Indre detecta nueva variante de coronavirus predominante en el país

Indre detecta nueva variante de coronavirus predominante en el país

Denominada como B.1.1.222 más T478K, está presente en 87% de las muestras analizadas en febrero, se informa durante la conferencia sobre covid-19. No es correcto llamarla “variante mexicana”, expone el especialista José Ernesto Ramírez González, y plantea que podría tener mayor transmisibilidad.

Por Rosalía Vergara

(apro). –

El titular de la Unidad de Desarrollo Tecnológico e Investigación Molecular del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre), José Ernesto Ramírez González, reconoció que existen tres variantes del virus SARS-COV-2 causante de covid-19 “de interés internacional”.

Asimismo llamó la atención sobre el descubrimiento de un linaje más una mutación que se ha vuelto predominante en México, que podría tener mayor transmisibilidad pero al que consideró inconveniente llamar como “variante mexicana”.

“Hasta este momento, 26 de febrero, por parte de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y diversas plataformas disponibles tenemos que hay al menos tres variantes de interés internacional y, últimamente, una cuarta variante más que se está sumando”, reconoció en la conferencia de prensa vespertina sobre la pandemia en el país.

“A la fecha, con esta clasificación que tenemos que son cientos de linajes, tenemos más de 900 linajes reportados en todo el mundo específicamente de este SARS-CoV-2”.

Mencionó las variantes en el mundo, que son la acumulación de cambios en el genoma respecto al original ocasionados por procesos de adaptación que confieren diferentes características que pueden tener un impacto en la salud pública.

Las mutaciones pueden darle características a los virus para poderlos clasificar, definir y diferenciarlos y cuando se acumulan en el genoma del virus y le dan características que impacten a la salud pública se les clasifica como una “variante de interés” porque se tienen sustituciones en el virus.

Al hacer una breve descripción de cada una, resaltó que la primera variante es la N501Y o B.1.1.7 y se detectó en Reino Unido, con presencia en 77 países y seis casos en México. La mutación N501Y o B.1.351 se detectó en Sudáfrica, está en 37 países y no hay casos en México. La tercera es la P.1 detectada en 15 países y un caso en México y la última es la B.1.429 + B.1.427 descubierta en Estados Unidos, con presencia en 21 países y 10 casos en México.

“Quiero comentarles que la cuarta variante se ha localizado al sur de California, Estados Unidos. Presenta ciertas características, un impacto en su distribución en este país. Hasta el momento en el país hemos detectado diez casos por la cercanía que tenemos con Estados Unidos.”

¿Variante mexicana?
Más adelante, Ramírez González detalló el descubrimiento sobre el aumento significativo en la presencia de un linaje.

“Estos son los linajes que se van presentando con mayor frecuencia en nuestro país. Entonces los que hicimos fue tomar los tres primeros linajes el B1, el B1.222 y B1.189, que son los que más han circulado en nuestro país.

“Y cuando los empezamos a analizar nos llamó la atención que había algo en común entre las secuencias del linaje B1.1.122 y lo que tenían en común es que estábamos presentando una mutación en la posición 478, una T por una K en aminoácidos y entonces lo empezamos a analizar.

“Y dijimos: ¿qué estamos observando? Esto lo vimos tanto en el INER, como lo estuvimos observando en el Imegen, que son grupos de trabajo que han estado aportando secuenciación a estas plataformas. Empezamos a observar ese cambio, esa mutación”, detalló el especialista.

“Lo que hicimos fue analizar qué es lo que estaba ocurriendo y nos percatamos que estos dos linajes que es el B.1 y el B.189, que son los linajes que se habían estado encontrando y circulando o presentando con frecuencia en nuestro país, empezaron a disminuir .

“Empezamos a encontrar un aumento significativo en la presencia de este linaje B1.122, con esta mutación de T478K”, expuso Ramírez González.

Señaló que el linaje con esta mutación no se había encontrado en todo el país. Fue detectada en octubre y se ha tenido un incremento en la circulación y en la detección de este linaje.

