La Oristiada en el F I C

081010_deutschesconf_FGJ6

Sin dioses ni salvación llega

  

La Orestiada al Cervantino

081010_deutschesconf_FGJ6

“Para nosotros, nuestra versión de La Orestiada significa el nacimiento del hombre moderno, en el que un individuo tiene que hacerse responsable de sus actos”, comentó en conferencia de prensa Malte Lamprecht, asistente de dirección de Michael Thalheimer, para esta puesta en escena de la Deutsches Theater Berlin, que ofrecerá funciones este viernes 10 y el sábado 11 de octubre, en el Teatro Principal, dentro del 36 Festival Internacional Cervantino.

Malte refirió que La Orestiada es la primera obra clásica que Thalheimer adapta e imprime de su huella. Ésta, a decir del que ha sido su asistente y aprendiz desde hace 6 montajes, puede definirse con varias características: la primera sería la abreviación. “Una de las principales características de Michael es que siempre depura los textos, los abrevia, y va directo al núcleo. Casi todas sus obras duran menos de 90 minutos”, especificó.

Así, esta versión de La Orestiada no necesitó el juicio de Orestes en la tercera parte. Tampoco se integraron a los dioses Apolo o Atenea: “Durante todo el montaje, ni un personaje responde por sus actos”, detalló.

Otra característica del teatro propuesto por Michael Thalheimer, – quien se encuentra en Estocolmo, Suecia, montando otra de sus piezas escénicas- es, a decir de uno de sus aprendices, la estrecha colaboración entre los que hacen posible la presentación, y el hecho de que el director suele trabajar con la misma gente durante varios montajes.

Al respecto de sus expectativas con el público mexicano, Malte relató que las dos fechas en las que se han presentado en el Distrito Federal han sido muy positivas y sorpresivas. A pesar de ser un montaje sangriento, sórdido y hasta lúgubre, en el que cadáveres yacen tirados, el público mexicano reía en momentos en los que no se acostumbra escuchar risas. “Quizá se deba a la distinta aproximación que los mexicanos tienen con la muerte, a diferencia de nosotros los alemanes”, comentó.

Un clásico de la mitología griega, sin dioses ni salvación, exigió un arduo trabajo en grupo: actores, directores y escenógrafos se apegaron al texto y trabajaron durante semanas para lograr aproximarse a un texto antiguo desde una perspectiva contemporánea, explicó el segundo director. “Cuando vean el trabajo se darán cuenta del trabajo actoral que contiene un alto grado de emocionalidad y tensión”, describió Malte. Una tensión reforzada por las escenografías de Olaf Altman: paredes de madera de 10 metros de alto y tan sólo un corredor de 40 centímetros de ancho en el que los actores pueden desenvolverse. “Lo importante”, puntualizó Malte, “es el efecto que las coreografías de Olaf provocan. Los actores y el público se enfrentan e influyen inevitablemente.”

La Orestiada, con Deutsches Theater Berlin, se presenta a las 18:00 horas, en el Teatro Principal de Guanajuato, dentro del 36 Festival Internacional Cervantino.

Deja un comentario