El padre del psicoanálisis Sigmund Freud

El padre del psicoanálisis Sigmund Freud. 1856 – 1939
 
Revolucionó la forma en que los seres humanos se concebían a sí mismos, revelando que existían partes inexploradas en la mente de las personas en el subconsciente. El impacto de las teorías de este médico neurólogo es tal que, a 165 años de su nacimiento, su pensamiento sigue vigente en la labor psicológica de nuestros días. Su suicidio fue asistido.  
 
Sigmund Schlomo Freud, nació el 6 de mayo de 1856 en la localidad de Freiberg en Moravia, ahora llamada Príbor, en la República Checa. Su familia era judía y de clase baja. Se mudaron a Viena cuando Sigmund tenía 17 años, debido los problemas económicos familiares y la fuerza del pensamiento antisemita. Ahí logró ingresar en la Universidad de Viena donde estudió Medicina.  
 
Durante su vida universitaria tuvo que enfrentarse a rechazos y humillaciones por ser judío, pero él no se dejó amedrentar por ello. “He sido un hombre afortunado en la vida: nada me resultó fácil.” 
 
La cocaína Uno de los primeros aportes a la medicina de Freud, fue el proponer el uso de la cocaína con fines terapéuticos; Estaba convencido que podía ayudar a tratar el asma y las migrañas, que servía como estimulante mental, e incluso como cura de la adicción a la morfina. 
Padre del Psicoanálisis surgió luego de diez años trabajando en neurosis como la histeria. 
 
Freud utilizaba la hipnosis y el método catártico, para las terapias mentales, pero entre 1895 y 1900, renovó sus técnicas. 
Su nuevo método consistía en que el paciente se sentara en un diván y le contara todas sus emociones, pensamientos, recuerdos e ideas tal como los recordaba, sin ningún tipo de filtro o censura. La intención era poder explorar más adentro en la mente de las personas y revelar cuáles eran sus verdaderas motivaciones y miedos. 
 
En 1899 publicó “La interpretación de los sueños”, la obra donde desarrolla el psicoanálisis. 
 
Ahí se explica que los problemas emocionales y mentales surgen en la infancia de las personas, y se pueden descifrar a través de la interpretación de los sueños, los actos fallidos y la técnica de asociación libre. 
Sigmund Freud murió en Londres luego de huir del régimen nazi, el 23 de septiembre de 1939 a causa del cáncer de paladar que sufría. 
 
El pensamiento y las teorías freudianas han hecho de él una de las figuras más relevantes en el pensamiento del siglo XX. 
La figura del neurólogo sigue siendo punto de referencia en los estudios psicológicos y psiquiátricos de nuestro tiempo, a pesar de haber sido fuertemente atacado a lo largo de la historia por sus ideas controversiales. Sin embargo, seguidores y detractores no niegan la revolución que significó el psicoanálisis para el campo del conocimiento.  
 
“Las ilusiones se encomiendan a nosotros porque nos ahorran dolor y nos permiten disfrutar del placer. 
Debemos, por tanto, aceptarlas sin quejas cuando se chocan contra la realidad en la que se hacen pedazos”. 
 
 

 

  • Su principal obra, “La interpretación de los sueños”, fue publicado en 1900 y en él los sueños eran explicados en términos de deseos inconscientes y experiencias.
  • En 1923, publicó “El yo y el ello”, que sugería un nuevo modelo estructural de la mente, dividido entre el “ello”, el “ego” o “yo” y el “superyó”.
  • En 1938, poco después de la anexión de Austria a la Alemania nazi, Freud dejó Viena para ir a Londres, donde murió al año siguiente.

 

Hacer consciente lo inconsciente

Recordar, repetir y reelaborar

 

 

Fue un médico neurólogo, Padre del psicoanálisis y una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX.

Su interés científico inicial como investigador se centró en el campo de la neurología, 

derivando progresivamente hacia la vertiente psicológica de las afecciones mentales, 

Estudió en París, con el neurólogo francés Jean-Martin Charcot, las aplicaciones de la hipnosis en el tratamiento de la histeria.

De vuelta a la ciudad de Viena y en colaboración con Josef Breuer desarrolló el método catártico. 

Paulatinamente, reemplazó la sugestión hipnótica y el método catártico por la asociación libre y la interpretación de los sueños.

De igual modo, la búsqueda inicial centrada en la rememoración de los traumas psicógenos como productores de síntomas fue abriendo paso al desarrollo de una teoría etiológica de la neurosis más diferenciada. 

Todo esto se convirtió en el punto de partida del psicoanálisis. 

