Homenaje a Dolores Olmedo: INBA

Organiza INBA homenaje a Dolores Olmedo

Notimex

El Universal

 


 

  • Recibirá el Palacio de Bellas Artes una muestra con pinturas de Diego Rivera y Frida Kahlo que forman parte de la colección del Museo Olmedo  

 

Pinturas de Diego Rivera, Frida Kahlo y Angelina Beloff; obras de arte prehispánico, novohispano y popular, además de fotografías y documentos diversos, integran la exposición Dolores Olmedo: Historia de una colección, que a partir del 9 de diciembre se exhibirá en el Museo del Palacio de Bellas Artes.

 

En rueda de prensa, la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Teresa Franco, aseguró que es una muestra con la que la institución rendirá homenaje a quien es considerada una de las más respetadas y admiradas mujeres mexicanas de su tiempo: Dolores Olmedo Patiño (1908-2002), a 100 años de su natalicio.

 

Provenientes del acervo del Museo Dolores Olmedo, se exhibirán 12 cuadros que representan la labor de “Doña Lola” como aficionada de arte y en los que se aprecia la trayectoria de esta destacada mujer en la vida cultural del México del siglo XX.

 

“Se trata de una selección de las más significativas de la colección conocida mundialmente del Museo Dolores Olmedo; muestra con la que se pretende tener un acercamiento integral de la figura de esta singular mujer y de su contexto”, expresó Franco.

 

La funcionaria se refirió a Olmedo Patiño como una “mecenas” generosa y coleccionista apasionada, con personalidad inteligente y que mantuvo una muy cercana amistad con Diego Rivera, hasta la muerte del muralista en 1957.

 

A decir de Franco, Dolores Olmedo ocupó un lugar primordial en el siglo pasado, al convertirse en la principal coleccionista de obra de dos íconos fundamentales de hoy: Diego Rivera (1886-1957) y Frida Kahlo (1907-1954).

 

Sin embargo, agregó, fue primero una reconocida emprendedora y empresaria, antes de convertirse en promotora cultural.

 

“Fue una gran coleccionista. En su colección, se pueden percibir claramente los diversos estilos y corrientes que Rivera abordó a lo largo de su vida.

 

Desde joven tuvo contacto con escritores y poetas de la talla de Salvador Novo, Xavier Villaurrutia, Jaime Torres Bodet, Antonio Caso y José Vasconcelos, entre otros artistas, indicó.

 

Retrato de Lola Olmedo (Tehuana), La columna rota, Hospital Henry Ford; Autorretrato con changuito; Unos cuantos piquetitos y Mi nana y yo, son algunas de las piezas que se exhibirán en la Sala Diego Rivera.

 

Como parte del homenaje a Dolores Olmedo, previo a la inauguración de la muestra, el 9 de diciembre en la Sala Manuel M.

 

Ponce, tendrá lugar también una mesa redonda en la que participarán Juan Coronel Rivera, Gerardo Estrada, Carlos Monsiváis y Carlos Phillips Olmedo.

 

En el acto, Carlos Phillips Olmedo, director general de los Museos Frida Kahlo, Anahuacalli y Dolores Olmedo, expresó su beneplácito por la muestra y agradeció al INBA el presente homenaje a su querida madre.

 

“Si alguien estaría enormemente feliz ahora es precisamente Doña Lola. Ella gozaba de poder hacer este tipo de exposiciones y de colaborar con el INBA. Me da gusto que se reconozca la razón de su vida, el compartir y el darle a México lo que México le dio a ella”, dijo Phillips Olmedo.

 

Recordó a su madre como una mujer que siempre fue leal a su México natal, y su arte y su gente. Fue una mujer, agregó, que encontró el trabajo del afamado muralista Diego Rivera, como el más rico de México, digno de ser preservado y admirado. Ella misma fue el modelo de varios de los retratos del popular artista.

 

María de los Dolores Olmedo y Patiño Suárez nació en Tacubaya, Ciudad de México, el 14 de Diciembre de 1908.

 

Dolores Olmedo llegó a ser conocida como la defensora de la tradición y cultura mexicanas, un título que le cayó maravillosamente. Además de la promoción del arte mexicano, ella fue por mucho tiempo una creyente en las tradiciones antiguas y su trabajo ayudó a reestablecer algunas de ellas en la mente del público.

 

Murió a los 93 años, el 26 de Julio del 2002. Donó sus colecciones al pueblo de México y dejó un fondo en su nombre, responsable de la conservación y exhibición de las obras de arte, así como de su promoción alrededor del mundo.

Esta entrada fue publicada en Mundo.