“Aquellos tiempos”…

“AQUELLOS TIEMPOS”… 06/09/08

Por: Mario Rodríguez Estrada.-

 

“PRIMEROS PASOS DEPORTIVOS EN LA UNIVERSIDAD DE QUERETARO”.

 

 

 

La Universidad de Querétaro, fue fundada el 24 de febrero de 1951…las personas que la hicieron posible fueron : Don Octavio S. Mondragón y el Lic. Juán  Alvarez Torres, los que desde sus planes iniciales visualizaron proyectos y aún partidas para el fomento de los deportes…por lo que la prensa queretana, de aquellos tiempos, alborozada lo daba a conocer…”Por lo que ve al deporte, se crearán   una oncena de Foot Ball (sic), una novena de base ball, otra vez sic, y quintas de básquet y voleibol”…en el presupuesto aludido se fija la cantidad de mil ochocientos pesos anuales, para el presupuesto de estos deportes (“Diario de Querétaro”…10-XI-50).

 

  Incluso, ya el mismo Lic. Alvarez Torres, le había dado una mano de gato al vetusto y antiguo gimnasio…herencia del siglo XIX…pero el tiempo y la traicionera parca no le dieron tiempo de más, impidiéndole convertirse en su primer funcional Rector…tocándole tal honor  al hombre que la historia marca como el último Director del Colegio Civil…al recordado y carismático Lic. Don Fernando Díaz Ramírez, el cual, en cierta forma respeta los planes deportivos para la Universidad, asentando por primera vez, en la historia antigua y moderna de la Institución, dos nombramientos de Profesor de Educación Física, uno para una persona sin estudios especializados en la materia, pero entregado con toda su alma a los aparatos de gimnasia: Don Eliseo Aguilar…el otro, para uno de los mejores maestros de Educación Física que hayan llegado a nuestra ciudad: Don Miguel Caviedes Robles, egresado de la primera generación de maestros de la gloriosa Escuela Nacional de Educación Física de México(1938), enamorado sublime del atletismo y de las tablas gigantes de gimnasia…

heredero, tal vez sin saberlo, de los primeros trabajos, en este respecto, del viejo maestro e Ingeniero José Trinidad López, el cual ya había puesto en Querétaro, las primeras bellas tablas gimnásticas en los albores de los años treintas, acompañadas, quizás, con la bella y alocada música del Charleston y las marchas del inolvidable maestro John Philip Sousa (Washington Post,,,Semper Fidelis, etc.).

 

Ambos nombres aparecieron en la plantilla del Profesorado de la Universidad en 1951,

cosa que nos llenó de gozo a todos los que fuimos iniciadores de la neo tropilla universitaria, y que con muchas esperanzas y sueños iniciábamos nuestra educación media…a mí (Mario RE), me tocó de maestro Don Eliseo Aguilar, el cual nos impartía una agotante y exhaustiva clase de gimnasia semanal…utilizando los viejos y renovados aparatos del gimnasio…los que veíamos, como ahora ven los niños, las películas de terror en la televisión…poco a poco nos fuimos acostumbrando a ellos, perdiéndoles el miedo y el respeto, cosa que ellos nos cobraron ocasionándonos aparatosas caídas y raspones de todas clases.

 

En el primer año de vida de la Universidad no pasó nada en el aspecto deportivo…pero en el 1952, el Maestro Caviedes debió haber hablado con el Lic. Díaz  para proponerle un plan ranchero, mediante el cual se le daría fama y renombre a la misma, mediante el deporte…¿Cómo…?, le debió responder Don Fernando…captada su atención, el Maestro Caviedes le esbozó calmadamente su plan…lo que le resultó satisfactorio…pidieron ambos una entrevista con el señor Gobernador Don Octavio S. Mondragón para mostrárselo y solicitarle una ampliación de los iniciales mil ochocientos pesos, contemplados en el antiguo e inicial programa de fomento al deporte…tal vez le pareció correcto y viable y les dio su visto bueno.

 Resultó que el referido plan consistía en formar, para la Universidad, los mas fuertes equipos de la ciudad y del estado, conformado por los mas destacados deportistas, universitarios o no. Así fue como el maestro Caviedes  tomó bajo su férula al equipo de atletismo…el cual en una forma continua de éxitos y muchos, muchos fracasos, logró su objetivo, floreciendo en el año de 1954 en una forma tal como nunca jamás se ha vuelto a ver…

  En Voleibol, el encargo se le dio al gran entrenador y guiador de hombres Don Félix Robles Gaytán…llamado coloquial y cariñosamente como el “Tortas”…debido a la popular lonchería de su propiedad, situada en “aquellos tiempos” en los bajos a espaldas del “Gran Hotel”, ahora ocupados por otros restaurantes.

  El Básquetbol hubo de esperar un poco hasta la llegada de un queretano de importación chihuahueña, Don Salvador Septién Barrón…el fútbol era dominado por los nacientes “Gallos Blancos” y no hubo forma de organizar un equipo…pero los “aventados” de la natación empezaban a invadir cualquiera de las albercas de la ciudad, con gran disgusto de la ciudadanía, lo que no importó mucho al mayor de los hermanos Rabell Fernández, Paco para mas señas, que con gran atingencia, empezaba con sus pinitos teatreros, adoptando el papel de Big Chif, (entrenador), de la escuadra universitaria, dando a luz una pléyade inmensa de grandes nadadores, cuyo hermano Enrique la encabezó, lo que posteriormente le permitiría participar en la Olimpíada de Roma en 1960…mas detalles en nuestra próxima entrega…les saluda y abraza su sexagenario amigo y centenario deportista:

Mario RE.