Festival autóctono resume toda la tradición cultural xochimilca

Festival autóctono resume toda la tradición cultural xochimilca

Arte, folclor y gastronomía se unen durante tres días en la décima edición del encuentro

Las actividades serán en la explanada del Foro Cultural Quetzalcóatl

Los pueblos y barrios protegen sus costumbres, lo cual propicia integración, apuntó la investigadora Beatriz Canabal

Al baile y el son se sumarán actividades académicas a cargo de la UAM y la UNAM

Arturo Cruz Bárcenas

La Jornada

Música tradicional, artesanías, comida de la región –como un platillo hecho con lengua de vaca, delicia difícil de conseguir–, además de son jarocho para zapatear… todo para que lugareños y fuereños la pasen alegre, en compañía de la familia, estará al alcance de la mano y de unas monedas a partir de hoy y hasta el domingo primero de mayo, en el décimo Festival Cultural Autóctono de Xochimilco 2016.

Considerada un pulmón de la Ciudad de México, la delegación resiste embates de urbanización para proteger su zona lacustre, la flora y fauna, como el ajolote, animal objeto de investigación por sus posibilidades curativas y regenerativas.

Las actividades de este festival se desarrollarán en la explanada baja del Foro Cultural Quetzalcóatl, en pleno centro histórico de Xochimilco.

Mario García Benigno, director general de este encuentro, informó en entrevista que este viernes, llueva o truene, a las tres de la tarde comenzará la cultura de verdad, la de abajo, la que huele, sabe, tiene color y se puede tocar, a unos metros, con el Ballet Zacapan Altépetl. Seguirá la conferencia La zona lacustre de la Ciudad de México: la conservación de un paisaje único, por Beatriz Canabal Cristiani, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Xochimilco. Música con los grupos Telpoch, Bossanónimos y Lost Fusión.

El sábado 30, Día del Niño, habrá danza con el Ballet Ireri Xóchitl. A las 12 horas será la inauguración del festival, encabezada por el delegado Avelino Méndez Rangel. Posteriormente, habrá son jarocho y cinco grupos más para darle al baile.

Medicina, tés y sobadores

El domingo primero de mayo, para celebrar el Día del Trabajo, música romántica y la conferencia Relación de los pueblos indígenas en los cambios políticos del DF, por Humberto Polo Martínez, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

García Benigno destacó que el propósito del festival es crear un espacio de expresión artística y cultural donde hombres, mujeres y niños se encuentren con el arte. En el encuentro no se vende alcohol, porque, precisó, en Xochimilco ya hay muchas fiestas para agarrar la jarra. “Para alegrarse habrá son huasteco. Vayan, no se van a arrepentir. Deben saber que Xochimilco es cuna nahuatlaca.

Además del programa artístico habrá medicina tradicional, sobadores, para quien tenga una dolencia muscular; habrá preparados de tés para aliviar efectos de la diabetes. Rendiremos homenaje a Veracruz y varios de los grupos musicales participantes son de ese estado.

Beatriz Canabal explicó que Xochimilco formó parte de los pueblos originarios de la Ciudad de México y su paisaje es único en el mundo. Con el festival buscamos que se reconozca la tradición cultural xochimilca. A la delegación le afecta la migración y debería regularse, para conservar sobre todo la zona natural, pues ya se ha perdido tierra de cultivo, agua limpia de los canales, que se saca y se envía para la ciudad. Una defensa es que los pueblos y barrios de Xochimilco tienen sus costumbres y las protegen, lo cual propicia integración. Se respetan las mayordomías y hay fiestas patronales. Importante es el culto al Niñopan, en la que una familia da de comer largo tiempo a la comunidad. Ahora, este festival es importante para que la gente reconozca sus valores.

Juan Hernández, coordinador del festival, habla mixteco y así lo hará en las actividades del programa, como anunciador. Quiero destacar la gastronomía, en la que estará representada la cocina oaxaqueña, con los tamales, el atole, tlayudas con chapulines. El platillo tradicional de Xochimilco es el tlapique, de lengua de vaca, que se vinagrea y se le agregan venas de chile. Es triste que ya no se encuentre en los restaurantes, pero cerca del centro hay un negocio en el que se puede comer. Otro punto importante son las artesanías.

Día Internacional de la Danza

Para celebrar el Día Internacional de la Danza

Profesionales, grupos emergentes y aficionados se presentan en varios espacios de la CDMX

La compañía Barro Rojo escenifica Traslaciones, con las coreografías Trinidad, Victoria y Cartas de otoño

El Taller Coreográfico de la UNAM dedica dos funciones a Gloria Contreras, su fundadora

La Universidad Nacional Autónoma de México se suma a los festejos

Fabiola Palapa Quijas

 La Jornada

Con motivo del Día Internacional de la Danza, que se festeja el 29 de abril, profesionales del arte dancístico, así como aficionados y grupos emergentes, presentan hoy y mañana sábado sus propuestas coreográficas en varios foros de la Ciudad de México (CDMX).

Esa conmemoración se instituyó en 1982 en honor al bailarín francés Jean-Georges Noverre, considerado el creador del ballet moderno.

La compañía Barro Rojo Arte Escénico, que este año celebra su 34 aniversario, presenta Traslaciones en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque (CCB).

El programa incluye las obras Trinidad y Victoria, de Miguel Gamero, así como Cartas de otoño, de Laura Rocha, directora de la agrupación, quien con este proyecto refleja el constante movimiento de Barro Rojo, pues trabajan a partir de inquietudes y estética propios.

Traslaciones tiene como eje el movimiento de un espacio a otro que implica llevar consigo la totalidad. Una analogía de cambiar permanentemente el espacio interior y exterior sin perder nuestra historia y esencia.

Barro Rojo Arte Escénico se presenta hoy a las 20 horas, el sábado 30 a las 19 horas y el domingo primero de mayo a las 18 horas en el Teatro de la Danza del CCB.

Pina, filme de Wim Wenders

El Taller Coreográfico de la Universidad Nacional Autónoma de México (TCUNAM) festejará el arte de Terpsícore con un programa dedicado a la memoria de su fundadora, Gloria Contreras (1934-2015).

Se presenta en el teatro arquitecto Carlos Lazo hoy, y mañana sábado en la sala Miguel Covarrubias a las 12:30 horas; interpretará Give peace a chance, The Beatles.

La Dirección de Danza de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) celebrará el Día Internacional de la Danza este sábado con la participación de mil 350 bailarines, 80 compañías y 20 géneros dancísticos. Entre las agrupaciones que se suman al festejo figuran el Ballet Folklórico de Amalia Hernández, Ardentía, Cirko de Mente, Compañía Capitalina de Danza, Grupo Yuka Danza Cantos y Tambores Afrocolombianos y la presentación de los Talleres Libres de Danza.

Como parte del festejo se proyectarán películas como Pina, de Wim Wenders; Billy Elliot, de Stephen Daldry, y First Position, de Bess Kargman.

Las actividades se desarrollarán de las 12 a las 20 horas en la explanada de la Fuente, el Foro del Estacionamiento 3, salas Carlos Monsiváis, Julio Bracho y Miguel Covarrubias, del Centro Cultural Universitario (Insurgentes Sur 3000).