Al que se dedicó ininterrumpidamente el resto de su vida.

Freud postuló la existencia de una sexualidad infantil perversa y polimorfa.? 

Tesis que causó una intensa polémica en la sociedad, fue acusado de pan sexualista. 

A pesar de la hostilidad que tuvo que afrontar con sus revolucionarias teorías e hipótesis 

Freud acabaría por convertirse en una de las figuras más influyentes del siglo XX. 

Sus teorías, sin embargo, siguen siendo discutidas y criticadas, cuando no simplemente rechazadas. 

Muchos limitan su aporte al campo del pensamiento y de la cultura en general, 

Existiendo un amplio debate acerca de si el psicoanálisis pertenece o no al ámbito de la ciencia.

La división de opiniones que la figura de Freud suscita están:

Unos le consideran más un gran científico en el campo de la medicina, que descubrió gran parte del funcionamiento psíquico humano; 

Otros lo ven especialmente como un filósofo que replanteó la naturaleza humana y ayudó a derribar tabúes, pero cuyas teorías, como ciencia, fallan en un examen riguroso.

El 28 de agosto de 1930, Freud fue galardonado con el Premio Goethe de la ciudad de Fráncfort por su actividad creativa. 

También en honor de Freud, al que se le denomina el padre del psicoanálisis, se dio el nombre “Freud” a un pequeño cráter de impacto lunar. ?

Las obras originales se encuentran en la Biblioteca del Congreso.?

En 1881 se graduó como médico.

?Freud trabajó bajo la dirección de Theodor Meynert en el Hospital General de Viena entre los años 1883 y 1885.

Freud fue un pionero al proponer el uso terapéutico de la cocaína como estimulante y analgésico. 

Entre 1884 y 1887 escribió muchos artículos sobre las propiedades de dicha droga.

Logró demostrar las propiedades de la cocaína como anestésico local.

En 1884 Freud publicó su trabajo Über Coca (Sobre la coca).

Freud hizo un intento frustrado de curar con cocaína

En 1886, Freud se casó con Martha Bernays y abrió una clínica privada especializada en trastornos nerviosos.

Comenzó su práctica para tratar neurosis como la histeria para posteriormente abandonar ambas técnicas en favor de la asociación libre, desarrollada por él entre los años 1895 y 1900, Freud notó que podía aliviar sus síntomas animándolas a que verbalizaran sin censura cualquier ocurrencia que pasara por su mente.

En 1899? se publicó la que es considerada como su obra más importante e influyente, La interpretación de los sueños, 

Inaugurando una nueva disciplina y modo de entender la mente humana, el psicoanálisis. 

Tras algunos años de aislamiento personal y profesional debido a la incomprensión e indignación que en general sus teorías e ideas provocaron, comenzó a formarse un grupo de adeptos en torno a él, el germen del futuro movimiento psicoanalítico. 

Sus ideas empezaron a interesar cada vez más al gran público y se fueron divulgando pese a la gran resistencia que suscitaban.

El primer reconocimiento oficial como creador del psicoanálisis fue en 1902 al recibir el nombramiento imperial como profesor extraordinario, hecho que Freud comentaría “…como si de pronto el papel de la sexualidad fuera reconocido oficialmente por su Majestad…”.?

Internacionalmente, obtuvo su primer reconocimiento oficial en 1909, cuando la Universidad de Clark, en Worcester, Massachusetts, le concedió el título honorífico dóctor honoris causa.

 G. Stanley Hall lo invitó a dar una serie de conferencias como parte de las celebraciones con motivo del vigésimo aniversario de la fundación de la universidad que presidía, con la intención de divulgar el psicoanálisis en los Estados Unidos.

Freud experimentó la primera disensión interna a su doctrina en octubre de 1911 cuando Alfred Adler y seis de sus partidarios se dieron de baja de la Asociación psicoanalítica Vienesa.

Por esta época ya se gestaba la que Carl Gustav Jung protagonizaría en 1914, con más graves consecuencias y que amenazaría con desestabilizar todo el edificio psicoanalítico. 

Entonces también conocería a la escritora Lou Andreas-Salomé, con la que entablaría una relación de amistad.

En 1923 se le diagnosticó un cáncer de paladar, probablemente a consecuencia de su intensa adicción a los puros, del que fue operado hasta 33 veces. Su enfermedad, aparte de provocarle un gran sufrimiento, una gran incapacidad y finalmente sordera del oído derecho, lo obligó a usar una serie de incómodas prótesis de paladar que le dificultaron mucho la capacidad del habla. ?Nunca dejó de fumar, con las consecuencias que esto le acarreó. A pesar de su enfermedad, Freud continuó trabajando como psicoanalista y, hasta el fin de su vida, no cesó de escribir y publicar un gran número de artículos, ensayos y libros.

