El cambio de nuestra patria por una un poco mejor esta en manos del pueblo

El cambio en manos del pueblo

El cambio, en manos del pueblo

México está en una encrucijada, y lo que hagamos o dejemos de hacer afectará nuestro futuro, como pueblo y como nación. El neoliberalismo saquea al país; subordina el Estado a la oligarquía; destruye la ecología y el tejido social con la violencia y la pobreza; rompe el pacto social con sus abusos.

Y como los poderosos no van a cambiar, la única salida es transformar de raíz a México.

Esto sólo será posible si los ciudadanos construimos un poder social, con un proyecto común y un espítiru unitario. La vía democrática implica organizar, desde abajo, la conquista del gobierno y forzar el cambio verdadero a través del voto.

Ir a la raíz de la violencia

La estúpida política del gobierno de Calderón ha llevado a México a un baño de sangre sin precedentes. Asegura que no hay otro camino, que el conflicto armado durará años y costará miles de vidas más. La inseguridad no deja de crecer, vastas regiones del país carecen de autoridad, se multiplican los enfrentamientos entre sicarios o con militares y policías. Aumentan las muertes y los criminales asesinan cada vez con más saña y extrema crueldad.

Pero la descomposición actual no sólo es producto de las decisiones absurdas en materia de seguridad. Un factor más profundo es la desarticulación social generada por el desempleo, la pobreza y las carencias educativas y de salud. El modelo económico neoliberal ha cerrado las salidas: migrar a Estados Unidos, mendigar en centros urbanos de México o delinquir, son las únicas opciones de muchos para subsistir.

La delincuencia se extiende y se fortalece por la corrupción imperante. Qué estado de derecho puede haber si las elites políticas y económicas violan sistemáticamente las leyes y los derechos humanos. Cómo eliminar el narcotráfico con corporaciones policiales infiltradas, con secretarios de Estado que se enriquecen en forma inexplicable, con procuradores que usan la justicia para beneficiar electoralmente al PAN y para dar garantías jurídicas a los negocios de sus socios.

La moral neoliberal coloca el éxito individual a cualquier costo como valor supremo, por eso muchos ven a los narcotraficantes como individuos ejemplares y eficientes hombres de negocios.

El narco ha dejado más ganancias que las empresas privatizadas, de Salinas a Calderón; más que los monumentales robos al erario público, como el Fobaproa (56 mil millones de dólares); más que los excedentes petroleros que desaparecieron entre 2000 y 2006 (casi 80 mil millones de dólares) o los contratos multimillonarios otorgados por Pemex a transnacionales como Repsol y Halliburton.

Por otra parte, el auge del narcotráfico da al gobierno estadounidense el pretexto perfecto para aumentar su injerencia en asuntos políticos, militares y económicos de México. Intervención tolerada y pedida por Calderón, que vulnera la independencia nacional y mantiene al país como un gran mercado de la industria armamentista estadounidense. El lavado de dinero beneficia principalmente a instituciones financieras de ese país. Y para colmo, el desbarajuste de Calderón puede usarse para justificar una intervención militar en regla.
Morena se suma al clamor: “No más sangre”

Para acabar con la violencia criminal hay que ir hasta sus raíces: el modelo económico, generador de desempleo, miseria y marginación; y la corrupción imperante en las instituciones.

El Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) propone cambiar la política económica y poner en el centro las necesidades de la población; asimismo, promueve una revolución de las conciencias, una revolución moral a favor de los valores éticos del bienestar común, la solidaridad y el sentido de comunidad. Se propone a los ciudadanos la recuperación de las instituciones para ponerlas al servicio de la gente; acabar con los privilegios de las grandes corporaciones; combatir la corrupción y recuperar la soberanía nacional.

Lo que está en juego es nuestra sobrevivencia como pueblo y como nación. Como principio ético, los integrantes de MORENA somos solidarios con las víctimas de la violencia.

Sin pretender dirigir o capitalizar la auténtica indignación social, nos sumamos al clamor popular: basta de violencia; no más sangre.

La ley de Seguridad Nacional es violatoria de los derechos humanos de los mexicanos ¡Aguas!

Ley de Seguridad Nacional

Miguel Concha

Un grupo numeroso de organizaciones civiles de derechos humanos, nacionales e internacionales, prepara una carta abierta a los miembros de la Mesa Directiva, a los coordinadores de los partidos políticos en la Cámara de Diputados y a los presidentes de las comisiones de Gobernación, Justicia, Defensa Nacional, Seguridad Pública y Derechos Humanos, pidiéndoles que la semana próxima no turnen al Pleno el predictamen de reformas a la Ley de Seguridad Nacional, sin antes al menos, como ordena el reglamento, discutirlo y aprobarlo en sus respectivas comisiones.

