No puedo oponerme al regreso, pero tengo miedo por mi hijo: madre

No puedo oponerme al regreso, pero tengo miedo por mi hijo: madre

“Tengo miedo porque mi hijo es muy pequeño para poder cuidarse pero no puedo oponerme a su educación”, es la preocupación de la señora Cristina Fernández Ruiz

Veracruz, Ver.-

Tengo miedo porque mi hijo es muy pequeño para poder cuidarse pero no puedo oponerme a su educación”, es la preocupación de la señora Cristina Fernández Ruiz, quien ya fue informada de que en la escuela de su hijo sí habrá regreso a clases presencial este lunes 30 de agosto.

En entrevista comentó que no se encuentra muy convencida con la instrucción de las autoridades educativas con respecto al regreso a clases presencial debido a que el Covid-19 ha desarrollado variantes que ponen en riesgo la salud de los menores, sin embargo, mandará a su pequeño hijo a clases.

Mencionó que en casa han tratado de cuidarse siguiendo todos los protocolos del uso de cubrebocas, el lavado de manos y el uso del gel antibacterial por lo que espera que ambos jóvenes sigan con las medidas durante su estancia en la escuela.

“Siento que con el mayor hay menos riesgos porque él ya está grande sabe cuidarse y el pequeño anda corriendo, juega con sus amiguitos”, agregó.

Mencionó que según las autoridades de la escuela primaria las clases se restablecen este lunes en grupos pequeños para dar seguridad a la población estudiantil y un día a la semana podrán tomar su educación a distancia.

La señora Cristina ha participado activamente en las labores de limpieza de los planteles escolares donde estudian sus hijos, todo por el bienestar de la comunidad y que haya condiciones para que el regreso a clases sea seguro. Y brindó la entrevista mientras hacía labores limpieza de escuela “Heroica Veracruz”.

Padres con incertidumbre por la seguridad de sus hijos

Xalapa, Ver.-

Incertidumbre sienten algunos padres de familia y alumnos, pues a unos días de que inicien las clases para los niveles escolares de jardín de niños, primaria y secundaria, no saben a ciencia cierta cómo será el regreso a clases.

Moisés Ameca González, padre de dos niños de primaria, indicó que no sabe cómo serán las clases “porque unos dicen una cosa y otros otra y así como están los contagios no sé si sea lo más conveniente”, indicó.

Reflexionó que ya es tiempo de que los niños vuelvan a las aulas, pues “la verdad es que están muy atrasados porque no saben lo que deberían y eso les traerá problemas tarde o temprano. No es lo mismo que sólo se conectaban dos horas dos o tres veces por semana. A mí me gustaría que regresaran, yo apoyo esa decisión, pero también quiero que estén sanos”, indicó.

Alma Delia Rodríguez Almazán dijo que ella aún no sabe si sus hijos irán unos días y otros se quedarán en casa, ya que en cuanto reinicien tendrán una junta donde los padres votarán cómo quieren que sus hijos estudien.

En su opinión “urge” que los niños regresen a clases porque se han hecho muy flojos al acostumbrarse a levantarse más tarde, conectarse sólo dos horas, llenar cuadernillos sin tener la certeza de si hacen bien o mal las cosas porque les hace falta la directriz del maestro, pues en su caso se considera incapaz de ayudarles sobre todo con matemáticas y otras materias.

Su hija, Rosa Elvira Suárez Rodríguez, quien entrará a quinto grado, dijo que no quiere regresar a clases presenciales porque ya se acostumbró a estar en su casa, a levantarse más tarde, a ver la televisión y a desayunar más tarde, sin embargo su hermanita Ivana que ingresará a tercer grado sí quiere regresar porque ya quiere ver a sus amigas, jugar con ellas, conocer a su maestra y que le den dinero para comprar dulces.

Ruth Álvarez Aguilar aseguró que ha sido muy difícil para ella que los niños no asistan a la escuela porque su trabajo sí ha sido presencial, de manera que algunos días los tenía que dejar al cuidado de su abuela, de una tía y hasta de una vecina.

En su caso, sí quiere que sus hijos regresen a clases presenciales aunque sea tres días, pues eso le permitirá empezar a reorganizar su casa, a no sentirse tan presionada y sobre todo a “no tronarse los dedos” cuando su mamá o su hermana no pueden echarle la mano.

Por otro lado, consideró que también a los niños les hace falta salir, correr, interactuar con sus compañeritos y con su maestra o maestro.