Toda la vida de Freud, con la excepción de sus tres primeros años, transcurrió en la ciudad de Viena. Sin embargo, en 1938, tras la anexión de Austria por parte de la Alemania nazi Freud, en su condición de judío y fundador de la escuela psicoanalítica, fue considerado enemigo del Tercer Reich. 

Sus libros fueron quemados públicamente y tanto él como su familia sufrieron un intenso acoso. Reacio a abandonar Viena, se vio obligado a escapar del país al quedar claro el inminente peligro que corría su vida. En un allanamiento de la casa donde operaba la editorial psicoanalítica y de su vivienda, su hijo Martin fue detenido durante todo un día. Una semana más tarde, su hija Anna fue interrogada en el cuartel general de la Gestapo. 

Estos hechos lo llevaron a convencerse de la necesidad de partir. ?El hecho de que sus hermanas (cuatro de ellas permanecieron en Viena) fueran apresadas más tarde y murieran en campos de concentración confirma a posteriori que el riesgo vital era cierto. Gracias a la intervención in extremis de Marie Bonaparte y Ernest Jones consiguió salir del país y refugiarse en Londres. En el momento de partir se le exigió que firmara una declaración donde se aseguraba que había sido tratado con respeto por el régimen nazi?

El 23 de septiembre de 1939, muy deteriorado físicamente e incapaz de soportar el dolor que le producía la propagación del cáncer de paladar, le recordó a su médico personal, Max Schur, su promesa de sedación terminal para ahorrarle el sufrimiento agónico.? Freud murió después de serle suministradas tres inyecciones? de morfina, ?Fue incinerado en el crematorio laico de Golders Green, donde reposan sus cenizas junto a las de su esposa Martha.? A pesar de los implacables y a menudo apremiantes desafíos a los que sus ideas tuvieron que enfrentarse, tanto en vida como una vez desaparecido, Freud se convirtió y sigue siendo una de las figuras más influyentes del pensamiento contemporáneo.

Innovación de Freud: El Inconsciente

Freud innovó en dos campos. 

Desarrolló simultáneamente, por un lado, una teoría de la mente y de la condición humana. 

Por otro, una técnica terapéutica para ayudar a personas con afecciones psíquicas. 

Probablemente, la contribución más significativa que ha hecho al pensamiento moderno es la de intentar darle un estatus científico al concepto de lo inconsciente, que tomó de Eduard von HartmannSchopenhauer y Nietzsche

Sus conceptos de “inconsciente”, “deseo inconsciente” y “represión” fueron revolucionarios. 

Proponen una mente dividida en capas o niveles, dominada en cierta medida por una voluntad primitiva, más allá de la esfera consciente y que se manifiesta en “producciones” tales como chistes, lapsus, actos fallidos, sueños y síntomas.

En su obra más conocida, “La interpretación de los sueños (Die Traumdeutung, 1900).

Freud explica el argumento para postular el nuevo modelo del inconsciente y desarrolla un método para conseguir acceder al mismo, tomando elementos de sus experiencias previas. 

Como parte de su teoría, postula también la existencia de un pre consciente, que describe como la capa entre el consciente y el inconsciente

La represión, por su parte, tiene gran importancia en el conocimiento de lo inconsciente. 

De acuerdo con Freud, las personas experimentan a menudo pensamientos y sentimientos tan dolorosos que no pueden soportarlos. 

Freud se refiere a esta idea a lo largo de toda su obra, principalmente en sus Trabajos sobre metapsicología. ?

Según sostuvo, estos pensamientos y sentimientos al igual que los recuerdos asociados no pueden ser expulsados de la mente, pero sí del consciente para formar parte del inconsciente, manteniendo lo reprimido su efectividad psíquica y retomando en forma de alguna de sus producciones.?

Advirtió que el proceso de la represión es en sí mismo un acto no consciente, es decir, no ocurriere a través de la intención de los pensamientos o los sentimientos conscientes.

Freud buscó una explicación a la forma de operar de la mente. Propuso una estructura de la misma dividida en tres partes: el ello, el yo y el superyó.