Foto

Escena de Cartas de otoño, coreografía de Laura Rocha, directora de Barro Rojo, agrupación que se presenta hoy, mañana sábado y el domingo en el Teatro de la DanzaFoto Emilio Llescas (Sabín)

/cortesía de la compañía

TINtervalo5, compañía que dirige la coreógrafa Viridiana Bravo, tendrá una función especial con motivo del Día Internacional de la Danza este viernes con Los hombres de la Tierra, obra que de las preguntas que nos hacemos en la intimidad de la razón. Se trata de una recuperación de esa voz interna que habla desde lo más profundo de las personas.

La propuesta coreográfica está basada en Los 58 indicios sobre el cuerpo, del filósofo francés Jean Luc Nancy: los hombres de la tierra trazan una cartografía sobre la corporalidad, desnudando al individuo que se revela ante una sociedad capitalista.

TINtervalo5 se presenta hoy a las 20 horas en el foro de la escuela de arte Sunland (Cozumel 31, colonia Roma Norte).

También este 29 de abril, en el foro laCantera (Ponciano Arriaga 31, colonia Tabacalera) se presentan compañías emergentes que buscan posicionarse dentro del panorama dancístico nacional, con obras arriesgadas y experimentales. Las actividades se iniciarán a las 19:30 horas con el grupo Poc Impulse, proyecto de laCantera, que interpretará la pieza Primera entrega; posteriormente la agrupación Signos Vitales escenificará Destellos de luz en la oscuridad, que aborda el tema de cumplir los sueños ante la adversidad y luchar por ellos.

Asteroide B-612, obra para niños

Como parte del festejo dancístico, Sensodanza se presentará con la propuesta Vacío e Itza Chavira llegará con su obra Soluciones, donde entabla un diálogo corporal y sonoro con las notas de un violín y la manipulación de globos, finalmente se presentará Flor Garfias con el fragmento Invierno de la obra Las estaciones.

En la segunda parte de la programación actuarán el bailarín Javier Velázquez, con un montaje sorpresa; la compañía HEBRA construcción en movimiento, con la pieza Árido suspiro, y de nuevo Flor Garfias y el grupo de danza afro de laCantera con la propuesta Danza movimiento danza sentimiento.

Ese día se ofrecerán clases gratuitas para personas interesadas en acercarse a las diversas manifestaciones de la danza.

Para los niños, la compañía Athosgarabathos presenta en temporada Asteroide B-612, obra montada con el concepto de teatro pobre, en el que con un mínimo de elementos se crean las atmósferas para dar vida a los personajes.

El oficio de los escritores.

Siempre me ha causado un gran respeto el oficio de los escritores.

Es decir, el otro oficio, la ocupación para la supervivencia.

Muy pocos han vivido de la escritura, de su creación.

Los más afortunados se han buscado la vida con la escritura de artículos en los periódicos, pero la mayoría han sido oficinistas, agentes de seguros, empleados de la administración pública, reporteros, periodistas, abogados, ingenieros, profesores, médicos y hasta comerciantes, militares, camareros y marinos.

Y algunos han pasado necesidades y se han tenido que morir para que se reconozcan sus obras o desaparecer para que los dejaran en paz.

En España ahora hay una ley propugnada por la derecha que impide ser escritor a los mayores de sesenta y cinco años.

Así, como se oye. Si un escritor está jubilado y percibe por derechos de autor premios literarios o por colaboraciones en prensa emolumentos que superen los 9 mil euros anuales, el gobierno los multa e incluso les suspende la paga de jubilación.

De nada les sirve haber cotizado a la Seguridad Social durante treinta y cinco o cuarenta años, pues el Estado considera que si crean no tienen derecho a cobrar la pensión de jubilación. Esa España retrógrada y poco progresista es la que pretende enarbolar la modernidad europea. Es decir, está prohibido ser creador o a pocos les importa.

El propio Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616), del que ahora hay legiones de expertos sobre su obra, conoció la miseria y el desprecio y tuvo oficios varios para sobrevivir, como el de soldado, recaudador de impuestos, secretario y otras labores que intentaba compaginar con su pasión por la poesía, la novela y la dramaturgia. Este español, ahora querido en el mundo entero y considerado como el escritor más grande, más universal de la lengua española, reverenciado como una figura planetaria, junto a Shakespeare en inglés, conoció la miseria del corazón humano. Estuvo cautivo y abandonado en tierras de Argel hasta que unos frailes lo rescataron tras pasar encerrado cinco años, y sufrió los desastres de la guerra en su brazo, lo que le valió el sobrenombre de manco de Lepanto.

Me gusta Cervantes no sólo por haber escrito El Quijote, La Galatea o las Novelas ejemplares, sino porque era diferente a los demás y ahí radica su éxito en generaciones posteriores a la suya: en su capacidad de ser contrario al resto de los escritores. Cervantes fue consciente de su diferencia, lo que le dio independencia e indiferencia en su época. Lo que destaca en él precisamente es su gran inventiva, su capacidad de introducirse en sus personajes y darles vida real. De alguna forma esta es la clave de la trascendencia de Cervantes, de que cuatrocientos años después de su muerte sea uno de los autores más vivos de la historia de la literatura. Pero la tristeza y grandiosidad del asunto es que no recibió reconocimientos en vida, pues sus cerca de setenta años de existencia transcurrieron entre la tristeza, la miseria y la injusticia. Hasta fue excomulgado dos veces por intentar cobrarle impuestos a la Iglesia católica de la época. Ahora pasa igual, pues esta institución no paga impuestos en España ni en México en pleno siglo xxi. Casi nada ha cambiado a pesar de que hayan cambiado muchas cosas en estos cuatro siglos. Por eso hay una Iglesia que imita a Cristo, ayuda a los pobres, y otra gorda, rica, glotona que posee alforjas repletas de oro y mira con desprecio a los que sufren la miseria social. Cervantes supo un poco de eso y se refugió en la creación de don Alonso Quijano en su mundo ideal, abundante, platónico, amatorio, que prefirió adherirse a un plano imaginativo y rico antes que a uno real y lleno de miseria.

Y a pesar de todo, debemos gratitud a su mala suerte, a la de Cervantes, porque gracias a ella creó a Don Quijote y elaboró magistralmente la figura de Sancho Panza. Se ha escrito tanto sobre estos personajes que intentar hablar de ellos de manera erudita es provocar la sonrisa irónica de tanto cervantista real y de ocasión. Lo que más me fascina de esta creación magistral es que algunos –sólo algunos– de los que hablan de la gran obra maestra ni siquiera la han leído. Eso es grandioso, sublime y, si existiera la otra vida, Miguel de Cervantes estaría riéndose incesantemente al escuchar tanta majadería, tanto desasosiego, tanta miseria literaria. Pero eso sí, gracias a los cervantistas Cervantes es más Cervantes. Recuerdo que cuando me nombraron director del Instituto Cervantes de Fez me puse al día repasando toda su obra y varias de sus biografías, y cuando pasaba el tiempo me sorprendía de que nadie me preguntara nada. Luego descubrí, ya en las últimas reuniones de directores, que los directivos que acababan de entrar poco antes de que otros y yo mismo saliéramos no habían leído ni una línea del tal señor llamado Miguel de Cervantes Saavedra, que por cierto pasó parte de su infancia en Córdoba, pero eso sí, eran personas muy relacionadas con lo que se denomina la derechona española y con los poderes fácticos de la Santa Madre Iglesia.

