La Malinche no fue traidora. Hay que colocarla en el lugar que le corresponde

Es momento de revaluar a La Malinche, consideran en ciclo de la SC de la CDMX
Ángel Vargas
La Jornada

La Malinche no fue traidora. Es el momento indicado de revaluarla y colocarla en el lugar que le corresponde, coincidieron el historiador Federico Navarrete, la lingüista y escritora Yásnaya Elena A. Gil y la abogada, poeta y ensayista Yelitza Ruiz.

Los tres especialistas participaron la tarde del jueves en la mesa de debate Malintzin y las mujeres indígenas, la primera de las cinco que en su etapa de arranque conforman el ciclo Hacia los 500 años de la resistencia de México-Tenochtitlan.

Este encuentro, que se realizará de manera presencial y virtual todos los jueves hasta el 12 de agosto, en el Faro Cosmos, es parte del programa con el que la Secretaría de Cultura (SC) de la Ciudad de México conmemora el medio milenio de la caída de la capital azteca a manos de los españoles.

La senadora y creadora escénica Jesusa Rodríguez, moderadora del ciclo, expresó su beneplácito porque en el México actual existe la posibilidad de tener diálogos plurales y respetuosos en los que se hable de todas esas problemáticas que están en la mente de la ciudadanía y son urgentes de conversar con el fin de entenderse mejor.

Mencionó que el 13 de agosto se cumplirán 500 años de eso que llamamos Conquista, pero que también podríamos llamar genocidio, ante lo cual consideró imperativo reflexionar sobre la manera en que se nos ha contado la historia.

Lo importante es que nos demos cuenta de que es una historia o una verdad histórica, por llamarla así, construida siempre en beneficio de los invasores, y que ya va siendo hora de que escuchemos las otras voces, sostuvo.

Por fortuna, ahora el tratamiento de la historia es diferente, y quizá los relatos que se dieron antes y que funcionaron en su momento son totalmente caducos.

Al igual que los participantes, la legisladora destacó la importancia de acercarse desde otras visiones a “esa persona extraordinaria que fue Malintzin, Malinalli o doña Marina, mal conocida como La Malinche”, en este contexto del 500 aniversario de la denominada Conquista.

¿Es éste el momento indicado para revaluarla y también a la mujer indígena? ¿Es el momento ya de revisar el trabajo de las mujeres indígenas en este país? ¿Acaso no son ellas las que lo han sostenido?, inquirió Jesusa Rodríguez, quien informó que existe un punto de acuerdo en el Senado para reivindicar a ese personaje histórico femenino y al resto de las mujeres indígenas del país.

Monumento a Malintzin

Sometió de manera informal a consideración de la audiencia la propuesta de sustituir el monumento a Cristóbal Colón, en Paseo de la Reforma, por uno dedicado a Malintzin y a las mujeres indígenas de México.

Al respecto, Federico Navarrete indicó que la mirada prevaleciente en América durante 500 años ha sido la de la cultura occidental, la de los hombres blancos, la de la tradición católica; resaltó que no se trata de negarlas, pero sí es indispensable saber que hay otras miradas.

Han sido 500 años en los que los pueblos indígenas han sobrevivido, se han adaptado, han resistido; en los que las mujeres han enfrentado violencias, marginaciones, pero también han luchado, reivindicado, y la sociedad mexicana del siglo XXI no es sólo producto de lo que hicieron los hombres blancos, de lo que hicieron Colón y Cortés, agregó.

“Es momento, 500 años después, de que veamos esas otras miradas y reconozcamos esas otras voces que siempre han estado allí pero han sido acalladas. Por eso me parece que un monumento diferente a unas personajas diferentes es una manera de imaginar a un México diferente también.”

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *