Estamos preservando nuestra cultura: Living Arts

Estamos aquí para preservar nuestra cultura: Living Arts

Living Arts6

Proteger, preservar y presentar la riqueza cultural de la India es, a decir de Madan Lal, el principal objetivo de Living Arts, una compañía de danza especializada en los bailes folclóricos de la región de Rajasthan, India. En conferencia de prensa, acompañado del bailarín y músico Omprakash Rana; del Representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de la India Deep Kumar; de la bailarina Chandana Raul, y de cuatro bailarinas más, Madan Lal representante de la agrupación, realizó una interesante exposición sobre la forma en que funciona el mundo de la danza folclórica en Rajasthan, y en la India en general.

Allá, explicó, los bailarines se forman en el seno de sus familias y comunidades: “No hay escuelas”, precisó, y si se quiere aprender una danza que pertenezca a otra comunidad, es necesario ser aceptado por la comunidad o por un gurú que se encargará de la formación del o de la bailarina.

Así surgió Living Arts, un grupo que para presentarse en este Festival Internacional Cervantino fue elegido entre más de 100 otras compañías por el Indian Council for Cultural Relations. Aunque la mayoría de las bailarinas de la agrupación pertenece a la comunidad Kalbeliya, todos sus mimebros tuvieron que integrarse a diversas comunidades, con el fin de reunir el repertorio del grupo otras danzas folclóricas de su estado, como el baile Bhavai, el estilo Chari, el Goomar y el Dhola.

Estas comunidades no siempre permiten que una mujer extraña aprenda sus bailes, contó la bailarina Chandana Raul. Sin embargo, la condición de la mujer está cambiando, agregó su representante Madan Lal. “Las mujeres están saliendo de sus casas, ocupan puestos importantes, y son más felices”, afirmó.

Nosotros los occidentales quizá asociemos danzas folclóricas de la India a aquellos estudiados movimientos de ojos, muñecas y cuello. Este tipo de danza, explicó Lal, pertenece a la formación clásica. A diferencia de ésta, la folclórica o folk, como suelen llamar su estilo de danza, es mucho más libre: el que lo baila no tiene que seguir un numero contado de pasos. Puede, al contrario, sentirse libre de tardarse el tiempo que crea apropiado. Otra de las diferencias, agregaron Lal y Raul, es el motivo de la danza. Cuando en la formación clásica las danzas tienen la función de agradar a los dioses, el mundo folclórico sólo busca transmitir felicidad, belleza y goce.

Living Arts estará hoy, domingo 12 de octubre a las 18:00 horas, en el Teatro Cervantes, e iniciará con la típica Danza Chari, un número pintoresco que representa una danza nocturna realizada en honor de la diosa Durga, en donde las bailarinas equilibran hábilmente, sobre sus cabezas, ollas de latón que portan fuego proveniente de semillas de algodón. Un retrato de los extensos recorridos que las mujeres deben hacer para recolectar agua para sus familias.

El baile Ghoomar tiene lugar para conmemorar nacimientos, bodas o visitas, y las letras de sus cánticos invitan a participar en la celebración. Portando voluminosas y resplandecientes faldas, las bailarinas se mueven elegantemente en círculos y semicírculos, jugando con los efectos visuales creados por sus coloridas prendas.

Uno de los números más espectaculares lo constituye la Danza Bhavai, un baile típico de carácter religioso a través del cual se pretende agasajar a los dioses de la lluvia, y que consiste en el equilibrio sobre la cabeza de siete cántaros de latón, mientras la ejecutante baila ágilmente, realizando piruetas o posándose sobre pedazos de vidrio. Otra modalidad de este baile consiste en el hábil balanceo de vasos sobre la cabeza del bailarín, mientras éste se posa sobre diversas espadas.

El espectáculo culmina con la danza Kalbeliya, una de las formas de baile más sensuales de Rajasthan, pues imita los movimientos de los encantadores de cobras, fuente de inspiración para esta coreografía. Los bailarines, quienes visten grandes faldas negras, giran en círculo al tiempo que su cuerpo oscila acrobáticamente al ritmo de la música.

Esta entrada fue publicada en Mundo.