Alcalá de Henares, en su acordado nacimiento allá por el 29 de septiembre de 1547, luego Córdoba, Sevilla, Salamanca, Madrid, Roma, Túnez, Corfú, Argel, Denia, Esquivias, Valladolid y muchas otras ciudades reales que vivió o hizo mencionar a sus personajes, forman parte del mundo urbano universal de este creador de la primera novela moderna de quien ayer, 23 de abril, se conmemoró el cuatrocientos aniversario de su muerte y que ratifica los cuatro siglos de inmortalidad y permanencia de su obra, un reconocimiento que no recibió en vida. Si ahora levantara la cabeza apenas se reconocería. “¿Quién es este del que se habla tanto?” “Eres tú, Miguel de Cervantes, en olor de multitudes.”

El Príncipe de los Ingenios

El Príncipe de los Ingenios conoció la necesidad desde pequeño, pues cuando apenas tenía dos años su padre fue a parar a la cárcel por deudas y sus bienes le fueron embargados. De ahí en adelante le acompañó la pobreza. Cervantes llegó a Córdoba en 1553, con seis años. Cuentan los estudiosos sobre su vida y obra que aquí aprendió a leer y a escribir, así como a apreciar el teatro. Vivió en la plaza del Potro. Y él mismo, aun habiendo nacido en Alcalá de Henares, en un pleito celebrado en Sevilla en 1593 declaró ser natural de Córdoba, para afirmar sus raíces cordobesas. También se ha subrayado que mucha parentela de Cervantes era de Córdoba. Los cervantistas han coincidido en afirmar que la relación de Cervantes con Córdoba es menor de lo que a muchos les gustaría. Se sabe, por ejemplo que sus abuelos paternos eran cordobeses, que Cervantes estuvo encarcelado durante unos meses en Castro del Río y que pasó por Montilla recaudando impuestos, pero poco más. La famosa Posada del Potro aparece en Don Quijote, pero no se ha podido probar que Miguel de Cervantes estuviera hospedado en dicha posada.

Durante más de dos siglos compitieron por el lugar de nacimiento de Cervantes: Madrid, Toledo, Sevilla, Esquivias, Lucena, Consuegra, Alcázar de San Juan y Alcalá de Henares. Para aclarar el complicado laberinto de estas aspiraciones dedicó Jerónimo Morán, uno de sus más notables biógrafos, el segundo capítulo de la Vida de Cervantes que acompaña la edición del Quijote que se publicó en 1863. La candidatura de Madrid vino avalada por Lope de Vega en su Laurel de Apolo. Por su parte, Andrés de Claramonte y Corroy señaló Toledo en su Letanía moral de 1613. Tomás Tamayo de Vargas dijo que era Esquivias, por ser de allí doña Catalina Palacios Salazar, esposa del escritor. Eran por aquel entonces las tres candidatas de mayor crédito. La de Sevilla se basa en una interpretación errónea del prólogo que Cervantes escribió para sus Comedias. Tampoco arraigó la candidatura de Consuegra, basada en la investigación de un supuesto incidente que llevó a la cárcel a Cervantes, cuando fue a cobrar a Argamasilla una deuda que tenían los vecinos con la priora de San Juan. No apareció ningún documento sobre tal suceso. Gregorio Mayans y Císcar pensaba en 1738 que la ciudad natal de Cervantes era Madrid, pero cambió de idea cuando en 1748 apareció una lista donde se enumeraban cerca de doscientos cautivos rescatados de Argel el año anterior. Allí aparece un Miguel de Cervantes, de treinta años, natural de Alcalá de Henares. Alcázar de San Juan fue candidata debido a la aparición de un documento correspondiente a un niño de nombre Miguel, nacido el 9 de noviembre de 1558, hijo de Blas Cervantes Saavedra y de Catalina López, en cuyo margen se había anotado tiempo después: “Ese fue el autor de la historia de Don Quijote.” Pero la más fiable fue la de Alcalá, pues Cervantes habría tenido sólo trece años en la batalla de Lepanto.

Don Quijote cabalga en Iberoamérica

La vinculación de Cervantes a Iberoamérica ha sido defendida por sus estudiosos, que constantemente lo han relacionado. Está presente, por ejemplo, en las grandes obras del Boom hispanoamericano, como puede observarse en las obras de Alejo Carpentier Los pasos perdidos y en Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez.

La relación con México se detecta en El rufián dichoso, donde se habla de “la muy leal y muy noble Ciudad de México”, donde Cervantes relata los avatares de Fray Cristóbal de la Cruz a partir de las crónicas del lugar.

El relato del cautivo que, rescatado de las mazmorras, guía por tierras cristianas a Zoraida que huye de su hogar y de su patria movida por la devoción a la Virgen, se plasma tanto en Los baños de Argel como en El Quijote. Las mediaciones de don Alonso Quijano habrían logrado poner fin a las disputas de dos parejas que se habían visto envueltas en un sainete de devaneos amorosos, típico de la denominada “comedia de enredos” del Siglo de Oro. Conversaban entonces con grupos de comensales que se habían dado cita en una venta y se encontraban festejando el término de sus conflictos, cuando llegó la mora Zoraida acompañada del cautivo de Argel, que descubriría a su hermano entre los concurrentes, habiendo llegado de improviso en busca de albergue en su tránsito hacia su lugar de destino que era Ciudad de México, en donde tenía la encomienda de desempeñarse como Oidor de la Real Audiencia de su majestad el rey.

La influencia de Cervantes en Iberoamérica posee diferentes ángulos, como el que ofrece Rubén Darío en una versión decadente del mito en su cuento DQ, ambientado en los últimos días del imperio colonial español, así como en las Letanías a Nuestro Señor Don Quijote, incluidas en sus Cantos de vida y esperanza, publicado en 1905, como observa muy acertadamente el cervantista, poeta y lexicólogo sevillano Francisco Rodríguez Marín. También el costarricense Carlos Gagini escribió un relato denominado Don Quijote se va, y el cubano Enrique José Varona, una conferencia titulada Cervantes. El escritor argentino Evaristo Carriego escribió un extenso poema titulado Por el alma de Don Quijote, que participa en la extendida santificación del personaje quijotesco. También los argentinos Alberto Gerchunoff (1884-1950) y Manuel Mújica Láinez (1910-1984) son habituales cultivadores de lo que se ha denominado glosa cervantina, y se observa también el influjo cervantino en el Martín Fierro, de José Hernández y en otra obra maestra de la literatura gauchesca, Don Segundo Sombra, de Ricardo Güiraldes. El historiador colombiano Ignacio Rodríguez Guerrero publicó su libro Los tipos delincuentes del Quijote, una investigación que presenta los diversos tipos de delincuentes y terroristas perseguidos por las leyes de su tiempo. También es destacable el influjo cervantino en la gran novela histórica de Enrique Larreta La gloria de Don Ramiro, y Jorge Luis Borges posee una relación tan compleja con la ficción como la de Cervantes, pues no en vano leyó la obra desde niño y la glosó en ensayos y poemas, y también se inspiró en ella para elaborar el cuento “Pierre Menard, autor del Quijote”, incluido en su antología Ficciones.

Los especialistas sostienen que desde el siglo xix todos los escritores en lengua española poseen huellas de esta obra, desde Galdós hasta el mismísimo Borges. Aseguran que Don Quijote es una obra maestra porque es capaz de transformarse a lo largo de los siglos, desde libro de burlas a novela moderna, pasando por tratado filosófico. Estamos ante una verdadera obra literaria que lleva indiscutiblemente el marchamo de obra maestra. Cervantes ignoró que el Quijote se convertiría en lo que es hoy y que él mismo crecería en su dimensión actual •

A 101 años del Genocidio Armenio: Siempre recordar, nunca olvidar y jamás permitir

Reloj Armenio en el Parque México

A 101 años del Genocidio Armenio: Siempre recordar, nunca olvidar y jamás volver a permitir

Por Natt Félix

 “Se estima que antes de la Primera Guerra Mundial vivían dos millones de armenios en el Imperio Otomano. Aproximadamente un millón y medio de ellos fueron asesinados entre 1915 y 1923. La parte restante fue islamizada o exiliada.”

