacionalsocialista e lo que fue considerada la resistencia interna, su discurso circuló ilegalmente por Alemania y alcanzó a llegar este texto a Moscú en 1937. Allí fue publicado en la influyente revista en el exilio Das Wort (La Palabra), pero Desde 1934, Ernest Wiechert estuvo secretamente bajo la supervisión de la Gestapo,? durante una estancia en Suiza, en octubre de 1937, Hermann Hesse y Max Picard le sugirieron que no regresara a Alemania. Sus clases se vieron obstaculizadas por perturbadores nazis y a fines de 1937, todas sus apariciones públicas fueron finalmente prohibidas.
En diciembre de 1937, Ernest Wiechert escribió en una carta al Ministro de Propaganda del Reich Joseph Goebbels, sobre el tema del Reichsschrifttumskammer, que llevó a cabo la “Gleichschaltung” de los autores alemanes: “Estoy convencido de que la criatura más simple de mi país habría mostrado más tacto y cultura que los funcionarios de la autoridad cultural superior del Tercer Reich “.? Pero Ernest  Wiechert fue incluso más lejos y se atrevió a criticar abiertamente el encarcelamiento de Martin Niemöller por los nazis en 1938, año en que se le condenó con la prohibición de viajar.
Fue arrestado el 8 de mayo de 1938 tras una declaración del encarcelado Pastor Martin Niemöller, un destacado representante de la Iglesia de la Confesión, y su negativa a participar en el referéndum para la anexión de Austria al Reich alemán, después de varias semanas en la prisión de la policía de Múnich, fue deportado al campo de concentración de Buchenwald el 4 de julio. pero Ernest Wiechert fue liberado a fines de agosto después de las protestas en su país y en el extranjero y llevado directamente a Berlín a ver a Goebbels.
Joseph Goebbels había amenazado después de la liberación de Ernest Wiechert del campo de concentración que Ernest  Wiechert sería asesinado si protestaba nuevamente de manera pública, El 30 de agosto de 1938, el Ministro de Propaganda anotó en su diario:
 “Le digo al escritor Ernest Wiechert: No tolero un frente confesional en el área de la que estoy a cargo. Estoy en la mejor forma y lo corté mentalmente. ¡Una última advertencia! No dejo ninguna duda al respecto … Detrás de un nuevo delito está solo la aniquilación física. Ambos lo sabemos ahora “.
 Joseph Goebbels?
Inmediatamente después de su salida del campo de concentración, Ernest Wiechert tuvo que participar a petición de Goebbels en la primera reunión de poesía de Weimar, una conferencia propagandística para la élite de la empresa literaria nacionalsocialista, que tuvo lugar bajo el tema “El sello y la realidad de la gente” en Weimar. Ernest Wiechert se sintió, como escribió más adelante en su autobiografía, como un abusado, “que podía pasar el rato para que todos pudieran ver cuán generoso era el Tercer Reich”.
A Ernest Wiechert se le permitió continuar publicando con la condición de que su obra se mantuviera estrictamente apolítica, ni su internamiento en el campo de concentración de Buchenwald durante cuatro meses que se convirtieron en los más horribles de su vida le impidió, después de esto, escribió sus memorias sobre la época de su encarcelamiento y enterró el manuscrito que fue publicado tras la guerra en 1945, titulado Der Totenwald (El bosque de los muertos), un espeluznante relato de las condiciones en Buchenwald. Ernest Wiechert fue supervisado por la Gestapo hasta el final del nacionalsocialismo, pero nunca se registró como autor no deseado en ninguna de las diversas listas de prohibición de publicaciones.
Se le permitió publicar, pero se prohibió a la editorial mencionar su nombre en el prospecto de publicación o indicar la tirada de la edición de sus libros, no se permitió a las librerías presentar sus obras en el escaparate, pero, en cualquier caso, siguió siendo el autor alemán más leído de su tiempo, en junio de 1948, Ernest Wiechert se mudó a Suiza, donde se estableció en el Rütihof en Uerikon-Stäfa en el lago de Zúrich. Su esposa se quedó en Alemania. El 24 de agosto de 1950, murió de cáncer a la edad de 63 años. En Stäfa encontró su lugar de descanso final.
