El Corpus, la fiesta…

Corpus Christi, en Pátzcuaro, Michoacán

Las calles se ven tapizadas con aserrín de colores, formando hermosos tapetes.

Foto: Ricardo Olivares

OEM-Informex

Organización Editorial Mexicana

Ricardo Olivares 

 Hoy da inicio la celebración popular religiosa-pagana del Corpus Christi, que tiene características propias en la región lacustre de Pátzcuaro, donde la fiesta inicia en la población de Tzintzuntzan, donde tuvo asiento la capital del imperio prehispánico tarasco o purépecha. Luego, alternativamente, los domingos siguientes es realizada en cada uno de los pueblos ribereños del lago. Los festejos populares en Tzintlizán, consisten en un recorrido de las yuntas de bueyes de los campesinos, a través del amplio atrio de la parroquia; las yuntas son engalanadas con cintas de colores, mientras los cazadores se aprestan a terminar el guiso de las piezas que cobraron (conejos, generalmente) para ofrecerlos a los asistentes a la fiesta.

Esta tradición realmente viene desde épocas prehispánicas, que según el investigador especialista en tradiciones purépecha, Benjamín Lucas, ésta es una de las celebraciones más importantes del calendario, en donde el ritual servía para pedir por la lluvia y un buen temporal, haciendo germinar los granos de maíz; esta fiesta era denominada Chanajpantskua.

Durante el sincretismo que se dio a la llegada de los españoles, el evento cambió de nombre por el de Corpus Christi y para destacarlo se fusionó con otras fiestas paganas. A través de estas celebraciones los misioneros inculcaron en los pueblos purépecha una profunda devoción al Corpus -la fiesta de la comunidad y del compartir-, como una forma de venerar al cuerpo y la sangre de Cristo y agradecer a la tierra generosa las buenas cosechas del año y pedir las lluvias en el nuevo temporal.

Por otra parte, en determinado momento, quienes ejercen algún oficio, desde sitios elevados lanzan al aire sus productos como panes, frutas, alfarería, textiles bordados, fibras trenzadas, etcétera, ante la multitud que se congrega frente a ellos, y que en medio de gran algarabía, trata de obtener alguno de los objetos. No faltan, entre los distribuidores, los maldosos que en vez de lanzar sus cosas de manera parabólica, lo hacen directamente, sobre todo los frutos, por lo que hay que estar muy atento para evitar ser golpeado. En algunos pueblos serranos, donde es tratada artesanalmente la madera, como en Paracho -famoso pueblo fabricante de guitarras-, además de los productos tradicionales del campo, se arrojan a las concurrentes miniaturas de sus trabajos artesanales.

En el estado hay variaciones en la celebración de un pueblo a otro, pero en general el esquema del festejo incluye el nombramiento de cargueros, el desfile de los gremios del pueblo que acuden exhibiendo el fruto de su trabajo y el acompañamiento musical de varias bandas contratadas por los barrios o gremios. Un sacerdote encabeza la celebración llevando al Santísimo Sacramento en procesión hacia las diferentes “pozas” o altares que se erigen en la comunidad. Ahí reza inmerso en humo de incienso. La feligresía lo acompaña entre bailes. Cuando esta procesión termina, los asistentes reciben algún regalo representativo de cada gremio.

Basado en sus investigaciones, el erudito Eduardo Ruiz describió así la celebración en una de sus narraciones publicadas en 1957, novelando el pasado purépecha:

“El pavimento de las calles está tapizado de huinumo, y a la altura de los aleros hay verdes enramadas. En cada esquina de las calles se levantan rústicas capillas adornadas con incienso que impregna el ambiente ya perfumado con el aroma de las flores.

“Luego se ve pasar en confusión cien y cien danzas en que se mezclaban los bailes primitivos de los indios con las costumbres de los españoles en sus fiestas religiosas”.

Más adelante señala “un sacerdote conduce en sus manos la áurea custodia, semejante al disco del sol, ante la cual doblan la rodilla los espectadores”.

Así es, estimados lectores, que este estado está de fiesta y particularmente la zona lacustre, en donde encontrará un gran colorido y significado del sincretismo en esta fiesta.