Yo quisiera ver cualquier poder en el mundo destruir esta raza, esta pequeña tribu de gente sin importancia cuyas guerras todas ya han sido libradas y perdidas, cuyas estructuras están derrumbadas, cuya literatura no es leída, cuya música no es escuchada y cuyas oraciones no son respondidas. Adelante, destruya a Armenia, vea si usted puede hacerlo, mándelos al desierto sin pan y sin agua, queme sus hogares e iglesias, y después vea si no reirán nuevamente, no cantarán y no orarán. Cuando se encuentren dos de ellos en cualquier parte del mundo vea si ellos no van a crear una nueva Armenia.

 Armenia de William Saroyán

El pasado domingo 24 de Abril se llevó acabo la conmemoración de los 101 años del inicio del genocidio armenio cometido de 1915 a 1923 a manos del gobierno turco, día en el que de acuerdo a documentos históricos empezó la masacre con el secuestro y ejecución de 250 intelectuales y líderes armenios de la época; crimen de lesa humanidad que en pleno año 2016 sigue sin ser reconocido por parte del gobierno de Turquía, además de ser poco recordado por la memoria colectiva de las naciones a pesar de ser considerado como el primer genocidio del siglo XX, sucedido décadas antes del holocausto judío.

Los armenios son un pueblo milenario, siendo uno de los primeros asentamientos y civilizaciones humanas de las que se tiene registro, el idioma armenio incluso tiene un origen diferente y único en Eurasia, constituyendo una rama independiente de las lenguas indoeuropeas.

Armenia se encuentra en la región del Cáucaso meridional con el Monte Ararat al sur, lugar sagrado y símbolo del pueblo armenio, donde de acuerdo a las escrituras se posó el Arca de Noé después del Diluvio Universal, además de ser la región donde de acuerdo a la tradición oral también pudo haberse encontrado el Jardín del Edén. El pueblo armenio fue el primero en convertirse al cristianismo en el año 301 d.C., hecho que jamás fue perdonado por los turcos islámicos.

El actual gobierno de Turquía sigue negando sistemáticamente el genocidio, además de minimizar las evidencias del intento de exterminio contra los armenios a pesar de los múltiples esfuerzos a nivel internacional por lograr reconocimiento de tan trágico episodio. Por lo tanto, es de vital importancia que las naciones del mundo brindemos apoyo y reconocimiento internacional para el pueblo armenio como acto de justicia por las atrocidades de las que fueron víctimas.

A pesar de eso muchos gobiernos del mundo, incluido el mexicano siguen sin dar reconocimiento y voz al genocidio armenio, apenas 23 naciones lo han hecho hasta ahora, entre los que se encuentran Argentina, Bolivia, Chile, Uruguay y Venezuela en América Latina y, Bélgica, Francia, Holanda, Italia, Polonia, Suecia, Suiza, Rusia y el Estado Vaticano, en Europa.

Los Armenios en México

Cada 24 de abril los armenios alrededor de todo el mundo recuerdan el inicio del intento de exterminio de sus antepasados a manos del imperio otomano durante la Primera Guerra Mundial. Las masacres, los desplazamientos forzados y las incontables amenazas obligaron a gran parte de la población a escapar y buscar refugio en otras naciones, creando una diáspora en los diferentes continentes.

Uno de los varios lugares a los que lograron emigrar fue México, donde hubo un ingreso de varias decenas de armenios a través del puerto de Veracruz a principios del siglo pasado.  Muchos de ellos se trasladaron a la Ciudad de México, en donde se establecieron en el barrio de La Merced, en el centro histórico de la ciudad entre 1920 y 1930. Los refugiados lograron establecerse como pequeños comerciantes, principalmente en el rubro del calzado, llegándose a convertir en prósperos empresarios a base de arduo trabajo y sobre todo de gran capacidad de adaptación y supervivencia. Hoy los mexico-armenios se encuentran en destacadas posiciones como maestros, investigadores, empresarios, actores y músicos. Un claro ejemplo de ello es José Sarukhán, exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México y el periodista fundador del periódico “La Jornada” Carlos Payán.

El pasado 24 de abril, la comunidad armenia en México se reunió en el Parque México en la Colonia Condesa, donde familias enteras, de segunda, tercera y hasta cuarta generación recordaron frente al Reloj Armenio que fuera donado por los habitantes armenios de la ciudad de México para mantener viva la memoria y la conciencia del holocausto armenio.

Después del medio día empezaron a llegar los descendientes de aquellos primeros refugiados armenios que encontraron un nuevo hogar en nuestro país, con claveles en mano y la flor de No Me Olvides como símbolo, fueron dejadas decenas de flores blancas a la orilla de la fuente del reloj como forma de conmemoración de tan importante fecha.

Acompañados también por un cuarteto de cuerdas interpretando música armenia, los asistentes convivían con familiaridad y gusto de encontrarse nuevamente, se podían escuchar conversaciones en idioma armenio y gente de todas las edades conviviendo. En nuestro país se calcula que la comunidad de origen armenio asciende a 2 500 personas hoy en día.

En el evento estuvo presente el Dr. Carlos Antaramián, antropólogo investigador del Colegio de Michoacán y principal representante y difusor de la cultura armenia en México, quien a través de publicaciones, conferencias, exposiciones y documentales ha podido dar voz a la presencia del pueblo armenio en nuestro país y el continente americano desde hace ya varios años.

La lucha del pueblo armenio es únicamente por reconocimiento, memoria y reparación al daño causado a sus antepasados y su historia, es tiempo de que exista una empatía por parte de la humanidad a tan importante hecho histórico que, a pesar de las manifestaciones internacionales en protesta a la falta de justicia por parte del gobierno turco, no ha encontrado un cambio de postura para que jamás otro pueblo del mundo experimente un suceso tan trágico como este.

 

Primavera Violeta: Marchan miles de mujeres al Ángel en protesta contra la violencia de género

La Jornada. Por Blanca Juárez.Primavera Violeta Ciudad de México. La primera Movilización Nacional contra las Violencias Machistas dio inicio con niñas, activistas, madres de mujeres asesinadas o desaparecidas, amas de casas y estudiantes que marchan juntas para exigir el respeto a sus derechos y para exhortar a otras a unirse y no guardar silencio ante las agresiones.

La “Vulvatucada” va delante, musicalizando el avance y sorprendiendo a los transeúntes con sus canciones provocadoras: “Al violador, cuchillo volador!”.

Los carriles laterales de Reforma con dirección al sur han sido cerrados para el paso del contingente. Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México y de Tránsito flanquean el avance de las manifestantes. También se encuentran monitores de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y de Amnistía Internacional (AI).

“Ni una menos” exigen en pancartas, en alusión a las que han sido asesinadas por su condición de género. Un contingente de ciclistas también recién arribó desde Coyoacán. Motociclistas enfundadas en cuero se sumaron a la protesta nacional.

La vanguardia avanzaba por Paseo de la Reforma, mientras que la retaguardia salía de la Plaza de la República. “De camino a casa quiero ser libre, no valiente”, dice la pancarta de una joven. “Son mías, no de la banda”, se ha escrito la misma chica en el pecho.