El asunto no es para menos, porque como lo ha venido informando ampliamente La Jornada, ese documento, supuestamente elaborado en dichas comisiones unidas, no se compagina con los estándares internacionales de derechos humanos en materia de seguridad interior; modifica sustancialmente la minuta que sobre la materia le envió el Senado a la Cámara de Diputados el 28 de abril del año pasado; excede la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la participación de las fuerzas armadas en el auxilio de las autoridades civiles; reglamenta su participación indefinida en labores de seguridad pública; desacata abiertamente y a posteriori las cuatro peticiones formales que desde el año pasado la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le ha hecho al Estado mexicano, y cuya jurisdicción es obligatoria, para que elimine del fuero militar las violaciones a los derechos humanos cometidas por miembros de las fuerzas armadas en el ejercicio de sus funciones, y maneja una extraña concepción gradualista de paz, que no tiene nada que ver con el significado que sobre ella establecen los instrumentos internacionales de protección a los derechos humanos aprobados por México, ni los mecanismos de su observación y cumplimiento, a los que también se ha obligado el Estado mexicano. Para estos últimos, en efecto, la paz es interdependiente del cumplimiento integral e indivisible de los derechos humanos, del derecho al desarrollo y de la democracia.

No hay que olvidar tampoco que al cumplirse el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, afirmó en su documento: “No tendremos desarrollo sin seguridad, no tendremos seguridad sin desarrollo, y no tendremos ni seguridad ni desarrollo si no se respetan los derechos humanos. Si no se promueven todas esas causas, ninguna de ellas podrá triunfar”.

Para legalizar la injerencia de las fuerzas armadas en labores de seguridad interior, que de acuerdo con la CIDH deben también corresponder a las autoridades civiles en un Estado democrático y de derecho, el documento de marras en cambio maneja una concepción belicista de paz, que más bien recuerda lo que Norberto Bobbio rechaza en su libro El problema de la guerra y las vías para la paz. Es decir, una concepción de la guerra como mal necesario, que se va deslizando a una concepción de la guerra como guerra justa, e incluso como guerra legítima y legal. Y todo ello sin haber reconocido en la Constitución el derecho explícito de la ciudadanía a la paz, y la obligación de garantizarla por parte del Estado, como ha sucedido ya en la mismísima Colombia, y sin tomar en cuenta las mínimas prevenciones que establecen los Convenios de Ginebra y sus protocolos adicionales, para proteger a los civiles en conflictos armados, no sólo entre Estados, sino también al interior de ellos.
Luego de muchas negociaciones, ocasionadas por las fuertes presiones políticas de personeros del Ejecutivo federal y de miembros del Ejército, el Senado estableció en el artículo 72 de su minuta, que “en las tareas de auxilio” de la fuerza armada permanente, las conductas que sus miembros realicen y pudieren ser constitutivas de delitos, y afecten a personas civiles, “serán perseguidas y sancionadas por los tribunales competentes, con estricta observancia de los principios de objetividad, independencia, imparcialidad, y de conformidad con lo dispuesto en los artículos 13 y 133 constitucionales”.

Ahora bien, el artículo 13 de la Constitución establece que “cuando en un delito o falta del orden militar estuviese complicado un paisano, conocerá del caso la autoridad civil correspondiente”, y el 133 que los tratados celebrados por el Presidente de la República, con aprobación del Senado, son Ley Suprema, así, con mayúsculas, de la nación. Es más, la pasada reforma constitucional en materia de derechos humanos aprobada por el Congreso, y que ya circula para su aprobación en las legislaturas de los estados, confiere rango constitucional a los derechos humanos aprobados por México en tratados internacionales.

El impresentable predictamen que venimos comentando modifica la minuta del Senado y establece mañosamente que “las conductas delictivas que llegasen a cometerse los servidores públicos de las instancias y demás autoridades participantes a una afectación de la seguridad nacional serán perseguidas y sancionadas de conformidad con las normas legales que los rigen”, es decir, en nuevo desacato a las sentencias de la CIDH, el Código de Justicia Militar, el fuero castrense. En él se autoriza además a las fuerzas armadas para que puedan realizar intervención de comunicaciones, así como detención y mantenimiento de supuestos delincuentes sorprendidos in fraganti, “en acuerdo con la PGR”, que también así se militariza legalmente.

“Los jodidos y los perfumados” por Mario Rodríguez

“AQUELLOS TIEMPOS”.