Obras
Novelas e historias anteriores a 1938 como la primera novela de Ernest Wiechert, The Flight, apareció en Berlín en 1916, inicialmente bajo el seudónimo de Ernest Barany Bjell, en las siguientes novelas, Der Wald (1922) y Der Totenwolf (1924), Ernest Wiechert desarrolla los leitmotifs que impregnan su otra obra: La soledad de la naturaleza masuriana y la melancolía de los bosques oscuros, sus experiencias en la Primera Guerra Mundial y su crítica de la civilización, en El lobo muerto, Ernest Wiechert juega con pronunciadas ideas anticristianas y sedientas de sangre, el libro refleja el espíritu de los derechos nacionales a principios de los años veinte.
En la obra de Ernest Wiechert, la novela marcó una fase en el curso de su desarrollo personal, que se consolidaría en pocos años en un humanismo cristiano profundamente arraigado, en el discurso de despedida a los graduados de secundaria en 1929 en Königsberg, ya se mostraba el escritor purificado de los años maduros, en su autobiografía Años y tiempos, Wiechert llamó a las novelas El bosque y El lobo muerto, “una intoxicación siniestra” y como “imágenes de espejo de una vida que había encontrado [después de la Guerra Mundial] sin ninguna razón nueva”. Ernest Wiechert también decretó que sus primeras cinco novelas ya no deberían aparecer como ediciones individuales.
En una carta a Emil Stumpp del 4 de noviembre de 1940, escribió: “El lobo muerto me parece como si estuviera escrito por un extraño. Bueno, me tomó mucho tiempo encontrar mi propio camino”.? Después de una serie de antologías con cuentos y algunas novelas cortas, en 1932 La doncella de Jürgen Doskocil obtuvo su avance literario y estableció su popularidad.
Fue seguido por años productivos con la publicación de novelas, obras de teatro e historias, con la autobiografía de 1936 de sus primeros años, La leyenda, El búfalo blanco, que fue escrita en 1937 y presentada en repetidas ocasiones por Ernest Wiechert, fue impresa por el editor Langen Müller por temor al censor solo después del final de la guerra.
Es la culminación de la resistencia literaria de Ernest Wiechert, una metáfora en forma de leyenda india en la que se denuncia abiertamente la idolatría y el reclamo totalitario del estado y el desprecio de la ley. La negativa a saludar al ídolo del gobernante, la ejecución de los “criminales del estado” que obedecen a Dios más que al hombre, y finalmente su victoria sobre el rey, contenía referencias suficientes a las condiciones en el país. Después del encarcelamiento en el campo de concentración.
En los años posteriores a su encarcelamiento de dos meses en el campo de concentración de Buchenwald en 1938, se escribieron las obras más importantes de Wiechert, de las cuales solo Das einfach Leben (1939) se publicó antes del final de la guerra. En el centro de la novela se encuentra el capitán de corbeta Thomas v. Orla, que a principios de la década de 1920 dejó a su familia en la gran ciudad, para retirarse a una isla solitaria en medio del paisaje marino de Masuria como pescador.
 Ernst Wiechert y su obra: “La vida Simple”
La vida simple es la apoteosis de Ernest Wiechert de su rechazo de la ciudad y la era moderna, un modelo de amor por la naturaleza:
 “Una vez que haya dejado la frase atrás, el arado o el timón o el rifle o la pala no es un sustituto, creo, sino la verdad, una verdad simple, intacta y grandiosa. Pero los humanos siempre se sienten enojados si uno no juega, como los bebedores están enojados, si uno permanece sobrio “.
La vida simple se convirtió en un verdadero éxito de ventas. Ya en 1942, se vendieron 260.000 copias. La novela solo pudo aparecer debido a malentendidos, ya que las opiniones negativas de las autoridades de censura nazis no llegaron al editor a tiempo.
Excepto “La vida simple”, Ernest Wiechert no publicó nuevas obras hasta el final de la guerra. Solo hubo reimpresiones de algunos libros.
