San Juan Del Río en el estado de Querétaro…

San Juan del Río

Paloma ¿De dónde vienes?

Vengo de San Juan Del Río Si fuera papel volara

Si fuera tinta corriera

Quisiera ser estampilla

Y en este sobre me fuera

El asentamiento de grupos humanos mesoamericanos en el Plan de San Juan del Río que hoy conocemos se realizó hacia el siglo quinto antes de la era cristiana, junto al río para el desarrollo de la agricultura. Es el preclásico medio y sus comunidades son La Estancia, El Rosario y el Barrio de La Cruz, donde se encuentra un centro ceremonial, testimonio de viviendas, etc.

Para el clásico se advierte en estos asentamientos la influencia clara de la cultura teotihuacana. Y para el postclásico es la cultura tolteca la que prevalece en la zona. Posteriormente los chichimecas desarrollarán su propia cultura.

Las fiesta religiosas se imponen desde hace siglos en San Juan del Río como son las fiestas de Navidad, las de Semana Santa, las de La Virgen de Guadalupe y desde luego la de San Juan Bautista. Resaltando la tradición del  “Jusito de la portería” que parece venir de antes de la llegada española a la región en el siglo XVl.

 

La Tradición:

Dicen que Don Nicolás de San Luis Montañés, Capitán General de entradas, encabezó un numeroso ejército de gente de Xilotepec; llegando a este lugar en la mañana del 24 de junio del año 1531 – Día de San Juan Bautista, para fundar un nuevo poblado:

 “Pueblo de San Juan del Río, en nombre de Dios Nuestro Señor del Cielo y de la Tierra, quedas fundado”

De acuerdo con los nativos y su cacique se dieron a la tarea de trazar las primeras calles.

Éste fue el inicio de la colonización del Norte y el Occidente de la Nueva España.  

Camino de la plata:

Así, San Juan del Río se convirtió en paso obligado para quienes transitaban al Norte y Occidente del territorio de México; situación que le favoreció de manera importante ante el hecho de que todas las caravanas se detenían en este punto para descansar y abastecerse de provisiones; llevando y trayendo lo necesario para el desarrollo de la minería, la agricultura y la ganadería de la región. Esto, a su vez, propició el auge económico y social de la zona.

A mediados del siglo XVI, el Beato Fray Sebastián de Aparicio promovió la construcción de un puente en la parte más angosta del río debido a las constantes crecientes que dificultaban el paso de las caravanas.

Fue a principios del siglo XVII que por orden del Virrey Don Diego de Velasco se edificó dicha obra y en 1711 fue construido el  puente que hoy se conoce como “Puente de la Historia”.

Sus monumentos arqueológicos nos dicen que:

San Juan del Río fue habitado desde el año 400 A. C. como lo demuestran los vestigios encontrados a la orilla de su río, que indican el remoto asentamiento de grupos Otomíes con ascendencia de Chupícuaro, quienes se dedicaban a la pesca, caza y recolección de frutos.

La cultura Otomí es considerada por los investigadores como una de las culturas más antiguas de la Altiplanicie y una de las más importantes de México.

Los Otomíes, después de haber cultivado masivamente el maíz, el frijol, la calabaza y el maguey, se agruparon en la región en torno al cerro Techimacit, hoy Barrio de la Cruz; por la cañada que forma el lecho del río.

Construyeron sus casas formando el poblado que llamaron Iztacchichi – Mecapan, que significa tierra blanca de Chichimecas, cuyo cacique era Mexici. 

Cronología histórica del siglo XlX

 

 

La Guerra de Independencia:

Durante el período de la Guerra de Independencia, San Juan del Río constituyó un escenario relevante para la causa de la insurgencia nacional, ya que partieron de aquí al frente del Ejército Imperial de las Tres Garantías y con la asistencia del General Guadalupe Victoria, Anastasio Bustamante y el General José Luis Quintanar, entre otros, a la toma de la plaza de Querétaro.

Con fecha 29 de junio de 1821, Agustín de Iturbide emitía en Querétaro un comunicado en el que expresaba  la conclusión de la Guerra de Independencia.

El 29 de noviembre de 1821 en la plaza de San Juan Bautista se realizó una ceremonia cívica y popular para proclamar y jurar la Independencia Nacional.

El 27 de septiembre de 1827 el ejército insurgente hacía su entrada triunfal a la ciudad de México.

Durante los siglos XVIII y XIX las haciendas constituyeron un importante factor del desarrollo económico y social de San Juan del Río. Las más importantes fueron: Lira, hoy perteneciente al municipio de Pedro Escobedo, La Llave y Galindo.

El 5 de octubre de 1830 fue nombrada por el Congreso local: Villa.

Para 1847, el día 3 de abril y en el marco de la guerra entre México y los Estados Unidos de Norteamérica, el gobierno del Estado, declaró al distrito de San Juan del Río como ciudad.

Hacia 1855, la industria y el comercio tuvieron un importante impulso.

Barberías, carpinterías, coheterías, curtidurías, fábricas de cervezas, herrerías, molino de trigo, pailas de jabón, trapiches de algodón, panaderías, platerías, talleres de pintura, sastrerías, sombrererías, talabarterías, telares de lana y de manta, talleres de rebozos, zapaterías y fusterías.

En este período, el desarrollo urbano de San Juan del Río se caracterizó por la construcción y ampliación de templos, puentes, calles y casas señoriales.

En 1863 Don Benito Juárez  en su huida a San Luis Potosí, pernoctó en San Juan del Río.