Para Rosalía Pérez Jiménez y José Juan Arcos Ríos, padres de dos niños, es justo que sus hijos salgan, que vayan a la escuela de manera presencial un día sí y otro no, porque aunque están juntos y se entretienen, también les hace falta convivir con pequeños de su edad, ya que ellos se llevan cuatro años y a veces pelean porque la madurez no es igual.

A pesar de que aún no saben a ciencia cierta cómo será el regreso porque “unos dicen una cosa y otros otra”, esperan optar por un regreso gradual a las aulas.

Por su parte, Mayra Islas Rosas, profesora de preescolar, aseguró que será muy bueno reencontrarse con sus alumnos, puesto que las clases en línea nunca serán igual sobre todo en este nivel donde los pequeños deben ver, sentir, jugar y experimentar.

A ella le causa una enorme alegría poder trabajar de manera presencial nuevamente con sus niños aunque sea unas horas o sólo unos días, porque no estaban prepararon para las clases en línea y a pesar del tiempo que las dio le resulta muy difícil mantener la atención de los niños por más de una hora, en ese sentido se siente emocionada por tener un reencuentro con sus alumnos.

Laura Lozano Hernández, maestra de segundo grado de primaria, consideró que es necesario ver a sus alumnos, explicarles, mostrarles ejemplos a través de los cuales ellos entiendan y saquen provecho de las clases. Dijo que para ella es importante poder verlos, conocerlos, mirarlos a los ojos y decirles que cuentan con ella para resolver cualquier duda.

Escuelas saqueadas y sin servicios para el regreso a clases

Veracruz, Ver.- Sin puertas y ventanas, sin energía eléctrica ni agua potable y casi en ruinas quedó el jardín de niños “Elena Martínez Cabañas” tras nueve robos y varios actos de vandalismo sufridos durante los 17 meses que permaneció cerrado el plantel ante la emergencia sanitaria que se vive por el Covid-19.

El ambiente es desolador, las paredes que anteriormente estaban pintadas con lindos dibujos fueron destruidas, los pequeños lavabos especiales para los menores fueron arrancados al igual que los cables de energía; los climas también fueron robados, el portón de la entrada está a punto de caerse, ya que es detenido por unas bancas.

De acuerdo con Sara Yesenia Cano Ponce, directora del plantel ubicado en la calle de Canal entre Allende y Netzahualcóyotl en la zona centro de Veracruz, aún no se tiene un monto exacto de las daños, sin embargo la suma podría superar los 300 mil pesos, ya que cuatro de las seis aulas fueron dañadas en su totalidad, así como la dirección.

Detalló que durante los nueve robos los ladrones acabaron con todo: los climas, el mobiliario, las paredes, las bombas de agua, los lavabos, los cables de energía eléctrica.

Aulas fueron robadas y la dirección, ninguna tiene puertas, las protecciones quedaron destruidas, se llevaron cinco climas, estamos hablando que se robaron el cableado de adentro y de afuera, la bomba de agua, no hay agua, no hay instalación hidráulica se robaron la bomba de los bebederos y la que abastecía a la institución a partir de la cisterna, un rotoplas que estaba en el techo, la escuela está devastada fue saqueada y vandalizada porque cuando entraron a robar rompieron paredes y ventanas y quedó expuesto todo para que demás gente entrara hasta a hacer sus necesidades”, relató.

Por ello aunque quieran regresar a clases presenciales no hay condiciones de higiene ni seguridad para los menores y deberán seguir tomando sus clases a distancia.

“Realmente no hay condiciones para los niños, no garantizamos seguridad ni higiene, en los últimos robos se llevaron los lavabos, vamos a continuar a distancia, como maestros hemos estado viniendo a echarle el ojo a la escuela y es como nos hemos dado cuenta de los robos, pero al parecer volvieron a entrar porque venimos la semana pasada a limpiar y como que las pocas cosas que quedan están movidas”, señaló.

Indicó que están tratando de acceder a algún apoyo de la SEV, sin embargo, se encuentran con una complicación; y es que no cuentan con escrituras a pesar de que el plantel tiene más de 40 años de servicio.

“Estamos gestionando el acta de donación de la institución ya que las solicitudes que se han hecho a la SEV nos manejan que no se nos puede bajar recursos porque no tenemos escriturada la escuela, estamos en la gestión de ese documento”, agregó.

Recordó que anteriormente la matrícula de este plantel era de más de 100 menores y para este ciclo escolar apenas se han inscrito 30 niños, reduciendo así la matrícula hasta en un 70 por ciento.

El jardín de niños Elena Martínez Cabañas es apenas un extracto de la situación que se presentó durante este periodo de clases a distancia en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río ya que la mayoría de las escuelas sufrieron de dos a cinco o más robos.

Esta entrada fue publicada en Mundo.