El 13 de Mayo celebramos a Santa María Dominga Mazzarello (1837-1881)

Celebramos a Santa María Dominga Mazzarello PDF Imprimir E-mail
Escrito por En Familia MEM
Miércoles, 12 de Mayo de 2021 15:21

El 13 de Mayo celebramos a Santa María Dominga Mazzarello (1837-1881)

(coincide con la Fiesta de la Virgen de Fátima).

Beatificación- 20 de Noviembre de 1938,  Canonización-12 de Junio de 1951:

Conocida familiarmente como Main. Maria Dominga, primogénita de siete hijos, nació en Mornese  (Alessandria), un pueblo Piamontes al Norte de Italia. el 9 de mayo de 1837.

En familia, junto a su padre José y su madre Maria Magdalena, aprende muy pronto la paciente  espera de  los milagros de la naturaleza, la sencillez y el compartir en  el dolor y la prueba, la dulzura y la serenidad de un núcleo familiar unido en torno a las enseñanzas del catecismo y a la visión de una fe fuerte.

Su familia la formó en una piedad sólida, en una laboriosidad incansable y en aquel idéntico sentido  práctico y profundidad de juicio que manifestó después como Superiora.Con  15 años se inscribió en la Asociación de las Hijas de María Inmaculada y se abrió al apostolado de las chicas del pueblo. En el año 1858,  María tenía 21 años su familia había salido hace años de Mornese pero deciden regresar. Esto le permite  estar más cerca de la Parroquia del lugar y de sus amigas con las crea el grupo “Unión de las Hijas de la Inmaculada” para vivir con más radicalidad su compromiso cristiano de oración y de apostolado desde la catequesis, los encuentros formativos con las madres y el cuidado a los enfermos.

A los 23 años, delicada de salud, pero de mucha fortaleza espiritual,  descubre su misión: entregar toda su vida a las niñas y jóvenes  y se dedica,  junto con sus amigas de la Unión, a educar a las niñas y adolescentes de su pueblo, sintiendo de parte de Dios esta invitación “A ti te las confío”.

La  grave enfermedad del tifus contraída a los 23 años tuvo en ella  una fuerte resonancia espiritual: la experiencia de la  fragilidad física, si por una parte la llevó a un abandono más profundo en Dios, por otra la impulsó a abrir un taller de corte y  confección para enseñar a las muchachas el trabajo, la oración y el amor a Dios.

Gracias a la intensa participación en los sacramentos y bajo la sabia e iluminadora guía de Don Pestarino hizo grandes progresos en la vida espiritual. Con ocasión de la visita de Don Bosco a  Mornese (8-10-1864) dijo: “Don Bosco es un santo y yo lo siento”.

En  el 1872  Don Bosco la escogió para iniciar el Instituto de las Hijas de Mª Auxiliadora.

Como Superiora se mostró hábil formadora y maestra de vida espiritual. Tenía el carisma de la alegría serena, irradiando gozo e implicando a otras jóvenes en el empeño de dedicarse a la educación de la mujer.

El  Instituto se desarrolló rápidamente. A su muerte dejó a sus Hijas una tradición educativa enriquecida de valores evangélicos: la búsqueda de Dios conocido a través de una catequesis  iluminada y un amor ardiente, la responsabilidad en el  trabajo, la lealtad  y la humildad, la austeridad de vida y la gozosa entrega de  sí.

Murió a los 44 años, en Nizza Monferrato el 14 de mayo de 1881,  después de cantar un himno a la virgen Santísima, expiró santamente. Sus tres grandes amores fueron la Eucaristía, María  Auxiliadora  y la juventud pobre para educarla y salvarla

El 23 de junio de 1911 comenzó el proceso de beatificación y canonización de Madre Mazzarello. El 3 de mayo de 1936 el Papa Pío XI la declara Venerable y le confiere el título de “Cofundadora del Instituto de María Auxiliadora”.El mismo Pontífice la declara Beata el 20 de noviembre de 1938. Por fin el 24 de junio de 1951 la Iglesia Católica bajo el Pontificado de Pío XII declara Santa a Madre Mazzarello como Santa María Mazzarello.

Sus  restos se veneran en la Basílica de María Auxiliadora en Turín. Su fiesta se celebra cada  13 de mayo.

Las Hijas de María Auxiliadora (FMA)

Conocidas como Hermanas Salesianas, constituyen un Instituto de Vida Consagrada fundado por San Juan Bosco y por Santa María Dominga Mazzarello,   como un monumento de su gratitud a la Virgen bajo la advocación de María Auxiliadora,  en Mornés, Italia en 1872.

El Instituto, inicialmente integrado por 15 hermanas, en pocos años   logró un rápido crecimiento y expansión, estableciendo presencias educativas en los cinco continentes.

Hoy hay 11,791 Hijas de María Auxiliadora en 76 Inspectorías y 5 Visitadurías, 11 Conferencias Interinspectoriales, 96 Naciones en los 5 Continentes con un total de 1388 comunidades (datos 2019)

En ÁFRICA son 564 FMA en 103 Comunidades, presentes en 25 Naciones con 7 Inspectorías y 2 Visitadurías.

En AMÉRICA son 3,526 FMA en 477 Comunidades, presentes en 23 Naciones con 31 Inspectorías.

En ASIA son 2,615 FMA en 356 Comunidades, presentes en 22 Naciones con 16 Inspectorías y 1 Visitaduría.

En EUROPA son 5,030 en 414 Comunidades, presentes en 22 Naciones con 19 Inspectorías y 2 Visitadurías.

En OCEANÍA son 43 FMA en 9 Comunidades presentes en 3 Naciones Australia, Samoa y las Islas Salomón con 1 Inspectoría; en Papua Nueva Guinea las FMA son 13 en 3 Comunidades pertenecientes a la Inspectoría Filipina.

Oración a Santa María Dominga Mazzarello

Oh Dios, que nos has dado en Santa María Dominica Mazzarello, insigne por su humildad y amor, un modelo luminoso de vida cristiana y religiosa; concédenos buscar tu verdad, con sencillez de corazón, y manifestarla siempre en nuestra vida. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Santa María Mazzarello, tú, que viviendo desprendida del mundo y unida a Dios, practicaste las más preclaras virtudes, obtén a tus hijas la gracia de imitarte fielmente en la humildad y sencillez; en la caridad, pureza y espíritu de sacrificio; en la devoción a María Auxiliadora y en el amor a Jesús Sacramentado.

Asístenos también en nuestra última hora, a fin de que todas podamos reunirnos contigo en el cielo, para amar y bendecir eternamente a Dios y a nuestra celestial Madre Auxiliadora. Amén.

¡Oh Santa María Mazzarello! por aquel ardiente celo que te impulsó a recoger a las niñas para apartarlas del mal y hacerles amar y practicar el bien: oye mis súplicas e inspírame un deseo grande y eficaz de salvar mi alma.

¡Oh Santa María Mazzarello!, por aquella generosa heroicidad que te llevó en plena juventud, a sacrificar tus fuerzas y exponer tu vida en la ayuda y asistencia de una familia afectada de peligrosa enfermedad: ven en mi auxilio, tú que conoces la pena que me aflige.

¡Oh Santa María Mazzarello!, por aquella caridad inefable que te movió a abrir las puertas de tu instituto a tantas familias necesitadas que, víctimas de terrible inundación, había quedado sin pan y sin hogar: abre a mis necesidades las puertas de tu corazón y obtenme del Señor la gracia que tanto te pido. Amén.

 

Esta entrada fue publicada en Mundo.