Mario Rodríguez Estrada.-

“DEBEMOS DE ESPERAR TODO Y DE TEMER TODO, DEL TIEMPO Y DE LOS HOMBRES”.-Vauvenargués.-Marqués de, (1715-1747), Pensador Francés.-

“LA REBELION DE LOS NACOS”.-

La pregunta que todos en México nos hacemos es: “¿Como hemos llegado a esto?”…refiriéndonos, tristemente, al estado de cosas que nos han llevado a estar dominados por los Narcos…buscando respuestas nos hemos adentrado, como en una cápsula del tiempo, en la historia de nuestra nación; llegados a una época nos vemos obligados a retroceder y retroceder para encontrar las causas de tal problema, y este quizás arranca desde la dominación de las tribus indígenas, los dominadores la pasaban muy bien y su vida era regalada viviendo a costa de los vencidos, éstos lo único que podían hacer era rumiar sus despechos y mentarles mentalmente a sus progenitoras o a las más viejas de sus casas, esperando la ocasión en que pudieran vengarse de tales por cuales, así Hernán Cortés aprovechó el resquemor de los Tlaxcaltecas en contra de sus “patrones” los Aztecas y le proporcionaron a este oleadas y oleadas de vengativos seres que arrasaron y acabaron con esta civilización…las cosas no cambiaron durante la colonia, pues los avorazados “conquistadores” explotaron todo lo explotable, expoliando hasta a sus antiguos “colaboradores”, obligándolos a “cargar, limpiar y mantener la cruz”, declarándose ellos y sus dioses como divinos, y por lo tanto intocables; con lo cual aumentaron en miles a los descontentos, lo que fue manejado por los criollos, Hidalgo y Allende al frente, para ofrecer redimirlos si formaban los ejércitos del movimiento independiente, culminado con la traición y oportunismo de Iturbide, que en un falso abrazo, llamado de “Acatempan”, sellaron la supuesta independencia de México con un creído y cándido Vicente Guerrero, diciéndoles simplemente a las masas que ya todo estaba hecho y que se fueran mansamente a sus casas, pues ellos se encargarían del gobierno…éstas, sorprendidas primero, y vuelta de nuevo a sentirse traicionadas, se convirtieron en bandidos y asaltantes, empezando con la lucrativa industria de los secuestros y venta de protección.(Los futuros Bandidos de Río Frío).-

Algo cambió cuando a la vida política de México llegaron los primeros pro hombres liberales como Francisco García Salinas, José María Luis Mora y Valentín Gómez Farías, quienes siguiendo las ideas libertarias de la Independencia Americana, la Revolución Francesa y de los escritos de Thomas Paine, ofrecieron a las rabiosas y traicionadas masas, los esbozos de las primeras Leyes de Reforma, calmándolas un poco, pero los Santanas y los Lucas Alamán volvieron a la carga, propiciando la pérdida de Texas y más tarde de más de la mitad de nuestro territorio, defendiendo a ultranza el Centralismo y el antiguo estado de cosas que privaban en la Colonia…las masas más se encresparon, aquietándose un tanto para unirse en las filas de las fuerzas liberales que defendieron la nación en contra del Imperio de Maximiliano, llevando como adalid al mejor hombre de la historia de México, el gran Benito Juárez…al morir este en 1872 y con el advenimiento de Porfirio Díaz, las masas volvieron a encresparse con el nuevo expolio de los bienes y riquezas de la nación, a favor de inversionistas extranjeros, con lo cual los pobres del México bronco ya no se contuvieron, formando el Tsunami revolucionario que derrocó al dictador, y que confiando en un nuevo “liberador”, iluso, espiritista y buenazo, pero perteneciente a la misma clase de los antiguos criollos, no supo darle su lugar a las desfavorecidas huestes mexicanas, confiando en gente traidora le dieron su madrazo, ¡perdón!, su Maderazo, y las masas volvieron a levantarse en armas encabezadas por sus carismáticos líderes Zapata y Villa…al tomar las riendas el barbudo Venustiano Carranza, logró atemperar un poco la situación…dio al pueblo una nueva Constitución, con la “ayuda” de algunas mentes humanistas, que impusieron artículos defendiendo al pueblo, entonces los líderes militaristas coparon los mejores puestos y lugares, olvidándose de las viles masas, convirtiéndose estas en lo que mi admirado historiador queretano Don José Félix Zavala llamó la clase de los JODIDOS en oposición a los bien situados oligarcas, a los que llamó los PERFUMADOS…sin darse cuenta estaba naciendo una nueva clase entre los oprimidos, con el abono de la primera guerra mundial, la imposición en los USA de la ley seca y el movimiento en la frontera del norte de sedientos american’s, que la atravesaban para calmar sus variadas sedes y apetitos, aparte de los miles de mexicanos repatriados por los efectos de la crisis de 1929, provocaron un crecimiento explosivo de las ciudades fronterizas, dedicándose a explotar los vicios de estos nacientes “spring breikers”…y así nacieron los NACOS…que al no contar con la suficiente educación, ni oportunidades de conseguir buenos trabajos, se siguieron dedicando a explotar los vicios, hallando no solo los explotables alcohol y trata de blancas, negras y mulatas, sino que con el trasiego de la segunda guerra mundial hallaron otra mucha mejor, las drogas, más tarde con las enseñanzas de los maras y los salvatruchas, extendieron sus operaciones al secuestro, al expolio social de venta de protección, de mimetizarse con los retenes de los militares, bajando a pasajeros de múltiples autobuses para robarlos, torturarlos y finalmente matarlos sin piedad…por cientos, al cabo que en los estados del norte las leyes no existen, y la policía hasta está coludida, recibiendo migajas de los suculentos pasteles .