 

  • El ello 
  • Representa las pulsiones o impulsos primigenios. 
  • Según Freud, constituye el motor del pensamiento y el comportamiento humano.
  • Contiene nuestros deseos de gratificación más primitivos.
  • El superyó
  • La parte que contrarresta al ello, 
  • Representa los pensamientos morales y éticos.
  • El yo
  • Permanece entre ambos. 
  • Actúa mediando entre nuestras necesidades primitivas y nuestras creencias éticas y morales. 
  • No es sinónimo de la consciencia (existen partes del yo que son inconscientes). 
  • Un yo saludable proporciona la habilidad para adaptarse a la realidad e interactuar con el mundo exterior 
  • De manera que represente el mejor compromiso entre los deseos y mociones pulsionales del ello y las demandas restrictivas o punitivas provenientes del superyó.
  •  

Freud estaba especialmente interesado en la dinámica de estas tres partes de la mente. Argumentó que esa relación está influenciada por factores o energías innatos, que llamó pulsiones. Describió dos pulsiones antagónicas:

  • Eros o pulsión de vida.
  • Es una pulsión sexual tendente a preservar la vida.
  •  
  • Tánatos o pulsión de muerte. 
  • Representa una moción agresiva, aunque a veces se resuelve en una pulsión que nos induce a volver a un estado de calma, principio de nirvana o no existencia, basó sus estudios sobre protozoo, más allá del principio del placer.
  •  La lívido 
  • Que madura en los individuos por medio del cambio de su objeto. 
  • Argumentó que la sexualidad infantil es poli fórmicamente perversa, en el sentido de que una gran variedad de objetos pueden ser una fuente de placer. Conforme las personas se desarrollan, se fijan sobre diferentes objetos específicos en distintas fases:
  • Fase oral, ejemplificada por el placer de los bebés en la lactancia.
  • Fase anal, ejemplificada por el placer de los niños al controlar sus esfínteres.
  • Fase fálica. Propuso que llega un momento en que los niños pasan a una fase donde se fijan en el progenitor de sexo opuesto.
  •  Complejo de Edipo.
  •  Desarrolló un modelo que explica la forma en que este patrón encaja en el desarrollo de la dinámica de la mente. Cada fase es una progresión hacia la madurez sexual, caracterizada por un fuerte yo, y la habilidad para retardar la necesidad de gratificaciones.
  •  
  • Período de lactancia, en que se desarrollan fuerzas psíquicas que inhiben el impulso sexual y reducen su dirección.
  •  
  • Fase genital, surge en la adolescencia, cuando maduran los órganos genitales. Surgen los deseos sexuales y agresivos.

El modelo psicosexual que desarrolló Freud se ha criticado desde diferentes frentes: 

El objetivo de la terapia freudiana o psicoanálisis es, relacionando conceptos de la mente cartesiana y de la hidráulica, mover los pensamientos y sentimientos reprimidos explicados como una forma de energía hacia el consciente.

Al inicio de sus trabajos con Breuer, Freud pensaba que esto podía realizarse a través de la catarsis que conllevaría automáticamente la cura.

Freud abandona ambas ideas en beneficio del método de la asociación libre y de la interpretación de los sueños. 

Con ello, también deja atrás la hipnosis y toda forma de técnica sugestiva.

Así inaugura la técnica psicoanalítica propiamente dicha, a la que agrega otro elemento central: a través de la relativamente poca intervención del psicoanalista, que adopta una postura neutral y abstinente, el paciente puede proyectar sus pensamientos y sentimientos sobre él. 

A través de este proceso, llamado transferencia, el paciente puede reconstruir y resolver conflictos reprimidos, causantes de su enfermedad, especialmente conflictos de la infancia con sus padres.

Dijo que las complicaciones en el parto eran solo un síntoma del problema.

No fue hasta la década de 1980 cuando sus especulaciones fueron confirmadas por investigadores más modernos.

Psicoterapia[

Psicoterapia y psicoanálisis.

 

  • Las hipótesis y métodos introducidos por Freud fueron polémicos durante su vida y lo siguen siendo en la actualidad, pero pocos discuten su enorme impacto en la psicología y la psiquiatría.

 

Freud desarrolló la llamada “cura del habla” que posibilitaría la mitigación y desaparición de los síntomas histéricos y neuróticos a través de un monólogo sin censura con el analista. Este, ubicado fuera de la vista del analizado, atendería con atención flotante y respetaría las reglas de la neutralidad y abstinencia, es decir, evitando juicios morales o de valor y no entregando satisfacciones sustitutas al analizado.

En momentos clave del trabajo asociativo, el analista haría intervenciones para interpretar el material expuesto. 

