El coro YL y la Sinfónica Nacional

Ovaciona público

del Teatro Juárez la afortunada conjunción del coro YL y la Sinfónica Nacional

081020_kullervo_FGJ3

Kullervo, obra temprana del gran compositor finlandés Jean Sibelius, tuvo su estreno en México dentro del Festival Internacional Cervantino. La Orquesta Sinfónica Nacional, bajo la batuta de Carlos Miguel Prieto, con la participación del coro masculino finlandés YL, el más notable y famoso de su tipo, el legendario barítono finlandés Jorma Hynninen, y su contraparte trágica, su compatriota Tiina Penttinen, interpretaron la pieza sinfónica coral, ante un público que otorgó cinco minutos de aplausos, a esta afortunada conjunción de voces e instrumentos convocada en el Teatro Juárez.

Inspirada en un episodio del Kalevala, el libro de la épica tradicional finlandesa, Kullervo narra una historia que presenta, junto con la más profunda tradición nórdica, perfiles de auténtica tragedia griega. En el poema épico compilado por Elías Lönnrot a partir de fuentes folclóricas finlandesas, se narra la historia de Kullervo: sus sueños de venganza, su vida como esclavo, las batallas que libra, la forma en que deshonró a su hermana y, finalmente su muerte.

Los cantos, recopilados por Elías Lönnrot hace alrededor de 170 años, narran historias de hazañas heroicas y aventuras en las que interviene la naturaleza como personaje esencial, al lado de magos, brujas, chamanes y líderes espirituales, además de que cuenta que el mundo surgió de una mujer, Ilmatar, en quien se posó un pato salvaje, construyó su nido, y en él puso siete huevos: seis de oro y uno de hierro. Estos huevos se quebraron al caer al mar tras sacudir su cuerpo la muchacha, y de ellos nacieron, según el mito, la tierra y los cielos, así como la luna, las estrellas y las nubes.

Kullervo está integrado por cinco movimientos: Introducción, Juventud de Kullervo, Kullervo y su hermana, Kullervo va la guerra y, finalmente, Muerte de Kullervo, donde se narra que, al estar vagando por el bosque, llega al lugar donde violó a su hermana y, consumido por la culpa, se lanza sobre su espada.

Como preámbulo a la obra coral, el coro masculino YL interpretó un breve pero sustancioso programa a capella con música que Sibelius compuso a partir de la Kalevala, epopeya nacional de Finlandia que reúne los cantos populares que se transmitían oralmente de generación en generación, así como textos de diversa procedencia, incluidas las tradicionales fuentes del Kanteletar.

Resultó conmovedora la interpretación del Himno Finlandia, ícono sonoro indispensable en la cultura musical de aquel país, así como la de la pieza Sortunut äáni, (La voz rota), que cuenta cómo la tristeza acabó con la poderosa voz que solía correr, por todos lados, como un río que abarcaba el mundo.

Venematka (Viaje en barco), narra la excursión en barco de Väinämöinen, un personaje mitológico finlandés descrito como un hombre anciano y sabio con una voz portentosa y mágica, que protagoniza la leyenda de Vainamonen el eterno cantor, explicación mitológica del origen del mundo y la raza humana. Interpretaron asimismo, El saludo de la luna, Himno y Mis hermanos en el extranjero.

YL, conocido como el Coro de la Universidad de Helsinki, es pionero de la música coral en su país. Fundado en 1883, es el más antiguo de Finlandia y por sus méritos culturales, larga historia de conciertos, múltiples presentaciones, numerosas críticas favorables y discos grabados, es considerado uno de los más importantes coros masculinos a nivel mundial.

Desde su creación fue comisionado para interpretar y grabar música coral finlandesa, como es la obra de Jean Sibelius, e internacional. Einojuhani Rautavaara es uno de los compositores contemporáneos que le ha dedicado gran parte de su trabajo.

La historia de la OSN corre paralela al devenir de la nación: tras varias etapas germinales durante el siglo XIX y principios del XX, se instituyó a partir de 1928, cuando Carlos Chávez fundó la Orquesta Sinfónica de México, la cual resultó esencial para el desarrollo de la música mexicana. Con la creación del Instituto Nacional de Bellas Artes en 1947, y en un periodo que abarca hasta el año 1949, la Sinfónica de México se convirtió, primero en Sinfónica del Conservatorio Nacional de Música y, posteriormente, en Orquesta Sinfónica Nacional.

En 1990 inició una nueva época para recuperar su esplendor y presencia nacional e internacional y tras 15 años de trabajo, los esfuerzos rindieron frutos dentro de un prometedor proceso de maduración artística, como son los discos grabados en este periodo con obras de Revueltas, Moncayo, Chávez, Galindo, Contreras, Prokofiev, Britten y Villa-Lobos, y la producción de tres discos compactos que consta de lo mejor del ciclo La Sinfónica… ¡Va al Cine!, y uno más realizado para niños con los cuentos sinfónicos Tubby la Tuba y Babar el elefantito, narrados por Mario Iván Martínez.

La Orquesta Sinfónica Nacional y su director artístico Enrique Arturo Diemecke, fueron nominados al Grammy Latino 2002 al Mejor Álbum Clásico, por el disco Conciertos para violín y piano, de Carlos Chávez, grabado en vivo en el Palacio de Bellas Artes, con la participación de Jorge Federico Osorio y Pablo Diemecke.

En 2007 la OSN inició un nuevo camino bajo la batuta de Carlos Miguel Prieto, considerado uno de los directores jóvenes más interesantes y versátiles de la actualidad. Miembro del Cuarteto Prieto recibió en 1998 la Medalla Mozart al mérito musical, otorgada por los gobiernos de México y Austria. Por su trabajo musical y educativo ha sido invitado al Foro Mundial de Davos (Suiza) como “Leader of Tomorrow”

This entry was posted in Mundo.

Deja un comentario