Todo esto ha pasado por nuestra negligencia, porque la oligarquía sigue explotando al pueblo, y cómo no, si la rabia que despiertan al darse a conocer los “justísimos” y “republicanos” suelditos con que la federación premia a sus sicarios…¡perdón, perdón!…servidores públicos, como senadores, diputados, gobernadores, presidentes municipales, secretarios, etcéteras y etcéteras, culminando con los pobrecillos integrantes de la suprema corte de injusticia de la nación…lo que ellos ganan en un mes, el que esto escribe lo gana en su pensión del ISSSTE en una…UNA VIDA…los neoliberales del gobierno actual y muchos del pasado, han escupido hacia arriba, cortando la ayuda y apoyo a la Educación en todos sus niveles y sobre todo en el necesario apoyo a las NORMALES, especialmente a las RURALES…recortando el apoyo a las universidades públicas…volcando miles de millones de pesos al ejército y a los grupos policiacos, que al parecer de poco sirven, pues no pueden ni pudieron vigilar una franja de carretera de cuarenta kilómetros en un lugar de Tamaulipas llamado SAN FERNANDO…¿donde diablos están o estuvieron los policías de caminos????…posiblemente a su actividad natural…morder, morder, morder…otro polo negativo lo constituye la poca atención a los centros penitenciarios, verdaderos centros de Doctorado del crimen y fábrica de los peores NACOS del país.

A todo esto usted me preguntará ¿Qué es un NACO?…para medio tratar de responderle debo acudir en la ayuda de Francisco Versace, que se ha dedicado a esclarecernos lo que es la NAQUEZ…él dice: “El término “naco” es una palabra polémica, compleja, que aún no está bien delimitada, ni bien definida en torno a sus referentes…en la actualidad el amplio tema de los nacos nos preocupa terriblemente, no sabemos si reímos, sentir pena ajena, ignorarlos o unirnos a ellos. Quizá estas personas justifiquen sus actitudes “porque no hubo nadie que les brindara una adecuada educación, porque no tienen recursos, porque no pertenecen al jet-set de México…” En fin, hay una gran cantidad de pretextos que son utilizados para defender su estado. Es preciso aclarar que un naco no es aquel que carece de dinero, no es un limosnero, no es un indigente. Un naco puede ser un millonario, una figura pública, su vecino, sus familiares…Usted puede ser un naco”.
Se despide de ustedes su amigo de “Aquellos tiempos”…que en vez de pertenecer a los nacos, prefiere mil veces ser del PUP…les abraza…

Mario RE.

Más de 25 millones de mexicanos en situación de hambre extrema y los alimentos al alza

Se sumaron a la pobreza alimentaria 3.7 millones de mexicanos

Una quinta parte del país vive en “condiciones de hambre”

Angélica Enciso L.

La Jornada

En los tres años recientes han ingresado a la pobreza alimentaria 3.7 millones de mexicanos, por lo que se estima que la quinta parte de la población carece de recursos para comprar la canasta básica alimentaria, advierte Genaro Aguilar, investigador del Instituto Politécnico Nacional.

De acuerdo con cifras del Banco de México, de 2008 a la fecha el incremento en el precio de los alimentos ha sido de 21.2 por ciento, lo cual representa un riesgo para la población en pobreza alimentaria, que en 2008 era de 19.5 millones de personas, de acuerdo con un análisis del Observatorio de Política Social y Derechos Humanos.

Hasta junio de 2009 las personas sin un ingreso mínimo de mil 40 pesos en el ámbito urbano y de 773 en el rural para comprar la canasta básica no podían cubrir sus necesidades mínimas de alimentación, con lo cual pasaron a la pobreza alimentaria, indica.

