Se cumplió en La Cañada como cada año

 

 

Consumatum est

Diario de Querétaro

Sergio Hernández

A 34 grados, luego de un kilómetro y medio de camino, José Rogelio Cristóbal, el Cristo de La Cañada, con 33 años a cuestas cumplió algo que no era manda, pero que bien valen más de una docena de indulgencias. A las 2:40 fue crucificado y rematado con una lanza en su costado.

Los 45 años de la celebración de vía crucis en La Cañada, la más grande representación en el estado tuvo nuevo Cristo, pero las mismas costumbres: desorganización, poca señalización, una inmensa turba de vendedores y un calor verdaderamente insoportable, al que tuvieron que hacer frente los 140 actores y las más de 60 personas que ayudan a la realización de esta representación que congregó a poco menos de quince mil personas.

La habilitación desde el año pasado de un estacionamiento no sirvió de mucho y es que ante tanta gente la desorganización siguió siendo una constante.

además de que policías no se ponían de acuerdo en donde sí y donde no se podía uno estacionar. La inmensa cantidad de permisos para vendedores también fue todo un calvario.

Ismael Martínez, director de escena de este vía crucis, dijo que la representación de la Vida, Pasión y Muerte de Jesús en La Cañada tiene sus orígenes en el año de 1899 con un grupo de voluntarios originarios de esta cabecera municipal. El libreto que se utilizaba fue una recopilación de pasajes bíblicos, elaborado en el año de 1865. La obra de teatro no se realizaba cada año, sino de manera esporádica y fue suspendida a principios del siglo XX por la Revolución Mexicana, la Guerra Cristera y la Peste.

De 1934 a 1937 se retoma por parte del grupo que se denominó “Tribunales”, encabezado por los Sres. Margarito Pérez y Federico López. Nuevamente se vuelve a suspender en los 40’s y 50’s, siendo hasta el año de 1962 que se retoma nuevamente por el grupo “Tribunales” y a partir de esta fecha se han realizado los Festejos de Semana Santa en La Cañada, de manera ininterrumpida hasta nuestros días.

La representación del vía crucis viviente que se realizaba en las afueras de la iglesia San Pedro y en las calles principales de La Cañada, era muy sencilla porque los actores financiaban los gastos de la obra. Con el paso de los años, la producción se fue enriqueciendo con la integración de nuevos personajes como el Gobernador Poncio Pilatos, su esposa Claudia, María la madre de Jesús, el Centurión Comelio, Malco, Judas, Herodes, la Samaritana y la Mujer Adúltera, entre otros.

NOVATO

A José Rogelio Cristóbal se le veía nervioso, casi ni hablaba. Luego se pondría la túnica blanca encabezaría una pequeña reunión y junto a las 200 personas que hacen posible el vía crucis iniciaría la edición número 45. Sus cuatro hijas estuvieron presentes aún y cuando él sería apaleado.

José Rogelio Cristóbal novato en el papel y ante el inmenso calor en varias ocasiones pedía tiempo y agua. En la vida real es trabajador en una casa de construcciones, tiene 33 años es un pecador estándar y un sorprendido de que lo hayan escogido para el papel.

Dice que ser la estrella de este vía crucis no es por cumplir una manda, lo que hago lo hago por gusto “la verdad estoy contento feliz y es que en realidad ¿cuántas son las personas que tienen esta oportunidad?… y pues a mí me da mucha alegría que me hayan escogido”.

EL CALVARIO

Desde la mañana se sabía que la escenificación iba a tener la dosis de sol que caracteriza esta representación y mientras los 140 actores desayunaban unos romeritos, el Cristo rezaba los últimos padres nuestros para aguantar y no defraudar. Afuera del cuarto, en la comilona los romanos partían el pan y compartían el vino con los apóstoles e incluso con la madre del hijo del creador… arroz, romeritos, refrescos… el último desayuno antes del cerro.

Afuera el cierre de calles, la colocación de los últimos detalles para la escenificación y el intenso cambio de dinero por mercancía. Puestos de todo y para todo. Camisetas para estrenar, paraguas, gorros, gorras y sombreros para el intenso sol, aguas preparadas con piquete o sin él para calmar la sed, cerveza para que no digan que no se puede, sin faltar los innumerables puestos de comida, incluso lo no tradicional de estas fechas: desde tacos al pastor, pasando por las tortas de carnitas, salchicha, milanesa y cubanas, hasta ordenar una “tampiqueña” o una carne asada.

EL JUICIO

Y cuando Jesús (Martín) salió del Pretorio y los dos ladrones con él. Al lugar que se llama Gólgota, los soldados lo desnudaron de sus vestiduras y le ciñeron un lienzo, y pusieron sobre su cabeza una corona de espinas y colocaron una caña en sus manos. Y crucificaron igualmente a los dos ladrones a sus lados, Dimas a su derecha y Gestas a su izquierda.

En la parte culminante de la representación, el cerro estaba repleto y el sol caía a plomo, Y entonces Jesús dijo: Padre, perdónalos y déjalos libres de castigo, porque no saben lo que hacen. Y ellos repartieron entre sí sus vestiduras. Los soldados se mofaban de él y le ofrecían vinagre mezclado con hiel, exclamando: Si eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.

Y el gobernador ordenó que, conforme a la acusación de los judíos, se inscribiese sobre un rótulo, en letras hebraicas, griegas y latinas: Este es el rey de los judíos.

Pero todavía faltaba más: Gestas dijo a Jesús: Si eres el Cristo, líbrate y libértanos a nosotros. Más Dimas lo reprendió, diciéndole: ¿No temes a Dios tú, que eres de aquellos sobre los cuales ha recaído condena? Nosotros recibimos el castigo justo de lo que hemos cometido, pero él no ha hecho ningún mal. Y, una vez censurado a su compañero, exclamó, dirigiéndose a Jesús: Acuérdate de mí, Señor en tu reino. Y Jesús le respondió: En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso…

DATOS

Elaboración del primer libreto: 1865

Año de la primer representación de la Semana Santa en La Cañada: 1899

Antigüedad de la Celebración: 116 años

Total de años de representación consecutiva: 45, de 1962 al 2009

Libros en que se basa el libreto: 4

La Pasión del Redentor

La Biblia

El Mártir del Gólgota

Los Dolores de María

Recorrido de Jesús con la Cruz: 1.5 kms.