Mediante una gráfica, detalló el incremento de la variante B1.122 más T478K.

“Como pueden ver, pasa del cinco por ciento al 11 por ciento, al 30 por ciento, al 63 por ciento, al 87 por ciento de las muestras secuenciadas, tienen este linaje y tienen esta mutación”.

“Y los otros dos linajes, si se dan cuenta, empezaron a disminuir a tal grado que, en febrero, en este último mes, el número de muestras que hemos trabajado no hemos encontrado estos linajes. Por lo cual estamos convencidos que este es el linaje, con esta mutación, que actualmente está circulando en nuestro país”, apuntó.

“Son los dos linajes que estaban circulando el año pasado. Como pueden ustedes observar, han sido desplazados por el linaje que está en color verde, que es este linaje 222, más la mutación T478K”, dijo mostrando la gráfica.

 

El especialista dijo que se ha sugerido fortalecer los estudios epidemiológicos de esta circulación, de esta variante 222 más la mutación T478K. “Sugerimos también llevar a cabo estudios virológicos, estudios clínicos para ver cuál es el impacto de este hallazgo que estamos reportando en ese momento”, concluyó en su exposición.

Cuestionado sobre si este descubrimiento debiera ser llamado “variante mexicana”, Ramírez González descartó bautizarlas como si tuvieran nacionalidad.

“No sería correcto nombrarla, de hecho, no es correcto nombrarles variantes brasileñas, sudafricanas, etcétera, porque tienen un nombre específico, que es B.1.7, etcétera”.

De momento no es adecuado porque, dijo, primero que nada, no sólo circula en nuestro país. Este linaje con esta mutación se ha encontrado también en Canadá, en Estados Unidos, y en algunos países de Europa y de África, añadió.

“Lo que estamos diciendo es que es lo que más estamos encontrando con mucha mayor frecuencia acá. Este es un dato que le tenemos que ofrecer a nuestros directivos de epidemiología para que empiecen a hacer sus estrategias y buscar mayores casos, etcétera, etcétera.

“Nosotros en Pango, que es un sitio donde se depositan y se hacen los análisis filogenéticos y filogenómicos, podemos hacer una solicitud específica para que le nombren de alguna manera a este cladoespecífico, tenga un nombre en particular. Pero no es adecuado de momento llamarle una variante mexicana por lo que te estoy comentando.

“Creo que es importante que estemos analizando qué es lo que pueda suceder con esta variante que está circulando en nuestro país. Seguramente se harán estudios, haremos un trabajo integral con mayor robustez”, expuso.

“Se están sumando y vamos a tratar de hacer una mayor cobertura con un mejor muestreo para que todos estos datos tengan una mayor robustez. De entrada, es decir aquí está, está presente, cerca del 80 por ciento, 90 por ciento de las secuencias que generamos tienen esta mutación; entonces, es importante, pero de momento no creo que sea adecuado llamarle así”, destacó.

Cuestionado sobre si esta variante puede ser más peligrosa, Ramírez González planteó la posibilidad de que tuviera mayor transmisibilidad.

“Tiene un par de mutaciones muy importantes. La más importante de ellas es ésta que les menciono, que es una situación de T478K, se ha encontrado que esta mutación tiene de alguna manera impacto en una posible evasión a respuesta inmune, como el resto de las mutaciones que se encuentran localizadas en esta región.

“Justamente por eso son importantes estas mutaciones, porque pueden presentar un impacto. El principal impacto que hemos visto ahorita a nivel salud pública es que ha aumentado su distribución, ha aumentado la forma como en la que se está presentando”, detalló.

“De hecho, ahorita les puedo decir que de los 70, 80 casos que llevamos secuenciados de febrero nada más, en el 80 por ciento de los 80 casos se presenta esta mutación. Entonces, seguramente puede tener una mayor transmisibilidad, etcétera.

“Por eso sugerimos que se hagan estudios virológicos, que se hagan estudios epidemiológicos y clínicos, para ver si tiene o no tiene impacto en salud pública”, insistió.

Esta entrada fue publicada en Mundo.