Genaro Aguilar refiere que una quinta parte de la población mexicana vive en condiciones de hambre: “se trata de personas a las cuales sus ingresos cotidianos no les permiten adquirir una canasta mínima de alimentos para cubrir adecuadamente sus necesidades nutricionales”.

Considera que el “hecho de que la pobreza alimentaria persista en México nos lleva a reflexionar en la necesidad de implementar programas agresivos (sic) de combate al hambre; de lo contrario, no cumpliremos con las metas de desarrollo del milenio en el sentido de erradicar la pobreza alimentaria”.

El observatorio indica, en un análisis, que después de la crisis alimentaria de 2008 los alimentos todavía tuvieron un incremento de 10.1 por ciento.

En pobreza alimentaria, más de 23 millones en el país

“Estas cifras reflejan que, lejos de la estabilización de los precios de los alimentos posterior a la crisis alimentaria, se experimentó un aumento constante en el precio de los mismos, aunque no en la misma magnitud”.

En cuanto al aumento reciente en los precios de los alimentos, los datos indican que desde junio de 2010 se han elevado en 5.2 por ciento. Y si se toman en cuenta las previsiones de algunas agencias internacionales, esta tendencia continuará.

Es necesario, agrega la organización, que el gobierno “ejerza las medidas convenientes para atender a la población vulnerable mediante la consideración de las tres dimensiones que permiten garantizar la seguridad alimentaria: la disponibilidad de alimentos, el acceso o capacidad para adquirir los mismos, y el consumo”.

Indica que se debe hacer énfasis en políticas que permitan la disponibilidad de alimentos al interior del país a través de programas sociales que beneficien a los productores nacionales para mantener el abasto de alimentos a precios asequibles.

También falta una estrategia que permita hacer frente a los fenómenos meteorológicos, a través de medidas de adaptación a los cambios en el clima.

“Con el objeto de que la alimentación sea efectiva, se debería insistir en la ampliación de programas nutricionales que brinden la cantidad de nutrientes que éstos requieren para mantener su bienestar.”

Si bien el mercado de los alimentos siempre ha sido volátil, resulta indispensable contar con mayor información sobre el estado de las existencias de los alimentos, propone.

Las rutas de la muerte bajo la impunidad y negación de derechos

Mensaje de Raúl Vera López a familiares de desaparecidos en el noreste de México

Llama obispo de Saltillo a vencer el dolor y erigir un país donde haya paz y justicia

Hay rutas de la muerte donde rige la impunidad y la negación de derechos humanos, señala

Leopoldo Ramos

La Jornada

“En el actual vía crucis en que los secuestros, ejecuciones, desplazamientos forzados e incontables desapariciones ya son una realidad, las y los migrantes valen lo que sus familiares pagan de rescate por sus vidas, y también hay territorios de los estados fronterizos convertidos en rutas de la muerte, donde rige la ley de la impunidad, la injusticia y la negación de todos los derechos humanos”, aseguró el obispo Raúl Vera López.

Al ofrecer un mensaje con motivo de la Semana Santa, el prelado titular de la Diócesis de Saltillo advirtió que el noreste de México se convirtió en un “sepulcro inmenso”, donde se entierra en fosas clandestinas a cientos de personas, pero la tragedia humanitaria no dista mucho de la que existe en el resto del país; además, hay casos como el de la mina Pasta de Conchos, que se ordenó sellar ilegalmente con los cadáveres de 63 trabajadores dentro.

En tal panorama –dijo– recibimos este año las celebraciones de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, que no está ausente de tanto dolor, sufrimiento, lágrimas y lamentos, y cuya luz que ilumina las mentes y fortalece las voluntades buscamos como signo de su presencia entre nosotros.
Como María padeció la muerte de Jesús –indicó– ahora hay madres y esposas “que corren por los pasillos de las oficinas del Ministerio Público y van a los lugares donde se hallan fosas clandestinas para encontrar a sus esposos, hijas o hijos, y lloran y claman en las oficinas gubernamentales para que alguien les responda sobre los desaparecidos o ejecutados, pero nadie las atiende.

Parecería que los familiares de las víctimas tan sólo encuentran “desatención, corrupción, impunidad y negación”, abundó; “pero también hallan más gente que decidió no quedarse parada ni sumida en el dolor de la muerte; dignas mujeres y hombres portadores de esperanza que alientan a otras en igual situación”.

El prelado de la diócesis saltillense añadió que con la resurrección de Cristo también resucita la esperanza de vencer el dolor y la angustia, para no claudicar en la construcción de un México donde sean realidad la paz y la justicia.