“Vivas nos queremos” van coreando a todo lo que su voz puede dar. Uno de los objetivos de acudir a esta marcha, explicó, Jimena Álvarez Rodriguez, quien no pertenece a ningún colectivo, es “hacer visibles las violencias que vivimos a diario, algunas soportamos el acoso y otras ya no pudieron más, fueron víctimas del feminicidio”.

De manera ordenada, por contingentes, partieron a las 3 de la tarde. “Tiemblen los machistas que América Latina será toda feminista” corearon a la salida del Monumento a la Revolución.

Irinea Buendía y Norma Andrade, madres de dos jóvenes asesinadas, se encuentran dentro de la marcha. Madres lesbianas, feministas socialistas, bailarinas, artistas, académicas, así como un contingente de jaraneros también han asistido.

Algunas mujeres llevaron a sus novios, amigos, hermanos o papás, sin embargo, los varones no marcharon en los primeros contingentes.

Una pregunta para Shakespeare y Cervantes

Una pregunta para Shakespeare y Cervantes

ARIEL DORFMAN

Proceso

¿Quién visitó a esos dos hombres en su lecho de muerte a fines de abril de 1616, uno en Madrid, el otro en Stratford; quién les susurró una última palabra, una pregunta final?

La historia de nuestra propia muerte es la única experiencia que somos incapaces de transmitir. Si Cervantes y Shakespeare, pese a su divino manejo de la palabra, no escapan a esa férrea regla de la mortalidad, ¿no es posible, al menos, hacer el intento de vislumbrar lo que quizás pasaba por la mente de aquellos dos gigantes literarios mientras la vida se les iba extinguiendo? Es cosa de usar la misma imaginación con que ellos poblaron y cambiaron el mundo. El legado de esa imaginación podría ayudarnos a oír las voces que custodiaron a esos autores en su hora extrema.

Si dependiera de nosotros, ¿a quién elegiríamos para que se acercara en nuestro nombre a Miguel de Cervantes al finalizar sus días; quién sería nuestro mejor representante ante un William Shakespeare moribundo? ¿Quién se atrevería a intervenir en ese instante en que la luz se apaga? Dejemos de lado los parientes de duelo, los clérigos ávidos, los espectadores curiosos.

Busquemos a alguien más cercano.

Busquemos a alguien que los acompañe fielmente durante esa solitaria agonía, alguien que ellos desearían tener a su lado.

En el caso de Cervantes, la identidad de ese ser entre las sombras no admite dudas.

Don Quijote sería el escogido por su creador para que le hiciera aquella pregunta final… Con cuánto gusto se la plantearía a ese hombre que le abrió a él y a su escudero los caminos de La Mancha, imaginándoles aventuras en un país que no tenía cabida para soñadores como ellos. Tal vez Don Quijote, siempre tan curioso, hubiese querido descifrar primero algo que fascinaría a sus futuros lectores: ¿cómo es posible que un veterano de guerra, abofeteado por el infortunio y la miseria, llegara a escribir una obra tan festiva, tan llena de alegría y vida contemporánea, forjar tal esperanza a partir de las cenizas de la tristeza y las ilusiones? O tal vez aquel viejo inventado por Cervantes, seco de rostro, enjuto de carnes, loco y sagaz, ¿no extraería acaso de su hacedor algunos consejos para guiar a sus compatriotas en los tiempos turbulentos que los aquejaban, dilemas parecidos a los que nuestra humanidad enfrenta siglos más tarde?

Pero El Caballero de la Triste Figura teme malgastar esta oportunidad singular para dirigirse a su Autor acerca de algo absolutamente crucial, algo que hace tiempo le perturba. Sabe que ésta es su última misión. Después de tantas luchas frustrantes por la justicia, tantas empresas descalabradas, hará todo lo posible para no equivocarse esta vez.

En cuanto a Shakespeare, el escenario de su existencia está habitado por tantos protagonistas favoritos que resulta difícil conjeturar cuál de ellos hará su aparición en ese día irrevocable. ¿Nuestro dramaturgo no recibiría con una sonrisa a Falstaff y Rosalind, a Julieta y Miranda y Puck, acaso no comprendería que Lear y Macbeth, Otelo y Malvolio, ansían saber las razones por las que se les asignó un destino tan aterrador? ¿O preferiría Shakespeare inducir a Prospero a que abandonara su isla, a la espera de alguna música y magia para consolar esta despedida? Aunque si Shakespeare pudiera elegir –¿y por qué no iba a tratar de vencer la soledad mientras sus ojos se oscurecen?–, hay un candidato irrefutable. El príncipe de Dinamarca. Su personaje más entrañable. Como Don Quijote, Hamlet, que también juega el rol de la locura, podría sentirse incitado a sumergirse en los innumerables enigmas que dejó tras sí su creador. Averiguar, por ejemplo, por qué no salvó a Cordelia, por qué tuvo que ahogarse Ofelia, por qué el amor de Desdémona se paga tan caro. O interrogar los misterios más recónditos de Shakespeare: ¿fue católico, dónde pasó los ocho años perdidos de su vida, quién inspiró sus sonetos?

Pero la hora nebulosa de la muerte no es para tales indagaciones.

Antes de que se haga el silencio que invoca Hamlet mismo en su propio desenlace, hace falta una pregunta. Sólo hay lugar para una palabra esencial mientras las sílabas del tiempo se van acabando.

La misma palabra que Don Quijote ha preparado para Cervantes.

¿Cuál ha de ser?

Si dispusiéramos de una sola palabra, una pregunta para estas dos maravillas de nuestra especie a los 400 años de su simultáneo deceso, ¿cuál habría de ser?

Una palabra que Hamlet expresaría, que expresaría Don Quijote, la palabra irremplazable e incesante que todos los niños lanzan tan pronto como tienen habla, la pregunta clave que ningún ser humano deja de repetir una y otra vez. Aquella pregunta que nunca alcanza una respuesta definitiva, la respuesta que estos dos hombres, Shakespeare y Cervantes, persiguieron en todo lo que concibieron, tratando de resolverla de una manera tentativa, doliente, siempre milagrosa.

La infinita pregunta que escucharon mientras se despedían de este mundo.

Esa única pregunta.

¿Por qué?

*La última obra de Ariel Dorfman es Allegro, una novela narrada por Mozart. Vive en Chile y en Estados Unidos con su mujer, Angélica.

Shakespeare a 400 años de su muerte

GB rinde tributo a Shakespeare a 400 años de su muerte

Afp

Stratford-upon-Avon. La ciudad natal de William Shakespeare, Stratford-upon-Avon, será este sábado la capital mundial de los actos para recordar el 400 aniversario de la muerte del dramaturgo inglés que creó un personaje memorable para cada una de las pasiones.

El presidente estadunidense Barack Obama, que se encuentra de visita en la capital británica, se sumó a los actos visitando el teatro Globe de Londres, una réplica del que sirvió de escenario de las obras de Shakespeare en su vida, y asistió a una representación especialmente preparada para él.

“Dejadme estrechar la mano de todo el mundo. Ha sido maravilloso, no quería que se acabara”, declaró Obama tras la representación en este teatro circular a cielo abierto, a orillas del río Támesis, reconstruido en 1996 a imagen del que se quemó en 1613 y en el que se representron las obras de Shakespeare durante su vida.

También el primer ministro británico David Cameron se refirió al aniversario, describiendo al autor como el “escritor más grande de la historia (…) El genio de Shakespeare cautivó y cambió el mundo”, afirmó, en un mensaje con ocasión del día de San Jorge, patrón de Inglaterra.

