Cuando todo es poco…

Cuando poco es todo

Dame Vida

Un libro ejemplar de una mujer ejemplar:

Leticia García Cantú de Parás.

Un poco de ti es todo para mí.

Guía detallada para dar vida por medio de donar nuestros órganos.

Donar es vencer y trascender. 

¿Quiénes somos?

Una Institución de Asistencia Privada (sin fines de lucro) que en conjunto con la Secretaría de Salud y el COETRA, trabajamos para hacer del Programa Estatal de Trasplantes una realidad.

Misión

Trabajar con sentido humano por los pacientes de escasos recursos, en los que un  trasplante de órgano o tejido puede  incrementar la esperanza de vida y mejorar la calidad de esta; así como promover de manera continua la cultura de la donación de órganos y tejidos en el estado de Querétaro.

Visión

Ser una Institución reconocida a nivel estatal por su transparencia, valores y efectividad, así como por el impacto en beneficio de las personas en que un trasplante de órgano o tejido puede incrementar la esperanza de vida y mejorar la calidad de esta; trabajando intensamente a través de campañas de cultura sobre la donación, que permitan disminuir el tiempo de espera para el trasplante.

Objetivos

Salvar vidas: Financiar el protocolo médico y quirúrgico de pacientes de escasos recursos, en los que un trasplante mejora su calidad de vida y/o es su única esperanza de vivir.

Fortalecer Cultura: Promover y difundir la cultura filantrópica de la donación a toda la ciudadanía, individual y corporativa.

Integrar Equipo: Asistencia directa con el paciente en coordinación con el Consejo Estatal de Trasplantes (COETRA) para apoyar de manera integrada al paciente antes, durante y después del tratamiento. Apoyo con calidad y calidez a las personas en espera de un trasplante, acompañándolos antes, durante y después del evento quirúrgico.

“Dame Vida”  un libro:

 De Leticia García Cantú de Parás.  

Comentario por Jaime Septién

Al padre Trinito, que ya sabe lo que es la Gloria.

 

Impreso por El Observador, en acuerdo con Fundación Merced, sale a la luz Dame Vida, un libro ejemplar de una mujer ejemplar:

Los «balazos» o subtítulos del texto lo dicen todo:

Un poco de ti es todo para mí.

Guía detallada para dar vida por medio de donar nuestros órganos.

Donar es vencer y trascender.

Me cupo el honor de prologar este libro. En mi reflexión tocaba el punto siguiente: donar nuestros órganos, cuando ya se haya detectado en nosotros la muerte clínica, es un acto de amor más allá de la muerte; la posibilidad de ser ya polvo, mas «polvo enamorado», como quería el poeta Quevedo al finalizar su célebre soneto («Amor constante, más allá de la muerte»).

El libro de Leticia García Cantú de Parás es un himno de la racionalidad del amor, entregado a Dios Padre en la necesidad perentoria de los hermanos. Lety está enferma. Y, últimamente, cada vez que enferma de una cosa crea una fundación de ayuda no para ella, sino para los que sufren lo mismo que ella. A mí me gustaría que este libro fuera adquirido por todos los católicos del país. Por dos razones:

 

1. Porque tenemos que fomentar entre nosotros la cultura de la donación de órganos.

2. Porque tenemos que enfrentar un déficit brutal de órganos que nuestra ley y nuestra autoridad no han podido sacar adelante.

Una vez más (aunque no lo quieran algunos reconocer), somos los católicos quienes tenemos que jalar el carro de las necesidades básicas del país. Nuestra deficiencia es notable. Según las estadísticas hay cien mil pacientes en México esperando un trasplante (de riñón, hígado, córnea, huesos, tejidos) y se realizan tres mil trasplantes al año en el país. Además, anualmente se suman cinco mil pacientes necesitados de una decisión radical: que cuando ya no sirva lo mío, por estar gozando de la vida eterna, te sirva a ti, para que alcances la salvación.

Antón Chejov decía que «el amor muestra al hombre como debería ser». El libro que publica esta casa editorial representa eso: un desdoblamiento de la autora, enferma y doliente, para suscitar la alegría de darnos a los otros. Y espera un desdoblamiento nuestro para que seamos lo que en verdad somos: criaturas de Dios, hechas por el amor y para la esperanza.

 

PS. Como el padre Trinito, un ejemplo de 60 años de sacerdocio, que nos donó tanta palabra sabia y caricia espiritual, y que se apagó para la Tierra el viernes 8 de julio, naciendo para el Cielo, su verdadero hogar, el mismito día. 

Testimonios

Tengo de trasplantado un año once meses, habiendo estado en hemodiálisis nueve meses, en ese periodo hice mi protocolo y no me canso de darle gracias a Dios Nuestro Señor y al Centro Estatal de Trasplantes del H. Hospital Central Ignacio Morones Prieto, que fue conformado en su inicio por personas y médicos de una alta calidad moral y humana, haciendo honor al juramento de Hipócrates, aunado a un fabuloso equipo de enfermeras muy preparadas que nos tratan y nos siguen tratando no como enfermos, si no como si fuéramos sus familiares.

