A todos los pueblos del mundo se informa:

En riesgo 262 indígenas na´savi de Zaragoza
por grietas y hundimientos

·  El fenómeno natural ocurre desde hace 10 años.

·  “Estamos desesperados y preocupados”: dice el Comisario

·  Las autoridades deben atender de inmediato el riesgo que corre la comunidad


Tlapa, Guerrero, México a 25 de julio de 2008
.- El crecimiento de grietas en el suelo y la proliferación de pequeños borbollones de agua al interior de algunas viviendas de la comunidad na´savi (mixteca) de Zaragoza, municipio de Alcozauca, en la región de la Montaña, mantienen en estado de alerta a las 50 familias que habitan ese lugar, pues temen quedar sepultadas por un cerro.

Este drama, ha provocado que en los últimos 10 años, cerca de 15 familias se hayan visto obligadas a abandonar sus hogares y reubicarse con sus propios recursos, mencionó el Principal de la comunidad, Natalio Casia Rodríguez -por medio del joven traductor, Agustín Casia-, durante un recorrido que realizaron el jueves 23 por la zona afectada, abogados del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, a invitación de la población.

Natalio Casia de 62 años de edad y su esposa, Brigida Martínez tuvieron que quedarse solos en el terreno que hasta hace una semana compartían con la familia de unos de sus hijos, pues ésta se fue a radicar a Tlapa porque “aquí ya no se puede vivir, se les cayó su toda su cocina por el agua, aquí el agua cae del cielo y sale de la tierra. Y uno se desespera, porque no sabemos cómo le vamos a hacer”.

“La comunidad de Zaragoza es un claro ejemplo de que a pesar de que aún cuando en el derecho internacional, toda persona tiene derecho a tener una vivienda, en la práctica las autoridades federales, estatales y municipales violan esa garantía, pues no atienden el problema de fondo”, afirmó la asesora jurídica de los indígenas y abogada de Tlachinollan, Neil Arias Vitinio.


 

Difícil el camino para acceder a una vivienda digna

Zaragoza es un anexo de la comunidad de San Vicente Zoyatlán y se ubica a unas dos horas y media del municipio de Tlapa. Se llega hasta ese sitio por un camino de terracería que parte del entronque que se forma con la carretera Tlapa-Metlatónoc. Los 262 habitantes que ahí hay, sólo cuentan con el servicio de energía eléctrica, pues carecen de drenaje así de una red de agua potable. Tampoco hay un centro de salud, sólo una escuela primaria y un jardín de niños.

El pueblo de Zaragoza se fundó en 1940, en las laderas del Cerro 15 (conocido así porque ahí estuvo Vicente Guerrero durante 15 días), sin embargo, fue hasta en 1998, hace apenas unos 10 años cuando comenzaron a brotar borbollones de agua dentro de las viviendas que los pobladores aseguran que provienen del Cerro 15, no obstante, este fenómeno natural se intensifica en épocas de lluvias, y por esto, el agua no sólo corre por las calles, sino que nacen riachuelos al interior de las casas. Aunado a esta situación, para el año 2006 aparecieron las primeras grietas que causaron daños a dos viviendas así como a la iglesia. Estas zanjas medias de 10 a 15 metros.

Ante esto, la comunidad se organizó y en septiembre de 2006 comenzó su lucha para exigir a las autoridades gubernamentales el acceso a su derecho a la vivienda, pues la violación de esta les niega la posibilidad de vivir en condiciones dignas y sin riesgos. En ese andar tortuoso, entregaron oficios a distintos funcionarios, entre ellas al entonces titular de la secretaría de Gobierno, Armando Chavarría Barrera quien canalizó su petición de audiencia a la Dirección Estatal de Protección Civil, cuyos geólogos realizaron un estudio en 2007 y dictaminaron que Zaragoza debía reubicarse a “otro lugar libre de riesgos”.

“Estamos bien preocupados”: comisario

Sin embargo, ante la omisión de las autoridades a esta recomendación, en esta época de lluvias, el escenario húmedo prevalece en todas partes, pequeñas corrientes de agua se ven adentro de las casas que afuera, como en los callejones. Por los deslaves, un poste de luz está a punto de caerse. También hay un hundimiento de unos 60 centímetros de profundidad en un terreno de siembra del señor Venancio Martínez y que está justo bajo la ladera del Cerro 15. Ahí la milpa se hundió.

Las familias de los campesinos Venancio Martínez, Leonor Torres Martínez y Pedro Martínez Muñoz también están en grave riesgo de que el cerro se les venga encima, porque se ubican en la falda de éste. Dentro de otro terreno de siembra que se encuentra en la parte baja del pueblo, hay una grieta de casi tres metros de ancho. Cerca de ahí, de igual modo está la escuela primaria y el jardín de niños cuya cancha de básquetbol fue tapada casi en su totalidad por un talud de tierra que se desprendió de la iglesia. Cerca de esa zona hay otras casas en riesgo.

“Nuestro temor es que la iglesia se caiga y se tapen las escuelas de tierra, pues apenas hace unos tres días hubo un asentamiento de tierra y de verdad que ya estamos desesperados, estamos preocupados, no sabemos cómo nos van a apoyar las autoridades”, dijo el comisario municipal, Raúl Casia García.

Informó que a raíz de una serie de pláticas que han sostenido con pequeños propietarios de San Vicente Zoyatlán, han comenzado a negociar la adquisición de 12 hectáreas –cerca de Zaragoza- en donde podrán reubicarse las 50 familias, sin embargo, dijo que “para comprarlo necesitamos 200 mil pesos y pues esperamos que nos ayuden, porque estamos bien preocupados, tenemos miedo de que se nos venga encima el cerro y nos aplaste”.

Zaragoza, un ejemplo del vacío gubernamental: Tlachinollan

Por su parte, Arias Vitinio consideró que el caso de Zaragoza “es un ejemplo del vacío gubernamental que hay en el tema de protección civil, pues la comunidad ha estado a la deriva desde hace 10 años, sin que ninguna autoridad se comprometa a ayudarlos para reubicarlos y evitar una tragedia que está a punto de consumarse por las grandes agrietamientos que se siguen profundizando al grado que puede quedar sepultada toda la comunidad”.

Señaló que “la gente ha puesto todo su empeño y ha invertido su dinero y su tiempo para hacer reaccionar a las autoridades con el fin de que les ayuden a comprar un terreno donde puedan reubicarse, pero ninguna autoridad quiere responsabilizarse de este problema, que nos recuerda el caso de San Rafael, municipio de Cochoapa el Grande, en donde la comunidad tuvo que apelar a recursos jurídicos para obligar a las autoridades les otorgaran medidas cautelares y atendieran la situación de riesgo que enfrentaban”.

 Ante esto, Arias Vitinio señaló que como Centro “estamos demando a las autoridades que se avoquen a atender de manera inmediata el riesgo que corre la comunidad y que atiendan las recomendaciones y dictámenes que ha emitido la Dirección Estatal de Protección Civil y el Consejo Nacional para la Prevención de Desastres (Conapred)”.


Elena Cannie – Coordinadora del Area Internacional
Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan
Mina # 77, Colonia Centro, CP 41304
Tlapa de Comonfort, Guerrero – Mexico
Tel: (52) 757 476 12 20 – Cel:(045) 757 105 42 73 – Skype: elenacannie

Esta entrada fue publicada en Mundo.