El informe escrito en 1939 sobre la estancia de Ernest Wiechert en la prisión de la policía de Múnich y el campo de concentración de Buchenwald, que la describe desde el punto de vista de la figura ficticia de John, se quedó hasta el final de la guerra en una caja de hojalata enterrada en el jardín de Gagerthofs, el manuscrito se publicó en Zúrich en 1946 con el título Der Totenwald y sigue siendo el trabajo más famoso de Wiechert hasta el día de hoy. De las ganancias de la primera edición, Ernest Wiechert donó tres campanas para la Iglesia Católica de San Miguel en Degerndorf.
“Los hijos de Jeromín” (dos volúmenes, 1945 y 1947) siguen el motivo clásico del alemán Bildungsroman, donde el joven Jons Ehrenreich Jeromin es el primero de Sowirog, una aldea de los bosques de Prusia Oriental, en donde asistió a una escuela secundaria y a una universidad. Ernest Wiechert describe su carrera, así como la de la aldea, que a pesar de todo su aislamiento no escapa a los trastornos del siglo XX, al rechazar una prometedora carrera médica en la ciudad y regresar a Sowirog como un médico pobre, la esperanza de Jerry de que la gente “traiga la justicia” se cumple en él (Isaías 32:16), pero con ansiedad, los habitantes de Sowirog se enfrentan a un futuro fatídico,
la novela termina con una visión de la terrible devastación de la guerra. El primer volumen de la novela Ernest Wiechert lo había escrito en 1940/1941, al igual que Der Totenwald, el manuscrito sobrevivió al régimen nazi enterrado en el jardín Wolfratshausen.
De las obras producidas después de la guerra, la segunda parte de la autobiografía (Jahre und Zeiten, 1949) y la novela Missa sine nomine (1950) merecen una mención especial, en Missa sine nomine, tres hermanos de Memelland, miembros de una familia bárbara, se reúnen después de la expulsión y la pérdida de su hogar en una finca familiar en el Alto Rhön, uno de ellos, el barón Amadeus, viene directamente del campo de concentración, con un cochero se muda a un redil remoto, no al castillo familiar, entre la gente del pueblo arde el odio de la potencia de ocupación estadounidense y el resentimiento de los perdedores. La novela gira en torno a la superación del nacionalsocialismo, la confrontación con el mal y la culpa, así como la búsqueda de un nuevo comienzo éticamente fundado para la derrotada Alemania.
Discursos a la juventud alemana
El 6 de julio de 1933, Ernest Wiechert pronunció el primero de sus discursos tan aclamados a la juventud alemana en el máximo auditorio de la Universidad de Múnich: en El poeta y la juventud, la crítica de las nuevas condiciones en el país todavía estaba oculta, y los gobernantes no lo dejaron volver a hablar en el mismo lugar dos años después, el 16 de abril de 1935, esta vez bajo el título Der Dichter und die Zeit dice:
“Sí, bien puede ser que un pueblo deje de distinguir entre el bien y el mal, y que toda lucha esté “bien”, este pueblo ya se encuentra en un nivel precipitado, y la ley de su caída ya se le ha escrito. También puede ser que un pueblo deje de distinguir el bien y el mal. Puede ser que aun así la fama de gladiadores gane y construya un espíritu en las luchas, que queremos llamar un espíritu de boxeador. Pero el equilibrio ya está por encima de esta gente, y en esa pared aparecerá la mano, escribiendo las letras con fuego”.
Ernst Wiechert: El poeta y el tiempo?
Es el discurso a la juventud alemana del 11 de noviembre de 1945 en el Münchner Schauspielhaus fue el relato de Ernest Wiechert de las eyecciones del nacionalsocialismo:  “No éramos una nación de analfabetos. La historia de nuestro espíritu era una historia orgullosa, y estaba inscrita honorablemente en los libros de la humanidad. No solo nuestro conocimiento, sino también nuestro juicio, nuestra capacidad para distinguir entre ser y apariencia. Y la historia de nuestra alma también nos pareció una historia honorable. “Hombre noble, servicial y bueno”.
En otra parte de su discurso señala:  […] Humanitas, Cupid Dei, protección y tolerancia, no parecían estar menos en casa con nosotros que en otros países. […] Y ahora vieron. Vieron una nueva cruz, y en sus vigas no estaba grabado el viejo mensaje: “Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados”, sino el nuevo mensaje, “¡Dejen ir a Judah!”
Esta entrada fue publicada en Mundo.