 

El testimonio que yo les puedo expresar es el siguiente:

 

En primer lugar hay que tener mucha fe en Dios y muchas ganas de vivir, porque un trasplante representa una segunda oportunidad de vida; y para lograr dicho objetivo es necesario llevar la diálisis o hemodiálisis con toda puntualidad y pegarse a todas las indicaciones de los doctores porque es parte fundamental en nuestro tratamiento, ya que en este periodo de diálisis y hemodiálisis hacemos nuestro protocolo, que consta de una serie de análisis y estudios y al mismo tiempo nos preparamos física y mentalmente para recibir el nuevo órgano o riñón.

 

Estando ya uno trasplantado, es importante llevar al pie de la letra las indicaciones médicas y ser muy puntual y ordenado en tomar los medicamentos y la alimentación como nos lo indican, también tenemos que tomar en cuenta el medio ambiente y cuidarnos mucho de los cambios de temperaturas, todo esto se los comento porque lo he visto y lo he vivido.

 

Su servidor forma parte de una asociación que se llama “Esperanza y Vida”; a esta asociación pertenecemos todos los trasplantados y los que están en diálisis y hemodiálisis.

 

Nuestra función es de una gran hermandad ayudando a muchos compañeros que su situación económica es muy precaria, tanto para sus análisis, pasajes, así como para sus medicamentos. Tenemos compañeros de todo el estado y de otros estados de la republica y del Distrito Federal.

 

A este día el grupo de trasplantados en el hospital central asciende a 199 personas siendo la mayoría niños y jóvenes, en lista de espera hay 240 personas siendo también la mayoría niños y jóvenes.

 

Por este conducto yo les quiero vender un poco de sentimiento, amor y humanidad y que sean generosos con sus oraciones y con su ayuda moral y económica puedan asistir a tantas personas que no tienen recursos económicos ni seguridad social, sobre todo a niños y jóvenes que empiezan a vivir.

 

El equipo médico lo encabeza el Dr. Alejandro Chevaile Ramos y demás doctores como: Dr. José Antonio Borjas, Dr. Francisco Aranda, Dr. Javier Isordia y el cirujano Dr. Jorge Montes de Oca. Nefrólogas pediatras: Dra. Pilar Fonseca y Dra. Luz Elena Cordero. Agencia de procuración de órganos: Dra. Jaqueline Arriaga y Dr. Rafael Rentería.

Antonio Morales Barajas 

Abrir los ojos, despertar con tubos en la boca y nariz, canalizada de ambos brazos, voltear la vista hacia arriba y notar una bolsa colgada en un tripié; encontrarme con una enfermera que iba y venia, abría y cerraba esa bolsa que estaba colgada.

 

Los médicos dijeron: carolina hubo que dializarte, se te puso un catéter rígido era urgente no tuvimos opción pudiste morir, tienes que permanecer inmóvil durante 12 horas.

 

Mi cuerpo había sido violado, cuando me pidieron permiso para meterme esa manguera en el estómago (catéter) ¿quién les dijo que yo quería que me hicieran esto, con qué derecho decidieron sobre cuanta rabia sentí.

 

La noticia fue brutal, tienes insuficiencia renal crónica, las palabras de el médico sonaban tan huecas, tan frías, tan duras. Hubiera querido un poco mas de tacto.

 

Se acabo mi mundo se derrumbo todo alrededor mío,

¿Qué es la diálisis?

¿Qué es insuficiencia renal?

Mañana me quitan esto y me voy a mi casa.

 

Aceptar que has tenido una perdida es muy difícil. Tomo quizá algún tiempo asimilar la noticia y aceptar que tenia una enfermedad crónica, que mis riñones ya no funcionaban pero también una posibilidad para seguir viviendo. Empezar caer y levantarte, dializarte para vivir.

 

Aprender a sacarle el lado positivo a esta nueva etapa de mi vida, total ya estoy en eso y no lo puedo negar internarme 2 veces por semana en un hospital para sacar las toxinas de mi cuerpo (dializarme) conocer este nuevo mundo nunca te enteras de lo que hay dentro de un hospital hasta que lo vives.

 

No recuerdo los internamientos con dolor o tristeza creo que fueron buenos momentos donde conocí a muchísima gente agradable, éramos un grupo muy grande de mujeres que formamos una amistad sincera, organizábamos convivios incluso invitábamos a los médicos y enfermeras a participar con nosotros a los mismos durante los internamientos.

 

Empecé a documentarme acerca de mi enfermedad lo principal fue aceptarla tome mas fuerza para seguir adelante, y buscar mi trasplante hubo algunos inconvenientes pero por fin me trasplante el 26 de septiembre del 2000 trasplantarme es volver a nacer es una nueva oportunidad de vida porque ahora vivo cada instante cada momento como si fuera único. Vivo el día a día.

Carolina Moreno  

Esta entrada fue publicada en Mundo.