El Estudio Marte, comenzó como el taller de Susana GO, ante la demanda de los artistas es galería

Invita Estudio Marte a sus expositores a reflexionar sobre el fenómeno artístico y a entender el espacio

Sin ser una residencia, los convoca a trabajar en su casona antes de exhibir su obra

Merry MacMasters
La Jornada

El Estudio Marte, ubicado en una casona del siglo XIX de la colonia Santa María la Ribera, comenzó en 2016 como el taller de la pintora Susana Gómez Ortiz (Ciudad de México, 1968), de nombre artístico Susana GO. Sin embargo, ante la demanda de consumir arte y la necesidad de los artistas por exponer su obra, el inmueble se convirtió también en un espacio de exhibición y reflexión.

Una vez instalada, GO invitó a algunos amigos para platicar sobre posibles proyectos. Optó por llevar a cabo dos: uno sobre la misma colonia, ahora de moda. Aunque los artistas siempre han vivido y trabajado allí, en fechas recientes se ha creado un ambiente particular, expresa la entrevistada. Para la muestra Tiempo compartido, invitaron a 33 artistas que tenían en común haber trabajado o vivido en la Santa María la Ribera. La buena respuesta obtenida le motivó a realizar un segundo proyecto en el que GO trabajaba desde hace años, también con mucho quórum.

El local sólo estuvo cerrado durante dos meses muy al principio de la crisis sanitaria. En 2020 y 2021, con mucha precaución logramos todas las exposiciones, sin público, aunque por obvias razones se hicieron menos.

Este proyecto de artista se ha desarrollado como una colaboración con los colegas invitados. Me interesa mantener un espacio donde los artistas podamos reflexionar sobre nuestra obra y lo que sucede ahora en este tiempo que nos toca vivir, no sólo en el país, sino en el ámbito global, precisa.

GO misma se encarga de armar el programa de exposiciones y hacer la curaduría. Para 2022 tienen 10 muestras aseguradas y el programa de 2023 está completo. Actualmente se presenta Las tierras del cielo, de la pintora Karen Dana Cohen (Ciudad de México, 1982), radicada en Chicago, y la dibujante Rocío Montoya Uribe (Ciudad de México, 1984).

Estudio Marte no es una residencia para artistas; sin embargo, antes de cada exposición GO pide a los expositores visitar el espacio, trabajar allí, más que como un taller, como un lugar de reflexión sobre el fenómeno artístico, es decir, de entender el espacio.

Para la entrevistada, la relación con el espacio no suele darse cuando uno exhibe en una galería o un museo: Simplemente mandan por la obra, alguien más la monta y decide cómo se diseñará. Muy pocas veces los artistas pueden tener injerencia en ese diseño que, para mí, es muy importante, porque de esa manera se teje y termina un discurso específico de una exposición. En Estudio Marte ese discurso se mantiene antes y durante la exposición, ya que está sujeta a modificaciones.

Para el presente mes se invitó a la curadora e historiadora Sandra Sánchez, quien trabajará el archivo de Estudio Marte, espacio que forma parte del programa de apoyos del Patronato de Arte Contemporáneo correspondiente a su convocatoria 2022.

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.