Los celos (Otelo), las dudas (Hamlet) o la ambición (Macbeth), tienen nombres propios en las obra de Shakespeare, que murió el 23 de abril de 1616 a los 52 años. El mismo día que el español Miguel de Cervantes, cuyo gran personaje, Don Quijote dio, en cambio, nombre a un rasgo del carácter.

Shakespeare “fue capaz de escribir sobre cada uno de nosotros”, dijo a la AFP Ian McKellen, el Gandalf de la serie de “El señor de los anillos”.”Sus obras están escritas en verso y el ritmo de sus versos es como el del corazón humano. Es, de algún modo, el ritmo del lenguaje de cada día”, añadió.

Las primeras espadas de la escena británica, desde Judi Dench a Helen Mirren, pasando por Benedict Cumberbatch y el propio McKellen, representarán las escenas más famosas de sus obras en el Royal Shakespeare Theatre de Stratford-upon-Avon.

Al contrario de lo que pasa con muchas conmemoraciones, los actos de este sábado no servirán para recuperar a Shakespeare o hacerlo mucho más popular: lo es sobradamente, y representar sus obras es un trámite esencial para ser alguien en la escena británica.

“En mi familia era conocido como el hombre que pagaba el alquiler porque Michael (Williams) y yo hicimos únicamente Shakespeares durante los primeros cinco años de mi carrera y es mi pasión”, dijo Judi Dench a Sky News sobre su marido y ella.

El príncipe Carlos, heredero al trono que protagonizó al menos una decena de obras del bardo, asistirá a esta función bautizada Shakespeare Live!” de Stratford, que será difundida por televisión en el Reino Unido y todo el mundo por la BBC, así como en cines de toda Europa.

Londres también se sumará a los festejos con el teatro Globe, que acogerá las dos últimas representaciones de “Hamlet” de una gira que ha llevado a la compañía del teatro por 195 países en los dos últimos años, aunque no Siria y Corea del Norte, que no dieron permiso para representar la obra sobre el sobrino de un rey tirano y usurpador.

En el río Támesis, a su paso por la capital, se instalaron pantallas gigantes en las que se mostrarán los 37 cortometrajes, uno por cada obra de Shakespeare, protagonizados por actores como Dominic West (The Wire) y la exchica Bond y estrella de las tablas londinenses Gemma Arterton.

Dominic Dromgoole, director artístico saliente del teatro Globe, estimó que la vigencia de Shakespeare se debe “a unas historias excelentes que recrean las experiencias humanas en todas sus formas”. “Sus obras te hacen sentir y entender más”, añadió, en declaraciones a la AFP.

Stratford, donde Shakespeare nació y murió, empezará el día con un desfile de actores por sus calles que acabará en el lugar donde está enterrado el bardo. Habrá teatro, baile, fuegos artificiales y música, y los organizadores prometieron sorpresas.”Sera un espectáculo como nunca hemos visto en estas celebraciones”, dijo Sarah Summers.

Otro lugar señalado para los actos será la casa donde se asume que nació en 1564, y la iglesia de la Santa Trinidad donde está enterrado. También la escuela donde se cree que estudió ha sido restaurada y estará abierta al público permanentemente a partir de este sábado.

Lengua sin fronteras

Lengua sin fronteras

Sergio Ramírez

Se celebra en Puerto Rico el séptimo Congreso Internacional de la Lengua, y al responder acerca de la utilidad de una convocatoria como esta, empiezo por decir que se trata de celebrar un idioma que hablan más de 400 millones de personas, dato que puede parecer un lugar común, pero del que no puedo prescindir.

El castellano, español, o castilla, como aún se dice en las lejanías rurales de Centroamérica, es la tercera lengua del mundo, tras el chino mandarín y el inglés, sin tomar en cuenta a aquellos que lo usan como segunda lengua, o lo hablan de manera insuficiente, con lo que este universo se abriría a 560 millones, según cálculos de los entendidos.

Los números pueden parecer superfluos, pero lo primero que explican es que, con semejante envergadura, no puede ser una lengua a la defensiva, en proceso de fragmentación, ya no digamos de extinción. Toda lengua es un organismo vivo, que disfruta o padece de buena o mala salud. En el caso del español se trata de una lengua agresiva, en permanente mutación y transformación, que avanza cubriendo distancias; y más que una lengua agresiva, o además de eso, o por eso, es una lengua invasiva.

Las lenguas tienen su propia dinámica. Tomemos el inglés, por ejemplo. Una hermosa lengua literaria en el ámbito contemporáneo, sin duda, y podemos comprobarlo sin necesidad de alejar nuestra mirada del Caribe insular donde se alzan las espléndidas voces de Derek Walcott y V. S. Naipaul. Ambos, junto a Saint-John Perse, Gabriel García Márquez y Miguel Ángel Asturias, completan nuestro santoral de premios Nobel del Caribe, si no es que incluimos también a William Faulkner, igualmente del Caribe, el espejo más revuelto de imaginaciones en América.

El inglés domina las torres de control de los aeropuertos, y ahora la comunicación digital. Y la cultura que produce tecnología es la que designa por ley natural sus instrumentos y procedimientos. Así, el español abre sus valvas para recibir esas palabras ajenas y volverlas propias.

De esa misma cultura anglosajona recibimos también la avalancha de términos que tienen que ver con el insaciable mercado, con las modas y los espectáculos, el comer y el vestir, la música de punta, la parafernalia del cine y la televisión, y demás artilugios enlatados, o descodificados, manufacturados en inglés.

Y es también una lengua invasiva, que afecta y modifica a la lengua española con una fuerza que no puede ser ignorada. La afecta y modifica, pero no la sustituye, ni menos la extingue. Es una lingua franca de los menesteres tecnológicos, de la terminología del mundo digital y del comercio, pero para tantos millones que hablamos español no lo es ni en la literatura, ni en la calle, ni en la intimidad de los hogares, aun entre los más de 50 millones que hay dentro de Estados Unidos, la segunda comunidad de hispanohablantes más grande después de México.

Al hablar de la calidad expansiva del español me refiero al fenómeno de las migraciones hacia Estados Unidos, motivadas sobre todo por razones de pobreza y marginación, o de violencia, y que tienen un carácter traumático en cuanto afectan el tejido social y familiar (basta citar a los países de Centroamérica), y crean una resistencia xenófoba que raya en la locura, si no recordemos el muro orwelliano, o soviético, que pretende levantar el señor Trump.

El español es una lengua que atraviesa fronteras bajo la necesidad. Es la necesidad la que somete a quienes emprenden el éxodo, expuestos a iniquidades, despojos, asaltos, secuestros, y a la muerte, por asfixia, hacinados dentro de vagones de carga o furgones, por sed e insolación en la travesía del desierto. O asesinados. La lengua es también un pasajero clandestino del tren de la muerte que va de Tierra Blanca a Sonora.

En ningún otro momento como ahora, el español ha estado sometido a tan amplios traspasos culturales, determinados por la globalización, y cada vez más es territorio de los jóvenes que dominan las cotas demográficas en proporciones nunca antes vistas, y que, además, son los que más emigran. Pero al atravesar la frontera en busca del sueño americano, ocurre un choque cultural, que es también un choque de lenguas, que nunca deja de ser creativo, y que termina en fusión.