En la descripción inicial de la técnica, este proceso no tendría más finalidad que rememorar, hacer conscientes ideas o recuerdos de eventos que, por ser dolorosos, humillantes o simplemente intolerables para el sujeto, fueron reprimidos en el inconsciente. Trayendo todo este material reprimido a la conciencia se le haría perder su poder patógeno y los síntomas desaparecerían. Este proceso, sencillo sobre el papel, supone un esfuerzo intenso para el analizado, ya que, las mismas fuerzas que otrora posibilitaron la represión hacia el inconsciente de las ideas y recuerdos traumáticos, se opondrían virulentamente a que sean traídos a la conciencia, es decir, a ser recordados. Estas fuerzas que se oponen al avance de la terapia y a la mejora del analizado se denominan resistencias.?

En una época posterior de su trabajo, Freud descubriría que no basta con simplemente “hacer consciente lo inconsciente”. 

En los Nuevos consejos sobre la técnica del psicoanálisis (1914), particularmente en el trabajo Recordar, repetir y reelaborar, introduce el concepto de reelaboración (durcharbeiten) de las resistencias, como otra pieza central del trabajo analítico “…que produce el máximo efecto alterador sobre el paciente y que distingue al tratamiento analítico de todo influjo sugestivo”.?

Los desarrollos teóricos tras la publicación de Más allá del principio del placer en 1920 tendrán nuevas implicaciones para la técnica terapéutica analítica. En esta obra, Freud realiza una redefinición de su primera teoría de las pulsiones e introduce la pulsión de muerte.

La inercia del síntoma en la cura analítica queda explicada a partir de entonces a través de la compulsión de repetición movilizada por la pulsión de muerte.

Finalmente, Freud retoma el tema de la técnica en 1937 en los textos Análisis terminable e interminable (1937)? y Construcciones en el análisis (1937)? ambos trabajos de tono menos entusiasta, según apunta James Strachey en el prólogo en los que describe de manera más realista los alcances y limitaciones de su técnica.

Obras de Sigmund Freud

    Estudios sobre la histeria

 
La Interpretación de los sueños (I)
 
La interpretación de los sueños (II) y Sobre el sueño
 
totem y Tabú
 
El Yy y el ello. 
 
El malestar de la cultura
  • Vigencia de Freud

Es aún más notable, dado que mucho de lo que escribió Freud fue superado por investigaciones posteriores y que en algunos círculos académicos sus teorías han sido ferozmente atacadas, particularmente por feministas, que consideran misóginos conceptos como envidia del pene, y lo acusan de ignorar pruebas de que algunos de sus pacientes fueron víctimas de abuso infantil.

Freud aún tiene seguidores, incluido Oliver James, quien sostiene la validez de sus escritos sobre los sueños, el inconsciente y el papel de la primera infancia. Pero Marianski admite que Freud es “mayormente leído en departamentos de humanidades”, no por científicos.

Sin embargo, mucho de esto no interesa al profano. Quizás lo más significativo, indica Marianski, es que el lenguaje freudiano fue popularizado durante una era particularmente egocéntrica.

“Desde una perspectiva histórica, es parte de un movimiento general donde la gente empezó a mirarse más hacia adentro”, afirma Marianski. “Hubo una amplia transformación cultural: ¿cómo se conceptualiza el ego?”.

Pero hay mucho en la obra de Freud que hace que la continua prominencia de sus términos parezca incongruente. Especialmente, sus teorías sobre la represión pertenecen a un mundo anterior a la revolución sexual.

“Ahora que los jóvenes parecen ser libres para hacer lo que quieran y hablar de lo que quieran, resulta interesante que Freud les siga interesando”, comenta James.

Sin duda, esto no hará que la gente deje de usar terminología freudiana como le parezca, al servicio de una gran actividad del Siglo XXI: colocarse a ellos mismos y a otros en el proverbial diván.

Como escribió el poeta W.H. Auden tras la muerte de Freud, “Para nosotros ya no es una persona, sino todo un clima de opinión”.

Las frases de Sigmund Freud que usamos sin darnos cuenta CIENCE PHOTO LIBRARY

Hace 160 años nació Sigmund Freud, pero los términos y frases que popularizó están profundamente arraigados en la cultura popular y el lenguaje cotidiano. 

¿Cómo se extendió tanto la jerga freudiana?

Está el Freud de los libros de texto; el gran pensador barbudo vienés, pionero del psicoanálisis; el Freud sobre el que los académicos nunca se cansan de discutir. Y está el otro Freud: el del bar; el Freud al que uno podría recurrir cuando menciona los sueños, actos fallidos, o alguien a quien le guste su mamá. Su relación con el primer Freud es tangencial, en el mejor de los casos. Escuche furtivamente una conversación y es probable que, tarde o temprano, aparezca un concepto inventado o popularizado por el artífice de la asociación libre.

Esta entrada fue publicada en Mundo.