“Un triste día del niño” de Mario Rodríguez

“AQUELLOS TIEMPOS”…

 

 

Mario Rodríguez Estrada.-

 

 

“UN TRISTE DIA DEL NIÑO”.-

 

 

Los ardientes y primaverales rayos del sol de mediodía del 30 de abril del año de 1963…alumbraban una triste escena que se suscitaba en el viejo “Panteón Municipal” de la ciudad de Querétaro…decenas de niños y niñas acompañaban un blanco féretro, al que con lágrimas en los ojos y albas flores en sus manos, musitaban infantiles oraciones, que entrecortados llantos les impedían terminar, siguiendo la voz de una valiente y doliente madre que así rendía un último tributo de amor al mas pequeño de sus cinco hijos, recitando hondas y sentidas plegarias por los muertos…interrumpidas por sus particulares sollozos y la de sus hijos…logrando al fin terminarlas…para bajar lentamente el ataúd…¡de pronto!… una casi infantil banda de guerra, de la Secundaria Federal Diurna No. 1, lanzó al aire las clarinescas y  desgarradoras notas de “Silencio”, acompañadas de los marciales y tristes redobles de sus tambores…solo uno permaneció callado, limpio y brillante en su alma de metal, adornado con una cinta negra, rasgado su parche superior y sus baquetas abandonadas por aquel joven niño…que en esos momentos permanecía callado, callado, descansando de su corta y fatal enfermedad y preparándose para emprender su viaje al mas allá…asombrado quizá por ser el objeto de tantas demostraciones de afecto y de tristeza…¡Mamá ya no llores!…Yo, mira, estoy contento por los pocos años que pude acompañarte…fueron tan solo catorce años…pero los viví muy feliz a tu lado y a los de mis hermanos…Mira…el tiempo pasa muy rápido, en once años (1974), ya no estaré solo…vendrá conmigo mi papá…y en treinta años (1993)…tú y yo nos volveremos a reunir…ya no te compartiré con todos ellos, pues tu amor y tu presencia, por un tiempo, serán solo míos…ellos tardarán todavía un poco en llegar, pero tu y yo pacientemente los esperaremos…y seremos todos felices, reunidos otra vez…¿Y sabes?…me da mucho gusto saber que todos me recuerdan, que mi hermano mayor haya tenido la ocurrencia, junto con su bella esposa, de otorgarle a su primer hijo mi nombre: JOSE MANUEL RODRIGUEZ…claro que ahora, viviendo en los Estados Unidos, use mas su sobre nombre…JOSMAN…por cierto, nacido al día siguiente de mi natalicio el 13 de septiembre y mi sobrino el día 14…por lo que siento que vivo un poco en él…me da gusto que haya resultado tan apasionado del deporte como lo fui yo…mi amor fue el basquetbol…el de él lo es el voleibol…¿sabes?…a veces pienso que al que le tocaba morirse era a mi hermanito mayor…pero la señora “huesuda” como no tiene ojos, me agarró a mi…y ni modo…que la personita con la que se casó, a la que le llevaba casi 14 años, me correspondía a mi…y por eso el destino quiso efectuar esa unión…¡total!…a sus hijos, Josman, Linita y Jorge Mario, los siento también míos…por eso, desde por acá se los cuido…Mamá y cuñada Lina…hermanitas: Ma. Luisa y Ana Gloria, pasen hoy 10 de mayo del año de 2009…un feliz día de las madres…les abraza desde la eternidad…José Manuel Rodríguez Estrada…(Pepito).-    

Esta entrada fue publicada en Mundo.