¿Es el mismo español? Ya no. Pero no es cierto que a resultas de su encuentro con el inglés se haya corrompido o degradado. Términos que un día ofenden el oído, mezclas de vocablos, adopciones de palabras, neologismos, terminan entrando indefectiblemente en las páginas del diccionario, porque la lengua no expresa sino la vida. Marqueta por mercado, grosería por grocery, tuna por atún, soques por calcetines, sopa por jabón, carpeta por alfombra, un día reclamarán carta de legitimidad.

Surgirán más expresiones, más palabras híbridas o neologismos desconcertantes. Pero tampoco el español del Río de la Plata fue nunca ya el mismo después de mezclarse con el italiano, lengua de inmigrantes, ni, mucho antes, el español peninsular siguió siendo el mismo después de tantos siglos de mezclarse con el árabe.

El español de los conquistadores tuvo su primer encuentro con el taíno y después, al expandirse, entraría en tratos con tantas lenguas aborígenes más; y con las lenguas de los esclavos africanos, y el francés y el holandés y el inglés corsario en el Caribe, y cuando el lenguaje oral se trasladó al lenguaje escrito pasó a reflejarse en la lengua de los cronistas. El asombro de Oviedo frente a los frutos del trópico americano, y el de Bernal Díaz del Castillo frente a la Gran Tenochtitlán, se resuelve en frases que no ignoran ya las palabras americanas.

Esa lengua desde la que vengo, y hacia la que voy, en la que escribo, se halla en continuo movimiento y me lleva consigo de una a otra frontera, de uno a otro territorio, reales o verbales.

Una lengua que es capaz de ser siempre otra siendo siempre la misma.

San Juan de Puerto Rico, marzo 2016

sergioramirez.com

Los Rolling Stones, por cuarta vez en México

Los Rolling Stones, por cuarta vez en México

En medio del delirio de más de sesenta mil personas, cientos de ellas trepadas en los puentes aledaños, cunetas, camellones, árboles y arbotantes para de esa manera verlos gratis, los Rolling Stones culminaron su cuarta visita a México. Un paraíso musical, porque estos británicos están en el mejor momento de su carrera: tocan como dioses.

Un acorde brutal sale expulsado de la guitarra de Keith Richards, quien levanta el brazo al aire para guiar el efecto de la chispa divina que acaba de arrojar con su instrumento y el índice señala al cielo: fuegos de artificio truenan multicolores en la noche.

Seguirá tremebunda sucesión de explosiones que durará 127 minutos y quedará para toda la vida en la mente y el corazón de 120 mil personas que presenciaron esta nueva intervención mexicana.

¿Lo mejor de las dos noches mexicanas? Midnight Rambler, porque los Stones están en pleno dominio de sus facultades musicales. Finalmente aprendieron a tocar como sus ídolos: los grandes maestros negros del blues del Delta del Mississipi.

Las noches del lunes y del jueves ocurrieron rituales masivos con una música salvaje, primitiva, multiorgásmica. Durante más de dos horas nos mantuvieron arriba, arriba, arriba y más arriba cada vez. Todos cantando con ellos qué digo cantando, berreando: please to meet you / I hope you get my name… let´s spende the night together… paint it in black… I miss you…

¡Fuuuuummm! Una nueva explosión cimbra el piso que tiembla bajo los brincos lunáticos de la masa que suda, canta, grita, mueve la cabeza con frenesí, porque está sonando Gimme Shelter y esto es la locura.

¡Braaaamm! Vuelve a tremar la tierra, porque está sonando esa lasciva sucesión de acordes que conforma otro ritual: Honky Tonk Women y la masa vocifera aún más fuerte: its the jooonki tonk, jooonkitonk güimeeeen / guime guime guime / de jonki tonk blues.

Y la palabra blues resuena, vuela y sobrevuela las sesenta mil cabezas de vario linaje que conforman un manicomio de renovación, un templo de expiación y renacimiento, una orgía salvaje de sexo y rocanrol, que son lo mismo. Guime guime guime de jonki tonk blues.

Uno parecía ver en escena al mismísimo Muddy Waters, porque Mick Jagger ya aprendió a cantar como él, mientras Ronnie Wood y Keith Richards sueltan riffs endemoniados de profunda exquisitez musical con ojos cerrados. En éxtasis.

Esta nueva ejecución de Midnight Rambler quedará para la historia por varias razones, extrictamente musicales, entre ellas el suspense, el dominio de los tempi, el balance exacto de las masas sonoras.

En medio de la bruma, Mick Jagger asemeja una Pavlova sin tutú. Levanta los brazos cual Cisne Negro y la música se eleva con ellos. Los baja lentamente y a esa velocidad pasosa el tempo baja, el ritmo disminuye, la presión arterial se pone al mínimo y reina entonces el silencio.

¿Silencio en medio de un concierto de rock? Y sobre todo ¿silencio en medio de un concierto de los Rolling Stones?

Silencio. El esplendor del silencio. Y la quietud. Porque todo está quieto cuando Mick Jagger ha bajado los brazos pavlovianos hacia el suelo, Ronnie Wood quedó congelado, ojos cerrados, en medio de un acorde, Keith Richards también es víctima de un encantamiento y Charlie Watts se quedó con la baqueta a medio camino hacia el parche del tambor.

Y de repente, en una milésima de segundo, una nueva explosión ocupa el sitio del silencio: ¡Cataplúm! Suena Sympathy for the Devil y ya no hay ningún cuerdo en esta catedral convertida en manicomio. Sí, una catedral. El Foro Sol es un enorme descampado, un campamento al aire libre, sin techo ni cobijo. Pero la locura que ha poseído a estos sesenta mil mortales estupefactos y en alarido con esta música tremebunda, convierte el coso en catedral. La más pecaminosa, la más pútrida, sudada, vertida en todo tipo de fluidos corporales.

Porque hay que ver cómo Mick Jagger se despoja lentamente de su casaca roja a lo Mozart y la manera como desabotona su blusa roja-pasión de seda, y es como una hermosa dama en el momento sublime previo al amor.

Catedral de lo sublime: un coro de jovencitas y jovencitos entona la introducción de ensueño de una pieza que manifiesta El Malestar en la Cultura freudiano: You can´t always get what you want y el saxofonista Tim Ries hace embocadura en un corno francés y desafina pero eso qué, en una orgía como esta no cuenta el virtuosismo de la música de concierto sino el fragor y entonces Mick Jagger da la solución al malestar en la cultura con el verso: nunca podrás tener todo aquello con que sueñas, pero si porfías, hallarás a veces que obtendrás lo que necesitas.

Y la última pieza culmina el tema existencial, con una rola sartreana por antonomasia: I can´t get no satisfaction. Y a todos nos recorre un hormigueo, una corriente eléctrica que nace en la nuca y se esparce por toda la epidermis y los órganos que bullen y así quedaremos para siempre, porque hemos presenciado el mejor concierto de nuestra vida.

Culminó así la cuarta visita a México de Sus Satánicas Majestades, que están en el mejor momento musical de su carrera.

De aquí en adelante sus conciertos serán cada día mejores.

Porque ya lograron alcanzar la cima: son inmortales.

La mayoría de los pugilistas mexicanos despilfarran su dinero o son estafados

La mayoría de los pugilistas mexicanos despilfarran su dinero o son estafados

Chiquita González, el inusual éxito de un campeón abajo del cuadrilátero

El Carnicerito de Neza supo invertir sus ganancias y ahora vive de los negocios

A Víctor Rabanales le vendieron el Popo en 30 mil dólares

Zárate abrió una vinatería y solito me la acabé

Karla Torrijos

La Jornada

A un boxeador mexicano le vendieron el volcán Popocatépetl en 30 mil dólares; otro abrió una vinatería y yo solito me la acabé; uno más instaló un restaurante en Acapulco donde acostumbraba quemar billetes; otro compró coches que al final no supo ni a quién regaló.