En 1867, el emperador Maximiliano de Habsburgo lanzó en esta ciudad una de sus últimas proclamas, en la cual exhortaba a la población a defender “la Independencia y el orden interior” del país.

En la última década del siglo XIX en San Juan del Río se tendió la vía del Ferrocarril Nacional Mexicano y, años más tarde, la “Casa Redonda” para la reparación de máquinas de vapor.

En 1929, San Juan del Río adquirió la categoría de municipio. 

Atractivos:

Su zona arqueológica.

Su historia nos hunde en una maravillosa fantasía que data de pueblos prehispánicos.

 Se encuentran minas de ópalo, piedras semipreciosas de la región, de variado colores y espléndida belleza.

“El puente de la Historia“,

Sus templos y conventos: Hospicio de San Juan de Dios, Beaterio, Templo y hospital de Santo Domingo, Santuario de Guadalupe, Templo de La Santa Cruz, Templo y parroquia de indios.

Su Plaza principal

Su templo parroquial y el de indios.

Unidad Deportiva Oriente “Maquio”, Parque recreativo Pedregoso, Parque recreativo “Paso de los Guzmán”, Parque “Héroes de Nacozari”,”Museo de la Muerte“, Único en su género en el país, Sala “Ixtachichimecapan”, Centro Cultural y de Convenciones “Ce. Cu. Co”, y varias bibliotecas ubicadas en el centro y comunidades de San Juan. 

Las fiestas patronales y la Feria de San Juan del Río.

San Juan del Río se fundó 24 de junio de 1531, día de San Juan Bautista, según la tradición.

Aunque para algunos autores, como el Dr. Agustín Ruiz Olloqui la fecha verdadera de la fundación es el 24 de junio de 1526, la cual aparece en un documento  sobre un asunto de aguas y que actualmente permanece en el Archivo Histórico Municipal.

Las fiestas de San Juan, no siempre se han celebrado en el mes de junio, ya que en un ejemplar de la Sombra de Arteaga con fecha del 21 de diciembre de 1878, nos relata que las fiestas que se desarrollaron en la ciudad ese año, comenzaron el día 11 de diciembre y concluyeron el día 14 del mismo mes, siendo prefecto del distrito el Sr. J. Jesús Domínguez, y parece ser que uno de los principales organizadores fue el Dr. Agustín Ruiz Olloqui.

Es hasta el año de 1891, cuando el Lic. T. Melesio Alcántara, diputado local por San Juan del Río, organiza de una manera más formal las fiestas de San Juan, solicitando a la H. Legislatura del Estado el correspondiente permiso para la realización de nuestras fiestas.

Es así como comienzan oficialmente las fiestas de San Juan del Río, Las primeras celebraciones tenían como escenario principal el Teatro Hidalgo, hoy convertido en cine sobre la calle de 16 de septiembre.

Relata Don Salvador Barrera que en 1903, con motivo de estas fiestas se introdujo el alumbrado eléctrico en la ciudad.

Desde el primer programa de feria se tenía contemplado la celebración de peleas de gallos y corridas de toros, mismas que desde esa época han permitido que nuestras fiestas, cada vez tengan mayor realce.

las charreadas formaban parte importante de los mismos festejos debido a que la Asociación de Charros sanjuanense fue la segunda en formarse en la República, en 1912.

Las fiestas de San Juan, han sido suspendidas en muy pocas ocasiones, como fue durante la Revolución en 1911, en 1917 por motivos de seguridad, en 1918 con motivo de una epidemia de influencia española, y más recientemente en 1967.

En 1928, con motivo de las fiestas patronales, se inaugura la Plaza de toros, Rodolfo Gaona, construida por el Presidente Municipal, Don José Serrano.

Durante los siguientes años se siguieron desarrollando las fiestas en el centro de la ciudad, llevándose inclusive los bailes de la coronación de la reina en el Salón de Cabildo de la Presidencia Municipal.

Para 1962, a iniciativa de Don José Manuel Layseca Bermúdez y de Don Francisco Salas, se inició la celebración dentro de nuestras fiestas, del día del campesino, y se tuvo por primera vez la elección de la Flor mas Bella del Campo.

Mención especial merece el año de 1965, en el cual se celebran los primeros Juegos Florales, siendo Presidente Municipal el Lic. Manuel Suárez Muñoz, en los cuales triunfó el Poeta Ernesto Moreno Madruca, con la composición Para invocar tu amor, recibiendo la Flor Natural de manos de S.G.M. Mary Cruz I y fungiendo como mantenedor el Lic. Manuel Montes Collantes, con esto se inició el evento cultural más importante de la ciudad, mismo que congregara a lo largo de su trayectoria, a los más reconocidos poetas y escritores, nacionales, queretanos y sanjuanenses, destacando entre estos últimos a Don Pablo Cabrera.

A partir de 1971, la feria quedó instalada fuera del centro de la ciudad y fueron diferentes asociaciones de sanjuanenses como la Cámara de Comercio y el Club de Leones, quienes organizaron las fiestas en diferentes fechas. En la década de los ochentas se ubica el centro de feria en las instalaciones del Centro Cultural y de Convenciones José María Morelos, ubicado al sur-oriente de la ciudad, posteriormente se inaugura el Centro Expositor, ubicado en la carretera de San Juan del Río a Xilitla.

Actualmente la feria de San Juan del Río tiene gran reconocimiento a nivel estatal y nacional, destacando por su gran organización y calidad de programas, así como por sus Exposiciones Ganadera, Comercial e Industrial.

También sobresale por la gran cantidad de eventos culturales que en los últimos años le han brindado impulso.