Dramático rescate en Hospital de Tula. Reportan 15 decesos

Inundaciones

Reubican a 41 pacientes

Dramático rescate en Hospital de Tula

Reportan 15 decesos en el nosocomio; por falla en electricidad, mueren al menos 10 de ellos conectados a respirador

La Jornada

Quince personas fallecieron este martes en la clínica cinco del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tula, Hidalgo, al menos 10 de ellas debido a que los sistemas de oxigenación a los que estaban conectadas dejaron de funcionar cuando el hospital se inundó por el desbordamiento del río Tula y las presas Endhó y Requena, cuyas aguas colapsaron la planta de luz del nosocomio, informó el gobierno federal.

El Hospital General de Zona con Unidad de Medicina Familiar 5 del IMSS se ubica en la calzada Melchor Ocampo del centro de la ciudad, a unos 100 metros del río Tula, que se desbordó alrededor de la una de la madrugada. Una hora después el agua comenzó a entrar a la planta baja y dañó el sistema que alimentaba la oxigenación de 10 pacientes.

En sólo 20 minutos, el nivel del agua subió dentro de la clínica. Había 56 pacientes internados, de los cuales la mitad estaban por Covid-19, informó el director del IMSS, Zoé Robledo Aburto, en un video que grabó y publicó en su cuenta de Twitter.

Desesperados, todo el personal médico, enfermeras y paramédicos comenzaron a subir a los pacientes a otros pisos para trasladarlos a otros nosocomios. A los pocos minutos, sin embargo, tuvieron que subirlos al techo, desde donde helicópteros del Ejército Mexicano los trasladaron a hospitales de Pachuca, Tizayuca y Tepeji del Río.

Robledo Aburto confirmó la muerte de 15 personas que estaban internadas en el hospital. Otros 41 pacientes fueron reubicados en unidades médicas del IMSS. Una vez evacuados los enfermos, el personal médico también fue rescatado, tanto en lanchas como en helicópteros. El último grupo fue sacado de allí a las 17:40 horas. Dijo que eran 82 enfermeras, 12 médicos y 10 paramédicos, en total 104 trabajadores.

En tanto, el gobierno estatal informó que 2 mil viviendas resultaron afectadas en 10 colonias donde viven más de 31 mil personas, que sufrieron algún daño, cinco inmuebles se derrumbaron. Las zonas más afectadas son La Malinche, Dieciséis de Enero, La Mora, Unidad Habitacional Pemex, San Marcos, El Carmen, Centro, San Lorenzo, Cruz Azul y Rancho Chapultepec.

Durante un recorrido cerca de la clínica del IMSS colapsada, donde el nivel del agua alcanzó hasta tres metros, la lancha donde viajaban el gobernador Omar Fayad Meneses; el secretario de Seguridad Pública del estado, Mauricio Delmar Saavedra; el presidente municipal de Tula, Lenin Vladimir Coronado Posadas, y el general de la 18 Zona Militar, Bernabé Bernardo Chávez Lira, se volcó y los funcionarios cayeron al agua. Los cuatro salieron ilesos.

El gobernador también acompañó a Robledo Aburto al recorrido por la clínica del municipio para conocer personalmente las circunstancias de pacientes y personal médico, con la finalidad de jerarquizar las acciones a realizar. La afectación es trágica, es mayúsculo, hace muchos años no ocurría una situación similar, comentó Fayad.

He perdido todo lo que tenía, mis muebles están arruinados, dijo llorosa Teresa Ventura, una de las locatarias del tianguis de Tula, dedicada a la venta de ropa en el primer cuadro del centro histórico de la ciudad de Los Atlantes.

Relató que aproximadamente a las 22 horas del martes una intensa lluvia comenzó a caer en la zona Centro, lo que provocó que el mercado se fuera llenando de agua.

Me avisaron por WhatsApp que se estaba inundando y que fuera rápido a sacar la mercancía. Cuando llegó, relató, ya el agua superaba dos metros y le fue imposible rescatar algo. Lo mismo pasó con los locatarios de la Plaza del Taco.

Cerca de allí, en la calle Xicoténcatl, la central de autobuses quedó totalmente inundada. De acuerdo con algunos operadores, más de 20 unidades quedaron bajo el agua.

A las 19:50 horas se reportó que la presa Taxhimay se cruzó con el río Tula y ocasionó que éste subiera su nivel y se desbordara cerca de la localidad de San Mateo. El agua comenzó a entrar de nuevo a la central de autobuses.

En las turbulentas aguas del río Tula fue posible ver cómo se llevaba desde muebles hasta contenedores de gasolina. “Seguro se inundó la casa de un huachicolero”, bromeó uno de los vecinos, cuya vivienda se ubica en la colonia Leandro Valle.

En algunas partes no hay luz y el servicio de Internet, así como de telefonía, es deficiente.

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *