La Música se parece a Cesaria Evora

218007.jpg 

Sao Vicente, Islas de Cabo Verde

y Cesaria Evora  

Esta isla de relieve montañoso, es una de las islas de Barlovento del Archipiélago de Cabo Verde. 

Isla cultural, es conocida por ser la cuna de una de sus cantantes más famosa, Cesárea Évora. 

Su capital es Mindelo, en la que encontrarás diversión y disfrute, ya que es donde se encuentra infinidad de artistas de todo tipo. 

La llaman “la diva aux pieds nus” –la diva descalza– , y Cesaria Evora por cierto suele actuar descalza como un saludo simbólico para el Cabo Verde pobre, el pequeño estado insular en desarrollo donde nació y aún vive, y que ella evoca en sus canciones.   

El mar es la morada de la nostalgia

Por la tarde, al ponerse el sol

Caminando por la playa de Nantasqued

Me recordó la playa de Furna

Abrumada por la nostalgia me puse a llorar.

El mar es la morada de la nostalgia

Nos separa de tierras distantes

Nos separa de nuestras madres, nuestros amigos

Sin certeza de volver a verlos jamás

Pensé en mi vida solitaria

Sin nadie en quien confiar a mi lado

Quedé mirando las olas muriendo suavemente

Me sobrecogió el sentimiento y la nostalgia  “Mis canciones tratan de cosas perdidas y nostalgia, amor, política, inmigración, y realidad,” ha explicado. “Nosotros cantamos sobre nuestra tierra, sobre el sol, sobre la lluvia que nunca llega, sobre la pobreza y problemas, y sobre cómo vive la gente en Cabo Verde.”

Desde los 16 años estaba ganando una precaria existencia, cantando en los bares de su ciudad natal, Mindelo, en la isla de São Vicente, por unos pocos escudos o bebidas.

Hizo suyo los evocadores sonidos del morna local –llamado así según el verbo inglés mourn (lamentar)–, cuyas raíces se remontan a los tiempos en que Cabo Verde, a 560 kilómetros de la costa de Africa Occidental, era una importante estación en el comercio de esclavos. Su música gira en torno de los temas de sufrimiento, melancolía y exilio.

“Necesitamos educar a nuestros niños si queremos que nuestro Continente prospere, pero no pueden aprender si van a la escuela con hambre.”

Después de muchos años de oscuridad, su gran oportunidad llegó después de los 40 años, cuando fue invitada a dar una serie de conciertos en Lisboa y conoció a José da Silva, un joven francés con raíces en Cabo Verde.

El se convirtió en su productor y la persuadió a ir a París para grabar su primer álbum de éxito, “La Diva Descalza”, que la hizo famosa de la noche a la mañana.

A principios de este año, después de ser nominada por sexta vez, Cesaria ganó un premio Grammy, y ha sido honrada en Francia como Oficial de la Orden de las Artes y Letras.

Pero sus canciones aún vuelven a sus raíces. “La pobreza siempre ha sido una cosa irreal para ustedes, de manera que ¿qué derecho tienen ustedes para juzgar la situación en nuestro país?”, reta a los oyentes en la canción “Tudo Tem se Limite”. O en un humor más optimista, canta en “Jardim Prometido“: “Cabo Verde es verde en nuestro corazón. Llenas de amor, nuestras manos harán que el verde florezca en la tierra”.      

Esta entrada fue publicada en Mundo.