Un hombre sin Jubileo

  El P. Desiderio 

Un hombre que conocí en mi temprana juventud, que parecía no “hacer nada”, sin embargo fue compañía constante en mi familia y la mano sacramental en horas de dolor, Las paletas que hacía su hermana en la calle de Hidalgo fueron recreo de un paso siempre atendido al ir a solicitarle un servicio. La Misa en la Congregación a las diez de la mañana un descanso y su bicicleta cuando puedo andar en ella una forma digna de ir venir por este nuestro Querétaro. 

J. F. Z.  

Santiago de Querétaro, Qro., 15 de Abril de 2008 

A las 12:00 hrs. del Miércoles 16 de Abril se llevó a cabo la Misa de cuerpo presente del Pbro. Desiderio Romero Ramírez, en la santa Iglesia Catedral, presidida por el Sr. Obispo D. Mario De Gasperín, que reflexionó así en la homilía:

“Hoy lo despedimos desde este templo, rogando al Padre del Cielo que le abra las puertas de la Vida para siempre, donde está Jesús nuestro Pastor glorificado. En los ritos iniciales encendimos el cirio pascual y estamos en el tiempo de la Pascua. La luz de Cristo ilumina las tinieblas de este mundo y vence a la noche, símbolo de la muerte. Jesús resucitado es la luz que ilumina a todo hombre que viene a este mundo”.

“El P. Desiderio creyó y esperó en Jesucristo, la luz resucitada y resucitadora. Le pedimos pues que él glorioso y resucitado, lo resucite el último día, puesto que creyó y esperó y confió en él. Pusimos sobre su féretro, también el ornamento, dice la oración: los vestidos de fiesta. Revestido de esos ornamentos sagrados él celebró los divinos misterios: las fiestas de los santos, las fiestas de la Virgen Santísima, las fiestas de Jesús, las fiestas de nuestra fe. Le pedimos al Padre del Cielo, pues, que todos los coros de los ángeles y de los santos, salgan a su encuentro y lo admitan en la fiesta celestial, en el banquete de su Reino”.

“También pusimos sobre su féretro el libro del Evangelio que contiene la Verdad salvadora que es Jesucristo nuestro Señor, su santa doctrina, su santo evangelio. Él creyó en esta verdad. Él predicó incesantemente esta verdad. Que ahora contemple y goce de esa verdad eternamente en el Cielo. Y celebramos por él el sacrificio redentor de nuestro Salvador Jesucristo”.

“¡Cuántas veces él celebró esta Eucaristía!, profesó la fe y se unió como sacerdote y víctima a Cristo nuestro gran sacerdote. Él se alimentó durante toda su vida con el cuerpo y la sangre de Cristo, que es el germen de la Vida Eterna de la Resurreción. El que come de este pan vivirá para siempre. Esa semilla de eternidad que es la santa Eucaristía que él celebró y de la cuál él se alimentó, germine y transforme su cuerpo, en un cuerpo glorioso como el de Jesús Resucitado, nuestro Pastor glorificado”.

Varios sacerdotes diocesanos, familiares y amigos estuvieron en la santa Misa para agradecer a Dios por la vida del P. Desiderio y encomendarle su alma.

El P. Desiderio nació el 11 de Diciembre de 1918. Fue ordenado sacerdote el 11 de Septiembre de 1942 por el Sr. Obispo D. Marciano Tinajero y Estrada.

Mientras estuvo en el Seminario Diocesano, recibió la medalla de honor en conducta, cinco años seguidos: 1932-1936.

Su ministerio sacerdotal lo prestó en la Ciudad de Querétaro en Santa Clara, La Congregación y San Sebastián; también esen San Juan del Río.

Deja un comentario