Son historias de campeones mundiales que triunfaron arriba del cuadrilátero pero no supieron cómo invertir sus ganancias. Sin embargo, hay algunos que siguen saboreando las mieles del éxito, uno de ellos es Humberto La Chiquita González.

El carismático ex pugilista, quien acaba de cumplir 50 años el pasado viernes y mide 1.55 metros de estatura no despilfarró sus ganancias. Las invirtió y ahora vive de sus negocios: varias carnicerías y dos salones de fiestas. Además, pronto rentará uno de éstos para instalar un casino y este 2016 planea abrir un gimnasio.

–¿Cuál ha sido la clave para conseguir todo esto?

–Es muy simple: sólo hay que trabajar, no hay de otra. Cualquier actividad que uno realice hay que hacerla con dedicación, así los triunfos llegan solos.

El originario de Ciudad Nezahualcóyotl, estado de México, se coronó tres veces campeón del mundo en la categoría de los minimoscas. Con récord de 43 victorias, 31 por nocaut, y sólo tres derrotas, ingresó en 2006 al Salón de la Fama del Boxeo Internacional con sede en Canastota, Nueva York.

Su primera bolsa millonaria

Fue el primer peleador de los pesos mínimos que ganó una bolsa millonaria. Ocurrió en su victoria del 12 de noviembre de 1994 en la Plaza de Toros México, en el cierre de la trilogía ante su acérrimo rival, el estadunidense Michael Carbajal.

Sin descuidar su carrera en el deporte de los puños, Beto, como le dicen sus allegados, también hizo prosperar el negocio de las carnicerías que le heredó su padre. Incluso su apodo surgió por uno de estos expendios, el cual llevaba el nombre de La Chiquita.

Desde pequeño aprendió el oficio de tablajero, actividad que le ha dejado más cicatrices en el cuerpo que mis adversarios, expresó orgulloso mientras mostraba múltiples marcas en sus manos.

La Chiquita ha sabido administrar sus dos salones de fiestas, ambos llamados Marbet, y próximamente incursionará en el mundo de los casinos, aunque de forma indirecta, pues aclaró que él no estará involucrado; sólo rentará uno de sus inmuebles para ese giro.

También está por hacer realidad uno de sus más grandes sueños: abrir un gimnasio. Es algo que he deseado desde hace varios años y siempre lo he postergado, pero ahora sí estoy decidido a hacerlo, quiero que en él se forjen muchos campeones mundiales, señaló en entrevista con La Jornada.

“Mucho de esto no hubiera sido posible sin el apoyo de su familia, sobre todo de su esposa, Margarita, quien siempre le puso los pies en la tierra y lo alejó de las malas compañías.

“También lo ayudó su ex mánager Rafael Cobra Mendoza. En general supo rodearse de amistades que lo llevaron por el camino del bien”, indicó el experimentado entrenador Ignacio Beristáin, quien algún tiempo fue su maestro.

Por su parte, Beto reconoció que su éxito también se lo debe a su padre, quien además de darle sabios consejos le enseñó a trabajar: Desde los cinco o seis años le ayudaba en el negocio, me decía cómo cortar la carne, cómo complacer a los marchantes y sólo sigo su ejemplo.

Como todo buen empresario, el también conocido como El Carnicerito de Neza sabe perfectamente que los negocios obtienen mayores ganancias cuando el propietario está al pendiente de ellos, por lo que es común encontrarlo en alguno de sus establecimientos atendiéndolos.

Aunque uno como boxeador haya conseguido una montaña de dinero, de todos modos se acaba, por eso hay que cuidarlo y hacerlo crecer. Mucha gente te ofrece invertir en diferentes negocios pero luego terminan estafándote. Hay que ser inteligentes para alejarse de esas personas, expresó.

González añadió que es frecuente que pase esto con los peleadores; con muchos se han encajado. Cuando triunfas te salen amigos de todos lados, se quieren aprovechar de ti y lamentablemente algunos caen, pero yo tuve la suerte de no hacerlo.

La anécdota que más recuerda tal vez sea la del ex campeón mundial Víctor Manuel Rabanales, a quien le vendieron el volcán Popocatépetl en 30 mil dólares y le hicieron creer que tenía una flotilla de taxis y un departamento en Texcoco, los cuales estaban a nombre de otra persona.

Ni él mismo sabe dónde quedaron todos los dólares –más de un millón– que ganó durante su carrera. Hoy sólo le quedan los recuerdos de aquellas épocas de gloria y un viejo cinturón verde del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) que lo acompaña a todos lados.

Ya no los engañan tan fácil

Afortunadamente, apuntó La Chiquita, los actuales peleadores ya están más preparados, tienen mejor asesoría y es más difícil que los engañen.

Mencionó el caso del ex campeón mundial Juan Manuel Márquez, quien ha sabido cuidar su dinero y ahora se dedica a los bienes raíces.

También destacó al ex monarca del orbe Marco Antonio Barrera, quien además de ser comentarista de televisión, hace años abrió un gimnasio. Y no dejó de lado a su gran amigo Pipino Cuevas, quien también posee algunas carnicerías.

No obstante, lamentó que varios ídolos de antaño hayan perdido sus fortunas, ya sea por algún fraude o por no haber podido resistirse a las tentaciones que otorga la fama.

Uno de ellos es Carlos Cañas Zárate, quien admitió que ganó como unos 25 millones de pesos, pero todo se lo gastó “en novias, seudoamigos, tragos y pericazos. Una vez puse una vinatería y yo solito me la acabé”.

Otro es Rubén Púas Olivares, quien perdió todas sus ganancias por la vida disipada que llevó mientras fue boxeador, cuando organizaba fiestas que duraban varios días y compraba coches último modelo que no supo a quién se los regaló.

Ricardo Pajarito Moreno fue otro de los que se dejó deslumbrar por el dinero. Con sus ganancias se compró un Cadillac con tapones de oro, una residencia en el Pedregal de San Ángel y hasta un restaurante llamado La Flor de Acapulco, donde quemaba billetes de 100 pesos para encender sus cigarros. Además, todos los días usaba un traje distinto.

Chávez también perdió

La Chiquita también recordó el caso de su compadre Julio César Chávez, quien debido a sus adicciones perdió una gran parte de la fortuna que acumuló como boxeador, la cual se calcula en casi 90 millones de dólares.

“Desgraciadamente Julio cayó en algo que no fue bueno, pero gracias a Dios se levantó y está bien, echándole muchas ganas. Yo platicaba con él y lo aconsejaba, pero cada rato la regaba. Ahora ya comprende y dice ‘qué loco estaba’. Qué bueno que lo reconozca, me da mucho gusto que se haya recuperado”, afirmó González.

Ahora, JC, quien colgó los guantes en 2005, también es comentarista de televisión y tiene algunas gasolinerías en el norte del país. Además adaptó una de sus residencias para convertirla en clínica de rehabilitación para personas con problemas de adicciones.

Optimista, La Chiquita, confió en que aquellas historias de desgracia e infortunio queden en el pasado y que los actuales pugilistas “se pongan las pilas y no dejen de trabajar… que apliquen aquella famosa frase: ‘que se dediquen primero a lo que deja y luego a lo que apendeja’”.