Martti Ahtisaari, Premio Nobel de La Paz 2008

68939798844f987686fa04142629332_huge.jpg martii_ahtisaari.jpg

Martti Ahtisaari, Premio Nobel de La Paz 2008  

Un Nobel mediador La Jornada on line 

“Realmente espero, ahora que he recibido el premio, que éste ayude a financiar la organización que presido”. 

“El financiamiento, es lo que más se necesita para las respuestas rápidas a las varias situaciones de emergencia que se producen en el planeta”. 

Los finlandeses esperaban desde hace mucho tiempo un premio Nobel de la Paz para su ex presidente Martti Ahtisaari (1994-2000).  

Finalmente llegó como una feliz sorpresa, en medio de especulaciones sobre si este año el galardón iría para Asia.  

Martti Ahtisaari, incansable luchador por la paz mundial, fue premiado este viernes en Oslo en reconocimiento a “sus importantes esfuerzos, en varios continentes y en más de tres décadas, para resolver conflictos internacionales”.  

En su primer comentario sobre el premio a la Radio Noruega, Ahtisaari, miembro del consejo internacional de fideicomisarios, afirmó estar feliz y agradecido. Ahtisaari además dijo esperar que el trabajo de la Iniciativa para la Administración de Crisis, organización que fundó hace ocho años y que aún preside, trabaje por mucho tiempo más.  

Pocos dudan que Ahtisaari merecía el premio. 

“Ahtisaari es sin duda el hombre para el premio”, dijo la periodista finlandesa Katri Merikallio, autora del libro Hacer la paz: Ahtisaari y Aceh.  

“Es extraordinario su compromiso con la paz no sólo en Namibia, en la provincia indonesia de Aceh y en Kosovo, sino también en otros lugares. Ha trabajado por la paz durante décadas, a tiempo completo e implacablemente”, destacó Merikallio, galardonada reportera para la revista de noticias semanal Suomen Kuvalehti. 

En Aceh, Ahtisaari fue capaz de llevar a una mesa a las dos partes que peleaban una cruenta guerra desde hacía 30 años, para hablar cara a cara, subrayó. 

“Nadie más ha sido capaz de hacer eso. Y, en ocho meses, las dos partes firmaron un acuerdo de paz en Helsinki, en agosto de 2005. Casi nadie creía que eso podría pasar”, añadió.

This entry was posted in Mundo.

Deja un comentario