De esta forma Filippa y la OSX encantaron a los xalapeños

De esta forma Filippa y la OSX encantaron a los xalapeños

Los afortunados de escuchar a Filippa Giordano y los músicos de la OSX no disimularon su entusiasmo, a pesar de todos cumplir con el uso obligatorio de cubrebocas

La soprano Filippa Giordano, la Orquesta Sinfónica de Xalapa y el director invitado Lanfranco Marcelletti cautivaron al público xalapeño el 19 de noviembre en la sala Tlaqná con una versátil velada musical que inició con un infaltable del repertorio tradicional veracruzano, el son jarocho «Cascabel».

Tras un año ocho meses de crisis sanitaria y recitales ofrecidos por plataformas digitales, Filippa Giordano dio cuenta de un gran sentido del humor que propició sonoras carcajadas en los presentes; dijo estar agradecida de volver a los escenarios y sentir la calidez de la gente, al lado de «una orquesta tan profesional e histórica».

Atento, el público escuchó una a una las canciones seleccionadas, cuya coincidencia fue el amor y el romanticismo. Sonó así Volaré, de Domenico Madugno; No me platiques más, de Vicente Garrido; Nereidas, de Amador Pérez, y La Puerta, de Luis Demetrio.

También, Guateque, de Manuel M. Ponce; Habanera, de Georges Bizet; Cinema Paradiso, de Ennio Morricone; Funiculi Funicula, de Luigi Denza; Padrino, de Nino Rota, y otras canciones de películas de Disney, que la hicieron elegir portar un vestido de princesa rosa tenue; finalmente cerró con Veracruz, de Agustín Lara.

Atrás quedaron el exceso de tráfico en Circuito Presidentes, el frío de la noche, el haber logrado una de las localidades, las cuales se agotaron desde 72 horas antes de la presentación, ante el desconcierto y la pena de quienes se confiaron y pensaron adquirir sus accesos de último momento.

La pandemia exigió nuevas formas de acercarse a la música, así, la sala Tlaqná no estuvo al 100 por ciento de su capacidad total, lo que no impidió se hicieran largas filas para poder pasar los filtros sanitarios y esperar más tiempo del debido para el inicio del recital.

Los afortunados de escuchar a Filippa Giordano y los músicos de la OSX no disimularon su entusiasmo, a pesar de todos cumplir con el uso obligatorio de cubrebocas.

La velada queda como memorable para la historia musical de Xalapa, que con este concierto celebra el primer Festival Internacional “Xalapa y su Cultura”, organizado por la Secretaría de Turismo y Cultura del estado de Veracruz.

Sobre el repertorio elegido, el especialista Axel Juárez apunta que entre los innumerables acercamientos culturales que una tradición como la canción de amor puede generar, sin duda uno de los más volcánicos es entre Italia y México. «Canciones que destilan un romanticismo intergeneracional pueden, en una voz dotada y sensible, evocar intensos paisajes sonoros, familiares, populares. Escuchar esas canciones en un entorno orquestal, a gran escala, nos recuerda la grandeza inmortal del género, una invención tan antigua como infalible para transmitir el sentimiento universal del amor romántico».

Detalla que la conjunción entre Italia y México no puede sino dejarnos expuestos a un espectro emocional apasionado: «En este concierto, Filippa Giordano y la Orquesta Sinfónica de Xalapa ofrecieron una muestra de sonoridades hermanadas y de pasiones amorosas empalmadas».

La cantante Filippa ha formado parte de la historia de grandes eventos y celebraciones como la inauguración del museo María Callas en el Met de NY, The Woman Conference en Los Ángeles, así como para distintas personalidades. La del 19 de noviembre en Xalapa fue su primera visita a tierras veracruzanas, y prometió volver para cantar sin micrófono un repertorio operístico en su totalidad.

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *