Allí Volveré; dice Augusto García Ramírez

ALLI VOLVERE

augustogarciaramirez@hotmail.com

 

Allí volveré a la belleza a la que Dios me envió. Allí volveré porque nadie puede decir que de allí no volvió a nacer. Allí volveré a donde suenan las trompetas, truenan tambores, cantan los árboles, suenan los címbalos. Ya se oyen los claros clarines. Allí volveré por supuesto con entrada libre. Allí volveré no con el derecho de la sangre sino con el derecho de suelo. Allí volveré aunque me hubieran expulsado de ella hacia más de cuatro siglos. Allí volveré por fuertes que sean los ríos. Allí volveré que quererte es mi destino. Allí volveré gracias a esta tierra. Allí volveré por amor aquí nacido. Completamente de amor volveré.

 

 

Allí volveré porque los que vinieron a dar aquí dieron y los que no fueron tomados por ti. Allí volveré porque aquí es la base del éxtasis y no la base de la que esta sangrando. Allí he de volver para partir de nuevo con el cuerpo colmado de calor solo de los dos. Allí he de volver a las ventanas de la resurrección. Allí he devolver por que hay un lugar que me espera con la paciencia de todos los siglos y el corazón lo sabe. Allí he de volver porque he sido saciado con el vino de la vida. Allí volveré hasta el fin, hasta el fin. Allí volveré a encontrar un refugio acogedor. Allí volveré, puede ser, y como veremos la próxima vez, así ha sucedido. Allí volveré, allí donde la sangre derramada jamás será olvidada. Allí volveré, que es cuando, según algunos, comienza la vida. Allí volveré porque no hay más verdad y nada por decir que no conozca. Allí volveré porque allí se encuentra la raíz de nuestra etnicidad.

 

 

Allí volveré porque soy llevado por una corriente. Hijo del latín vulgar, allí volveré. Allí volveré irremediablemente, como si transpirase; de primera intención, sin correcciones. Allí volveré sin provocar, sin motivar, sin escandalizar a mis contemporáneos. Allí volveré porque tengo tiempo, y no me alcanza el tiempo, por el pasar del tiempo. Ayer y hoy allí volveré. Allí volveré no es una obsesión. Es así porque es así. No tengo explicación. Allí volveré, donde varias veces he sentido el roce de los peces en mi nariz. Allí volveré y beberé el último trago cuando al fin mi alma busque el fondo arenoso para dormir. Allí volveré porque allí reina la paz  de la naturaleza. Allí volveré porque allí está lo maravilloso. Allí volveré porque no me gustan las novelas platicadas. Allí volveré a lamer esa miel inmediata y dulcisima que me espera. Allí volveré satisfecho de estar solo pero bien acompañado en tu sexo. Allí volveré a provocar unos terremotos espantosos. Allí volveré, no hay escapatoria posible. Lo se por experiencia. Allí volveré como un acto de resistencia contra el envilecimiento de un mundo que está cada día más mercantilizado. Allí volveré de donde un día partí.

 

 

Allí volveré, amor hasta pudrirnos.

This entry was posted in Mundo.

Deja un comentario